Foto: Three-dimensional microtomographic reconstruction of the humerus, distal view (© A. Mazurier).

Descubren cerca de París el esqueleto de un hombre operado hace 6.900 años. Al paciente se le amputó el antebrazo con un escarpelo de sílex. El hallazgo demuestra la existencia de técnicas quirúrgicas en el Neolítico

Vía: Rubén Amón, París | El Mundo.es, 26 de enero de 2010

Los antropólogos que trabajan en el yacimiento de Buthiers-Boulancourt (sur de París) se han encontrado con la evidencia de una amputación quirúrgica. Que no tendría nada de extraordinario si no fuera porque la antigüedad del paciente se remonta a unos 6.900 años. Es la manera de probar que existían las intervenciones médicas en el Neolítico. De otro modo, no podría explicarse que el antebrazo del esqueleto encontrado por la profesora Buquet-Marcon hubiera sido seccionado de manera tan precisa y ortodoxa.

***Lea el artículo completo en Antiquity:
A possible Early Neolithic amputation at Buthiers-Boulancourt (Sein...

Ha permitido reconstruir la operación el recurso de un escáner superdotado. Gracias a él se ha advertido que había un traumatismo y que se había realizado una amputación mediante un escarpelo de sílex, ya que entonces no se habían generalizado los útiles en metal.

«La limpieza del corte descarta la posibilidad de que el hueso se hubiera seccionado en razón de un accidente o de una pelea», explica Cécile Buquet-Marcon. Llegando a la conclusión, por tanto, de que un especialista con oficio y criterio llevó a cabo un "acto quirúrgico".

No es la única sorpresa. El análisis de la osamenta ha permitido reconocer señales de cicatrización posteriores en meses e, incluso, en años al trance de la amputación. Se produjo por debajo del codo y no impidió al paciente reintegrarse entre sus congéneres.

Un hombre grande con artrosis

El detalle es importante a juicio de la profesora Buquet-Marcon porque sobrentiende los hábitos "sofisticados" de una sociedad solidaria y porque implica el reconocimiento y la integración de los disminuidos físicos en el seno de las tribus neolíticas.

De ahí la importancia polifacética que ha adquirido el paciente. No se le ha puesto un nombre, pero se le han encontrado muchas otras referencias. Sabemos, por ejemplo, que vivió entre 4.700 y 4.900 años antes de Cristo, que era un hombre grande (2 metros), que padecía artrosis en las vértebras cervicales y que había perdido íntegramente la dentadura.

Así se lo encontró el equipo de Buquet-Marcon cuando los subalternos cavaron en una profundidad de 1,5 metros. Ha facilitado la conservación del esqueleto el cúmulo calcáreo que rodeaba al amputado, y ha llamado la atención, igualmente, que el difunto compartiera semejante tumba de circunstancias con una oveja y un hacha.

Es la primera vez que aparece en Francia y en la Europa meridional un ejemplo tan concluyente de cirugía neolítica, aunque el hallazgo de mayor valor y de más antigüedad fue exhumado en el yacimiento de Vedrovice (República Checa). Fue allí donde apareció la prueba de una amputación realizada hace unos 7.500 años.

'Excelentes cirujanos'

"Ni en aquel caso ni el ejemplo francés puede hablarse de cirujanos tal como podemos entenderlos hoy", advierte la profesora Buquet-Marcon. "En cambio sí puede decirse que había una cierta especialización y un cierto conocimiento. De los restos hallados se desprenden, por ejemplo, condiciones idóneas de asepsia y se puede acreditar que la sección del hueso se hizo con criterio y escrúpulo", añade la antropóloga.

Más entusiasta parece su colega Éric Crubézy, profesor en la Universidad Paul-Sabatier de Toulouse. En su opinión, puede hablarse de excelentes cirujanos y se los puede hasta diferenciar en dos grandes escuelas. La primera correspondería a la zona de influencia del Danubio, como probaría el caso de Vedrovice, mientras que la segunda se desarrollaba en el Mediterráneo.

¿Había contacto entre ellas? Es una de las dudas que se plantean los especialistas. Se antoja verosímil que unos y otros pueblos compartieran el conocimiento, pero también cabe la posibilidad de que no existiera contacto, de modo que la cirugía habría aparecido como una solución específica e imprescindible a los contratiempos de la guerra y de la caza.

Visitas: 1516

Comentario por María // el enero 28, 2010 a las 1:10pm
SEGUNDA CORRECCION:

"En cuanto a las plantas con propiedades médicas,y /o alucinógenas , realmente Guerra Doce da ejemplos de su utlización en sociedades arcaicas actuales ;las evidencias arqueológicas del paleolítico son muy pocas."

Esto era en referencia a mi anterior comentario:

"Sobre los conocimientos de las propiedades de la “papaverum” y otras plantas,creo que a veces se subestima los conocimientos de herboristería que se tenían desde el paleolítico;Guerra Doce dá multitud de ejemplos."

