'Retablo de la Virgen' del Maestro de Torralba. Efe

Antonio Lucas / El Mundo

El primer paso para la donación del importante legado de la familia Várez Fisa al Museo del Prado fue, a la vez, el motivo de la primera y única visita (hasta ahora) de Mariano Rajoy a la pinacoteca. Era enero de 2013. La colección privada del más importante grupo de arte español desde el Románico a los inicios del Renacimiento paliaría algunas carencias de la institución en estos periodos y enriquecería la presencia de algunos de los artistas genuinos. Pero el proceso era lento y aún quedaba mucho por hacer: restaurar algunas de las piezas, seleccionar las que serían expuestas yreordenar el espacio expositivo del arte que va del 1.200 al 1.500.

Casi un año después, el Prado presenta su nueva 'escudería' de obras en la que se denomina Sala Várez Fisa (antes 52 A) en una sala adecuada por el arquitecto Rafael Moneo. Entre las piezas donadas destaca la 'Virgem de Tobed' (1359-1362)(izquierda), atribuida a Jaume Serra. Aunque es un ejemplo excepcional de pintura italogotica catalana, su interés está en ser un ejemplo de extraña propaganda política donde Enrique de Trastamara se autoproclama como rey de Castilla años antes de la muerte de su hermano, el rey Pedro I el Cruel, dejando así claro su ambición a la corona.

Este legado, que el empresario José Luis Várez Fisa comenzó a articular en los años 60, está valorado en cerca de14 millones de euros. Incluye obras insólitas en el Prado como el artesonado de la iglesia de Santa Marina en Valencia de Don Juan (León), así como la pintura mural del maestro de San Esteve de Andorra que, junto a los ejemplos castellanos de de Maderuelo y San Baudelio de Berlanga de Duero, conforman una muestra excepcional del románico pirenaico. Una época y un origen que hasta hoy estaba inédito en el Museo del Prado.

En total, la donación consta de 12 piezas fundamentales para el 'redescubrimiento' y el estudio del arte medieval de Aragón, Cataluña y Valencia. La familia Álvarez Fisa no recibe a cambio de esta generosa aventura ni dinero, ni facilidades fiscales. Pero sí forma parte de esa refinada 'troupe' de escogidos que dan nombre a una de salas de la institución, como antes Pablo Bosch y Pedro Fernández Durán. Mecenas que se suman también a la estela de otros importantes benefactores del museo, como Ramón Errazu o el político catalán Francesc Cambó.

------------------------------------------------------------------------------

Para complementar esta buena noticia recojo aquí el monográfico que la web del Museo del Prado dedica a esta nueva sala, donde puede consultarse mucha más información tanto escrita como gráfica:

Recomendar también la página que el Museo del Prado tiene en YouTube donde se pueden ver numerosos vídeos sobre los contenidos del museo comentados por especialistas en cada materia.

Visitas: 668

Comentario por Percha el diciembre 17, 2013 a las 10:41am

El Museo del Prado toca el techo del mecenazgo

Iker Seisdedos / El País

La nueva razón para volver al Prado, por si no sobraran los motivos, es una gigantesca techumbre de madera de pino de 66 metros cuadrados y seis toneladas de peso con una constelación de escenas con la caza del oso, temas extraídos de la Biblia, escudos cuartelados de Castilla y León, mujeres pechugonas con cintura de avispa, arpías y dragones. El artesonado fue construido hacia 1400, imposible saber por quién, para el sotocoro de la iglesia de Santa Marina de Valencia de Don Juan, en León. Desde 1970 adornó uno de los salones de la familia de José Luis Várez Fisa (Barcelona, 1928), ingeniero, empresario y dedicado coleccionista, y desde ayer cuelga, como parte de una donación anunciada por la pinacoteca en febrero, de uno de los espacios acondicionados por el arquitecto Rafael Moneo en la zona de arte medieval del edificio Villanueva.

