A sólo unas decenas de metros de la Basílica de la Anunciación, la construcción está formada por dos habitaciones y un patio que incluía una cisterna excavada en piedra.



Vía: LAVANGUARDIA.es / 21 de diciembre de 2009



Arqueólogos israelíes han hecho público el hallazgo de la primera casa de la época de Jesús que se ha localizado en Nazaret, de donde procedía la familia del Mesías para los cristianos y situada en el norte de Israel. A sólo unas decenas de metros de la Basílica de la Anunciación, epicentro de culto popular a la Virgen María, la construcción está formada por dos habitaciones y un patio que incluía una cisterna excavada en piedra donde se almacenaba el agua de la lluvia.

Foto: El yacimiento con la Basílica de la Anunciación al fondo

"Lo que hemos hallado es básicamente una casa típica judía de la época, con habitaciones conectadas", apuntó en rueda de prensa la arqueóloga Yardena Alexandre, responsable de las excavaciones. Los escasos útiles encontrados en la estructura desde el inicio de los trabajos hace un mes son principalmente fragmentos de cuencos de cerámica que se remontan a los siglos I y II de nuestra era.

Otro de los componentes del hallazgo que más ha llamado la atención de los arqueólogos es la existencia bajo la casa de un zulo, que bien pudo haber sido empleado para esconderse. La especialista explicó que Nazaret era una pequeña aldea y en época de la guerra contra Roma, en el siglo I, "este recinto pudo haber servido de refugio a la gente" de los alrededores, a pesar de que no hubo batallas en la localidad pero sí en su entorno.


También se encontraron en el lugar moldes de yeso, que sólo empleaban las familias judías por motivos de purificación religiosa. "Todos los utensilios hallados responden a lo que sería una familia modesta, no hay joyas ni cristales", precisó Alexandre, que subrayó además que "no han hallado nada por encima del estrato del primer y segundo siglo por lo que es probable que la estructura dejó de utilizarse por entonces".



Foto: El padre Jacques Icaram señala el hoyo debajo del cual está el zulo con entrada oculta.

Los restos de la casa están a ambos lados de una larga muralla que data del siglo XV, de la época mameluca, que ha sido desenterrada en las excavaciones, efectuadas por la Autoridad de Antigüedades de Israel (AAI). El jefe de la AAI en el distrito norte, Dror Barashad, destacó la importancia del lugar, sobre todo por su proximidad a la gruta donde la tradición sitúa la visita del Arcángel Gabriel a la Virgen María, y que está al otro lado de la calle. "Un túnel bien pudo conectar la gruta de la Anunciación con el lugar donde se ha descubierto la casa", indicó.



La vivienda ha sido hallada en excavaciones de salvamento en lo que iba a ser el jardín de un nuevo Centro Internacional de la Virgen María, proyecto avalado por instituciones religiosas locales y un grupo francés denominado Comunidad Nuevo Camino. Marc Hodara, su representante, calificó hoy el hallazgo de "auténtico regalo de Navidad". "Esto es un regalo para nosotros y para Nazaret, es la primera vez que encontramos una casa de la época de Jesús en la ciudad, estamos convencidos de que él jugó aquí", subrayó.



Taufik Abu Naser, abogado de las dos instituciones religiosas que respaldan del proyecto, dijo que "el hallazgo reforzará el nuevo centro y nos ofrecerá la oportunidad de mostrar a los turistas y fieles de todo el mundo cómo se vivía en aquella época". La superficie excavada es de unos 85 metros cuadrados y por el momento los trabajos continuarán hacia el subsuelo porque alrededor hay edificio contemporáneos que impiden abrir la zona.

"La única zona accesible para excavar es esta pequeña zona en la que estamos, donde había también un edificio encima que ha sido demolido, y que será la entrada al nuevo museo", lamentó Alexandre. El área estaba destinada a jardín del centro mariano pero, tras el hallazgo, el proyecto se centrará ahora en convertir las excavaciones en un parque arqueológico y a su lado, en un edificio ya construido, estará el moderno centro multimedia sobre la madre de Jesús.

