Hallada una muralla y una torre romana de finales del siglo II en el Baluarte de la Bandera en Ceuta

Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Cádiz (UCA), encabezado por el ceutí Dario Bernal, se encuentra desde este lunes realizando excavaciones en el interior del Baluarte de la Bandera después de que tras unas excavaciones arqueológicas preventivas realizadas en los últimos seis años hayan quedado al descubierto restos, en muy buen estado de conservación, de la Ceuta romana de finales del siglo II o inicios del siglo III después de Cristo.


Hay que poner de manifiesto que la idea de la Ciudad Autónoma es musealizar la zona tal y como así se hizo en su día con la Basílica Tardorromana  (derecha) logrando poner en valor todo lo que se está hallando en el interior del Baluarte de la Bandera, aunque previamente hay que conocer al detalle lo que se esconde en el subsuelo.

El diario EL PUEBLO, conocedor del inicio de estos trabajos arqueológicos se puso en contacto con Bernal, quien destacaba que se trata de una excavación del arqueólogo municipal, Fernando Villada, quien ha querido contar con el equipo de la UCA ya que están especializados en épocas anteriores a la medieval, que es precisamente la especialidad de Villada, de ahí que exista una perfecta complementaridad que ha propiciado importantes avances en la investigación arqueológica que se viene desarrollando en la ciudad.


Durante el recorrido realizado por la excavación de la mano de Dario Bernal, el licenciado en Geografía e Historia asegura que todavía se sorprende con lo que ofrece Ceuta. “Nosotros hemos hecho muchísimas excavaciones y cada excavación tiene una peculiaridad y te da una perspectiva nueva sobre algo que desconoces. En el fondo, la arqueología de la época que nosotros hacemos, la Ceuta medieval es maravillosa, hay cantidad de restos por todos lados, cosas muy conservadas, sin embargo la arqueología de época romana está muy deteriorada, es como hacer un puzle, y es muy difícil interpretar todo esto si no se tiene una perspectiva global de la ciudad”, reconocía mientras resaltaba el valor de los restos hallados en este trabajo arqueológico en el Baluarte de la Bandera, el cual se inició en 2014, aunque la UCA viene realizando excavaciones desde 2018 con el fin de intentar precisar algunos detalles de este hallazgo, que como indicaba Bernal a EL PUEBLO, “básicamente estos son restos de las murallas romanas de Ceuta, algo que no se conocía antes de comenzar a realizar las excavaciones”.

Foto: Baluarte de La Bandera

Sobre el terreno, este diario fue testigo de que en la zona se diferencia perfectamente una fase contemporánea que es la relacionada cuando la zona tenía un uso lúdico y de ocio al eregirse en dicho lugar la antigua discoteca llamada ‘El Candelero’, otra fase donde se observan niveles de sustratos más negros al ubicarse a finales del siglo XVIII y buena parte del siglo XIX la fragua del Parque de Artillería, y finalmente, por debajo de ese nivel, una fase de época preislámica, por lo tanto anterior al a época medieval, y que es de gran importancia para Ceuta debido al estado de conservación que presentan las estructuras halladas, y donde se puede observar un muro de grandes dimensiones de la época romana, más concretamente de la época Antoniana de finales del siglo II e inicios del siglo III, indicándose por parte de Dario Bernal que el estado de conservación que presenta es excepcional, poniendo de manifiesto que “en Ceuta nunca se han encontrado estructuras de esta época  tan bien conservadas y con esta potencia”.


En este sentido, que esta muralla se encuentre dentro de la propia estructura del Baluarte de la Bandera ha propiciado que tenga este alto nivel de conservación, resaltando que norlmalmente, cuando se construían fortificaciones y se contaba con una estructura anterior, lo que se hacía siglos posteriores era forrar por fuera aprovechando la estructura existente, con lo cual protegían estos restos, para seguidamente levantar el nivel de uso.


