Presentan joyas de oro halladas por el equipo del Proyecto Djehuty

Una misión de arqueólogos españoles ha descubierto cinco pendientes y dos anillos de oro de la dinastía XVIII del Imperio Nuevo (1539-1075 a.C) en la ciudad monumental de Luxor, en el sur de Egipto, anunció hoy un comunicado oficial.

Vía: EFE, El Cairo | La Opinión de Murcia.es, 10 de marzo de 2009

El Consejo Supremo de Antigüedades (CSA) explica en la nota que las piezas se encontraron en la cámara mortuoria de Djehuty, responsable de la Hacienda durante la época de la Reina Hatshepsut (1482-1502 a.C), en la zona de Dra Abul el Naga, en la orilla occidental del Nilo en Luxor, a 600 kilómetros al sur de El Cairo.


Según los primeros estudios de los arqueólogos españoles, es posible que estas joyas pertenezcan al propio Djehuty o a un miembro de su familia, ya que era un funcionario importante que se vestía con joyas como los reyes, agregó el texto.

Estos estudios han probado también que la tumba de Djehuty fue saqueada en distintas épocas faraónicas.

Además, los contenidos de la tumba como el sarcófago y la momia fueron quemados en un incendio en el periodo entre 725 y 1081 a.C.

El secretario general del CSA, Zahi Hawas, explicó que es probable que los pendientes y los anillos hallados fueran extraviados por los ladrones durante el robo de la tumba, por lo que pudieron ser encontrados ahora, mientras que otras joyas han desaparecido.

Los nombres del propietario de la tumba y de sus padres, que se encuentran en el techo de la cámara mortuoria, fueron dañados aunque se pueden leer, añadió Hawas.

El arqueólogo José Manuel Galán, que encabeza la misión española, destacó que los estudios que han hecho muestran que algunos arqueólogos visitaron la tumba en 1898 o en 1899, años durante los que fue robada.

Durante las excavaciones, la entrada de un pozo de tres metros de profundidad apareció dentro de la cámara mortuoria, añadió Galán, a quien cita la nota del CSA. No fue posible localizar al arqueólogo español para conocer detalles del hallazgo.

En el mismo lugar fue descubierta, asimismo, la entrada de otra cámara mortuoria, cuyos muros están decorados con inscripciones coloreadas que muestran la imagen de la diosa del cielo Nut con las manos abiertas para proteger al difunto.
Según el responsable de las antigüedades de Luxor, Mansur Breik, la tumba de Djehuty es la cuarta en esta ciudad perteneciente a un importante funcionario, con algunas frases del "libro de los muertos" inscritas en los muros.

Djehuty se encargó del traslado de los templos de Hatshepsut de Asuán a Luxor, un papel importante durante el mandato de esta reina, añadió Breik.




Arqueólogos españoles descubren una "Capilla Sixtina" del arte egipcio

La cámara mortuoria de Djehuty tiene dibujos y jeroglíficos en excelente estado de conservación

Vía: EFE | El Periódico.com, 16 de marzo de 2009

De "auténtica Capilla Sixtina", pero con 3.500 años de antigüedad, ha calificado el egiptólogo José Manuel Galán la cámara sepulcral de Djehuty, uno de los personajes más importantes e influyentes de la época de la reina Hatshepsut.

Las paredes y techos de la cámara están decorados con dibujos y jeroglíficos del Libro de los muertos. Los investigadores creen que puede ser el primer monumento de este tipo en el que se usó la decoración, algo que se extendió entre los nobles, que pintaban las cámaras donde iban a ser sepultados con textos y dibujos que les ayudaran en la transición a la vida eterna.

Galán, del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha presentado hoy en Madrid los resultados de la octava campaña de excavaciones, que se lleva a cabo en la necrópolis de Dra Abu el-Naga, en la orilla occidental de Luxor (antigua Tebas).

El objetivo principal del proyecto, patrocinado por la Fundación Caja Madrid, es la excavación y la restauración del monumento funerario de Djehuty, con la intención de abrirlo al público cuando finalicen los trabajos. Djehuty fue un escriba real, supervisor del Tesoro y supervisor de los trabajos artesanos de la reina Hatshepsut, en torno al año 1.480 antes de Cristo.

