"El Uluburun" el pecio más antiguo encontrado en el Mediterráneo data del 1310 a.C.

Foto © AFP
Seguramente que al preguntar por el naufragio más importante de la historia, casi todos responderán que el del Titánic, ocurrido en 1912. Pero si se pregunta por el más antiguo es muy posible que la respuesta no sea tan sencilla, porque habría que remontarse a muchos centenares de años para llegar al primer naufragio.

Vía: José María Deira | Andalucía Información.es, 7 de mayo de 2009

Y es que el hombre conoció y practicó la navegación primero fluvial y luego marítima desde la más remota antigüedad, e hizo muchos más progresos en este campo que en el de las comunicaciones por tierra y cuando aún caminaba a lomos de bestia, descubriendo caminos en la tierra, ya tenía trazadas numerosas rutas a lo largo y ancho del que luego los romanos llamaron "Mare Nostrum".

Tenemos noticias de asombrosos viajes por mar, como el de Jasón y los Argonautas, en la mitología griega, que marcharon en busca del Vellocino de Oro, para recuperar el trono de Yolcos. O los viajes de Ulises-Odiseo para regresar a Ítaca tras la guerra de Troya. O las más ciertas crónicas de navegaciones o de batallas navales, muchas de las cuales, celebradas cerca de las costas, dejaron sus restos en el fondo marino y más tarde han sido descubiertos y rescatados.

Gracias a la navegación, prosperó el comercio entre los pueblos, se expandieron las civilizaciones, se descubrieron territorios y se sojuzgaron pueblos. Fenicios y griegos fueron maestros en el arte de navegar y se aventuraron por el Mediterráneo, alcanzando las costas atlánticas y creando sus colonias, de las que en España tenemos buena muestra. A vela y a remo navegaron incansables. Las más de las veces llegaron felices a puerto, pero en otras ocasiones el mar se tragó para siempre a barcos, hombres y cargamento.

El barco hundido, el "pecio" más antiguo del que se tiene constancia, navegó allá por el año 1310 antes de nuestra Era y fue una pequeña embarcación que debía pertenecer a alguna civilización de las ubicadas en costas mediterráneas de Levante, muy probablemente de Fenicia o Chipre.
No quiere esto decir que ese fuera el barco más antiguo de los que se han hundido, ni mucho menos, es simplemente el pecio más antiguo de los encontrados hasta ahora en los fondos marinos y que ha podido ser rescatado y reconstruido.

Es muy difícil establecer la ruta que llevara aquel barco cuando se fue a pique pero, por la carga encontrada a bordo es de suponer que procedía de España o de Italia. También es probable que una tempestad acercase el barco hasta la costa y a muy escasa distancia, terminara por hundirlo queriendo la suerte que a no mucha profundidad encontrara un fondo marino de unas características determinadas que lo ha conservado hasta nosotros.

En la costa de la Turquía Asiática, que también recibe el bello nombre de Península de Anatolia, existe una ciudad que se llama Bodrum, en las orillas del Mar Egeo. Esta ciudad nos resultaría totalmente desconocida si no supiéramos que antes, en la época de esplendor Helénica, se llamó Halicarnaso.

Y Halicarnaso si que nos resulta familiar, porque allí se encontraba unas de las Siete Maravillas de la Antigüedad: El Mausoleo.

El Mausoleo de Halicarnaso fue construido para albergar el cuerpo de Mausolo, rey de Caria, cuya vida fue absolutamente intrascendente, plana, y no habría pasado a la historia si su esposa, Artemisa II de Caria, que también era su hermana, no hubiera encargado a dos prestigiosos arquitectos griegos, Sátiros y Piteos, la construcción de una tumba tan monumental que fue incluida entre las maravillas de la antigüedad y que desgraciadamente no se conserva, salvo parte de un friso en el Museo Británico.


Pero esta es otra historia, no menos interesante, ocurrida mil años después de lo que queremos relatar. Allí, cerca de Bodrum existe un pueblo que casi no viene en los mapas y que se llama Uluburun. Frente a sus costas, un submarinista turco encontró, en el año 1982, los restos de un barco hundido; un pecio que los arqueólogos empezaron a estudiar y del que durante once años se extrajeron casi veinte toneladas de lo que constituía su carga en el momento de hundirse. Carga que, por su antigüedad, ya era un tesoro arqueológico y que están expuestas en el Museo Subacuático de Bodrum. Al pecio, por falta de otro nombre con el que fuera designado, se le conoce como "El Uluburun".

Entre la carga, figuraban objetos que de por sí ya eran valiosos tesoros, pues aparecieron joyas de oro y plata; también se hallaron vasijas de cerámica con diversos contenidos, muchos de ellos irreconocibles, pero otras con artículos como frutos secos, cuyos restos han podido ser identificados. Pero casi lo más importante fue el hallazgo de numerosos lingotes de cobre y estaño, de cuya aleación se obtiene el bronce con el que se fabricaban innumerables objetos de uso cotidiano y de exaltación al lujo.