Visitas: 3760

Respuestas a esta discusión

Pido disculpas. Queriendo responder a María he borrado este comentario mío anterior. Lo vuelvo a incluir, pero quede constancia que iba antes del de María.

Estimado Sr. Caso:

1. No creo haber hecho ninguna alusión a sus creencias personales sobre la inmortalidad del alma. Si acaso se ha sentido molesto creyendo que era así, le ruego que me disculpe. Mi comentario simplemente trataba de contrarrestar su afirmación acerca de la obcecación doctrinal que Ud. atribuyó a los que discuten la historicidad de Jesús. Y yo le señalaba una obcecación bastante más acusada en la parte contraria. Pero no hacía ninguna referencia a su persona. A no ser que Ud. sea un historiador creyente de los que va con la Biblia en la mano, que por su reacción parece no ser el caso.

2. Sería una pedantería por mi parte negar que pueda tener prejuicios en esta como en cualquier otra cuestión. Lo mismo que los tiene Ud. Pero avanzaremos poco en el debate si nos limitamos a esta constatación general. Hágame ver en qué mis prejuicios me impiden leer en la inscripción de Nazaret algo más que un edicto imperial que habla del respeto debido a determinadas tumbas. Y qué tiene que ver eso, no digamos ya con la resurrección de Cristo, como pretende fantasiosamente el título del artículo de Billington que Ud. trajo a colación, sino con la existencia de habitaciones en el siglo I en Nazaret. Me cita la línea en que Ud. lo lee y empezamos el debate sobre algo concreto.

3. Conozco la línea argumental del Sr. Piñero y no me convence en absoluto. Al leerlo tengo con frecuencia la impresión de que estoy leyendo un novelista más que un historiador. Pero eso no dice nada en demérito del Sr. Piñero, que es una persona seria alejada de cualquier doctrinarismo, sino de la dificultad de sentar con certeza algún tipo de verdad acerca de lo que “realmente dijo o fue Jesucristo”. Me pasa lo mismo con los otros comentaristas evangélicos de una u otra tendencia.

NOTA BENE: el Sr. Piñero me merece mucho más respeto que el Sr. Bueno que me ha parecido desde siempre un personajillo insufrible y dogmático (compré un libro suyo hace bastantes años y juré por todos mis lares y penates que jamás volvería a hacerlo, le vi en una discusión con José Antonio Marina y me pareció un grosero, no sé si materialista o no, pero grosero cantidad), pero que en su última trayectoria mediática llegó a la categoría de ridículo. Si quiere acudir a argumentos de autoridad, lo que hace al menos cuatro veces en su comentario, le ruego que elija mejor sus referencias para que podamos estar de acuerdo en que lo son.

4. La atribución del cementerio de Nazaret se ha referido a Jaffa, no a Sephoris. De todas formas recurrí a un argumento ajeno en el sentido de señalar algo obvio: que las excavaciones de Bagatti no habían descubierto sino tumbas en el lugar y fecha en que se suponía que debía estar la Nazaret del siglo I. Puede constatar el registro en el denostado panfletillo de Humphrey, que en este aspecto resulta concluyente. No tengo ningún inconveniente en retirar el argumento de proximidad en lo que se refiere a su valor probatorio. Pero no me saque como prueba irrefutable “lo ahora encontrado” porque justamente he partido de la opinión de que hay que ser prudente al respecto y esperar un poco antes de dar por bueno su alcance.