En esta ocasión, los restos hallados en el Baluarte de la Bandera corresponde al ángulo noroeste de la muralla de la Ceuta romana, pudiéndose incluso observar a los pies de esta muralla una canalización de la época con las losas que se utilizaban como tapaderas.


Además, esta muralla tiene una antigua torre adosada por el exterior que presenta un tirante que fue construido para reforzar la esquina de muralla hallada.


Como reconocía Bernal durante el recorrido realizado por el interior del Baluarte de la Bandera, se ha podido llegar a la conclusión de que estos vestigios datan de finales del siglo II e inicios del siglo III gracias a los estratos que se asocian a la fase de construcción, así como el material cerámico utilizado en la algamasa para la construcción de esta muralla.

 

Pero además de este hallazgo también se ha podido localizar otra estructura, otra muralla de tres metros de altura, también en buen estado de conservación, y que es donde se está trabajando en la actualidad ya que está tapada por un tacón de tierra, y que corresponde a la época tardorromana, pudiéndose tratar de un trozo de muralla bizantina según los restos encontrados hasta el momento y que podría fecharse en el siglo VI, observándose que esta muralla tiene adosada justo detrás de ella la muralla Califal, una de las puertas de acceso que tenía este recinto medieval de la ciudad.


En la entrevista mantenida con el licenciado en Geografía e Historia ceutí, reconocía que “el problema que presentan las excavaciones urbanas es que son plurisecuenciadas”, mostrando a EL PUEBLO in situ restos de la época portuguesa, una bóveda del siglo XVIII, y otros restos que evidencian que se trata de un monumento que ha estado en continua reforma durante 500 años, y que debajo de los niveles del suelo se encuentran los restos medievales, tardorromanos y de la época romana.


Por lo tanto lo que se puede observar hasta el momento y hasta que no se avance más en los trabajos de excavación es el ángulo de una muralla romana, al que se le adosa una torre y donde posteriormente se construye otra muralla en el siglo VI.


Una de las curiosidades que se han podido constatar durante las excavaciones es que en la segunda mitad del siglo VII Ceuta sufrió un terremoto. Dicho terremoto provocó que parte del muro romano hallado se encuentre desplazado y con numerosas grietas, no llegando a desplomarse gracias a unos paquetes de tierra sobre los que el muro descansó tras el seismo. Ha sido precisamente el estudio realizado sobre el proceso de formación de estos paquetes de tierra o de esos estratos el que ha determinado cuando pudo haberse producido dicho terremoto, siendo precisamente en dicho momento cuando también se separa la torre existente de la muralla, pudiéndose observar una gran grieta.


“Nosotros hemos excavado este tacón de tierra un poco para poder sacar estas conclusiones, y el objetivo de esta campaña es terminar de excavar esta zona e intentar llegar hasta el nivel geológico, al cual todavía no se ha llegado, ya que estos paquetes de tierra que hay en la zona son de la segunda mitad del siglo VII, y en Ceuta nunca se habían excavado niveles estratigráficos de esta época bien conservados. Aunque se vea ahora un tacón de tierra, tiene bastante importancia porque luego los restos encontrados son de ese momento histórico, y ya hemos visto al excavar en esta zona que los materiales son bastante buenos, sale bastante cerámica, y como es un momento histórico muy relevante para la ciudad, pero que se encuentra mal documentado, teníamos mucho interés en hacer esta excavación y poder fechar esta estructura (el muro bizantino) que tiene casi tres metros de altura, tratándose de una muralla importante que pensamos que es la que mandó construir Justiniano en el segundo cuarto del siglo VI, de ahí que queramos llegar a la base para poder excavar los niveles constructivos asociados al muro”, resaltaba Bernal.

El arqueólogo ceutí resaltaba que inicialmente estos trabajos se van a desarrollar durante las próximas tres semanas, y que toda la información que se está obteniendo durante la excavación será muy importante para, cuando se quiera poner en valor y musealizar, saber qué y cómo se quiere mostrar al visitante.


