Imagen de la visita realizada ayer al yacimiento tras las tareas de limpieza del área de Patrimonio Histórico. Foto: David Revenga

 

Fuente: Información.es | Arturo Ruiz | 30 de noviembre de 2010

Un hallazgo trascendente. Un estudio de la Universidad de Alicante asegura que el origen del yacimiento del Tossal de la Cala es 300 años más moderno de lo que se creyó durante décadas: su origen se remonta al siglo I a.C. y fue utilizado por los contingentes militares en las guerras civiles que en esa época sacudieron a la República Romana.

Fue una época convulsa. Y en la actualidad, apasionante para historiadores y arqueólogos. En el siglo I antes de Cristo, durante la República Romana, el general Sertorio se rebeló contra el dictador impuesto por el Senado, Sila, y le combatió desde Hispania.

En el transcurso de aquellas guerras civiles, los ejércitos de Sertorio ocuparon varios enclaves en los puntos elevados del Mediterráneo que utilizaron para recibir abastecimiento de sus aliados íberos y controlar el tráfico marítimo. Pues bien, según un estudio del departamento de Arqueología de la Universidad de Alicante, uno de esos destacamentos militares estuvo enclavado en el actual yacimiento arqueológico del Tossal de la Cala en Benidorm (izquierda).

 La investigación, subvencionada por el Ministerio de Economía y Competitividad, sitúa el origen del yacimiento en el siglo I antes de Cristo, cuando tuvieron lugar las guerras sertorianas. Desde hace décadas, se creía que los restos de la Cala se remontaban al siglo IV a.C. y eran de origen exclusivamente íbero, antes de la romanización de la Península. Esa tesis queda ahora rebatida.

Según señaló ayer la profesora titular de Arqueología de la Universidad, Feliciana Sala, estas conclusiones de gran relevancia histórica se han podido extraer después de haber sometido a un riguroso examen los restos de cerámica, hierro, huesos y vidrio que fueron extraídos del Tossal de la Cala en diversas excavaciones realizadas desde la década de los 40 del siglo pasado hasta la de los 80. Ese trabajo, impulsado por otra componente de departamento universitario, Sonia Bayo, es el que ha permitido constatar el carácter romanizado del asentamiento al detectar objetos como "pilum" -las lanzas que utilizaba el ejército romano-, fragmentos de vajilla militar, stylus -pieza de hueso utilizada para la escritura- y especialmente elementos de cerámica propios de la cultura culinaria romana y no de la íbera.

Bien es verdad que con anterioridad en el Tossal, se han localizado piezas íberas tan famosas como la de la diosa Tanit (izquierda), hoy en el Museo Arqueológico de Alicante. No obstante, los expertos sostienen que junto al yacimiento en cuestión se hallaba un santuario perteneciente a esa civilización anterior. 

La Universidad de Alicante considera además que el Tossal de la Cala formaba parte de una cadena romana de enclaves militares costeros ubicados en las dos comarcas de la Marina, como también era el caso de los que se han localizado en Altea, Calp, Moraira y las sierras de Segària y Montgó. Situados pues sobre acantilados y calas de difícil acceso, cumplían un papel fundamental fiscalizando el trasiego de navíos amigos o enemigos en las hostilidades navales de la guerra. De hecho, la base principal de Sertorio en la costa se encontraba en Dianium -la actual Dénia, donde acudían desde la lejana Cilicia sus aliados piratas- mientras que el puerto de las tropas de Pompeyo enviadas por Sila y el Senado se hallaba en Cartagena. 

Durante aquel conflicto, romanos e íberos convivieron y colaboraron. Sala añadió que el contingente militar del yacimiento del Tossal de la Cala de Benidorm recibía el avituallamiento de los poblados indígenas ubicados en el interior y pertenecientes a tribus como los contestanos, en los que Sertorio siempre buscó apoyo para poder dar respuesta bélica a sus poderosos enemigos enviados por Roma. Más información sobre este trabajo de investigación se puede hallar en la página web www.ua.es.

Restos desenterrados

Precisamente ayer, la concejalía de Patrimonio Histórico del Ayuntamiento de Benidorm presentó el nuevo rostro del yacimiento, tras haber extraído del mismo más de 700 kilos de escombros del recinto que ocultaban sus restos y degradaban la zona. Esta profusa tarea de limpieza y desbroce ha permitido dos cosas: sacar a la luz parte de 17 estructuras arquitectónicas de dos plantas del antiguo asentamiento; y poder aseverar, según el arqueólogo Víctor Cañavate, que el yacimiento no se encuentra agotado, sino que aún cuenta con terreno por excavar.

La concejala del área, la socialista Eva Mayor, señaló que a pesar de las dificultades económicas se prevé realizar una segunda fase de actuaciones en el yacimiento con el fin de instalar cartelería, mostrar las construcciones ahora desenterradas a los visitantes y garantizar la conservación del yacimiento.

