Foto: Nacho Orejas | LNE.
La lápida de mármol de 2.700 kilogramos tiene una inscripción en honor del emperador Augusto que la convierte en el documento fechado más antiguo de Asturias.

El ara sextiana, el documento fechado más antiguo de Asturias, cumple este año dos milenios. Es la pieza capital del Tabularium Artis Asturiensis, museo y archivo asturianista fundado por Joaquín Manzanares hace más de medio siglo.

Francisco Manzanares, hijo de Joaquín y actual director del Tabularium, mostró ayer a LA NUEVA ESPAÑA la magnífica lápida de mármol de 2.700 kilogramos de peso que se conserva en Oviedo, en su museo, y explicó los mil avatares que ha atravesado.

Vía: Javier Neira | La Nueva España.es, 6 de febrero de 2009

El estudio del ara sextiana -denominación discutible aunque comúnmente aceptada- se debe a Francisco Diego Santos, nonagenario historiador que ha analizado prácticamente todos los epígrafes asturianos y que la llama lápida de Augusto. La inscripción se realizó en honor del emperador, que acababa de sofocar a los últimos rebeldes asturianos. Dice que estaba en «tribunicia potestad XXXII sacrum» que corresponde al año 9 de nuestra era, así que hace exactamente dos mil años fue esculpida.

La lápida estaba en el cabo Torres -sobre el actual puerto del Musel- donde había dos importantes edificaciones romanas. Es una dedicatoria de Cneus Calpurnius Piso, el gobernador de la provincia Tarraconense a la que pertenecían los territorios de los astures, al emperador. Como el gobernador, después, participó en una conspiración que le costó la vida a Germánico, su sobrino el emperador Tiberio decretó una «damnatio memoriae» y fue borrado el nombre de Cneus de todas las inscripciones. También del ara sextiana, las señales de la censura son evidentes.

La lápida reaparece en función de altar en una capilla «entre Carreño y Candás», según anota Tirso de Avilés «cerca del río Aboño y del mar». Se supone que fue arrojada desde la Campa Torres. El padre Carballo y Constantino Cabal también la citan en ese paraje, en la capilla de San Juan. A mediados del siglo XVIII es trasladada, según Julio Somoza, a la capilla de Santa Clementina de la casa que tenían en Carrió los condes de Marcel Peñalba. Ahí la cita a su vez Jovellanos. Y en 1894 se traslada a Luanco. Estuvo instalada en el huerto de Atanasio Ávila y después en el rellano de la escalera de su casa, «ahí estaba cuando en 1960 la compró mi padre», según recordó ayer Francisco Manzanares.

La vendió Carlos Gil de Arévalo, después de ofrecérsela a la Diputación que le dio largas así que, indignado, se la brindó a Manzanares por debajo del valor que pensaba obtener.

«Tenía yo 10 años», comenta Manzanares hijo, «la transportaron en una camioneta. Tardaron cinco horas en cargarla en Luanco y seis en descargarla aquí, en Oviedo. Conmigo estaba Juanín Cueto Serrano, los dos emocionados, jugando y viendo todo aquello».

Inmediatamente se desató la tormenta aunque durante siglos apenas había sido tenida en cuenta la magnífica pieza romana. El periodista gijonés Francisco Carantoña protestó diciendo que debía estar inexcusablemente en su ciudad. Manzanares tuvo que ir a Madrid a dar explicaciones personalmente al ministro de Educación, Jesús Rubio. Cuando el Ministro le afeó que se hubiese interpuesto en una adquisición que iba a efectuar la Diputación Provincial de Oviedo, Manzanares le enseñó una carta del vendedor en la que relataba la molicie y displicencia con que le habían tratado las administraciones públicas y con esa prueba le tapó la boca.

Aun así, el Ministro quiso saber cuál era la opinión de la Real Academia de la Historia y le contestaron que si el ara sextiana la tenía Manzanares estaba en las mejores manos posibles. La polémica localista siguió pero muy amortiguada.

El ara sextiana o lápida de Augusto mide 1,66 centímetros de largo, 80 centímetros de alto y 50 centímetros de fondo. Cada letra tiene una altura de 12 milímetros.

