Acta de la Comisión de Cultura de las JJGGAA de 16-2-2009: Dra. Amelia Baldeón

El documento más interesante de los que ayer dije que me faltaban por poner es el acta de la comparecencia ante la Comisión de Cultura de la Dra. Amelia Baldeón, quien lo hizo el 16 de febrero de 2009, dos días antes que la Diputada, y cuando aún no había sido relevada del Arqueológico (de ahí el título inocuo de la comparecencia, que en realidad iba a tratar sobre todo sobre Veleia). No me da tiempo de terminar bien, y formatear mejor el resumen de extractos que vengo haciendo para facilitar la lectura, pero dejo al menos lo más interesante o menos conocido. El acta entera se puede consultar aquí. Destacaría la extraordinaria crudeza del juntero de Eusko Alkartasuna, Sr. Martínez de Albéniz, que evidentemente está trasladando la posición oficial de la Diputación Foral, y las respuestas que la Dra. Baldeón da a éste.
(Pie de foto: Amelia Baldeón, ayer, durante su intervención en la Cámara foral. / Blanca Castillo, ECD)
------------------------------------

COMISIÓN DE EUSKERA, CULTURA Y DEPORTES - ACTA Nº 18 - PERIODO 2007-2011 DÍA 16 DE FEBRERO DE 2009

Asunto 2º: Acuerdo de comparecencia y comparecencia, si así se acuerda, de Dña. Amelia Baldeón, técnico responsable del Museo de Arqueología, para que informe sobre el estado actual de la puesta en marcha del nuevo museo. Nº Expediente: 08/C/14/00001456

[......]

- Interviene D. Patxi Martínez de Albéniz Casi, del Grupo Juntero Eusko Alkartasuna (DIRIGIÉNDOSE A ELLA, TRAS SU PRIMERA INTERVENCIÓN)

La historia reciente de Iruña-Veleia, y corríjame si me
equivoco, comienza en el año 2001, cuando se presenta el
proyecto de Iruña-Veleia Tercer Milenio
. Se aprobó al año
siguiente, en el año 2002.
Sin embargo, en las exposiciones que el señor Gil hizo aquí
hace un mes, continuamente se refería a un comité técnico,
que no llegamos a entender muy bien cuál es el comité técnico
que pervivió, porque, que nosotros conozcamos, ese grupo del
año 2001 estaba compuesto por el profesor Santos Yanguas, el
señor Gil, Don Félix López y usted mismo (a). Se reunió con
alguna asiduidad en el año 2001 y 2002. En alguna de esas
reuniones asisten, aparte de los anteriormente mencionados,
la doctora Fernández Ochoa y el doctor Stefan Schroeder
, que
es, por aquel entonces, director de Cultura Clásica del Museo
del Prado. Ustedes, en esas reuniones, aparte de concederle
el permiso de excavación al señor Gil, le proponen al entonces diputado,
Don Pedro San Cristóbal, la creación de una, podríamos decir,
comisión científico asesora compuesta por ustedes mismos, que
el señor San Cristóbal rechaza con firmeza
, y desecha
totalmente esa propuesta. Por lo tanto, esa comisión es
desautorizada desde su inicio, y no llegó a existir. Hay que
dejar claro que esa comisión nunca se llegó a crear. No
obstante, aparentemente, por lo que deduzco, o por lo que se
puede deducir, de lo que planteó el señor Gil en ese mismo
sitio, parte de ese grupo continúa reuniéndose con cierta
asiduidad.

En el año 2007 se marchan los tres único arqueólogos, excepto
el equipo directivo que existía en Iruña Veleia
. Por sus
relaciones, supongo que tuvo conocimiento de ese hecho, de
primera mano, y los motivos que provocaron esa marcha.
¿Se puso usted en contacto con ellos para conocer cuáles eran
los motivos de su marcha, precisamente en el momento más
dulce del proyecto
, a la vista de los hallazgos que ya eran
públicos? ¿Por qué no informó inmediatamente de lo que sucedía al
Diputado, el señor Verástegui?...

El señor Gil recibía, de forma habitual en el yacimiento, a
muchos profesionales y políticos, y usted, en la mayoría de
los casos, ejercía de anfitriona. ¿Tiene conocimiento de que
a esas personas se les grabara en video sus apreciaciones
sobre algunos grafitos?

¿Conoce usted si esas opiniones grabadas, favorables en
relación a la autenticidad, han sido utilizadas
posteriormente como grabaciones comprometidas para la
autentificación de los grafitos?