El cobre y el estaño eran dos metales que antes de la aparición del hierro, resultaban indispensables para la supervivencia de los estados. Con ellos se fundía el bronce, metal que dio nombre a toda una Era histórica: La Edad del Bronce y que siguió en cronología a la del Cobre.

El bronce era el metal del que se hacían las armas, fundamentalmente las espadas, puñales y puntas de lanzas y flechas y resultaba suficientemente duro como para destrozar las armas de cobre o de madera hasta entonces utilizadas. Pero el bronce no tuvo nada que hacer después de la aparición del hierro y cayó en desuso en estos menesteres bélicos, desviándose su utilidad hacia objetos de fines muy distintos, como vasijas y recipientes de todo tipo, candelabros, adornos, etc. Siglos después, el bronce se rescató para dos fines muy concretos, por un lado para la fundición de campanas y estatuas y por otro para la fabricación de cañones.

Por la cantidad de cobre y estaño extraídos de las bodegas del "Uluburun" se deduce que se podrían haber fabricado las armas necesarias para aprovisionar a un ejército de algún país no demasiado poderoso.

Estamos pues ante un naufragio antiguo. El más antiguo de los que se tiene constancia testimonial, y aunque los técnicos han datado el siglo XIV antes de nuestra Era, como la fecha de la catástrofe, lo que es indudable es que el barco en cuestión pertenece a la Edad del Bronce.

Según la situación geográfica en la que se desarrollaron las civilizaciones antiguas, su particular "Edad del Bronce" les llegó con años e incluso siglos de diferencia. En la zona en la que nos hemos ubicado, esa Edad duró aproximadamente desde el año 2000 hasta el 1200 antes de nuestra cronología cristiana.

Una réplica del barco, construida con los materiales de la época, se puso a flote y se lanzó a la mar. El hecho supuso una gran expectación entre los habitantes de las zonas cercanas, así como entre la comunidad arqueológica internacional que se dieron cita para ver navegar a una embarcación de la Edad del Bronce. Quizás los cálculos no estuvieron bien afinados, o es que ya nos hemos olvidado cómo se construían aquellos barcos, o lo que es más probable: no se puso en las manos apropiadas para gobernarlo; lo cierto es que con su vela desplegada hizo una corta travesía que lo condujo hacia la costa, en donde chocó, no con demasiada violencia, contra unas rocas. La colisión debió causar daños en el casco y empezó a hundirse ante el asombro de todos. Unos minutos después, volvía al lugar del que la soberbia humana había querido rescatarlo y, aun por poco tiempo, lo había conseguido.


Foto: Pendiente de oro con la figura de la diosa Astarté (Ishtar)
Gold pendant with a fertility cult figure holding a gazelle in each hand. (Photo Slide# KW-3963: INA)


Réplica del "Uluburun" navega y se hunde nuevamente

Vía: Nuestro Mar.org, 16 de noviembre de 2006

Video del segundo hundimiento del barco más antiguo del mundo (3300 años de antigüedad)


Un pecio descubierto cerca a Uluburun, que se encontraba en la innovadora "exposición viviente" del Museo de Arqueología Subacuática de Bodrum, es la réplica del barco más antiguo rescatado por los arqueólogos. La exploración científica de este pecio original, que comenzó en 1982 y se prolongó por espacio de 11 años, permitió recuperar 20 toneladas de objetos.

El barco original se hundió en la edad de bronce, hace unos 3300 años, en Bodrum, (Turquía) y estaba a unos 50 metros de profundidad. Se cree que su origen era Levantino o Chipriota. La réplica, unos 3300 años después...


En 1984 comenzó una labor de rescate que finalizó once años después. Durante las excavaciones subacuáticas, la localidad triplicó la población, consolidando su posición turística frente al resto del país. Desde 1995, el Uluburun y su cargamento de metales preciosos, vasijas y resinas se exponen en el Museo de Arqueología Subacuática de Bodrum.

A bordo del navío hundido los arqueólogos no sólo encontraron cerámicas, joyas de oro y plata e instrumentos y armas de bronce, sino también materias orgánicas como frutos secos.

El barco está expuesto hoy en día con la famosa colección de objetos recuperados en su seno gracias a excavaciones submarinas realizadas con métodos de vanguardia, que han suscitado un interés universal por el Museo de Bodrum.




Pecio de Uluburun

Fuente: Wikipedia
Fotos: © Deutsches Bergbau-Museum Bochum
Páginas recomendadas:
Bronze Age Shipwreck Excavation at Uluburun
"The Uluburun Shipwreck c. 1300 BCE" ©The Department of Classical and Near Eastern Studies and The University of Minnesota.
The Uluburun Shipwreck Bibliography

El Pecio de Uluburun es un yacimiento submarino de la Edad del Bronce, descubierto en la costa meridional de Turquía, cerca de la ciudad de Kaç, en la provincia de Antalya. Un pescador de esponjas turco lo descubrió en 1982, y fue excavado usando técnicas de arqueología subacuática en once campañas consecutivas de entre tres y cuatro meses de duración cada una, entre los años 1984 y 1994.