4. Finalmente: si Ud. pretende que las creencias subjetivas de las personas cuando alcanzan cierta intensidad son prueba de la certeza de sus contenidos de conciencia, está haciendo un argumento psicologista cien por cien y que me parece inadmisible. Y si está de acuerdo en que ese argumento no es válido para los terroristas suicidas o los fanáticos que sea, me tendrá que explicar por qué hay que admitirlo para el caso de la creencia en Jesucristo, que no es más que una creencia como otra cualquiera desde el punto de vista del análisis histórico. Que un mártir fuera más o menos contento a los leones no quiere decir que supiera que Jesús existió (¿cómo lo sabía?) sino que creía en ello. Y la cosa es muy diferente. Porque para saber hace falta unas condiciones probatorias que no me consta que estuvieran al alcance de cualquier cristiano, no digamos del siglo III, sino del siglo I siquiera. Y eso, que es lo que se discute, no lo puede poner como premisa a riesgo de caer en una petitio principi.

Tampoco tengo ni idea cuáles son esos condicionantes sociales que hacen impensable que se pueda construir una religión sobre un personaje inexistente. Me los tendrá que explicar con detalle, porque tal como lo escribe me parece una frase vacía, toda vez que la historia está llena de religiones que se basan en creencias acerca de seres inexistentes.

Si me he dejado algo por comentar de su larga e interesante aportación discúlpeme. Era realmente muy larga y tocaba muchas teclas. En todo caso, déjeme decirle que acaba con una bonita cita. ¿Pero y si para que Jesucristo fuera Jesucristo hubo que borrar del mapa a Joshua el Galileo? Creo que esta es la pregunta que planea sobre toda la exégesis evangélica contemporánea.
María :
Me parece que lo más probable es que existiera un Joshua que fue crucificado por los romanos por organizar algún tipo de resistencia. Creo que es la hipótesis más probable porque es la más simple. Pero no creo que su éxito posterior tuviera que ver con ningún carisma, que es algo personal y difícilmente aplicable a efesios, colonenses, etc. que ni siquiera sabían que aspecto tenía (como nosotros), sino con la eficacia de Pablo y sus seguidores para convertir a Jesús en Jesucristo, con las condiciones socio-políticas del Imperio Romano y el genio político de Constantino. Y por supuesto, con la flexibilidad de la jerarquía para arrimarse al sol que más calentaba, que no era el Invicto precisamente. Paul Veyne, en "El sueño de Constantino" da media docena de razones para explicar la hegemonía del cristianismo durante el siglo IV. (Contra lo que se podía creer era una religión bastante minoritaria antes de que Constantino la adoptara). Yo podría añadir unas cuantas más y ninguna tiene que ver con el "carisma". Ni siquiera con lo que era el cristianismo de finales del siglo I.

Eso es lo que quería decir con el triunfo de Jesucristo sobre Joshua el Galileo. No es una idea muy original, desde luego.

Pero esto nos aleja bastante de la simple cuestión que había planteado sobre la existencia de restos arqueológicos en Nazaret. Por cierto, María, que el hecho de que hubiera tumbas en Nazaret no implica población inmediata. La hipótesis de algunos es que era un cementerio de Jaffa, de la que era un suburbio, y que se hinchó de resultas de las guerras antiromanas. Es una cuestión bastante modesta si no fuera por el empeño de unos y otros en magnificarla. Ya dije al principio que sobre Nazaret se plantean cuestiones más importantes que su existencia o no.
David, en mi comentario hago la distinción entre la existencia del personaje histórico y los motivos de la expansión del cristianismo de la mano del imperio romano en lo que desde luego estoy de acuerdo contigo.

Creo que son dos cosa distintas pero no incompatibles. Esto es lo que decía yo :
“la expansión del cristianismo se ha debido fundamentalmente a que fue una religión asumida por el imperio romano y a que un sector del cristianismo se fué entremezclando con los demás poderes.

Pero la explosión primera solo pudo producirse por la existencia de un personaje carismático (nunca mejor dicho) que atrajo a muchísima gente


Es que las religiones “reveladas” son debidas a personajes carismáticos ( Jesús ,Buda,Zaratustra,Mahoma etc) que tienen una experiencia religiosa profunda que les hace transformar la tradición de la que vienen y se transmiten por medio de personajes también carismáticos el mismo San Pablo lo era.