En la mañana de ayer, Francisco Manzanares, director del Tabularium Artis Asturiensis, posó -fotografía superior- ante el ara sextiana o lápida de Augusto, adquirida por su padre Joaquín en 1960. Desde entonces se conserva en Oviedo, en el museo y archivo asturianista propiedad de la familia Manzanares. En la fotografía contigua, el propio Francisco aparece -en una instantánea obtenida por su padre- encaramado sobre el ara, en el jardín de la casa donde está instalado el archivo, durante el verano de 1960. Tenía 10 años, el ara sextiana acababa de ser adquirida por Joaquín Manzanares.

En memoria del azote romano de los astures

Un museo con 10.000 piezas prehistóricas, 700 de Roma al Barroco y más de 100.000 fotografías


Joaquín Manzanares Rodríguez-Mir nació en Oviedo en 1922. Licenciado en Derecho y en Historia, fundó el Tabularium Artis Asturiensis -archivo y museo privado, siempre a su costa y a la de su familia- el 11 de mayo de 1947. Fue nombrado director del Museo Arqueológico el 22 de diciembre de 1954 por el ministro Joaquín Ruiz-Giménez y teniendo incluso el nombramiento en su bolsillo no pudo ni siquiera tomar posesión por las intrigas y envidias locales. A la muerte de Juan Uría pasó a ser cronista oficial de Asturias, cargo -no remunerado como siempre le sucedió- que desempeñó hasta su muerte en Oviedo, el 18 de junio de 2003.

El Tabularium cuenta con 10.000 piezas correspondientes a la Prehistoria, procedentes de decenas de yacimientos, muchos sin identificar -su fundador nunca realizó excavaciones- y que sólo conoce la familia Manzanares. Desde Roma hasta el Barroco tiene, asimismo, del orden de 700 piezas. El archivo asturianista cuenta también con más de 100.000 fotografías, de las que 2.000 corresponden a las viejas placas de cristal; varios miles de fichas, material etnográfico y algunos muebles antiguos. El Principado, tras sucesivos requerimientos que se remontan al menos a diez atrás, nunca ha llegado a ofrecer a los Manzanares una fórmula de continuidad para el Tabularium.

La inscripción del ara sextiana o lápida de Augusto dice: IMP CAESARI AUGUSTO DIVI F // COS XIII IMP XX PONT MAX // PATR PATRIAE TRIB POT XXXII (renglón y medio censurado) SACRUM. Un texto que se puede traducir como «Al emperador César Augusto, hijo de Dios, cónsul trece, emperador veinte, pontífice máximo, padre de la patria, con tribunicia potestad treinta y dos (renglón y medio censurado, que corresponde al nombre del gobernador Cneus Calpurnius Piso) consagrado».

Visitas: 4568

Comentario por Alicia M. Canto el mayo 12, 2009 a las 12:24am
"La gran mayoría de los investigadores".... "iluminaciones singulares"... pero qué atrevida es la ignorancia...

Aunque siempre es de agradecer que mi antigua doctoranda la Dra. Gimeno Pascual (que nada me extraña piense de esta forma) nos considere al Prof. Patrick le Roux (revisor para Hispania de l'Année Épigraphique) y a mí entre las "autoridades que presiden nuestra época", en cuanto a demostrar por qué los bronces son "a todas luces genuinos", o a desmontar uno por uno los numerosos argumentos contra estos dos bronces que unos y otros hemos acumulado, nada de nada (como siempre). Y las anomalías que afectan al de Bembibre, Bierzo, de Augusto, "transduriano" o como se le quiera llamar son más de 30; no me extraña que muchos no se animen, y lo liquiden con un "a todas luces genuino"...
Comentario por Elpater el mayo 12, 2009 a las 12:58am
Alicia, pasando de mosquitos, vayamos a lo que vale la pena, o cuando menos es divertido y no repetitivo coñazo.

Lo de la tabula faxiana no me lo sé, miraré el número que indica de Hispania Epigraphica.

