Las milenarias tumbas faraónicas cierran sus puertas a los turistas

Algunas de las tumbas más famosas, como las de Tutankamón, Seti I y Nefertari dejarán de estar a la vista para proteger su conservación. Las milenarias tumbas faraónicas, que han conservado hasta ahora sus vivos colores, cierran las puertas a los turistas para evitar su deterioro por las continuas visitas, con lo que en el futuro solo se podrán contemplar sus réplicas. "Estas tumbas se destruirán totalmente dentro de 200 años debido a la respiración de los turistas que las visitan", advirtió en una entrevista el secretario general del Consejo Supremo de Antigüedades, Zahi Hawas.

 

Fuente: Heba Helmy, El Cairo | EFE, Heraldo de Soria.es, 7 de enero de 2011

De esta forma Hawas explicaba el motivo de la decisión de cerrar definitivamente algunas tumbas reales en la ciudad monumental de Luxor, a unos 700 kilómetros al sur de El Cairo. "La única manera de proteger estas antigüedades es cerrarlas y hacer réplicas de ellas que podrán visitar los turistas", dijo Hawas, cuyo departamento controla las antigüedades del país.

La famosa tumba de Tutankamón (1361-1352 a.C.), descubierta en 1922 por el arqueólogo británico Howard Carter en el valle de los Reyes, en Luxor y conocida por ser la única hallada intacta, será una de las que dentro de poco cerrará sus puertas a los visitantes.

Tampoco escapan al nuevo proyecto las preciosas tumbas de Seti I, padre de Ramsés II, que reinó entre 1314 y 1304 a.C., en el valle de los Reyes, y de la reina Nefertari, esposa de Ramsés II, en el valle de las Reinas. De hecho, ambas ya están cerradas. "Hemos elegido estas tres tumbas porque no podrán repetirse nunca", destacó Hawas, quién agregó que estos cierres son solo el comienzo del proyecto y no descartó que vaya a haber más.

Mediante el uso de los rayos láser, varios expertos han empezado a sacar imágenes de los refinados detalles, dibujos y escrituras que decoran los muros de las tres tumbas para repetirlos en réplicas, que construirán en el mismo valle de los Reyes, en la orilla occidental del Nilo. Solo los especialistas en Arqueología podrán visitar las tumbas originales, después de pagar "entradas carísimas", según Hawas.

A algunos expertos en Egiptología como Basaam el Shamaa, que también trabaja como guía turístico desde hace 25 años, no les gusta la idea de hacer réplicas de las antigüedades, aunque sí les importa el mantenimiento de los templos. "¿Qué civilización y patrimonio antiguo habrá en una réplica hecha de piedras del año 2011?", se preguntó El Shamaa, en declaraciones. "El escultor del siglo XXI nunca llegará al nivel del artista egipcio antiguo", añadió.

El Shamaa opta más por la apertura a las visitas de tumbas menos importantes que también albergan pinturas muy bonitas, en vez de hacer copias de los sepulcros famosos.

Durante sus 25 años de trabajo como guía, El Shamaa ha sido testigo del deterioro de las pinturas en algunas tumbas "cuyos colores han empezado a palidecer, y algunas escenas han desaparecido totalmente". "La humedad causada por la respiración y el sudor de los turistas en un mes como agosto, cuando la temperatura en el valle de los Reyes supera los 50 grados, afectan a las tumbas", alertó el experto.

Para Shamaa, "las antigüedades crecen como los seres humanos, que con el paso del tiempo hay que cuidarlos". En el caso de las tumbas reales importantes, este especialista ve que después de cerrarlas se pueden mantener mediante el uso de máquinas para secar la humedad o ventiladores especiales, pero nunca a través de copias en réplicas.

Le guste o no, el llamado "valle de las Réplicas" será completado dentro de dos meses, según el jefe del Consejo Supremo de Antigüedades. Ahora queda la duda de si los turistas se animarán igual a visitar las copias de los sepulcros o si el nuevo proyecto protegerá las antigüedades, pero amenazará el turismo.

Hawas piensa que cuando Francia hizo réplicas de las cuevas de Lascaux, en el suroeste de este país, y prohibió la visita de las originales, el número de turista nunca bajó, y confía en que lo mismo pasaría en Egipto. Y si no, para los amantes de la arqueología como Hawas "proteger la historia es más importante que el turismo", zanjó.