¿ que sentido tenía escribir los evangelios a partir de la nada ,60 años después de la muerte de J.C cuando aún quedaban contemporáneos o personas que tenían referencias de primera mano? ¿que ganaban los evangelistas y los seguidores de la nueva doctrina? Nada excepto ser perseguidos y ejecutados ,no solo por los romanos,sino por los propios judíos de otras sectas ; al mismo San Pablo (que había perseguido a los primeros cristianos) le encarcelan los sacerdotes judíos y se salva por los pelos apelando Augusto y a la ciudadanía romana y es lo que hace que sea enviado a Roma como prisionero del emperador(ahora mismo no recuerdo bien la historia; viene en los” hechos de los apóstoles “,que como te decía el otro día son fascinantes.)

la corriente tan intensa de religiosidad y renovación que se transmite en los “hechos …” y las cartas de los apóstoles no tiene nada que ver con el intento de crear artificialmente una religión.

sobre esto que dices :
Me parece que lo más probable es que existiera un Joshua que fue crucificado por los romanos por organizar algún tipo de resistencia. Creo que es la hipótesis más probable porque es la más simple y en igualdad de condiciones hay que atenerse al principio de economía.”

Es que entonces estás dando carta de existencia a un personaje:Josua ,del que yo no sé si existe alguna documentación,pero parece que admites que hubo un personaje real crucificado por los romanos llamado Jeshua (Jesús) ¿porqué Jeshua? Y porqué ese Jeshua no podía ser Jesús

Tampoco sé si es la hipótesis más simple la de Joshua; quizá habría que conocer mejor el mundillo político- religioso de la Israel de entonces .

En ese ambiente , lo más normal sería que incluso el más belicoso cabecilla anti-romano fuera alguien imbuido de ideas religiosas.

Y también sería muy probable que cualquiera que hablar de la liberación y un reino nuevo fuera identificado con el Mesías (no sé si en algún momento JC se reconoce a sí mismo como tal en el evangelio) y a este con el caudillo que iba a liberar a Israel del yugo romano.

Quiero decir: los judíos esperaban (siguen esperando) la llegada del Mesías, pero quizá JC no fue el Mesias ,jefe militar que esperaban algunos (según dicen algunos autores) y sin embargo fue alguien que se revelaba contra las autoridades religiosas que en ese momento controlaban el culto, el templo etc y que tenían acceso a Roma y presionaron para que Roma ejecutara a este hombre.

Por otro lado, la Biblia está llena de profetas perseguidos por increpar a los reyes etc,como san Juan Bautista a Herodes .

Quizá la hipótesis más simple sea ,desde mi punto de vista , que Jesús fue un hombre que tras ser instruido en alguna de las las tradiciones o sectas religiosas del momento, tomó un camino propio, a partir de alguna revelación (esto ahora para nosotros es una locura, pero para la mayoría de los antiguos era algo a la orden del día) y se dedicó a predicar la salvación ,el amor de Dios, curar enfermos (como hacen tantos personajes religiosos en otros lugares del mundo) y la Historia (Roma , el deseo de los israelitas de que llegara un jefe libertador y el control de las autoridades religiosas ) le pilló por medio.

Es muy complejo, porque es verdad que los textos de este tipo(los evangelios) ,controlado por las jerarquías religiosas hay que cogerlos con pinzas, y la estructura narrativa de la vida de Jesús se parece a la de los dioses que mueren y resucitan es decir,hay muchísimos elementos a analizar y como dices,se sale del tema.
También sería interesante analizar la evolución del mensaje de Jesús en los distintos momentos del evangelio;seguro que se ha hecho al milímetro,pero como dices, todo esto ya se alje del tema de Nazaret