Lo de la gens Araugustanum, dejando a un lado el género, me chirría, aunque tal vez sea por una mala concepción mía. De la lectura de Tácito (Germania) saqué como conclusión que, al menos durante el Alto Imperio, gens se aplica a grupos humanos que se fueron conformando de forma "natural", sea cual sea su configuración política. Rasgos de tipo étnico, costumbres, lenguas, hábitat... en contraposición con civitas, que hace referencia a la organización política, alianzas, tratados, formas de gobierno... a la comunidad políticamente organizada, incluso con independencia de la gens. Si eso es correcto, y ahí es donde dudo, no tendría sentido hablar de esa gens, pues no hay ningún grupo humano tradicional vinculado a una artificiosidad reciente. Distinto pudiera ser si hablase de civitas, pues, aunque resultase forzado, Roma era muy libre de organizar a los sometidos a su modo y manera. Pero para mí que gens es otra cosa, heredada del tiempo y de la historia, no dependiente de la voluntad política del emperador.

En cuanto a la tabula lougeiorum, como es lógico yo tampoco sé si es buena o mala. Lo que sí afirmo es que no ha sido probada su autenticidad, y que la prudencia obliga a tener como muy sospechosas las piezas que provienen de un pirateo desconocido. Como bien señala Alicia, ese bronce procede de una presunta actividad individual, solitaria, de la que nada se sabe por más años que pasen, y ya han pasado muchos.

En arqueología es fundamental el contexto de las piezas. En este caso el contexto no sólo es desconocido: es que no se quiere que se conozca, es sistemáticamente ocultado. Yo no sé si es falsa o no. Pero por prudencia elemental ni se me pasaría por la cabeza basar en ella ni la menor elucubración.

La dicotomía no está entre "cierto " y "falso", sino entre "cierto" y "no cierto". Sea o no falsa la pieza, lo que está claro es que no es cierta, porque sólo es cierto aquello cuya certeza ha sido probada. Y en este caso no lo ha sido. Por lo cual, a efectos epistemológicos, tanto tiene que sea falsa o no lo sea: no es cierta, y en consecuencia no puede tomarse como válida.

Pero yendo más allá, estamos ante un caso similar al de los óstraka de Iruña-Veleia: es tal el cúmulo de anomalías que, navaja en mano (de don Guillermo, claro), la hipótesis de elección es la de falsedad. Con una diferencia en favor de Iruña-Veleia: las piezas salieron allí durante una excavación y su contexto es bien conocido. En el caso de la tabula no tenemos ni eso: extraiga usted mismo la conclusión.

Lo cual no dice nada acerca de la posible autenticidad de la pieza, pero dice todo acerca de cuál debe ser nuestra postura ante ella.

La arqueología está llena de casos similares, no siempre provocados por la mala fe. Para muestra, la pieza maestra de orfebrería castrexa, el carnerito alado de Ribadeo, que parece resultar una preciosa joya seljúcida del XII-XIII.

En cuanto a lo del ara, don Giannini, ¿no vendrá de la yunta de bueyes? Ya sabe lo que Castelao (creo) puso en boca de un paisano: "Estes bois non son bois bos, pero temos que arar con eles porque non hai outros".

Lo que el otro contestó no lo recogió Castelao: "Déixate de lerias e ¡ara!".

Y eso fue al pie del faro romano de A Cruña ;-)
Comentario por Elpater el mayo 12, 2009 a las 1:20am
Por cierto, don Giannini, aunque el monumento reciba el nombre de Ara Pacis (me refiero a la de Augusto, claro), las paredes esculpidas no forman parte del ara. El ara está dentro.
Comentario por Giannini el mayo 12, 2009 a las 1:32am
Bien Elpater, el ara está dentro, y en la Torre, caso de que fuese conocida como ara, también podría estar dentro y su forma exterior ser similar a la de un ara, lo cual introduce una nueva conjetura... A ver si un día nos alegra la meninge con el descubrimiento de una representación, que algo debe haber en este subsuelo. En fin, por soñar que no sea.

Cierto que es lo que hay. Precisamente ahora, que se está trabajando sobre la Torre de Hércules, me parece frustrante que además de adecentar los paramentos -que está muy bien- no se concluya la excavación del nivel romano que se encuentra bajo las puertas de acceso, cuando existen tantas incertidumbres, cuando se sabe lo que se sabe, y lo que queda por excavar, tal vez no aporte nada nuevo... pero ¿y si aparece otra laminilla carbonizada que permita determinar con precisión la fecha en que se construyó? ¿y si aparecen algún resto material que permita saber que se hacía allí? ¿y si aparece...? Que le voy contar que Ud. no sepa:

Se tivera auga e sal, faría unha sopa se tivera pan.
Comentario por Alicia M. Canto el mayo 12, 2009 a las 1:41am
Pater: De acuerdo con lo de los mosquitos, pero a veces...