 

 

Cerrado por descanso eterno

 
El anuncio de que Egipto prohibirá próximamente la visita a la tumba de Tutankamón relanza el debate sobre conservación del patrimonio y turismo

 

Fuente: Jacinto Antón | El País.com, 8 de enero de 2011 

 

"Íbamos a ser testigos de un espectáculo que ningún otro hombre de nuestra época había tenido el privilegio de ver", escribió Carter de su impresión al entrar a última hora de la tarde del 26 de noviembre de 1922 en la tumba de Tutankamón. Algo de esa emoción, la de invadir el sepulcro auténtico de un faraón que había permanecido 23 siglos en su sueño inalterado, la sigue compartiendo el visitante que se adentra, tras pasar por taquilla y guardar cola, en el pequeño recinto en el Valle de los Reyes. Las escaleras, el pasaje descendente (corredor) hasta la estrecha entrada, la antecámara y el anexo tras ella, la cámara sepulcral, tallada un metro por debajo del suelo de la antecámara, y finalmente la pequeña habitación del tesoro... Sumergirse en las entrañas de la tierra, arrastrar los zapatos por el cansado polvo, es regresar al vientre de la historia y a uno de los grandes momentos fundacionales de la gran aventura arqueológica. Aunque las cosas maravillosas del chico dorado, todo su extraordinario ajuar destinado a acompañarle al más allá, no estén en la tumba sino en el Museo de El Cairo, desde 2007 uno tiene la incomparable pedrea de poder encontrarse en el sepulcro cara a cara con el propio faraón, cuya momia reposa desde entonces a la vista.

Pero, ay, la experiencia sensacional de visitar la tumba de Tutankamón será pronto cosa tan del pasado como los propios faraones, a tenor de las declaraciones del responsable de antigüedades de Egipto, el tonante Zahi Hawass, que anunció ayer que ha decidido cerrar para siempre la tumba al turismo y desviar este hacia una réplica que se instalará en las cercanías.

Es una decisión, la de echar el cerrojo a Tutankamón, aún sin fecha -y que va a provocar posiblemente una avalancha de visitantes de última hora: corran, corran- pero irreversible. Y seguramente irremediable dada la "fatal atracción" (la expresión es del propio Carter) que el legendario recinto, como otros altos lugares del patrimonio mundial, provoca en la gente. Tanto da que la KV 62 (la denominación oficial de la tumba de Tut) sea pequeñita y su escasa decoración de calidad inferior a la de los hipogeos de sus mayores: no hay turista que no se pirre por entrar. Es una de las experiencias irrenunciables en el tour egipcio.

Hace tiempo que Hawass viene diciendo que no hay otra manera de preservar para la posteridad las tumbas reales -un bien muy escaso: hay 63 en el Valle de los Reyes- que cerrándolas. Considera que en 200 años al ritmo actual de visitas estarán destruidas. Durante años se ha experimentado con un régimen de aperturas y cierres temporales para dar descanso a los frágiles y fatigados sepulcros y permitir su cuidado y regeneración, y también con ampliar el número de tumbas visitables (lógicamente limitado) acondicionando algunas que no lo eran. La alternativa de encontrar otras nuevas no es muy alentadora: desde 1922 en el Valle de los Reyes solo se ha hallado una, KV 63, en 2006 (no perdamos la esperanza, Hawass busca febrilmente la de Ankesenamón, la esposa de Tutankamón). También se está instalando iluminación en la montaña de Qurna para hacer accesible la visita a la necrópolis y sus monumentos en diferentes turnos a distintas horas, lo que paliaría las actuales aglomeraciones. Pero esa política de paños calientes no puede ser la solución definitiva. La humedad que provocan la respiración y la sudoración de los turistas en los estrechos recintos es puro veneno para las pinturas, por no hablar del roce inevitable de cuerpos y mochilas contra paredes y columnas. De hecho, hace tiempo que están cerradas al público dos de las joyas del arte funerario egipcio: la tumba de Seti I y la de Nefertari, la esposa principal de Ramsés II. La primera es una gran siringa monumental en el Valle de los Reyes y la segunda, una cuca sepultura en el Valle de las Reinas en cuyas paredes resplandece pintada la soberana de tal manera que uno está tentado de caer de rodillas a sus pies.