Retrato sin borrar

Durante la presentación de los resultados de la campaña, José Manuel Galán ha destacado el hallazgo de un retrato de Djehuty y una inscripción con su nombre, y la importancia de estos, porque su nombre y retratos habían sido borrados en las partes más accesibles del monumento funerario por contemporáneos que actuaron "contra su memoria".

Aquellas personas, ha explicado el egiptólogo, entraron solo en una primera cámara y no descendieron hasta una segunda cámara sepulcral, a la que él se ha referido como "la auténtica", donde estaba enterrado el noble, rodeado de textos y dibujos funerarios, como una golondrina, una flor de loto y un cocodrilo, en los que Djehuty quería convertirse antes de alcanzar la paz eterna.

Garantía de conservación

Galán ha calificado de "impresionante" el estado de conservación de la cámara, y ha explicado que hasta ahora solo se conocían cuatro monumentos contemporáneos similares decorados con textos y dibujos funerarios, pero en todos los casos posteriores al que ha descubierto este equipo.

"Encontrar algo así es más que un sueño", ha dicho Galán, quien ha adelantado que en las próximas campañas la labor se va a centrar en la restauración; "de nada sirve hallar un monumento así, corroborar su relevancia histórica y artística, y abandonarlo; hay que garantizar su restauración y conservación", ha dicho.

Los arqueólogos han descubierto allí pendientes de oro que pertenecieron al noble o a los familiares que fueron enterrados junto a él, lo que demostraría además que los hombres importantes de la corte adoptaron la costumbre nubia de adornarse con pendientes, algo que imitarían después los propios faraones.

En el techo de la sala está pintada la diosa del cielo Nut, con los brazos abiertos para abrazar el cuerpo del difunto y darle la bienvenida a una nueva existencia. Junto a la diosa aparece el capítulo 125 del Libro de los muertos, conocido como la confesión negativa, en los que el difunto enumera cada uno de los pecados que no ha cometido.


Más información en Terrae Antiqvae:

Arqueólogos españoles descubren la tumba de un guerrero de alto ran...

Los enigmas de Luxor

Arqueólogos españoles descubren un ajuar funerario de 3.400 años de...

Excavación en Dra Abu el-Naga

Identificada por un molar la reina-faraón Hatshepsut, la momia fue ...

Visitas: 599

Comentario por José Luis Santos Fernández el marzo 17, 2009 a las 12:31pm
El escriba que se enterró en un libro

Un equipo de investigadores dirigido por el egiptólogo del CSIC José Manuel Galán ha descubierto en Luxor (Egipto) una cámara sepulcral pintada hace 3.500 años

Vía: DANIEL MEDIAVILLA - MADRID - Público.es, 16/03/2009 21:45

Djehuty, el escriba real, fue enterrado en un libro. En su cámara mortuoria, las paredes y el techo están cubiertos de jeroglíficos que narran pasajes del Libro de los Muertos. El documento, un GPS que debía ayudar al difunto a superar los obstáculos que se interponían entre él y el paraíso, solía acompañar al muerto en un papiro. Djehuty prefirió descansar literalmente rodeado por las instrucciones para la salvación. 3.500 años después, el investigador del CSIC José Manuel Galán y su equipo pudieron disfrutar de la espectacular composición que otros escribas habían elaborado para uno de los más grandes de su gremio. "Encontrar algo así es más que un sueño para un egiptólogo", afirma Galán. El descubrimiento se ha realizado durante los trabajos de la VIII campaña del Proyecto Djehuty, una iniciativa patrocinada por la Fundación Caja Madrid que pretende excavar y restaurar el monumento funerario del escriba egipcio.