¿Podemos conocer algún ejemplo, algún nombre que usted
conozca que haya sido grabado de esta forma en su presencia o
con su consentimiento?

Usted ha comentado que no tiene ni competencia ni
responsabilidad en la investigación de los materiales de
Iruña-Veleia. Usted, que en teoría es la responsable del
museo, y de alguna manera ha sido protagonista también de
todo lo ocurrido en el oppidum de Iruña
, entendemos que
también habrá tenido algo que decir o algo que ver, o debiera
de haber tenido algo que decir o algo que ver en todo este
tema de los grafitos depositados.
........

Por aquella época -les recuerdo que es junio de 2006-, se le
entrega a usted un informe firmado, que pone en tela de
juicio la autenticidad de lo presentado. ¿Es cierto?

Concretamente, del conocimiento que tenemos nosotros se le
entrega uno realmente crítico, que es del señor Gorrotxategi.
¿Qué hizo usted con ese documento? ¿Lo tramitó? ¿Lo envió a
sus superiores? ¿Lo envió a algún organismo?
¿Cuándo lo ha
tramitado o cuándo lo ha enviado o cuándo ha comentado este
tema?
............

Señora Baldeón, usted ha participado en múltiples reuniones
con el señor Gil, ha criticado a los científicos que ponían
en duda los hallazgos, ha participado en ruedas de prensa con
el señor Gil y el señor Cerdán, ha participado en
conferencias con el señor Gil, ha criticado la creación de
una comisión científica por la actual diputada, ha
manifestado en público, el día 20 de noviembre, al día
siguiente de la comparecencia, en estas Juntas, de la
comisión, que estaba en contra de las conclusiones que la
comisión científico asesora había planteado. Sin embargo,
usted ha manifestado hoy mismo que está de acuerdo, y que ha
firmado todas las actas una por una.
¿Sigue pensando que son verdaderos los grafitos? Porque ahora
vamos a la parte más reciente de toda esta historia.

(TEMAS RELATIVOS A DOS FAMILIARES DE LA SRA. BALDEÓN Y SUS
RELACIONES CON EL PROYECTO IRUÑA-VELEIA)

- - - - - - - - - - -

Interviene Dª Amelia Baldeón, técnico responsable del Museo de Arqueología

Le voy a contestar a las preguntas. Si no he tomado nota de
alguna, por favor, ya me la recordará.

Primero me dice que me han echado de menos en la comisión.
Pues mire, es que nunca he sido invitada a comparecer en esta
comisión hasta ahora
. Y de hecho, me imagino que esto puede
ser respaldado por el presidente de la mesa o por quien
corresponda. No fui invitada. La Diputada, a su criterio, me
imagino que muy bueno, eligió a cinco personas de la comisión
para asistir, y yo no fui invitada entre esas personas.
A última hora, cuando salían ellos, cuando acabamos la
comisión en la Diputación, la Diputada me dijo literalmente:
¿Vienes a Juntas?, ¿vienes a Juntas?... yo no estaba entre la
relación de invitados. Y me quedé sorprendida, no me dio
tiempo ni a responder. Y me dijo literalmente: "no te
preocupes, ya te lo contaremos".
.............

Que se marcharon los arqueólogos, yo me enteré como todo el
mundo, por la prensa. Y le voy a decir: sí vinieron al museo,
sí lo supe porque al cabo de unos meses vinieron al museo. ¿Y
sabe qué recuerdo yo de aquella reunión
? Por supuesto, no me
trajeron ningún escrito, no creo que acostumbran, vinieron
¿sabe a qué?, a ofrecerme sus servicios. Me dijeron que se
habían marchado del yacimiento y que eran arqueólogos, y me
dijeron que si la Diputación tenía en algo que trabajar, que
ellos se ofrecían, que iban a crear una empresa de
arqueología, y que se ofrecían a trabajar.
Eso es lo recuerdo de la reunión. Seguramente me hicieron
alguna crítica, porque es lo lógico. Hombre, se marcharon…
pues algo criticarían, seguramente, del yacimiento. Pero en
ningún caso me pareció nada importante ni nada de lo que
tuviera que dar cuenta. Lo que sí recuerdo muy bien es que me
ofrecieron su trabajo.

(ESTA VISITA FUE NEGADA CATEGÓRICAMENTE POR LA DIPUTADA
DOS DÍAS DESPUÉS).