Como insistía Bernal, este hallazgo para Ceuta es muy importante ya que son parte de las murallas de la Ceuta romana. “Nosotros siempre hemos tenido la imagen de Ceuta como una ciudad fortificada, pero las fortificaciones que se ven, las más antiguas son de época califal, del siglo X, y las halladas ahora son muy anteriores”.


Una de las especulaciones que han ido produciéndose durante estos trabajos es que la estructura de la torre que se adhiere a la muralla romana pueda tratarse de un faro, ya que está al lado del mar, proyectado hacia fuera, pero este hecho no es ni siquiera una hipótesis ya que, hasta el momento, no se tienen datos suficientes que puedan llevar a dicha conclusión, reconocía Bernal, quien recordaba que los faros de la época romana eran escalonados, y lamentablemente la estructura hallada no presenta este tipo construcción.


Pese a todo, Bernal reconoce que la zona tenía claramente una conexión con el mar, y no pierde la esperanza de una vez terminada la excavación poder encontrar algún resto relacionado con los malecones de acceso al muelle, a la playa o lo que fuera.


Para concluir, el arqueólogo ceutí reconocía que quedan muchos años de trabajo todavía, al menos cinco, aunque resaltó que está más avanzado de lo que pueda parecer a simple vista, ya que está desparasitado, está encargado el proyecto a los arquitectos de valorización, y lo que habrá que buscar en su momento es una subvención importante para acondicionar toda la zona como se hizo con la puerta Califal.

 

Restos óseos
Una antropóloga visitará la excavación este martes. Durante las excavaciones también se han encontrado restos óseos, exactamente donde se ha hallado el paño de muralla bizantina, y estos serán analizados por una antropóloga. Como resaltaba Dario Bernal se trata de unos enterramientos en la zona donde se encuentra la muralla Bizantina, de época tardorromana, y esto provoca que haya que realizar la excavación con cuidado.

Fuente: elpueblodeceuta.es | 28 de julio de 2020

Visitas: 273

Respuestas a esta discusión

Arqueólogos de la UCA certifican que la muralla de Ceuta es la de Justiniano

Un aspecto de las excavaciones que ha llevado a cabo en Ceuta el equipo de la UCA. / REDUAN DRIS/ EFE

Un equipo de arqueólogos de la Universidad de Cádiz (UCA) ha concluido unas excavaciones realizadas durante las últimas tres semanas en el interior del Baluarte de la Bandera en Ceuta, certificando que los restos de muralla bizantina de más de tres metros encontrada es la que mandó construir Justiniano a finales del siglo VI.

El arqueólogo ceutí Darío Bernal (izquierda), director de la excavación, y profesor de la UCA, ha resaltado a Efe que durante estas tres semanas que han venido trabajando en este yacimiento ceutí, han logrado recuperar numerosos restos que les han permitido conocer más en profundidad cómo era la Ceuta Romana y Bizantina.

Darío Bernal destacaba que durante la excavación apareció un nivel “muy interesante, ya que en el mismo se encontraron una gran cantidad de recursos marinos” como más de 700 lapas, restos de atunes, erizos, bivalvos, cañaíllas, una gran variedad de fauna y hasta un hueso de buitre. “Todo esto ha permitido conocer más sobre la fauna que había en ese momento en el que se genera dicho estrato, hablando del siglo VII, y que ha permitido saber y reconstruir qué pescaban y consumían”, ha precisado. Igualmente, ha aparecido numerosa cerámica, así como metales, aunque en menor cantidad, y algunas monedas.

De todo lo hallado, Darío Bernal resaltaba sobre todo un fragmento de un ánfora del siglo I con una inscripción, “la cual hay ahora que estudiar en profundidad, y que casi con toda seguridad terminará siendo una de las piezas que quedará expuesta una vez que se musealice la zona”.

El arqueólogo pone en valor, sobre todo, el buen estado de conservación que muestran todas las estructuras halladas, ya que “el problema que tiene la Ceuta de época preislámica es que tiene encima la Ceuta Medieval, la Ceuta Portuguesa y la Ceuta Moderna, de ahí que los restos romanos encontrados hasta la fecha siempre estaban muy deteriorados”.

