La fortaleza de Armagedón podría ofrecer claves cronológicas para la Historia de Israel y Grecia

Las ruinas de la cima de Meguido en Israel pueden parecer sólo una colina, pero el montículo contiene, en realidad, los restos de 29 ciudades construidas una encima de la otra desde el  3.000 al 300 a. C.

 

Vía: Aol News | Matthew Kalman| 26 de diciembre de 2010 (Traducción: G.C.C.)

 

El Libro del Apocalipsis dice que la fortaleza bíblica de Armagedón será el lugar de una batalla apocalíptica entre el bien y el mal en el final de los tiempos. Los científicos creen que también podría ser el lugar donde el tiempo comienza, al menos para la arqueología.

En un nuevo proyecto innovador, los investigadores están utilizando los ricos restos arqueológicos que se elevan más de 15 metros por encima del valle de Jezreel, en el norte de Israel, para sincronizar los relojes del mundo antiguo y crear el primer calendario definitivo de la historia humana.

La palabra "Armagedón" Viene del hebreo Har Megiddo, la cual significa montaña de Megido, donde el Apocalipsis dice que se llevará a cabo la batalla final. Para un observador inexperto, el lugar de Megido hoy en día se parece a una colina más de la cordillera del Carmelo, cerca de Haifa. Pero el gran montículo es totalmente artificial, ya que contiene los restos de 29 ciudades independientes construidas una encima de la otra por una sucesión de civilizaciones que van desde el 3.000 al 300 a.C.

Más de un siglo de excavaciones han revelado una compleja red de casas, establos, templos y palacios protegidos por enormes fortificaciones y regado por dos manantiales naturales.

Los tesoros descubiertos en el sitio han planteado muchas cuestiones que hay que solucionar sobre la historia del mundo antiguo. Un vasto templo, de siglos de antigüedad, dentro del montículo, es el más grande hallado hasta ahora de ese período en la zona del Levante, pero su propósito y rituales -incluyendo varias piedras grandes, así como perfectos altares redondos de piedra negra y de sólo unas pugadas de alto- se desconocen.

Fue en esta época cuando las inscripciones en piedra, así como registros en tablillas de arcilla y papiro, comenzaron a grabar la historia humana de la zona. La Biblia, la obra más monumental de todas, surgió durante este período. Los primeros arqueólogos utilizaron la Biblia como una guía, relacionando sus hallazgos con los acontecimientos descritos en ella, y asignándoles las figuras bíblicas.

El legendario arqueólogo israelí,  Yigael Yadin, identificó una impresionante puerta de entrada de la Edad del Hierro como los restos de una ciudad construida por Salomón en el siglo X a. C., pero el actual director de la excavación,  Israel Finkelstein (foto a la izquierda), de la Universidad de Tel Aviv, removió al mundo académico cuando declaró que los restos eran por lo menos 100 años más tarde. La teoría de Finkelstein arrojó el tradicional punto de vista  de los reinos de David y de Salomón en la confusión, y puso en duda  si los gigantes bíblicos habían sido alguna vez realmente "reyes".

Ahora Finkelstein, junto con el físico de la Universidad de Tel Aviv, Eli Piazetsky, está liderando un esfuerzo internacional para establecer la cronología de una vez por todas. Una conferencia científica en Megido, titulada "Sincronización de relojes en Armagedón", ha puesto en marcha un proyecto para analizar diez estratos destruidos de la Edad del Hierro, usando cuatro técnicas científicas actuales: la datación por radiocarbono, la luminiscencia óptica, el arqueo-magnetismo y la rehidroxilación, un nuevo método pionero usado en Gran Bretaña en los últimos dos años.

Megido es el único lugar en el mundo con tan gran número de capas destruidas: son estratos arqueológicos resultantes de un desastre, tales como un incendio, un terremoto o la conquista, es decir, el resultado de un evento específico en su historia.

Finkelstein dijo a AOL News que el yacimiento ofrece "una muy densa, precisa y fiable, escala para datar los diferentes monumentos y capas".

"Estas capas destruidas pueden servir como anclas para todo el sistema de fechas", dijo Finkelstein. "Megido es el único yacimiento que tiene diez capas con resultados por radiocarbono para el período que va de 1300 a 800 a. C.".