A ver, yo no he ejercido de anfitriona, y una vez acompañé,
efectivamente, a la gente que usted comenta. Una vez iban a
visitar el yacimiento el señor Teja, el señor Álvarez, y les
iban a acompañar el Diputado de Cultura y el señor Juan
Santos. Realmente, el anfitrión, el que conocía realmente al
señor Teja y a dos italianos cuyo nombre y apellido no
recuerdo… era una señora Carelli y otro señor, dos
especialistas en Historia de las Religiones, les iban a
acompañar ellos al yacimiento. Les iban a acompañar el
Diputado y el señor Santos.
Bueno, pues ninguno de los dos
pudieron, y me tocó acompañarles a mí, pero fue un
acompañarles, porque seguramente no sabían ni dónde estaba el
yacimiento.
Estuve con ellos en la visita, sí, efectivamente. Y
efectivamente, soy testigo de que todos ellos hablaron, desde
el director de la excavación les solicitó que dieran su
opinión, y les grabaron un video.
Ese video nunca lo he visto
yo… o sea, yo sí que estuve presente mientras se grababa, que
fue en el yacimiento al exterior, y de las opiniones, pero
ese video jamás lo he visto, no se ha depositado en el museo,
no tengo ninguna idea de lo que se ha hecho con él. No tengo
ni idea.
No sé si ha dicho la palabra "que se le forzó" a ellos a
hablar, o con mi consentimiento o no sé qué… vamos, eran
gente totalmente adulta, responsable, eran catedráticos, eran
gente preparada, consciente. Si ellos se prestaron a hablar
delante de una cámara, usted comprenderá que yo qué iba a
decir, nos les iba a decir "no habléis" o "hablad"… de
ninguna manera, pero de ninguna manera.


Interviene Dª Amelia Baldeón, técnico responsable del Museo
de Arqueología
Perdón, sí. Efectivamente, sí, sí, sí… Vamos a ver, cuando se
presentaron los hallazgos, a los pocos días hubo una
filtración, creo que el día 15 hubo una filtración, en el
sentido de que había algunas palabras en euskera. Eso fue el
día 15… (AQUÍ SE CONFUNDE CON LA FECHA, LA "FILTRACIÓN" FUE LA
SEMANA ANTERIOR) bueno, pues me llamó el profesor Gorrotxategi
bastante enfadado por aquella filtración, y me comentó que
había que reunirse, me dijo: bueno, esto hay que
solucionarlo
, tenemos que… Entonces, reunió él a los
especialistas, concretamente al señor Enrique Knörr, porque
eran los dos de euskera, y al director y la subdirectora o la
codirectora de Iruña.
Entonces, ellos fueron llegando al museo, iban viniendo a mi
despacho, y al final, casi la reunión tuvo lugar de una forma
natural en mi despacho, porque ellos sí venían a reunirse
allá, porque era un poco el centro que les pillaba a todos
mejor, ni en la facultad ni en el yacimiento, sino allá.


Entonces, yo recuerdo que estaban muy enfadados por aquella
filtración, y decidieron presentar. Dijeron: vamos a
presentar algunas palabras que no nos comprometan -eso fue lo
que lo que comentaron- que no comprometan, que no nos
comprometan a nadie, y vamos a pedir, sobre todo, tiempo para
estudio.

Entonces, se presentaron una serie de palabras, a los pocos
días y demás. El Diputado de Cultura iba a asistir, al final
no pudo asistir a aquella presentación… eso fue el día 16, me
parece, cuando dijeron ante la prensa, el señor Gorrotxategi,
el señor Enrique Knörr y demás, que aquello era fiable, que
lo de euskera era también fiable, que estaban de acuerdo y
demás.

A los tres días me llamó el señor Gorrotxategi diciéndome que
estaba muy preocupado, que tenía que hablar conmigo y demás.
Entonces, él estaba preocupado por el tema del euskera, no
del resto de los grafitos, sino concretamente de los grafitos
en euskera. Entonces, me trajo un sobre cerrado, y me dijo
literalmente: bueno, yo te dejo esto aquí para cuando sea
necesario, ésta es mi opinión.
Y él no recuerdo si me leyó, o
me contó el contenido de la carta, pero el tema era que
estaba muy preocupado, que había algunas cosas que no le
cuadraban, que igual era todo bueno y que sería una enorme
alegría para el euskera y demás, pero que igual no era buena,
y que había que tomar alguna medida.