El general romano que desafió desde Dianium a un dictador

El nombre de Quinto Sertorio era ya bien conocido en Dénia (Dianium), cuyo puerto sirvió al general rebelde en su lucha contra el Senado, tal y como se cuenta en una visita teatralizada organizada por el Ayuntamiento de esa ciudad. Y ahora queda también vinculado a los orígenes de Benidorm. Sertorio (122 a.C.-72 a. C) se labró una gran carrera militar y política a las órdenes del Senado en Hispania, África y la Galia. Sin embargo, cuando estallaron las guerras civiles entre populares y conservadores, Sertorio, que pertenecía al primer bando, se trasladó a Hispania desde donde planteó batalla a Sila, quien fue nombrado dictador por el Senado. Con el ánimo de acabar con la rebelión en la Península, Sila envió a dos de los mejores comandantes republicanos: primero Metelo Pío (79 a.C.) y después al mítico Pompeyo (76 a.C). La llegada de este último, llamado el "Magnus", desniveló la balanza a favor de los conservadores, que lograron acabar con casi toda la resistencia de Sertorio y de las tribus íberas que lo apoyaban en 74 a.C. Estas últimas derrotas desencadenaron una conspiración liderada por Marco Perpenna que acabó con la vida de Sertorio en 72 a. C.

Eva Mayor ante Amor: "mi concejalía es la más pobre del Ayuntamiento"


Que el departamento municipal de Patrimonio Histórico de Benidorm haya logrado poner al fin en valor el yacimiento del Tossal de la Cala conlleva, según la concejala que dirige el área, la socialista Eva Mayor, un mérito añadido: "mi concejalía es la más pobre del Ayuntamiento", señaló Mayor. Lo hizo ante uno de los principales puntales del pacto entre el PSOE y el CDL que gobierna la ciudad, la centrista Gema Amor, que de hecho ayer ejercía como alcaldesa en funciones. A pesar de las penurias financieras, Mayor señaló que el yacimiento será visitable y agradeció el respaldo que han otorgado al proyecto tanto la Universidad como el área de Servicios Técnicos que, eso sí, dirige la propia Amor. Por su parte, esta última recogió el guante lanzado por Mayor: aseguró que la conservación del yacimiento contará con partida en los próximos presupuestos y que también se buscarán ayudas supramunicipales. Ambas ediles criticaron al PP por haber censurado el estado de un yacimiento precisamente abandonado durante los años de gestión popular.

Post relacionado de Terrae Antiqvae:

Visitas: 949

Respuestas a esta discusión

Durante más de medio siglo los habitantes de Benidorm hemos creído que en la cumbre del Tossal de la Cala, entre las cotas 80 y 100 metros, había un poblado ibérico rodeado por una muralla. Las excavaciones de J. Belda en la década de 1940, las de Miguel Tarradell y Francisco García en décadas posteriores, juntamente con la gran obra de Enrique Llobregat sobre la cultura ibérica en Alicante, “Contestania Ibérica”, nos indujeron a creer en su existencia. Se trataba, nos decían, un poblado de urbanismo geomórfico, es decir adaptado a la difícil topografía del lugar con tres calles paralelas situadas a diferente altura y unidas por calles estrechas y empinadas que en algunos casos se enlazaban con escaleras de piedara. Había estado ocupado desde el siglo IV hasta el I a.C. y se trataba de un asentamiento pequeño; no era una ciudad como Elche o Játiva, las más importantes de la Contestania.

Además se hablaba de la existencia de un cerro alargado a los pies del Tossal con muralla y restos de una factoría ibérica de pescado del que actualmente no queda nada. En otra colina también a los pies del Tossal pero un poco más hacia el sur aparecieron la escultura del toro ibérico y algunos pebeteros atribuidos a la diosa Tanit. Se discutía si los restos encontrados correspondían a un cementerio o a un santuario. Lo que queda de ese cementerio o santuario se ha preservado porque al ser solar municipal se ha cubierto de asfalto y ahora es un aparcamiento, pero está bien localizado. Algún día, cuando se acaben estos tiempos de recortes, se excavará.
Se nos hablaba también de cerámica griega e ibérica de los siglos IV y III a.C. y de cerámica romana Campaniense de los siglos II y I a.C., alguna de ellas con inscripciones en alfabeto ibérico.

