Recuperan en Suiza una valiosa colección de arte etrusco

Durante 15 años un tesoro de arte romano y etrusco ha estado escondido en el puerto franco de Ginebra. Los Carabinieri italianos, tras dos años de investigaciones y en una operación conjunta con la policía suiza, han descubierto 45 cajas que contienen frescos de Pompeya, bajorrelieves, vasijas de terracota y vasos decorados. Pero de entre todas las piezas destacan dos valiosísimos sarcófagos etruscos (siglo II a.C.) de tamaño natural que representan a un anciano y a una joven, ambos reclinados.

Fuente: Miguel Ángel García Vega | El País.com2 de febrero de 2016

Fotos por gentileza de © Ministère public genevois.

Las piezas darían para un pequeño museo y se cree que la mayoría, si no todas, han sido expoliadas sobre todo de tumbas que se encontraban en la antigua ciudad etrusca de Tarquina, en las colinas al norte de Roma. 

Detrás de este aparente expolio estaría, según el periódico británico The Telegraph, el marchante inglés —hoy a sus 75 años ya retirado— Robin Symes. Un personaje controvertido y complejo que ha generado serios problemas a más de una institución de relumbrón. De hecho, el museo Paul Getty (Los Ángeles), el Metropolitan (Nueva York) y el Instituto para las Artes de Minneapolis han tenido que devolver obras compradas a través de la intermediación de Symes ante las sospechas de que podían proceder de excavaciones ilícitas.

En el caso de este inesperado descubrimiento, los expertos italianos están convencidos de que “las piezas proceden de prospecciones ilegales, la mayoría perpetradas en necrópolis del antiguo territorio etrusco, lo que hoy son las regiones del Lazio y la Umbría, señalan fuentes de la investigación que cita The Telegraph.

Esta historia se mueve desde el presente hacia el pasado, y deja algunas preguntas. ¿Cómo ha llegado hasta allí este conjunto de piezas únicas? ¿Qué hacían almacenadas durante 15 años más de cuarenta cajas? ¿Por qué nadie las reclamó? El origen de todo se encuentra en un accidente mortal en Italia.

En 1999, durante unas vacaciones en la Umbría, Christo Michaelides, heredero de una de las principales fortunas navieras griegas, y amante de Robin Symes, tropieza en unas escaleras y fatalmente se mata. Comienza entonces una pelea legal en Inglaterra entre la familia de Michaelides y Symes por la mitad de la empresa a través de la cual operaban: Robin Symes, Ltd

El experto en antigüedades sostiene que su amante era solo un empleado y que no tenía participación real en la firma. En aquella época el marchante vivía en Ginebra con lo que seguramente aprovechó ese tiempo para ocultar las cajas con las obras en el puerto franco de la ciudad. Era una forma de proteger sus bienes si el juicio le era adverso. Así fue. El tribunal le condenó a pagar cinco millones de libras. No pudo afrontar la deuda y se declaró en bancarrota.

Sin embargo, para proteger lo aparentemente expoliado, no dudo en mentir al tribunal. Aseguró que tenía cinco almacenes donde atesoraba las antigüedades, cuando en realidad eran 29 repartidos por Londres, Nueva York y Suiza. También mintió sobre dos negocios que había hecho, engañando al juez acerca de los beneficios que había conseguido a través de ellos. El magistrado consideró que había cometido “un serio y cínico desprecio al tribunal” y había “contado numerosas mentiras estando bajo juramento”. Fue condenado a dos años de cárcel, pero solo cumplió siete meses.

A finales de semana, los Carabinieri presentarán este tesoro de 45 cajas excepcionales. Entre todas las piezas, los dos sarcófagos etruscos son un recordatorio de la belleza del arte y de la obligación de protegerlo.

Visitas: 2591

Comentario por Ricardo Vera Boero el febrero 4, 2016 a las 2:31am

Excelente oportunidad para llamar la atención sobre los Etruscos quienes constituyeron entre el 1200 AC y el 400 AC, una de las culturas más interesantes, misteriosas y trascendentes del hemisferio occidental.

Cuando Roma, aplasta políticamente a los etruscos, cuando estos se aliaron con los cartagineses de Anibal, la cultura etrusca hacía ya 500 años que infiltraba a la romana hasta los huesos, en su escritura, en sus leyes, en el arte, en sus acueductos, en sus artes adivinatorias, en la toga purpurada,los pontífices, la silla curul, las fasces con el hacha, los lictores, los anfiteatros, las calzadas, la Cloaca Máxima (aún funciona!), el ancla! que revolucionó la navegación...etc. etc.

Veremos qué maravillas van a develarse...

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más