Efectivamente, claro que tomé en consideración la información
del señor Gorrotxategi. ¿Cómo no la voy a tomar si era una
autoridad? Pero es que, a la vez, yo tenía otra información
de otro profesor del mismo rango, de la misma especialidad,
que era el catedrático Enrique Knörr, que me estaba diciendo
exactamente lo contrario
. De hecho, a los pocos meses, el
profesor Gorrotxategi hace público esos miedos que tenía,
bueno, más que miedos, esas sospechas de que aquello no era
auténtico, y al día siguiente el profesor Enrique Knörr dice
lo contrario. Esto yo lo sabía perfectamente, pero lo sabía
yo, y lo sabían mis autoridades. Y de hecho, el Diputado de
Cultura me comentó que ambos dos, tanto el profesor Knörr
como el profesor Gorrotxategi, eran miembros de un consejo
asesor que él debía tener, de euskera, y me comentaba sus
frecuentes disputas sobre el tema de Iruña
. O sea, que claro
que se sabía. Si es que, de Iruña ha sido todo absolutamente
público.

¿Qué hice con el escrito? Pues mire, con el escrito lo que
hice fue registrarlo y guardarlo, como él me había dicho.
¿Y
sabe por qué? Porque yo no me iba a inmiscuir, ni iba a tomar
partido entre las dos opiniones, pero yo sí que lo puse en
conocimiento de mis autoridades, que ya digo que ya lo
conocían, además.
Y la conclusión era que eso solamente se
iba a solucionar de una manera, que era estudiándolo, y
entonces, esto ocurrió en junio, pues cuando empezó el curso,
en el mes de octubre, el profesor Santos y la profesora Pilar
Ciprés se pusieron a estudiar el tema. Ésa era la mayor
garantía. Ésa es mi actuación.
¿Cuándo se abrió el sobre? Pues mire, se abrió el sobre
cuando la señora Diputada nos pidió al museo toda la
documentación. Le fotocopiamos absolutamente todo, y lo
entregamos, absolutamente todo.

- Interviene D. Virgilio Bermejo Vera, del Grupo Juntero Socialistas Vascos.

Buenos días de nuevo. En primer lugar, y desde el Grupo
Socialista tenemos que decir que la comparecencia de la
señora Amelia Baldeón, lógicamente esta justificada, dado que
llevamos unas cuantas semanas viendo en los medios de
comunicación una serie de noticias en las que se habla de una
investigación interna, en la que se habla de un hipotético
cese de la señora Baldeón, después defendido por el señor
Diputado General.
Entonces, nos parecía adecuado que pudiera comparecer, ya que
no había tenido la oportunidad, expresar su opinión, lo que
ella conoce. Y esto, desde luego, no se parece, por lo menos
por nuestra parte, a un juicio
. Si otros portavoces de otros
grupos políticos lo han entendido así, pues bueno, habrá que
pedirles explicaciones a ellos.

Dicho esto, pensamos que el quid de la cuestión realmente son
las competencias de la señora Baldeón
. Porque, claro, yo en
la primera intervención de la señora Baldeón, me había
quedado bastante claro, con ese recorrido que ha hecho sobre
el organigrama, cuáles eran sus competencias. Pero después de
oír a otros portavoces de otros grupos políticos, con
indudable relación con los responsables políticos del
departamento, uno no tiene bien claro cuáles son las
competencias de la señora Baldeón, porque parece ser que
menos sacar las piezas de la tierra, me ha parecido entender
que eran todas.
O sea, parece que tiene que hacer memorias,
tiene que valorar o no si son reales o no, comparecer en los
medios de comunicación, etcétera, etcétera, etcétera…
Dicho todo esto…

(Baldeón) Vuelvo a repetir: no he recibido ninguna llamada de atención
escrita ni verbal ni nada, sobre mi actuación, ni en este
caso ni en otros por parte de la jefatura del Servicio de
Patrimonio Histórico Artístico y Arqueológico.
Además, a esta
jefatura le competería analizar y ordenar acciones
programadas en museos, excavaciones, etcétera, y seguimiento
arqueológico por obras, así como relacionarse quincenalmente
con arqueólogos en relación con las excavaciones
arqueológicas. Eso la monografía que ustedes pueden
conseguir, sin duda, de función pública.

Después estaría mi misión y mis funciones, que son a las que
he hecho referencia, y luego, en el escalafón siguiente,
estarían ya los técnicos del Museo de Arqueología. Si yo no
tengo competencias extra-muros del museo, los otros técnicos,
evidentemente, tampoco, de ninguna manera.