La alternativa que propone Hawass es la creación de un Valle de las Réplicas (!) en que podrán visitarse copias exactas de las principales tumbas a tamaño natural, realizadas tras un complejo proceso de escaneado láser de los originales. El proyecto de las tumbas facsímiles lo ha desarrollado la empresa radicada en Madrid Factum Arte. La réplica de la tumba de Tutankamón, que será la primera en abrirse, ya está hecha, y la seguirán las de Seti I y Nefertari. El emplazamiento escogido para esa necrópolis de pega es a la entrada del Valle de los Reyes, junto a la remozada casa de Howard Carter (donde este vivía durante sus excavaciones -y donde una cobra se comió a su canario, ¿recuerdan?-). La casa se ha convertido ya en una nueva atracción de la zona; en ella, además de exhibirse las instalaciones de la época, se proyecta un filme de 20 minutos con un holográfico Carter dirigiéndose al público.

Las réplicas tienen eso, que son réplicas. Por muy exactas que sean, y pueden serlo mucho, como demuestra la espectacular exposición de copias de los tesoros de Tutankamón que se puede ver ahora en diferentes ciudades de Europa (hasta el 16 de enero en la Casa de Campo de Madrid), carecen, en principio, de la digamos pátina emocional del original. Eso es algo que quizá le traiga al pairo a un porcentaje importante de turistas, pero parece difícil tener el síndrome de Stendhal con una réplica. Puede ser un problema para las almas más sensibles. ¿Será lo mismo penetrar en la neotumba de Tutankamón que hacerlo en la real?, ¿pueden ser tan fuertes las neoemociones?, ¿habrá neomaldiciones? Los más románticos dirán que no. El empleo de tecnología muy sofisticada sin embargo puede llevar en un futuro no muy lejano a que sea virtualmente -y valga la palabra- imposible distinguir la realidad de la copia. Un mundo patrimonial a la altura de las ficciones de Philip K. Dick.

Los especialistas en conservación son bastante unánimes en aplaudir el cierre de los monumentos en peligro. "Muy acertada, mucho", dice de la decisión de Hawass de bajar la persiana de la tumba de Tutankamón Eduard Porta. Porta está en una situación privilegiada para enjuiciar el caso. Consultor de la Unesco en Museología y Conservación, coordinador del programa de los museos egipcios y del grupo de trabajo de Arte Rupestre del ICOM, fue el director de la restauración de la tumba de Nefertari llevada a cabo por la Fundación Getty en 1991. "Tutankamón no puede tener 10 millones de visitantes al año, que es el número de turistas que viajan a Egipto y pretenden ver su tumba. Tendría que cerrarse no solo esa sino muchas más. No hay otra solución. Cuando restauramos la de Nefertari la abrimos en 1992 por un corto espacio de tiempo y hubo que volver a cerrarla enseguida. Ahora está perfecta. La de Tutankamón sufre un problema muy importante de desprendimiento de las capas de pintura. Es lógico, su humedad relativa debería estar al 30% y a causa de los visitantes está al 90%. Añade a eso que de mayo a noviembre la temperatura es de 40º...". Porta encuentra muy acertado lo de hacer copias. Relativiza lo del síndrome de Stendhal. "¿A 40º, con 90% de humedad, rodeado de turistas empapados y con el oxígeno al 17%?, no me hagas reír. Mejor ver una réplica, siempre que esté bien hecha, con aire acondicionado y pudiendo respirar".

 

 
El arqueólogo madrileño José Manuel Galán, que arranca el lunes la nueva temporada de excavaciones en las tumbas de Djehuty y Hery, en Dra Abu el-Naga, en el umbral del Valle de los Reyes considera desde El Cairo: "Me parece bien que se cierren las tumbas si es resultado de un estudio serio y un plan meditado. En nuestro equipo hay dos geólogos que han hecho el estudio medioambiental de las cuevas de Altamira y el impacto de los visitantes en espacios así es tremendo. Especialmente por la humedad y la proliferación de hongos. La tumba de Tutankamón no me parece la más amenazada precisamente, está peor la de Tutmosis III, pero tiene mucho valor simbólico cerrarla. Egipto tiene que encontrar un equilibrio entre preservación y turismo. Puede hacerlo porque tiene monumentos con los que jugar, abriendo unos y cerrando otros. Las réplicas son una buena alternativa: algunas de las que se hacen hoy son extraordinarias".