Después de estas tres semanas de excavaciones, se ha podido confirmar que en la zona se ha hallado una muralla romana de finales del siglo II y principios del siglo III, a la cual se le adosó una torre y posteriormente la muralla bizantina, ambas construcciones de épocas diferentes como se ha podido observar por las técnicas constructivas utilizadas.

Los expertos han podido determinar que la citada torre se construyó a partir de inicios del siglo IV, por consiguiente, se adosó a la muralla romana alrededor de cien años después y más o menos 200 años después fue cuando se comenzó a construir la muralla bizantina.

El arqueólogo de la UCA ha subrayado a Efe que también se ha podido constatar que lo que inicialmente parecía tierra, a medida que se ha ido excavando, ha evidenciado que se trata de la cara interior de otro muro que parece ser posterior a un terremoto ocurrido en el siglo VII.

Este terremoto hizo que se desplazara parcialmente la muralla romana originándole una gran grieta y se construyera probablemente para unir la muralla bizantina con la torre a fin de generar una plataforma maciza, y reforzar la zona, obra que se produjo ya avanzada la segunda mitad del siglo VII.

Una de las curiosidades que ha dado a conocer esta excavación es que fuera de las murallas romanas fueron arrojados varios cuerpos, al menos 13 -incluso de niños-, que se presume fueron apilados y quemados con el fin de evitar infecciones.

Fuente: diariodecadiz.es | 19 de agosto de 2020

Tras las huellas bizantinas: las murallas de Justiniano en Ceuta

'Donde se unen las emociones', este es el eslogan de la nueva marca turística de Ceuta que se presentó hace un mes y que representa cada esencia que tiene nuestra ciudad. Y es que Ceuta esconde miles de secretos de épocas prehistóricas que hacen que tengamos un valor enriquecedor en una ciudad pequeña. A pesar de haber pasado miles de años se siguen encontrando importantes yacimientos de una época pasada que llevan a que el nombre de Ceuta retumbe con fuerza en el panorama nacional. Y es que en unas excavaciones, que duraron 3 semanas en el Baluarte de la Bandera, llevadas a cabo entre arqueólogos de la Ciudad con la ayuda de otros de la Universidad de Cádiz (UCA), certificaron restos de una muralla bizantina de más de tres metros en la que ahora se trabaja para certificar que fue la que mandó construir Justiniano a finales del siglo VI.

Este descubrimiento tiene un trabajo previo que se engloba en 5 campañas y que dio paso a un descubrimiento importante para la ciudad. No se pueden olvidar los pasos que se dieron y en los que trabajaron duro los arqueólogos de nuestra ciudad. Este periodo comenzó en el año 2014 y ha proseguido hasta este 2020, cuando salen a la luz los frutos de este esfuerzo.

“En primer lugar era conocer si había una secuencia arqueológica bajo estos inmuebles, confirmado esto en la primera campaña lo que se ha ido haciendo es ir ampliando las zonas de excavación. Concretamente los dos últimos años, y ya con la colaboración de la Universidad de Cádiz con Darío Bernal a la cabeza, nos hemos centrado en un área que era especialmente difícil de interpretar porque los restos son muy abigarrados, en muy poco espacio hay una gran concentración de elementos. Afortunadamente se ha dado con las claves para poder fechar y decir exactamente a qué momentos pertenece cada uno de estos elementos”, explicó Fernando Villada (izquierda), arqueólogo de la Ciudad a FaroTV.

