Vía : El Mundo

Los habitantes primitivos de las islas británicas bebían en los cráneos de sus víctimas, según se desprende del descubrimiento de los restos de tres personas en una cueva en Cheddar Gorge, en el condado de Somerset (al suroeste de Inglaterra). Los huesos datan de hace 14.700 años, al final de la última glaciación.

Científicos del Museo de Historia Natural de Londres analizaron los restos encontrados de tres humanos, entre ellos un niño de tres años, cuyos cuerpos pudieron servir para prácticas caníbales. Los investigadores han dado a conocer los resultados de su estudio en la publicación Plos One.

Los restos óseos ya eran conocidos por los investigadores, incluyendo un cuenco-cráneo  desenterrado por el profesor y paleontólogo Chris Stringer (izquierda) en 1987. Sin embargo, el estudio detallado con un microscopio 3D de 37 fragmentos craneales y cuatro pedazos de mandíbula, puso en evidencia un patrón común: los cráneos habían sido cuidadosamente trabajados hasta convertirse en los recipientes para beber.

Artesanía caníbal

De hecho, los restos óseos presentan cortes muy precisos destinados a extraer la máxima cantidad de carne de las víctimas, mientras que sus cráneos se utilizaron como cuencos para beber. Los habitantes de la cueva utilizaron herramientas de piedra para trabajar y preparar estos siniestros recipientes.

Cráneos utilizados como cuencos hallados en la cueva de Cheddar Gorge en los que se muestra la distribución de las marcas de percusión (puntos negros) para modificarlos. 

Los paleontólogos estiman que los restos datan de hace 14.700 años, y serían los ejemplos más antiguos de cuencos hechos con cráneos humanos. Los pobladores de la cueva de Cheddar Gorge "arrancaban las cabelleras de los cráneos, quitaban los ojos y las orejas, limaban los rasgos de las caras, desprendían las mandíbulas y cincelaban los bordes. Llevaban a cabo un trabajo muy meticuloso", explica el profesor Stringer.

 

Visitas: 317

Respuestas a esta discusión

Siempre que se habla de canibalismo se suele  pensar en matar a alguien para comérselo y asumir su espíritu (o por hambre) ,pero también está la opción de comerse a familiares y seres queridos fallecidos ;por ejemplo está documentado en al menos que yo sepa un pueblo de la Amazonía (ahora mismo no recuerdo cual,pero lo buscaré) .

No sé si habrán podido analizar restos de  bebida.

 

Bueno, aquí tenemos otros datos interesantes no sólo ya sobre la práctica caníbal, sino también sobre la utilización de los restos óseos humanos (en este caso de Homo sapiens) utilizados a modo de herramientas.

 

Hace poco leíamos la información de que en el yacimiento neandertal de La Quina (Francia), entre los restos analizados a posteriori, por segunda vez, se había comprobado la utilización de una parte de un cráneo (neandertal) para elaborar herramientas hace 50.000 años BP.

 

Lo significativo es que con este nuevo hallazgo nos situamos ya ante individuos que son Homo sapiens, y,  además, en un contexto temporal de hace 14.700 años BP.

 

Es decir, del mismo modo que se preguntaban los investigadores del yacimiento de La Quina sobre el alcance de la interpretación trascendental acerca de la muerte, simbólica, que tendrían los neandertales respecto de sus semejantes, con mayor motivo, a la luz de este hallazgo, cabe plantearse similar pregunta. ¿Hasta qué punto para estos Homo sapiens la muerte de un semejante tenía algún significado similar?

 

Podría entenderse el aspecto caníbal como el resultado obvio de una hambruna, pero el hecho de preparar y utilizar de un modo práctico los restos óseos como herramientas (en este caso como artilugios para beber) indica ya otra cosa: que se desdeñaba cualquier consideración trascendental respecto de los mismos. Lo que lleva a preguntarse, para salvar tal consideración, si no serían individuos de otro grupo con el que no se tenía afinidad alguna, y que quizá habrían sido muertos en algún enfrentamiento, siendo aprovechados sus cuerpos a continuación.

 

En cualquier caso, es sólo un ejemplo más, del que deducir apreciaciones sobre la capacidad trascendental acerca de la muerte de semejantes es algo que hay que realizar siempre cogiéndolo con pinzas.

Lo del lijado del cráneo me  ha recordado algo que ha relatado Carmen L en alguna ocasión y que se cuenta  del cráneo el músico –bardo irlandés  Carolan; la gente cogía raspaduras del cráneo y las convertía en un polvillo que mezclaban con las gachas que se daba a los enfermos;también parece que daba el don de la adivinación;  la idea es que la cabeza es la sede de la energía  -espiritu y que el cráneo transmite,por contacto,las virtudes de su dueño.

Ahí están  también las cabezas cortadas en el mundo celta.

He empleado el término "bardo" con cierta libertad porque el uso que  se le dió al cráneo de Carolan indica que seguía existiendo la tradición de que el músico-poeta era un ser cercano a lo  sagrado y con capacidades de oráculo.
Sí, es evidente que no se puede descartar un posible uso del cráneo con connotaciones de carácter simbólico-ritual, aparte del meramente práctico. En el sentido, por ejemplo, de "beber" a través del mismo las virtudes que se supondrían a su propietario, fuese éste enemigo o afín. Incluso, reforzando la idea anterior, tras comer el contenido del cráneo: el cerebro.

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más