Ya me iba con Morfeo, que fue un día duro, pero sería gens Araugustanus/um, si ponemos en singular ese plural "gentium Araugustanorum". O sea, desde el punto de vista del latín, impensable, un sustantivo femenino con un adjetivo masculino o neutro. ¡Y éste era el bronce que tenía que reforzar al puesto en duda! Lo curioso es que, mucho que llegó por fax, pero eso fue hace como 6 u 8 años ya, y hasta ahora nadie lo ha publicado físicamente.

Es como en el otro, el del Bierzo, que anda recorriendo el mundo. Al final se refiere a un edicto, "Actum Narbone Martio ", cuando en realidad se supone que el emperador ha dado dos, además en dos días diferentes, y por tanto sería "acta"; por no hablar de la potestad tribunicia "VIIII" de Augusto, que ni siquiera se corresponde con la que Augusto tenía de verdad en el mes de febrero de 15 a.C., lo que resulta bastante extraño en un documento oficial que se supone sale escrito de la mismísima cancillería del emperador. Y tantos otros errores... Por cierto, no sé si conoce Ud. esto sobre él.

O sea, quien sea sabe latín, sabe algunas cosas, pero no lo suficiente como para no incurrir en algunos detalles reveladores. Bueno, lo que quería decirle es que, en efecto, una gens, en contexto indígena, no puede ser una comunidad organizada por Roma y con nombre romano. Y no digamos si encima el adjetivo se le pone en otro género. To be continued... ;-) Buenas noches.
Comentario por Elpater el mayo 12, 2009 a las 1:45am
Pues si a usted le parece frustrante, ni le cuento lo que puede pasar por dentro de uno que yo me sé.

Para alegrarle un poco el occipucio le comunico que esta mañana me llegó un cd con los textos e imágenes para la publicación del simposium al que acudió usted hace un tiempo. Y si el idem no lo impide y la autoridad competente no lo prohibe, será el próximo número de Brigantium.
Comentario por Giannini el mayo 12, 2009 a las 2:09am
Magnífica noticia. Lo echaba de menos, que allí se abordaron varios asuntos en torno a los faros y la navegación marítima, del mayor interés.

En cuanto a lo primero, es que me parece de locos. Pero qué ¡país! Se realiza una inversión importante para adecentar el monumento, incluido centro de interpretación (creo), musealización, etcétera, y se olvidan del valor que añade al bien su mejor conocimiento, la excavación del nivel romano. En fin...
Comentario por Elpater el mayo 12, 2009 a las 2:34am
Le dije la buena noticia, pero no la mala (dentro de la buena): no viene el texto de la conferencia del prof. Abascal que a usted le interesaba. Sí el de los papeles de Cornide sobre la Torre, pero el otro no.
Comentario por Carlos Sánchez-Montaña el mayo 12, 2009 a las 10:18am
"....El segundo grupo de argumentos que aduce la profesora Canto, merece, por su entidad, un análisismás pormenorizado.
Le parece, en primer lugar, que la expresión Arae Augustae (en realidad, Arae Auguste) tampoco esaceptable ya que habría que esperar augustani referido a conventus, como en los ejemplos másasimilables, Caesaraugusanus y Bracaraugustanus.
Sin embargo, tampoco resulta insólito que las fuentes, al menos textuales, se refieran a los conven-tos sin recurrir a la adjetivación. Así, Plinio (Nat. Hist. III 4,23): “Tarracone disceptant populi XLII. . .”, y (Nat. Hist. III 4,23): “Carthaginem conveniunt populi LXV . . .”, frente a (Nat. Hist. III 4,26):“In Cluniensem conventum . . .” y (Nat. Hist. III 4,28): “Lucensis conventus populorum est sedecim. . .”, etc.
De todas formas, una manera sintácticamente correcta de expresar una circunscripción, comoconventus Arae August(a)e, no tiene porque constituir elemento de sospecha, por muy desacostumbradaque pudiera parecer. Por el contrario, creo que el hecho se convierte en contraste de autenticidad si setiene en cuenta que un falsificador, supuestamente perito en la materia, como demostraría ser el autor deesta inscripción, haría lo posible, más bien, por no salirse de unos moldes acostumbrados con el fin deno delatarse.Por otra parte, y según la objetante, “la definición de los Astures como una gens no encaja con ladocumentación textual o epigráfica que tenemos hasta ahora. Si Pésicos, Zoelas, Lougeios, Gigurros olos recentísimos venidos a la luz, Cilurnigos . . . son en el lenguaje de Plinio populi, y en el epigráficogentes, pertenecientes a la etnia astur, de categoría superior, los Astures mismos no pueden serdenominados gens . . . la definición de los Astures puede ser la de uno de los grandes genera hominumhispanorum, si aceptamos el paralelo de Plinio en III,4,99 donde describe a los cinco genera hominumGermanorum.
El orden jerárquico de las entidades sería, tal como lo veo, genus/populus/gens/gentilitas/genitivos de plural”.Intentaremos, desde nuestro punto de vista, aclarar tanta profusión de conceptos ya que parecepercibirse una cierta confusión terminológica....."