Hawass, que no es hombre que se ande con chiquitas, ya vislumbra la posibilidad de crear réplicas de otros sufrientes monumentos de Egipto. Quizá sea excesivo incluso para él plantear la réplica de una pirámide o del templo de Karnak, pero ¿por qué no la galería y la cámara del rey de la Gran Pirámide, otro monumento que es objeto de periódicos cierres a causa de la presión del turismo?

Lo que parece seguro es que somos las últimas generaciones con acceso casi ilimitado a los grandes monumentos originales de la antigüedad. Lo primero en cerrar han sido las cuevas pintadas de la prehistoria (Altamira, Lascaux...), aunque algunas pueden aún visitarse de manera limitada. Ahora llegan las más famosas tumbas egipcias. Seguirán sin duda otros espacios. Imperceptiblemente, muchos sitios célebres del pasado han ido preservándose del turismo. Hace mucho que, aunque la visita a la Acrópolis sea libre, no es posible entrar en el Partenón; tampoco son accesibles algunas tumbas etruscas... Corran, corran.

La nueva tumba de Tut está en Madrid

 
Por una curiosa pirueta del destino, la réplica de la tumba de Tutankamón que ha de sustituir para los turistas a la auténtica en las arenas de Egipto y que Hawass prevé que visitarán 500.000 personas al año cuando abra, está en Madrid. Así lo reveló ayer a este diario Adam Lowe, el director y fundador de Factum Arte, la empresa que ha confeccionado el facsímil del sepulcro por encargo del Gobierno egipcio. El calendario del cierre de la tumba de Tutankamón y la inauguración de la réplica es un secreto que guarda celosamente Hawass, pero Factum Arte ya tiene el trabajo listo para su traslado e instalación.

Lowe, considerado uno de los mayores innovadores actuales en el campo de la reproducción digital y que el miércoles se encontraba en El Cairo reunido con Hawass para hablar del facsímil, recalca que las experiencias de las últimas décadas en preservación y restauración han dejado "meridianamente claro" que conservar con visitas en casos como el de las tumbas egipcias más frágiles es imposible. "Lo mejor es cerrar", asegura. "Tutankamón necesita cerrar", prosigue, "hay otras tumbas que pueden aguantar pero la suya ha entrado en una dinámica en la que cada intervención no ha hecho sino agravar los problemas".

Adam Lowe no tiene la menor duda de que una réplica puede provocar emociones tan intensas y profundas como el original. "Absolutamente. Los facsímiles que hacemos hoy en día con grabación digital en 3D son exactos al original. No se distinguen, excepto si los tocas. Desde un punto de vista normal son indistinguibles. Hemos hecho la reproducción del sarcófago de Tutankamón y dudo que nadie pueda darse cuenta".

Al respecto de la autenticidad, Lowe cita el trabajo de su empresa con las Bodas de Canaá de Veronese, pintura de la que realizaron un facsímil para la fundación Giorgio Cini de Venecia en 2006. "El resultado es tan bueno que muchas de las personas que vieron la pintura en la inauguración tenían lágrimas en los ojos, pese a saber que era una réplica".

Para Lowe, los tiempos de las copias han cambiado con respecto a cuando eran muy deficientes. "El increíble realismo las convierte en una experiencia estética por ellas mismas. Además, el público se ha hecho consciente de la fragilidad de los originales y de su responsabilidad en la preservación de los mismos para el futuro". Admite que siempre habrá quién no se satisfaga más que con la obra o el monumento original pero, matiza, ¿qué es el original? "La idea del original es propia del siglo XX, y me parece cuestionable en su rigidez casi sagrada. Todas las cosas tienen una biografía y cambian con el tiempo. Los mismos cuadros del Prado que vemos no son los mismos que cuando los pintaron, han sido manipulados, restaurados, han envejecido. Todo cambia. La originalidad es en realidad algo dinámico y no un aura mística".

 

...

 

Factum Arte's work in the tomb of Tutankhamun
Valley of the Kings, Luxor. Egypt

 

Recording the tomb of Tutankhamun - By FACTUM ARTE

 

Following a successful scanning season from March to May the burial chamber of Tutankhamun and the Sarcophagus have been recorded in 2 and 3 dimensions and a condition survey has been carried out.

 

 

 

Routing the 3D data at a resolution of 100 microns to produce an exact relief surface of the wall of the room of Tutankhamun.