En su libro,"Las drogas en la prehistoria " -citado también por Carlos Wagner - que es exhaustivo y recomiendo a todos los interesados,dá muchas referencias no tanto del paleolítico (aunque sí algunas ),como dije,sino en actuales sociedades arcaicas,del uso de plantas con propiedades medicinales-alteradoras de conciencia.
Comentario por Melvin L. Minaya el enero 30, 2010 a las 5:40pm
bueno, es más digno reconocer los errores, en especial en los investigadores (los que creemos saber algo).
Comentario por Claudio Palomino Blázquez el enero 30, 2010 a las 6:01pm
Comentario por María // el enero 31, 2010 a las 11:22pm
pues también es impresionante la noticia Claudio; Me pregunto como saben que esa persona estuvo mucho tiempo atada dentro de la cueva.
No se si lo de la frente podría ser una deformación craneana intencionada,como en tantas partes del mundo,por ejemplo en América;creo que en Europa no se conoce ningún caso.

en las minas de Gavá ,neolíticas ,también hay un cráneo con trepanaciones y parece que la persona sobrevivió mucho tiempo después.

Minaya,sí,dicen que rectificar es de sabios:-) a veces sobre la marcha cito deprisa de memoria ; luego busco el libro donde estaba la referencia y me toca rectificar.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el enero 31, 2010 a las 11:49pm
Realmente curiosa e interesante, Sr. Claudio, la noticia de ese cráneo trepanado hallado en la cueva de Postes en Fuentes de León (Badajoz).

Foto: Cueva de Postes

No sólo porque sería un ejemplo de trepanación de los más antiguos hallados en Europa, sino porque además reúne características singulares, tales como tener nada menos que tres orificios de trepanación y una marcada huella craneal que se supone, al parecer, derivada de haber estado atado el individuo por la cabeza durante largo tiempo.

Según la noticia, la antiguedad de este cráneo es de hace unos 9.300 años a. C., (es decir, de tiempos mesolíticos más que neolíticos, tal como se apunta en la información), lo que lo sitúa, si no se equivocan las fuentes, como el cráneo trepanado más antiguo conocido en Europa, récord que hasta ahora ostentaba el hallado en Ucrania (Vasilyevica II) en 1966 y datado entre 8.020 a 7.620 años de antigüedad, y al que le sigue el descubierto en el yacimiento de Ensisheim (Alsacia, Francia) con una cronología de unos 5.100 años.

Que el individuo ostentara tres trepanaciones y no falleciera indica hasta qué punto estas prácticas no acababan habitualmente con un resultado fatal. Y aunque hay diversas teorías sobre la función trepanadora de cráneos (entre las que no hay que descartar, por supuesto, la meramente ritual, mágica, etc) en este caso parece que se ajustaba a posibilitar la curación del individuo, el cual, muy posiblemente, debía padecer algún tipo de transtorno cerebral agudo (y por ende de la conducta), hasta que quizá no hubo más remedio que deshacerse de él por medios expeditivos (un mazazo que le rompió el cráneo definitivamente). Aunque, quién sabe, a saber si sus desequilibrios mentales no vinieron derivados precisamente de una primera trepanación de tipo ritual.

Foto: Cráneo de mujer joven trepanado con sílex, Neolítico (3500 A.C.); la cicatrización de los huesos indica que la paciente sobrevivió a la operación

En cualquier caso, los casos de trepanación yo no los pondría en la misma línea de práctica quirúrgica con posible utilización de analgésicos, pues es sabido que tal práctica no era excesivamente cruenta, dado que el hueso, las meninges y el cerebro son indoloros (o casi).

Por último, no deja de ser curiosa la información relativa al canibalismo detectado entre los restos hallados de más 5.000 años, pues encontrar que incluso en tiempos neolíticos esta costumbre todavía se mantenía (por la causa que fuese) no deja de llamar poderosamente la atención.
Comentario por María // el febrero 1, 2010 a las 12:42am

Este es el cráneo de Gavá,con una trepanación doble (la foto es mía )

No sé cuando estará datado,porque parece que las minas se explotaron en el neolítico antíguo y le medio según los datos del parque arqueológico,
En un principio y durante unos doscientos años, esta comunidad se adscribe a la fase llamada Neolítico antiguo postcardial, mientras que en un segundo momento, durante el que la explotación consigue el máximo desarrollo, se adscribe al Neolítico medio, en Cataluña representado por la denominada cultura de los sepulcros de fosa.
http://www.patrimonigava.cat/esp/imgpcn/m_r_c.asp
pero E.G.Doce habla del neolítico final.
Guerra Doce también dice que para una operación de trepanación no hace falta anestesia .

El canibalismo me imagino que sería ritual,para apropiarse del espíritu del enemigo o asimilar el de un familiar .
Comentario por María // el febrero 1, 2010 a las 12:47am
El cráneo es del mismo varón(individuo nº 10,30 años)entre cuyos dientes se encontraron restos de adormidera.
Comentario por Claudio Palomino Blázquez el febrero 2, 2010 a las 4:57pm
Comentario por Claudio Palomino Blázquez el febrero 2, 2010 a las 5:02pm
Ahí he colgado un interesante caso de trepanación quirurgica con fines terapeúticos donde la paciente parece ser que sobrevivió a la operación. Todo bien detallado, lugar cueva de Maltravieso en Cáceres, con imágen del cráneo.
Comentario por Melvin L. Minaya el febrero 2, 2010 a las 5:50pm
en el Perú, tambié se sabe que los antiguos hombres de la cultura Paracas realizaban trepanaciones craneanas. El destapar el cráneo era permitir que la enfermedad en forma de espíritu salga por el orificio. El historiador peruano Burga señala en "El mármol y el arrayán" lo que dice María, para el caso de los indios guaraníes, que practicaban el canibalismo con el objeto de adueñarse de los poderes mágicos del rival derrotado.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más