..."Existirían, por lo tanto, en el lugar, según Mela, unas Arae Augusti llamadas sestianas, aras quePlinio (Nat. Hist. IV 34,111) y Ptolomeo (Geog. Hyph. II 6,3) sitúan más tarde en el litoral galaico, sibien atribuyéndoles ambos una ubicación no coincidente. La confusión pudo provenir de que ambos,Mela y Plinio, asocian con el entorno de las aras un oppidun llamado Noega y uno de los dos, para mí, yaunque en esta ocasión me cueste tener que cambiar de parecer, Plinio21pudo haber trastocado datosgeográficos relativos a un litoral en el que sabemos por Mela mismo (Chorograph. III 1,3) así como porel Ravenate (Rav. IV 43, cfr. al respecto nota 27) existían otras turres y arae augustae. Insistimos en quela asociación, en ambas redacciones, de las Aras Sestianas con Noeca o Noega y su ubicación en unapenínsula, en realidad cabo, compartida por ambos textos, no deja lugar a dudas en lo que respecta a laidentidad de ambos altares y a que la redacción de Plinio se inspira en el anterior parecer de Mela. Deahí que, uno de los dos, se confunde, posiblemente Plinio, por cuanto parece poseer de la costa atlánticaun conocimiento menos preciso que su antecesor..."

ANTONIO RODRÍGUEZ COLMENERO
LA NUEVA TABULAHOSPITALITATISDELACIVITASLOUGEIORUM.PROBLEMATICA Y CONTEXTO HISTORICO
aus: Zeitschrift für Papyrologie und Epigraphik 117 (1997) 213–226
© Dr. Rudolf Habelt GmbH, Bonn

www.uni-koeln.de/phil-fak/ifa/zpe/downloads/1997/117pdf/117213.pdf
Comentario por Alicia M. Canto el mayo 12, 2009 a las 12:39pm
Mejor déjelo, Sr. Sánchez Montaña/Lucus Augusti, porque Ud. sólo acumula textos sin sentido, ya que Ud. no puede comprender la invalidez radical de los argumentos del (apreciado) Dr. Colmenero, ni yo tengo ganas ni intención de explicárselo, porque sería tirar grano a tierra pedregosa, como dice el NT. Pero alguien que dice "en realidad, Arae AugustE" (sic) y "tabula hospitalitatis" (sic), pues, vamos... La revista ZPE es de la Univ. de Köln, y W. Eck, quien apoya la tabla de los Lougeios y publicó la increíble "faxiana", profesor allí y uno de sus editores. Así que no tiene nada de raro, sino al revés, que le publicaran esto.

Lo que hay detrás de este debate, y de sus apoyos y rechazos, tiene que ver con una larga disputa científica de la que Ud. no sabe absolutamente nada. Así que no se meta en camisas de once varas más de lo que ya lo hace.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más