La embarcación excavada es un buque mercante procedente del Cercano Oriente, probablemente de Chipre o de la costa palestina. Medía unos 15 metros de largo y poseía una capacidad de carga estimada en unas 20 toneladas. El casco se encuentra muy dañado, pero algunas partes se han conservado gracias, en parte, a la corrosión de los lingotes de cobre que transportaba. Se construyó uniendo entre sí planchas de madera de cedro, una técnica que ya se había encontrado en barcos posteriores (fenicios, griegos y romanos). Se encontraron además fragmentos de remos, uno de ellos de 1,7 metros de largo y 7 centímetros de grosor.

Llevaba a bordo al menos 24 anclas de piedra de entre 120 y 210 kg de peso, aunque otras dos más pequeñas pesaban 16 y 21 kg. Algunas de las anclas podrían ser piezas sobrantes que se usaban para equilibrar el peso en el buque. Anclas del tipo de Uluburun, de un único agujero, son frecuentes en la costa levantina, en lugares como Biblos o Ugarit. Otros similares se han encontrado en Kytion, en Chipre.

El buque ha sido datado en la Edad del Bronce tardía. En 1996, el arqueólogo turco Cemal Pulak, en Dendrochronological Dating of the Uluburun Ship, dató la madera de distintas partes del barco en torno al año 1400 a. C., pero más adelante él mismo indicó que la leña almacenada correspondía a árboles que fueron talados entre el 1316 y 1305 a. C., que por tanto sería la fecha de su último viaje.

Otro dato a tener en cuenta es el tipo de cerámica micénica encontrada en el barco, que se corresponde con la hallada en el nivel correspondiente a la destrucción de Mileto por Mursili II. De acuerdo con los anales del rey hitita, el saqueo de Mileto ocurrió unos pocos años antes del llamado Eclipse de Mursili, en 1312 a. C.

Sin embargo, en el número de Science de 21 de diciembre de 2001, se plantean objeciones a los métodos usados en tales dataciones, por lo que las fechas indicadas habría que asumirlas con cierta precaución (S. W. Manning, Kromer, B., Kuniholm, P., I., Newton, M. W., 2001; Anatolian Tree Rings and a New Chronology for the East Mediterranean Bronze-Iron Ages).

La opinión mayoritaria es que el barco partió de Chipre con un cargamento de 6 toneladas de cobre de las minas de la isla, lo que fue verificado mediante análisis del metal. Sin embargo, la nacionalidad del buque no está nada clara, en cuanto que transportaba artículos micénicos, chipriotas, cananeos, casitas, egipcios y asirios.

A juzgar por el ingente número de artículos transportados (se obtuvieron del fondo marino 18.000 piezas catalogadas), se cree que el barco podía haber hecho una escala en el algún punto de Egipto.


El buque transportaba:

354 lingotes de cobre, con un peso de unas 6 toneladas, originalmente apilados en cuatro hileras.
Al menos 40 lingotes de estaño. Su procedencia es dudosa. Tienen muy poco plomo, por lo que podían ser originarios de minas españolas (Tartessos ) o de Afganistán.

Joyas egipcias. Vidrio en bruto.
Ébano egipcio.
Lingotes de vidrio azul, para incrustaciones de vidrio o Fayenza.
Marfil, tanto de elefante como de hipopótamo.
Ámbar.
Huevos de Avestruz.
Oro.
Una tonelada de resina de terebinto, almacenada en recipientes de estilo cananeo.
Alimentos: bellotas, almendras, aceitunas, granadas.


También transportaba artículos manufacturados, como:

Vasos de fayenza.
Vasos de marfil.
Un cáliz de oro.
Joyas de oro y plata: pendientes, anillos.
Tazones de estilo chipriota.
Calderos chipriotas cuidadosamente empaquetados.
Jarras de boca ancha.
Lámparas de barro.
Grandes pithoi.
Una colección de herremientas de bronce. Quizás el equipamiento del carpintero del barco.
Una aguja de bronce con cabeza globular. Podría tener un origen centroeuropeo.
Un escarabeo de oro con el nombre de Nefertiti.


Photo: INA. Bronze female figurine prior to cleaning and conservation (KW 3680),(16.4 cm. in ht.). Slide# KW-10757.9.

Por lo que respecta a las armas, se encontraron:

6 puntas de lanza de estilo europeo (Bouzek A2 o B3), de las que se han encontrado ejemplares en los Alpes orientales y en Italia.
Una espada de origen itálico.
Un hacha ceremonial de piedra, que podría proceder de Bulgaria o de los Cárpatos.


La excavación del pecio de Uluburun fue dirigida por George Bass del Instituto de Arqueología Subacuática entre 1984 y 1994. La popa del barco se encontraba a 44 m de profundidad y la proa a 52 m. Parte del cargamento se encontraba a una profundidad de 60 m.

Visitas: 3878

Comentario por jorge hugo bertran vall el mayo 8, 2009 a las 4:43pm
el pecio de uluburum , comenzada por george bass , a dejado para la aqueologia acuatica resultados muy impotantes ,para conocer la historia del hombre 1300 años a.c. muy documentada la nota y muy buenas las fotografias .///
bertranvall

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más