Sin embargo esta visión cambió desde que, tal como se indica en la noticia de prensa, el departamento de Historia Antigua de la Universidad de Alicante inició una investigación sobre los asentamientos militares romanos de las guerras sertorianas.
Como en el Tossal habían aparecido elementos del siglo I a.C. incluyeron este yacimiento entre los que se debían revisar. La sorpresa fue que todos los materiales procedentes de lo alto del Tossal eran del siglo I a.C. y sólo de ese siglo: había un único nivel arqueológico. El pequeño tamaño de los departamentos, la ausencia de cerámica de cocina pero sí de vajilla metálica, el tipo de entrada que presentaba la muralla y otros detalles reafirmaron en esa conclusión: se trataba de una fortificación romana de los sertorianos, según opinan las dos profesoras citadas en el artículo.
Como se indica en la página web de la Universidad de Alicante: “Entre 2010 y 2011 se han catalogado y dibujado los materiales arqueológicos descubiertos por F. García Hernández en su excavación de 1984. Estos materiales, actualmente en estudio, concretan la ocupación del enclave situado en la cima del Tossal en la primera mitad del siglo I a.C., y permiten ponerlo en relación con las guerras sertorianas. La excavación de 1984 exhumó una nueva calle con construcciones sencillas que se corresponde con los restos actualmente visibles en el sitio.”

Hay una pregunta clara: ¿que pasa con todo el material griego e ibérico (cerámica, esculturas, pebeteros, etc.) que son de los siglos IV y III a.C.? No pueden ser materiales de época sertoriana. Según las autoras esos materiales debieron pertenecer a otro yacimiento arqueológico cercano al Tossal pero no especifican cual. Según explican “... los vasos ibéricos pintados completos, la cerámica ática y el conocido conjunto de pebeteros de cabeza femenina, actualmente expuesto en el MARQ, que también forman parte del conjunto descubierto por J. Belda, permiten pensar en un segundo yacimiento datado entre los siglos IV y III a.C. en el entorno del Tossal de la Cala.” Por lógica deben referirse a ese cementerio o santuario que debía estar relacionado con el asentamiento ibérico de Les Bastides, un poblado bastante próximo aunque dentro del actual término del vecino municipio de Finestrat.

La becaria Sonia Bayo Fuentes fue la que revisó los materiales arqueológicos que, procedentes de las distintas excavaciones del Tossal, se conservaban en el MARQ, el museo arqueológico de Alicante. Sus conclusiones están muy bien fundamentadas y en mi opinión no dejan lugar para la duda: en lo alto del Tossal, destruido parcialmente por excavadores clandestinos y las edificaciones de las décadas de 1960 y 1980, sólo había un asentamiento militar. En su libro “El yacimiento ibérico de "El Tossal de la Cala": nuevo estudio de los materiales depositados en el MARQ correspondientes a las excavaciones de José Belda y Miquel Tarradell”, están las bases de esta revisión.

Lo que nos preguntamos algunos es ¿cómo personas de tanto prestigio profesional como Miquel Tarradell o Enric Llobregat no nos advirtieron que los materiales provenían de dos yacimientos distintos? Por desgracia nos quedamos sin respuesta

Descubren en el Tossal de La Cala pavimento cerámico con 2.000 años de antigüedad

Fuente: portal.benidorm.org | 11 de julio de 2014

La segunda campaña de excavaciones en el Tossal de La Cala se va a cerrar con el descubrimiento de un pequeño resto de pavimento cerámico original (con más de 2.000 años de antigüedad) conservado en una de las habitaciones del ‘Castellum’ mandado construir por el general Sertorio dentro de un plan de fortificación de la costa norte de Alicante hace casi 2.100 años. Este hallazgo indica que el interior de las estancias del recinto militar estaba muy bien acondicionado, y tal y como ha confirmado la directora del proyecto Feliciana Sala..

Otra de las “sorpresas” de esta nueva campaña se ha producido con la limpieza de una de las habitaciones en la que se ha descubierto el hueco de una de las escaleras descritas por los primeros excavadores como “callejuelas que comunicaban una supuesta calle superior con otra inferior”, tratándose en realidad de una comunicación interior entre dos estancias situadas a distinto nivel.

En esta campaña de 2014, el objetivo ha sido profundizar en el conocimiento de la arquitectura del fortín. Así, el descubrimiento de un par de umbrales pegados a la muralla que comunicaban entre si las habitaciones, deja entrever la existencia de un gran edificio compartimentado en varias habitaciones de planta cuadrada y tamaño bastante regular, y por otro lado construcciones estrechas y alargadas con una habitación superior y otra inferior comunicadas por una estrecha escalera interior.

“Estas diferencias constructivas obedecen, sin lugar a dudas, a la función de los edificios”, ha indicado Sala. En el interior de un fortín romano republicano, además de espacios abiertos para el entrenamiento de la tropa, existían las estancias de los soldados agrupados en ‘contubernia’, los almacenes del avituallamiento y del armamento, una herrería, un hospital, el archivo de la centuria y el edificio de los oficiales.

Tal y como se realizó el año pasado esta nueva campaña es fruto de un convenio entre la Universidad de Alicante y el Ayuntamiento de Benidorm, financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad dentro del proyecto de investigación I+D: ‘Las huellas de las guerras civiles romanas en el sudeste de Hispania. Conflictos y transformación cultural’. También han colaborado los grupos hoteleros Poseidón y Bali.

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más