Djehuty ocupó los cargos de escriba real, supervisor del tesoro y supervisor de los trabajos de los artesanos del rey bajo el Gobierno de Hatshepsut, una de las pocas reinas que tuvo Egipto. En aquella época, en torno al año 1480 a.C., debía de ser "uno de los intelectuales y escribas más creativos", asegura Galán. Esta grandeza quedó reflejada en su sepulcro. "Además de su indudable valor estético, la importancia radica en que en esta época, a comienzos de la dinastía XVIII, no se decoraban las cámaras sepulcrales", apunta el investigador. Entre 1500 y 1450 a.C. solo se conocen otras cuatro tumbas decoradas de un modo similar y todas son posteriores a la que estudia el equipo español. "Djehuty fue, probablemente, el primero que decidió pintar su cámara. Así, su tumba-capilla y, en concreto, su cámara sepulcral decorada, le colocan entre los personajes más importantes e influyentes del momento", indica Galán.
Enterrado en la montaña

Para llegar a la tumba del escriba, los arqueólogos debieron trabajar duro durante siete campañas, extrayendo poco a poco la tierra que les impedía llegar al objetivo. El monumento funerario fue excavado en la colina rocosa de Dra Abu el-Naga, en lo que entonces era la ciudad de Tebas (hoy Luxor), cerca del Valle de los Reyes. Tiene más de dos metros de altura y se interna casi 20 metros en la montaña.

En la última sección de este espacio, los investigadores descubrieron un pozo funerario de más de ocho metros de profundidad. En el fondo se encontraba el acceso a una gran cámara de 5,50 metros de largo, 3,50 de ancho y 1,60 de altura; pero su búsqueda no acabó allí. Tras desbrozar esta habitación, los arqueólogos llegaron a un segundo pozo, de 3 metros de profundidad. Como en la anterior ocasión, éste también daba paso a otra cámara, en este caso sí, la que sirvió de última morada para el cadáver de Djehuty.

La nueva cámara, aún más pequeña que la anterior (3,5 metros de largo, 3,5 de ancho y 1,5 de alto), había sido cubierta por estuco para poder dibujar allí las instrucciones que permitirían a Djehuty alcanzar la vida eterna en el paraíso. En el centro del techo fue dibujada con los brazos abiertos Nut, la diosa del cielo. La divinidad ofrecía así un abrazo al difunto con el que le protegía y le recibía en la otra vida. Junto a ella, los escribas dibujaron el capítulo 125 del Libro de los Muertos, la llamada confesión negativa. En este pasaje, el muerto debía enunciar uno a uno todos los pecados que él no había cometido y de los que era presunto culpable. El capítulo finalizaba con la enumeración los órganos del finado junto a la divinidad encargada de proteger cada uno de ellos.

En su camino hacia el paraíso, Djehuty debió enfrentarse a numerosos obstáculos. Por fortuna, en las paredes de su tumba tenía escritos los sortilegios que le iban a permitir convertirse en golondrina, flor de loto, cocodrilo o serpiente, dependiendo de la necesidad.

Además de ilustrar la cultura que rodeaba la muerte en el Egipto del Reino Nuevo, el trabajo del equipo español también ha desenterrado aspectos relacionados con el modo que tenían de vivir en aquella época. En la entrada de la cámara mortuoria del escriba se encontraron varios pendientes de oro que fueron enterrados con él. "En esta época, los hombres importantes de la corte adoptaron la costumbre nubia [un reino independiente al sur de Egipto] de adornarse con pendientes, moda que poco después seguirían también los propios faraones", relata Galán.

Restaurar lo hallado

Después del descubrimiento, el investigador del CSIC afirma que ha llegado el momento de consolidar lo hallado. El año que viene continuarán excavando la cámara pintada y un pozo nuevo, pero la principales tareas previstas son de conservación y restauración. Junto a la de Djehuty, ya se han encontrado otras tumbas y el trabajo de años anteriores recuerda que las sorpresas pueden estar a la vuelta de la esquina. El final del Proyecto Djehuty no parece estar cerca.
Comentario por José Luis Santos Fernández el enero 31, 2010 a las 3:46pm
Trabajos en Luxur del egiptólogo J.M.Galán y su equipo 1/3


Trabajos en Luxur del egiptólogo J.M.Galán y su equipo 2/3


Trabajos en Luxur del egiptólogo J.M.Galán y su equipo 3/3

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más