(Hay mucho más, y reitero disculpas por el problema del formato).


- Noticias de época relacionadas, en El Correo:


EL DÍA ANTES:

EL CUESTIONADO PAPEL DE AMELIA BALDEÓN
EL 'AFFAIRE' POR LOS FALSOS DIBUJOS Y TEXTOS RESTA A LA FUNCIONARIA FORAL POSIBILIDADES DE ESTAR AL FRENTE DEL NUEVO MUSEO BIBAT

15.02.09 - M. José Carrero | Vitoria

Las falsificaciones de Iruña-Veleia vuelven a la palestra esta semana con la comparecencia mañana en las Juntas Generales de la técnico responsable del museo de Arqueología, Amelia Baldeón. Gracias a una solicitud del PSE, Baldeón explicará a los junteros cuál ha sido su actuación en este escándalo. Dos días después y también por petición socialista, la diputada foral de Cultura, Lorena López de Lacalle (EA), ofrecerá explicaciones sobre la actuación de la Diputación para depurar posibles responsabilidades 'dentro de casa'.
En un encuentro con los periodistas, el pasado día 28, el diputado general, Xabier Agirre, informó de que se abría una investigación interna. Aunque eludió referirse expresamente a la técnico de museo -así se denomina su puesto en el organigrama foral-, todos los asistentes sabían que se refería a Amelia Baldeón.

La sospecha sobre el papel jugado en el 'affaire' por esta veterana funcionaria ha sido patente desde que estalló el escándalo, el pasado 19 de noviembre. Lorena López de Lacalle compareció ese día en la Cámara foral para certificar la falsedad de los dibujos cristianos del siglo III, así como de las palabras en euskera datadas entre el IV y el VI, encontrados por el equipo de Eliseo Gil. La diputada de EA estuvo acompañada de varios de los investigadores y de diferentes técnicos de su departamento. Entre estos últimos, no figuraba Baldeón, pese a haber participado en las reuniones del comité de expertos. Dos meses después, tampoco estuvo con López de Lacalle cuando los tres arqueólogos que dejaron la empresa de Gil -Lurmen S.L.- aseguraron que nunca vieron salir los hallazgos de la tierra.

Estas dos ausencias revelan que el segundo escándalo de la Arqueología alavesa, tras el fraude de las pinturas rupestres de Zubialde, ha situado en el ojo del huracán a esta doctora en Arqueología. Se da la circunstancia de que Baldeón dirigía el departamento foral de Cultura, bajo las directrices de un diputado del PNV, cuando en un ya lejano 1991 se dieron por buenas unas pinturas rupestres aparecidas en una cueva del Gorbea. A los diez días de anunciarse el descubrimiento unos expertos ingleses ya dijeron, sólo con ver unas fotos, que eran falsos. Aquella 'broma' costó a los alaveses al menos 30 millones de las antiguas pesetas.

Pero Amelia Baldeón, que atesora una sólida carrera profesional, no sólo ha perdido la confianza de la diputada de EA. En esta historia el PNV prefiere un papel secundario por la controvertida actuación de EuskoTren, que ha subvencionado a Lurmen con cantidades millonarias sin mediar concurso público. Sin embargo, ha sido el diputado general quien ha firmado el decreto que ordena la investigación interna.

Búsqueda de apoyos

Ante este panorama, el círculo familiar y de amistades de Baldeón ha emprendido una campaña de búsqueda de apoyos en el PP y el PSE, así como en el grupo de los funcionarios forales con mayor influencia en el poder. ¿El objetivo? Impedir que se vaya al traste la aspiración de Baldeón, que no es otra que rematar su carrera al frente del nuevo museo -se llamará Bibat porque reúne al de Naipes y al de Arqueología- y que abrirá en primavera.
Los populares, que han respaldado de manera oficial el informe de los expertos, han optado por un prudente silencio. Se desvinculan de un escándalo que podría salpicarles, ya que en su etapa en el Gobierno foral hicieron dejación del control del yacimiento.
Para asombro de muchos de sus afiliados y cargos públicos, el PSE ha pedido nuevos estudios de los falsos dibujos y textos, pese a que de las arcas alavesas ya han salido 50.000 euros para financiar el informe de los expertos. Ahora respalda decididamente a Amelia Baldeón, a quien el Ayuntamiento de Vitoria concedió, en agosto del pasado año, la Medalla de Oro de la ciudad, una decisión que algunos socialistas creen que «habría sido mejor no adoptar».