 

  

Tutankhamun - North wall  

 

 

Facsimile of a section of the burial chamber from the tomb of Seti I

Factum Arte produced a conservation facsimile of a section the tomb of Seti I from the Valley of Kings for the Desert Valley Project. The project had the support of both the Ministry of Culture of Egypt and the Supreme Council of Antiquities. Specific emphasis was placed on to installing into the facsimile sections of the tomb removed in the nineteenth century by the British, French, Americans and Italians.

 

 

Facsimile of the Tomb of Thutmose III

Las Horas Oscuras del Sol was the first egyptian exhibition conceived and designed by Factum Arte working with Fundación Santander Central Hispano for Museo Arqueológico Nacional de Madrid.

It was curated by Erik Hornung (profesor emeritus at the University of Basel) and Theodoe Abt (president of the Friends of the Royal Tombs of Egypt) working with Maricarmen Perez Díez and Begoña Gugel.

The exhibition was built around Factum Arte´s facsimile of the tomb of Thutmose III and contained 27 objects from the museum´s permanent collection. In seven weeks it was visited by 97,000 people, a record for the museum.

 

 

The Dark Hours of the Sun

In may 2004 the egiptologist Dr Erik Hornung, (professor emeritus at the university of Basel) and Dr Theodor abt (director of the centre for depth psichology, Zurich) were recorded in the facsimile of the tomb of Thutmose III made by Factum Arte, Madrid. The filming lasted for several daysand the resulting footage is a unique archive of the conversations between two men who have devoted many years to the study of the amduat and the tomb of Thutmose III.
This video provides unprecedented access tothe paintings and text in the tomb without harming the original in ani way.

 

 

 

Visitas: 2727

Comentario por Macarena el enero 7, 2011 a las 5:49pm
Todos entendemos que a veces esta clase de medidas tienen que llevarse a cabo; a veces conviene sacrificar o, al menos, disminuir el turismo con tal de preservar la Historia. Sin embargo, si no voy equivocada, algunas tumbas egipcias, en teoría están ya "cerradas", sino a punto de hacerlo, pero sin embargo se pueden visitar pagando. Espero de verdad que esta decisión no se haya tomado como pretexto para hacer "negocio" y que se tenga la verdadera intención de preservar el patrimonio egipcio... Si es el caso, bienvenida sea la medida y ojalá venga acompañada de otras opciones para conservar las tumbas
Comentario por Horacio Atilio Fleitas el enero 8, 2011 a las 4:58pm
Si es en haras de la preservación, la medida esta bien, pero es probable que mucha gente piense que el original tiene su enorme encanto. Aunque como se lee en el artículo se ha avanzado lo suficiente en arte digital como para notar la diferencia. Espero que todo sea para bien.
Comentario por José Luis Santos Fernández el enero 10, 2011 a las 1:46pm

King Tut's Replica Treasures offer Real Discovery

 

 

 

More about the exhibition, check http://heritage-key.com/tut - Expert Robert Partridge explains Mary-Ann about the travelling exhibition 'Tutankhamun: His Tomb and His Treasures', and takes a closer look at King Tut's Alabaster Cup. Shot at the Museum of Museums, Manchester.

Comentario por José Luis Santos Fernández el enero 12, 2011 a las 10:03am

El arte antiguo lanza una llamada de socorro

 

Fuente: Rosario Fernández | Expansión.com, 11 de enero de 2011

 

El turismo masivo ha provocado el cierre al público de la tumba de Tutankamón. Otras joyas del arte, como las cuevas de Altamira, podrían reabrir. La disyuntiva entre visitas e ingresos y preservación está ahí.

El recientemente anunciado cierre de la tumba de Tutankamón en Egipto por su delicado estado de conservación es solo la punta del iceberg de la situación en la que se encuentran algunos de los grandes monumentos de la humanidad. La mano del hombre es el arma más destructiva para obras que fueron pensadas en condiciones muy diferentes.

Como subraya José Manuel Galán, investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), “somos lo peor que le puede pasar al monumento”. La disyuntiva entre más turistas y más ingresos –una razón más que poderosa en tiempos como los actuales– o permitir que lo que ha sobrevivido hasta ahora pueda seguir haciéndolo está ahí.

