Descubren junto a una iglesia de Chantada (Lugo) una posible lápida funeraria de la Antigüedad

La piedra labrada fue reaprovechada como dintel en una puerta de una vieja construcción
La piedra labrada fue reaprovechada como dintel en una puerta de una vieja construcción. ROI FERNÁNDEZ

El arqueólogo Gonzalo Meijide, adscrito a la jefatura territorial de la Dirección General del Patrimonio Cultural, visitará mañana Chantada (Lugo) para examinar una piedra labrada que podría consistir en una antigua lápida funeraria. La pieza fue descubierta por Roi Fernández, fotógrafo de La Voz, en el interior de una antigua construcción situada junto a la iglesia de la parroquia de Camporramiro. La piedra sirve de dintel en una puerta de este edificio, hoy en desuso, que en tiempos que utilizó para realizar autopsias.

Los trazos grabados en la piedra parecen representar de forma muy esquemática un rostro humano, unas manos y otra figura difícil de distinguir. Meijide, que por el momento solo ha podido ver la pieza mediante fotografías, considera «plausible» que se trate de una antigua estela o lápida fúnebre. «Pero antes de examinarla directamente no se puede afirmar nada con seguridad», puntualiza.

El lugar en el que se ha descubierto esta pieza está a unos dos kilómetros en línea recta de la localidad de Andemil -en la parroquia de Vilaúxe-, donde en el 2014 fue hallada una piedra labrada (derecha) que más tarde se identificó como una lápida funeraria del período galaicorromano. En esta pieza, que se había reaprovechado para construir el muro de cierre de una finca, también hay una representación esquemática de un rostro humano.

En su momento, los arqueólogos relacionaron este relieve con otro de similares características que fue hallada en el municipio de Vimianzo y que hoy se conserva en el museo arqueológico de La Coruña. Los especialistas dataron esta útima pieza en la segunda mitad del siglo IV. La estela de Andemil fue trasladada en diciembre del 2014 al museo del castro de Viladonga.

Fuente: lavozdegalicia.es | 7 de enero de 2020

Visitas: 523

Respuestas a esta discusión

El relieve hallado en Camporramiro es una lápida funeraria romana

La piedra labrada descubierta recientemente en el cementerio de la parroquia chantadina de Camporramiro tiene todo el aspecto de ser una lápida o estela funeraria de la época romana. Así lo cree Gonzalo Meijide, arqueólogo de la Dirección Xeral do Patrimonio Cultural, que ayer se desplazó a esta localidad para examinar directamente la pieza. «Hay que estudiarla mejor, pero en mi opinión es un hallazgo de mucho valor y de mucho interés», comenta.

La pieza será ahora incluida en el inventario de patrimonio histórico y arqueológico de la provincia, pero Meijide considera que además de proceder a su catalogación sería conveniente examinarla con más detenimiento y en mejores condiciones que las que ofrece su ubicación actual. La piedra -que fue descubierta por Roi Fernández, fotógrafo de La Voz- se encuentra sirviendo como dintel de la puerta de una pequeña construcción situada en una esquina del cementerio parroquial que en tiempos sirvió para realizar las autopsias y que ahora se usa para guardar algunos aperos de jardinería. Las figuras grabadas en la pieza se hallan en el lado interior del dintel y la caseta carece de iluminación, por lo que resulta difícil examinarlas con precisión.

 

Parcialmente tapado

Por otro lado, el arqueólogo señala que la jamba de la puerta tapa parcialmente el relieve y no permite verlo en su totalidad. Lo que se puede apreciar es una representación muy esquemática de un rostro humano, unas manos talladas con más detalle y otro elemento que parece ser una pieza de vestimenta. «Parece que en la parte de arriba hay gravada alguna cosa más, pero en las condiciones actuales no se puede ver ben», explica. «Se parece a otras estelas funerarias de los últimos tiempos del Imperio Romano, pero tiene unos trazos muy peculiares, como la figura de las manos, que merecen un estudio detallado», agrega.

 

Meijide señala por otro lado que desde su departamento se intentará hacer lo posible por estudiar mejor la pieza y por garantizar su conservación. «No puedo decir todavía si habrá que retirar la piedra del sitio donde se encuentra, pero es evidente que tal como está ahora no presenta las mejores condiciones para su estudo ni para su conservación», indica.

En el lado opuesto del bloque de piedra -que puede verse en el exterior del edificio- no hay ninguna figura labrada. Lo que hay en esta cara son cuatro agujeros practicados en tiempos relativamente recientes para meter los clavos que sostenían un letrero de madera que estuvo colgado hasta hace unos treinta años sobre la puerta de esta construcción. Los vecinos de Camporramiro recuerdan que el letrero rezaba: «Aquí acaban los placeres y los gustos y empieza la carrera de los justos».

 

Otra obra similar fue descubierta en Chantada en el 2014

La estela fúnebre descubierta en Camporramiro, según indica Gonzalo Meijide, es un tipo de pieza arqueológica del que hay muy pocas muestras en Galicia. Estos relieves corresponden a la etapa final del período romano y presentan unos rasgos propios de un sencillo arte popular, muy alejado del refinamiento de la escultura clásica. Entre las escasas lápidas de esta clase que se conocen figura otra pieza que fue descubierta en el 2014 en otra localidad del municipio de Chantada. Se trata del lugar de Andemil, perteneciente a la parroquia de Vilaúxe. En este relieve también puede verse una representación muy sumaria de un rostro humano.

 

La estela de Andemil formó parte del muro de cierre de una finca particular y fue descubierta por la familia propietaria del terreno. Tras ser examinada y catalogada por los técnicos de la Dirección General del Patrimonio Cultural, la pieza fue depositada en el museo del castro de Viladonga a finales del mencionado año.

Otra pieza similar a la estela de Andemil -procedente de la localidad de Tines, en el municipio de Vimianzo- está guardada desde hace mucho tiempo en el museo arqueológico de A Coruña (derecha). Esta lápida, además de la representación de una cara humana, contiene una inscripción en latín que permitió a los investigadores deducir la época en que se fabricó. Según los arqueólogos, este relieve data de la segunda mitad del siglo IV y está probablemente relacionado con las comunidades cristianas que existieron en Galicia en ese período. A juicio de Meijide, es posible que las estelas descubiertas en Chantada tengan un origen parecido.

Fuente: lavozdegalicia.es | 9 de enero de 2019

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más