Si nos adentramos en la nueva campaña que se hizo en este año, los arqueólogos centraron las excavaciones en el extremo del baluarte; después de tres semanas de duro trabajo, pudieron certificar resultados muy novedosos. “Nos hemos centrado en realizar una excavación en el extremo del baluarte. Junto a mi compañero Darío Bernal diseñamos una intervención que tenía como objetivo certificar con certeza la cronología de las estructuras y también cuáles eran las secuencias constructivas de todas ellas. Quizás es el hallazgo más notable al que se ha llegado, que ha sido poder documentar que la muralla que conocemos tardía lo es porque hay una serie de niveles estratigráficos que se apoyan sobre ello y que han podido ser datados con bastante precisión de los siglos VI y VII. Ahora mismo se está haciendo el estudio porque después del trabajo de campo nos queda otro importante que va a durar casi 1 año para dar unos resultado definitivos. También queríamos asegurar la datación de la estructura que hemos considerado romana y se excavó la parte de la cimentación para afianzar estos datos. Tras lo realizo este año, nos encontramos con unas secuencias de murallas defensivas desde época romana hasta renacentista como el propio Baluarte, pero en la que se introduce un elemento muy llamativo que sería esta muralla de época bizantina que es una de las pocas que se puede contemplar en nuestro país. Con casi 3 metros de alzado nos ha hecho llegar a ver algo de lo que solo teníamos referencias literarias”.

Este descubrimiento se convierte en un motivo importante para la historia ceutí que puede ser el reclamo de muchos visitantes. “Recalcaría sobre todo que viene a decir algo que ya conocíamos y es la inmensa riqueza patrimonial que tiene esta ciudad, su importancia y la posibilidad que ofrece de enseñar un espacio muy pequeño de multitud de elementos correspondiente a diferentes épocas. Es un recurso y un potencial extraordinario y creo que a veces no somos capaces de transmitirlo adecuadamente pero que hace a este ciudad verdaderamente singular”.

Pero no podemos centrarnos en la nueva campaña sin olvidar el duro trabajo realizado desde el año 2014 y los distintos descubrimientos que dieron paso a poder seguir trabajando, realizando excavaciones hasta encontrar restos de la muralla Bizantina. “Lo primero que encontramos en el año 2014 fue un lienzo de muralla que sorprendentemente pertenecía a la época medieval, a la misma estructura defensiva a la que pertenece la Puerta Califal. Esto nos confirmaba que prácticamente era seguro que detrás de las Murallas Reales se conservaba toda la muralla mandada a construir por Abderraman III y terminada por su hijo Hakam II. Esta muralla estaba adosada a otras estructuras anteriores que no se podían datar en esos momentos y por eso se hicieron las sucesivas campañas”.

Sobre el descubrimiento de la muralla se podría concretar que tiene correlación con la época de Justiniano porque hay datos que así lo reflejan, pero no se puede concretar con certeza. “Es una muralla que sabemos que tiene unos materiales que están fechados aproximadamente entre los siglos VI y VII. Sabemos que en estos momentos hay fuentes escritas que nos hablan de que Ceuta se refortificó en época de Justiniano y es compatible esas dataciones con lo que encontramos en las excavaciones. Sobre esta muralla Bizantina, posteriormente se construye el tramo de muralla califal y sobre todo ello se termina edificando un Baluarte del Renacimiento”, detalla Villada.

Todo este trabajo tiene su parte logística y es que la Ciudad cree firmemente en los restos históricos que oculta Ceuta, que pueden ser un puente más de unión con los visitantes. “La intervención en este lugar se lleva a efecto porque hay intención de crear en este punto un Centro de Interpretación de las Murallas de Ceuta. Esto tiene un patrimonio fortificado excepcional y necesita ser explicado. Se ha encontrado mucho más de lo que pensábamos, no teníamos tantas expectativas. La Ciudad Autónoma ha financiado estas excavaciones, hay un acuerdo con el Ministerio de Fomento para llevar a cabo ese proyecto. Ya se han aprobado un primer proyecto y ahora toca pensar en las distintas fases para poder luego ejecutarlo”, finalizó Villada en esta entrevista en la que FaroTV ha podido adentrarse en uno de los tesoros de Ceuta.

Fuente: elfarodeceuta.es | 23 de agosto de 2020

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más