EL DÍA DESPUÉS:

BALDEÓN AFIRMA QUE ESTÁ «EN CUARTO LUGAR SI HAY QUE ASUMIR RESPONSA...
Asegura que se opuso a la concesión del permiso de excavación a la empresa Lurmen S.L., propiedad del arqueólogo Eliseo Gil

María José Carrero | Vitoria

La técnico responsable del museo de Arqueología, Amelia Baldeón, negó ayer en las Juntas Generales de Álava tener alguna responsabilidad en el escándalo de las falsificaciones de Iruña-Veleia. Dado que su papel en este nuevo 'affaire' arqueológico ha sido cuestionado, Baldeón echó mano del contenido que corresponde a su puesto de trabajo en el organigrama de la Diputación. Así, recalcó que entre sus funciones no figura verificar la autenticidad o falsedad de las piezas que salen de los yacimientos cuya investigación está subcontratada, como es el caso de Iruña-Veleia, en manos de Eliseo Gil desde los años noventa. En este punto, llegó a decir que en su día «el museo se opuso» a la concesión del permiso de excavación a Lurmen S. L., propiedad de Gil.

Según la legislación vasca, el titular de la investigación de un yacimiento es el encargado de realizar los estudios antes de depositar las piezas en el museo. Para ello dispone de un mínimo de dos años. Ante la insistencia del juntero de EA Patxi Martínez de Albeniz en atribuirle cierto «protagonismo» en relación con los falsos hallazgos, la funcionaria foral manifestó que «estoy en el cuarto nivel de responsabilidades» por detrás «del diputado y del director (de Cultura) y del jefe de servicio. Si hay responsabilidades -reiteró- yo soy la cuarta». En junio de 2006, cuando se anunció la aparición de dibujos de temática cristiana y de palabras en euskera, datados entre los siglos III y VI, la Diputación estaba gobernada en solitario por el PP. El titular foral de Cultura era Federico Verástegui; el director del departamento, Pedro Ignacio Gonzalo-Bilbao; y el jefe de servicio era el mismo que ahora al tratarse de un funcionario, Félix López de Ullívarri.

Las explicaciones de Amelia Baldeón convencieron a los socialistas, quienes habían pedido su comparencia porque, en palabras del juntero Virgilio Bermejo, había quedado claro que la función de la funcionaria es ejercer «la custodia» de los materiales, una vez depositados en el museo.

El PNV eludió entrar en el debate al considerar que la comisión no había sido convocada para «juzgar» a Amelia Baldeón. El PP también evitó referirse al papel desempeñado por esta doctora en Arqueología y Medalla de Oro de Vitoria. La popular Carmen Asiain centró su alocución en censurar la Ley Vasca de Patrimonio Cultural porque resta competencias a las diputaciones.

Carta de Gorrochategui

En este escenario, Patxi Martínez de Albéniz -del mismo partido que la diputada Lorena López de Lacalle, impulsora de la investigación- lanzó una batería de preguntas a Baldeón. Entre otras, quiso saber por qué no alertó a la Diputación cuando el lingüista Joaquín Gorrochategui le entregó, a los pocos días de anunciarse los hallazgos, un escrito en el que ya exponía sus dudas respecto a la autenticidad de los grafitos en euskera. Baldeón contestó que «registré» el escrito entregado «en sobre cerrado», que lo puso en conocimiento de «las autoridades» y que si no hizo más fue para «no inmiscuirme en disputas» filológicas, habida cuenta de que el fallecido Enrike Knörr «decía lo contrario».

El momento más tenso de la comparecencia fue cuando el representante de EA insinuó que la funcionaria no había estado vigilante para impedir el escándalo porque familiares suyos tenían intereses laborales vinculados con el yacimiento. En concreto, le preguntó «si es cierto que junto con Eliseo Gil usted promovió una publicación sobre los grafitos de Veleia sin autentificar y cuyo diseño se encargó a su esposo, el señor González de San Román».

También le preguntó «si sabía que su hermano, Xabier Baldeón, era el diseñador gráfico de toda la cartelería, folletos y trípticos sobre Veleia a través de Lurmen». Tras calificar de «golpe bajo» las preguntas de EA, Amelia Baldeón negó que ella tuviera preparado libro alguno con Gil. Respecto a su esposo, dijo que «el anterior diputado debió comentar algo al doctor Miguel González de San Román, que tengo la suerte de que sea mi marido». Sobre su hermano, subrayó «que jamás he firmado facturas de su empresa».

Visitas: 176

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más