El guiso con el que lograban proteínas hace 4.500 años los constructores de las pirámides de Egipto

No hay mayor tesoro para un arqueólogo que un vertedero. Hace tiempo apareció junto a las Pirámides de Giza un montículo que contenía enterradas las evidencias que han permitido a los arqueólogos abrir una ventana a cómo vivían los constructores de los enormes símbolos del poder del faraón. Bajo el montículo había una gran cantidad de huesos de ganado. Era la escombrera de los asentamientos de los obreros. Y gracias al estudio de las especies presentes se ha podido saber mucho de quienes vivían junto al basurero. Para empezar, su dieta.

Hace 4.500 años que miles de egipcios trabajaron en Giza para elevar los enormes bloques de piedra hasta la cúspide de las pirámides. Los arqueólogos de Ancient Egypt Research Associates (AERA) desenterraron sellos que datan del reinado de la IV dinastía, la de Kefrén (2520–2494 a. C.). Junto a los sellos había trozos de yeso pintado, que sugieren que esos materiales proviene de asentamientos ricos.

Pero también encontraron una concentración de huesos largos de oveja y cabra, muchos de cuyos extremos habían sido arrancados. Dos arqueólogos egipcios lanzaron la hipótesis de que los extremos cortados probablemente se usaron para hacer sopa de gelatina, una fuente barata de proteína que se disfruta incluso hoy en Egipto. Y el director de AERA, Mark Lehner (izquierda), sugiere que la carne de los huesos probablemente estaba, cómo no, reservada para las elites del área, mientras que los trabajadores, posiblemente aquellos que construyeron la pirámide de Kefrén, la segunda más grande de Giza, recibieron las puntas de los huesos para hacer un guiso rico en proteínas.


La dieta de los constructores

Los textos jeroglíficos nos dicen que las  instalaciones de producción y almacenamiento de alimentos del Reino Antiguo se encontraban bajo una institución llamada per shena (que se dibujan con una casa y el arado, y significan «la casa del comisariado»). Este término indica un establecimiento de producción de alimentos que incluye panaderías, cervecerías y graneros.

Hay tumbas del Reino Antiguo que muestran escenas con la cocción de pan y la elaboración de cerveza y demuestran que formaron parte del mismo proceso de producción. Durante la construcción de las pirámides había que alimentar a decenas de miles de trabajadores. ¿Cuál era la logística? Los métodos empleados por los egipcios en Giza pueden haber influido en la administración real del país durante milenios, porque era una ciudad flotante con una concentración de población a la que había que abastecer.

Peces, reptiles y ganado

En un área del mundo donde las personas tradicionalmente han reservado el consumo de carne principalmente para ocasiones especiales y días festivos, hay evidencia de que el antiguo estado aprovisionó a la masa de trabajadores con suficiente ganado, ovejas y cabras para alimentar a miles de personas. Carne por más de una generación, incluso si la comieran todos los días.

Los arqueólogos han examinado e identificado más de 175.000 huesos y fragmentos de de los mismos de las excavaciones en el asentamiento de la pirámide de Giza. Pertenecen a peces, reptiles, aves y mamíferos. Alrededor del 10% ha sido identificable al menos al nivel del género (un grupo de especies estrechamente relacionadas). El ganado bovino y ovino dominan la fauna. Hay enormes cantidades de fragmentos de ganado ovino y caprino, y también fragmentos de cerdo. La proporción de ovejas y cabras en comparación con el resto ganado es de 5 a 1. La proporción de ovejas y cabras es de 3 a 1.   

         

Podría parecer que las ovejas y las cabras eran más comunes en Giza que otras especies, y que las ovejas y las cabras eran más importantes. Pero hay que recordar que un toro de 18 meses produce de diez veces más carne que un carnero de 18 meses.

Otras conclusiones son que el ganado y las ovejas consumidas en el asentamiento morían jóvenes. Eso da pistas sobre el consumo. El 30% del ganado murió antes de los 8 meses, el 50% antes de los 16 meses y solo el 20% tenía más de 24 meses.

El 90% de las ovejas y las cabras sobrevivieron 10 meses, solo el 50% tenía más de 16 meses y el 10% más de 24 meses. La proporción de ganado macho a hembra es de 6 a 1. La proporción de ovejas y cabras macho a hembra es de 11 a 1.

Fuente: abc.es | 27 de diciembre de 2018

Visitas: 258

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más