El punto de inflexión de la dieta humana fue hace 3,5 millones de años

Foto: Recreación artística de un Australopithecus afarensis 

 

Fuentes: Europa Press.es | ABC.es | 3 de junio de 2013

 

Los humanos primitivos se alimentaban casi exclusivamente de hojas y frutos de los árboles, arbustos y hierbas, de forma similar a los gorilas y los chimpancés de hoy en día. Sin embargo, hace unos 3,5 millones de años, las especies humanas primitivas como Australopithecus afarensis y Kenyanthropus platyops comenzaron a comer también pastos, juncos y plantas y, tal vez, algún animal que se alimentaba de esos vegetales.

 

La evidencia de esta expansión dietética significativa está escrita en la composición química de los dientes de nuestros antepasados y los resultados de su análisis se presentan en una serie de cuatro artículos publicados esta semana en 'Proceedings of the National Academy of Sciences' por un grupo de científicos internacionales, repartidos en tres continentes.

 

"Estos documentos presentan los estudios más exhaustivos de isótopos basados en dietas humanas tempranas hasta la fecha", dijo el doctor Zeresenay Alemseged (izquierda), conservador senior y presidente de Antropología de la Academia de Ciencias de California y coautor de dos de los textos.

 

"Debido a que la alimentación es el factor más importante que determina la fisiología del organismo, su comportamiento y su interacción con el medio ambiente, estos hallazgos nos darán nueva información sobre los mecanismos evolutivos que dieron forma a nuestra evolución", adelanta este experto.

 

Las plantas pueden ser divididas en tres categorías basadas en su método de fotosíntesis: C3 (árboles, arbustos y hierbas), C4 y CAM (pastos, juncos y plantas suculentas). Cuando se consumen las plantas, los isótopos se incorporan a los tejidos, incluyendo el esmalte de los dientes en desarrollo, por lo que, incluso después de millones de años, los científicos pueden medir las cantidades relativas de carbono-13 en el esmalte de los dientes y deducir la cantidad de plantas C3 frente a C4/CAM en la dieta de un animal.

 

"Lo que tenemos es la información química de lo que comían nuestros antepasados, que en términos simples es como un pedazo de alimento atorado entre los dientes y preservado durante millones de años", explicó Alemseged, que junto al equipo estudió 175 ejemplares que representan a 11 especies, que van desde hace 4,4 hasta 1,3 millones de años de edad.

 

Los resultados muestran que hace más de 3,5 millones de años, los primeros seres humanos comieron casi exclusivamente plantas C3, pero que a partir de esa fecha, los primeros seres humanos adquieren el gusto por las plantas C4/CAM, a pesar de que su entorno parecía ser muy similar a sus antepasados. Este último género Homo, incluido el Homo sapiens moderno, continúa la tendencia de comer una mezcla de C3 y C4/CAM plantas, por lo que, según los autores, las personas que comen puré de papas con maíz están practicando una costumbre de hace 3,5 millones de años.

 

Foto: Piezas dentales de Australopithecus antes y después de analizarse su composición isotópica (las flechas indican donde se tomaron las muestras).

 

Lo que los estudios no pueden revelar es la identidad exacta de la comida ni si ésta también incluía animales que comían plantas C4/CAM (una forma igualmente válida de adquirir carbono-13). Posiblemente, las comidas con plantas de las categorías C4/CAM incluían semillas de la hierba y las raíces, los tallos subterráneos, termitas o incluso la caza menor y los cadáveres depurados.

 

En 2010, Alemseged y su equipo publicó las primeras evidencias de consumo de carne con herramientas (derecha), que data de hace unos 3,4 millones de años, lo que supone una línea adicional de evidencia que muestra un cambio en la dieta en la evolución humana.

 

"El cambio en la señal isotópica documentado por los nuevos estudios, junto con las pruebas de consumo de carne de los 'Australopithecus afarensis' de Dikika (Etiopía) hace 3,5 millones de años, sugiere una expansión en la adaptación de la dieta de las especies", señala Alemseged.

 

Los autores de los trabajos también tomaron muestras fósiles de jirafas, caballos y monos de los mismos ambientes y no vieron ningún cambio significativo en los valores de isótopos de carbono con el tiempo, lo que sugiere que la única transformación de la dieta de los primeros humanos no se aplica a otros mamíferos en la sabana africana. Sin embargo, la cuestión de qué impulsó la transformación sigue sin resolverse.

 

«No sabemos exactamente qué sucedió», afirma el profesor Matt Sponheimer  (izquierda), autor principal del artículo. «Los isótopos son de gran ayuda, pero no cuentan la historia completa. Deberíamos conocer qué alimentos consumían y cómo habrían influido en la anatomía humana a lo largo del tiempo», reconoce Sponheimer. «Hasta este momento, hemos podido concluir qué hominidos no comían las frutas de los arbustos, pero a partir de ahí no es fácil dar respuestas al resto de interrogantes», concluye.

Los antropólogos aún debaten cómo interpretar estos hallazgos en términos evolutivos, si son debidos a posibles alteraciones climáticas o del entorno. Actualmente están interesados en valorar la influencia que la geografía o los ecosistemas puedan tener en estos cambios de hábitos alimenticios. De todos modos, a partir de los datos no puede extrapolarse su alimentación al detalle, pues pudiera suceder que animales que se alimenten a su vez de vegetales, al ser cazados por los homínidos, el carbono-13 se haya transferido de unos a otros.

Artículos relacionados:

* A Grassy Trend in Human Ancestors’ Diets (The University of Utah) (03/06/2013)

* Even Our Ancestors Never Really Ate the “Paleo Diet” (Discover) (03/06/2013)

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

¿Utilizaban herramientas los homínidos hace más de tres millones de... (15/08/2010)

Las sabanas, los paisajes habituales de la evolución humana (04/08/2011)

Los pastizales pudieron haber ayudado a alimentar nuestra evolución (26/04/2012)

Visitas: 855

Comentario por Francisco Fernández Lara el junio 4, 2013 a las 8:26am

Los chimpancés no son herbívoros como se dice al principio, sino omnívoros, e incluso practican el canibalismo. A los efectos de una comparativa se habría que ver desde cuándo lo son y cuándo dejaron de ser exclusivamente herbívoros.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más