Bajo la rotundidad arbórea de la pieza, cuya endiablada colocación, todo un alarde museográfico, ha sido fuente de “desvelos e insomnio” para el arquitecto, carpintero y académico Enrique Nuere, se organizan las otras 17 obras de arte de entre 1200 y 1500 (especialmente de los reinos de Aragón, Valencia y Cataluña) en la nueva Sala Várez Fisa, innegable tributo a la generosidad del mecenazgo en estos tiempos en los que todos hablan sobre su conveniencia, pero nadie, al menos nadie con capacidad para cambiar las cosas, parece aún cerca de hacer nada por incentivarlo. Más allá del gesto altruista, el conjunto viene a llenar una de las lagunas más importantes de la, después de todo, finita colección del museo. De ahí que Gabriele Finaldi, director adjunto de Conservación e Investigación, definiese como “transformativa” la suma: 12 obras donadas, cuatro depositadas temporalmente, una entregada como dación y otra última, el Retablo de San Cristóbal, vieja conocida del Prado desde 1970, cuando el industrial, que luego sería patrono del museo, la donó. “Ya es difícil dar una obra que esté a la altura del Prado”, argumentó Finaldi. “Por eso, ofrecer un lote como este que cambie la fisonomía de los fondos, parece tarea imposible”.

Antes, el director Miguel Zugaza había inscrito a Varez Fisa en la estela de otros grandes donantes de la pinacoteca: los errazu, bosch, fernández durán o cambó, cuyo gusto íntimo acabó formando, en la primera mitad del siglo XX, el de una legión de amantes del arte. Después, cuando la conservadora Pilar Silva, especialista en pintura española entre 1100 y 1500, guió la visita en el sentido de las agujas del reloj fue posible creer que el linaje se remonte en realidad mucho más atrás. Tanto, como hasta 1506, año de una obra de Fernando Llanos, junto a Yáñez, el otro Fernando del arte valenciano de la época y como él, discípulo de Leonardo. Se trata de Nacimiento de Cristo con un donante, en cuya parte derecha se puede contemplar a un hombre de gesto ambicioso que, casi con toda seguridad, es el embajador Vich, aristócrata y diplomático español, quien, durante su destino romano, ejerció de mecenas de Sebastiano del Piombo.

La identidad del donante no es el único enigma de un recorrido lleno de interrogantes. Algunos son literales, como los que adornan muchas de las cartelas (¿pintó Jaume Serra la Virgen de Tobed? ¿Y Juan Arnaldín, el retablo que preside la sala?). Otros resultan más conceptuales, como el desdén de alabastro blanco de una escultura restaurada de Gil de Siloé o la singular maestría derrochada en el Tríptico del Zarzoso, que durante años se tuvo por un ejemplo del gótico internacional, pese a ser español. “Es tan personal el estilo del pintor, del que no se sabe nada, que si se encontrara alguna obra de su mano, se podría reconocer con facilidad”, escribe Silva en el catálogo, editado para subrayar el acontecimiento con los debidos argumentos científicos.

Retablo de santos pintado por Pedro Berruguete. / Álvaro García

A la fiesta de bienvenida de la prensa a los nuevos habitantes de la gran catedral laica del Prado no asistió ningún miembro de la familia Várez Fisa. No querían, explicó Zugaza, “restar protagonismo a las obras”. Tampoco hicieron acto de presencia los políticos (hoy inaugurará el flamante espacio la Reina con el ministro Wert), quizá porque el acto en el que se formalizó la donación, primera visita oficial de Mariano Rajoy como presidente a la pinacoteca, pretendía ser un reconocimiento a la labor desinteresada de los coleccionistas y acabó sonando a otra cosa cuando Rajoy aseguró que “el mecenas no debe esperar nada a cambio”.

Pese a que en este caso, en efecto, el donante no obtiene dinero, ni exenciones fiscales por el regalo, cuyo valor superaría en el mercado los 15 millones de euros, en la reunión de ayer fue inevitable sentir otra ausencia, la de la Ley de Mecenazgo, que aún está pendiente del plácet de Hacienda y que previsiblemente contribuiría a convertir generosidades como esta en prácticas más comunes.

Hasta que ese día llegue, tal vez convenga adoptar el gesto, entre incrédulo y paciente, del San Cristóbal del retablo donado por Várez Fisa en 1970 y que desde ayer, al fin, descansa en compañía de viejos conocidos.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más