Los científicos esperan que mediante el análisis de los estratos arqueológicos se pueda fijar cada capa en un determinado año o década, y utilizar los datos físicos de Megido para ajustar los relojes de la historia y crear un cronograma definitivo que pueda ser usado como base para la datación con precisión de todos los sitios arqueológicos.

Es una empresa ambiciosa y con profundas implicaciones para la investigación histórica. Un calendario definitivo para el Levante también podría revelar los secretos de la antigua Grecia, donde fechas históricas específicas, anteriores al 600 a. C., están  basadas en conjeturas. Un problema que ha desconcertado a los estudiosos desde hace años es la importante discrepancia existente entre la datación de los yacimientos en el Levante y los de la cerámica y otros artefactos similares en la cuenca del Egeo.

"Durante muchos años la datación tradicional de los estratos en el Levante fue de aproximadamente 100 años antes que la del Egeo. Había cerámicas similares que nosotros datábamos en el S. X a. C.  y ellos (los griegos) databan en el S. IX a. C. La pregunta era: ¿Quién tiene razón?", dijo  Aren Maeir (foto a la izquierda), de la Universidad de Bar-Ilan y director de las excavaciones en Tell es-Safi, lugar en el que se cree que estaba la antigua ciudad de Gath, el hogar de Goliat.

"El problema es que la zona del Egeo no tiene una cronología independiente de la Edad del Hierro", dijo Finkelstein. A falta de un registro histórico, la datación de la cerámica de la antigua Grecia se ha basado en la cerámica griega encontrada en las excavaciones en el Oriente Medio. Nuevas dudas emitidas por Finkelstein sobre la datación de los yacimientos en Israel han lanzado la antigua cronología de Grecia aún más en el caos.

El nuevo proyecto tomará muestras de Megido y otros yacimientos donde las fechas son bastante seguras para someterlas a una batería de cuatro pruebas científicas diferentes:

El radiocarbono, o datación por carbono-14, medirá la decadencia de un isótopo radiactivo de origen natural a fin de fijar la fecha en que fue depositado el objeto en el yacimiento. Puede ser utilizado para restos de animales, plantas e incluso huesos de aceituna. Pero no se puede determinar la edad de los materiales inorgánicos como la cerámica; algunos materiales, como madera, puede dar resultados falsos, y se requiere una calibración estadística compleja que, en los objetos de más de 3.000 años, produce inexactitudes de hasta 300 años.

El arqueo-magnetismo mide los cambios de la intensidad magnética de la Tierra y el norte magnético durante siglos, con el fin de datar la cerámica y hornos de cocción.

 

La luminiscencia óptica está en sus inicios. Ella mide el efecto de los rayos del sol sobre las partículas de cuarzo, a fin de determinar cuándo ciertos minerales fueron expuestos por última vez a la luz solar.

La rehidroxilación es un método desarrollado recientemente en Gran Bretaña, el cual mide la cantidad de humedad de la atmósfera absorbida por la arcilla en el horno de cocción. Los experimentos sugieren que se pueden datar con exactitud los ladrillos y la cerámica desde 50 a 2.000 años de antigüedad. El equipo ha tomado muestras de cerámica de 5.000 años de antigüedad para enviar al laboratorio de la Universidad de Manchester y comprobar si consiguen resultados similares.

Los arquólogos creen que el método tiene el potencial de llegar a ser tan importante para la cerámica como la datación por radiocarbono es para los materiales orgánicos.

"Utilizar diversas herramientas para datar con exactitud los hallazgos arqueológicos es muy importante", dijo Maeir, cuya propia excavación forma parte del proyecto. Sin embargo, advirtió que la rehidroxilación no puede dar respuestas mágicas. Como el carbono-14, se trata de una manipulación estadística que puede dar lugar a disputas similares entre los investigadores.

"Si ellos alcanzaran un modelo bien definido que fuera acordado por una mayoría absoluta, podría tener una gran cantidad de implicaciones históricas", dijo. "Cambiaría tu comprensión de lo que estaba ocurriendo desde una perspectiva política, desde el punto de vista económico en estos sitios diferentes. Esto podría, en teoría, tener implicaciones muy amplias para nuestra capacidad de interpretar los escenarios históricos".

 

Foto: emplazamiento de la fortaleza de Armagedón en Megido.

Visitas: 2419

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más