Pero Egipto, un país en el que la mayoría de sus 14 millones de turistas acuden para disfrutar de su gran patrimonio cultural, parece habérselo tomado muy en serio. El cierre al público de los sepulcros excavados de Seti I y Nefertari, además de la tumba de Tutankamón, y la construcción del Valle de las Réplicas es solo el primer paso de un plan del Gobierno para garantizar el futuro de estas joyas.

Galán, que dirige un equipo que ha iniciado la restauración de una cámara sepulcral de 3.500 años de antigüedad descubierta en 2009 en la necrópolis de Dra Abu el-Naga, asegura que “la humedad que provoca la respiración o el sudor de los turistas que llegan en grupo es el principal problema para la conservación. Aunque la de este faraón no ha sufrido tanto el efecto de los visitantes, sí es la que mayor simbólico e histórico tiene. Tumbas como la de Tutmosis III se encuentran en peor estado”.

La construcción de réplicas se perfila como una solución para su protección. “No se trata de cerrarlas todas, sino de jugar conlas réplicas, abrir unas y cerrar otras”, dice Galán.

La preocupación del Gobierno egipcio por su patrimonio va más allá de sus fronteras. Incluso ha amenazado con retirar un icónico obelisco, conocido como la Aguja de Cleopatra y ubicado en el neoyorkino Central Park desde 1881, a menos que la administración de Michael Bloomberg tome medidas para restaurarlo.

El profesor de Arqueología de la Universidad CEU-San Pablo, Hipólito Sanchíz, alerta del estado en el que se encuentra el Templo de Debod, un regalo de Egipto a nuestro país por ayudar a salvar los templos de Nubia. “Debido a su tipo de piedra, a base de arenisca y caliza, es necesario que lo protejan de la lluvia; de lo contrario, creo que le quedan dos telediarios. A este factor climatológico se le suman los graffitis y el poco cuidado de los turistas”.

El equilibrio entre preservación y turismo está poniendo en jaque las cuevas de Altamira, cerradas al público desde 2002. Un estudio medioambiental elaborado por el CSIC ha determinado finalmente que aunque las condiciones han mejorado desde entonces, “las visitas sí impactan en su conservación”, asegura Galán. El debate entre si las cuevas deben abrirse o no, si han de ser grupos reducidos quienes puedan acceder a ella está abierto. Será un grupo internacional el que elaborará un estudio sobre el que apoyarse para la reapertura de la cueva original.

“Es una decisión casi política”, sentencia el investigador del CSIC, quien añade que “en general, los gobiernos están descuidando el aspecto cultural y de patrimonio histórico. En España, por distintas razones, entre ellas el traspaso de competencias a las autonomías y a los ayuntamientos, la conservación no ha ido a mejor”. Algo en lo que Sanchíz se muestra de acuerdo y añade que “ahora ya no se puede excavar porque no se puede conservar.

Insuficiente

 
Los 1.864 millones de euros que nuestro país invierte anualmente en la preservación de sus bienes históricos no parece ser suficientes. Tampoco parecen ser bastante lo que el Gobierno italiano destina a su más que vasto legado. Hace unos meses, una de las galerías de la romana Domus Aurea, la villa del emperador Nerón, se derrumbaba.

Las guerras y el saqueo están acabando con el legado de Irak, la antigua Mesopotamia. Y en Pakistán, las ciudades Harappa y Mohenjo-Daro, creadas en 2500 a.C. en el valle del Indo y que dominaban el área más extensa de todas las civilizaciones antiguas, también tienen graves problemas de conservación. A ellas se suma la Gran Muralla China, donde incluso hace días las autoridades chinas pidieron a los turistas que no visitaran un tramo del monumento, en el que el mal estado provocó accidentes.

Legados que dejar a las generaciones futuras, pero por el que es necesario apostar.

Comentario por María // el enero 12, 2011 a las 10:55am

De todas formas el templo de Debod de Madrid está ahora mucho mejor que hace años ;yo lo ví cuando estaba sin cerrar,los niños jugaban al escondite por las cámaras ,se podía entrar con perros etc y no se distinguían los grabados de las paredes.Vamos,estaba dejado de la mano de Dios .

Ahora se puede ver bien,hay luces,videos explicativos,vigilantes ,una maqueta preciosa del Nilo y sus templos ,algunas piezas etc.

El problema es,por lo que parece,la  parte de afuera;quizá haciendo alrrededor una cubierta traparente...

 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más