En cuanto a lo de las tumbas etc, realmente no puedo entrar a discutir ; lo del cementerio para esconderse es coherente con lo que dice la wiky de que el nombre nazir significa también escondite,pero por lo que dicen Alicia y Guillermo,asentamiento hubo .Bueno es algo que os dejo a vosotros porque a mí me rebasa .además de que tengo un catarro que me hace ver todo a través de una niebla :-))
Relacionado quizá con el tabú sobre los muertos :

“El año 6 después de Cristo, los samaritanos profanan gravemente el templo de Jerusalén arrojando en él por la noche huesos humanos, precisamente en día de Pascua. Desde entonces se creó una hostilidad implacable.”

http://es.wikipedia.org/wiki/Palestina_en_tiempos_de_Jes%C3%BAs

sobre lo que habeis comentado acerca si habría sacerdotes o no en un pequeño poblado ,algo interesante:




" Y había un joven de Belén de Judá, de la tribu de Judá, el cual era levita, y forastero allí. 8 Este hombre partió de la ciudad de Belén de Judá para ir a vivir donde pudiera encontrar lugar; y llegando en su camino al monte de Efraín, vino a casa de Micaía.

9 Y Micaía le dijo: ¿De dónde vienes? Y el levita le respondió: Soy de Belén de Judá, y voy a vivir donde pueda encontrar lugar. 10 Entonces Micaía le dijo: Quédate en mi casa, y serás para mí padre y sacerdotey yo te daré diez siclos de plata por año, vestidos y comida. Y el levita se quedó. 11

Agradó, pues, al levita morar con aquel hombre, y fue para él como uno de sus hijos. 12 Y Micaía consagró al levita, y aquel joven le servía de sacerdote, y permaneció en casa de Micaía. 13 Y Micaía dijo: Ahora sé que Jehová me prosperará, porque tengo un levita por sacerdote.


Jueces 17,6
http://www.biblia12.com/jueces-17-n7.html


continúa pero es un poco larga para ponerla,pero salen más cosas acerca de la manera de hacerse con un sacerdote. Es decir,que parece que bastaba con contratar a uno aunque fuera para una familia particular.

La historia también es interesante porque se vé la manera tan " curiosa"de tomarse la religión y el culto y también pone los pelos de punta porque relata un episodio de apropiación de una aldea fenicia ;da una idea de lo " tranquila " que debía de ser la vida en aquellas tierras


Y para terminar con lo de JC alguna aclaración .
Esto que dije :
“tomó un camino propio, a partir de alguna revelación (esto ahora para nosotros es una locura, pero para la mayoría de los antiguos era algo a la orden del día)”


Me refería a que en la antigüedad no tenía nada de raro la existencia de personas que recibían revelaciones y con esto no quiero minimizar la experiencia religiosa de JC.

Lo que llega a través de los evangelios es un mensaje muy coherente que proclama la cercanía con Dios a través de la oración ,al margen del ritual de los sacerdotes , el perdón de los pecados ( que era una de las cosas que más indignó a los sacerdotes) “ la ley para el hombre y no el hombre para la ley “ ;además de su relación con los más marginados de la sociedad: leprosos,adulteras, prostitutas .

Por otra parte ,hay cosas en las que se vé mucha coherencia hacia lugares comunes -por decirlo así- en la experiencia religiosa profunda : el volver a nacer , la resurrección etc
por todo esto también parece dificil que haya sido una religión inventada de forma premeditada .Otra cosa es ya como se haya manipulado todo eso.

También sobre la venida del Mesías ,creo que era solo la secta de los fariseos la que la esperaba .

David, pienso que aunque en tiempos de Constantino no hubiera demasiados cristianos ,había los suficientes como para resultar preocupantes y comenzar las persecuciones, aunque por lo que he leido puede que estas no fueron tan importantes como ha dicho la Iglesia; en esto ni entro ni salgo.

Servan es que los dioses y sus atributos son construcciones nuestras ; Dioniso, Osiris eran dioses que morían y resucitaban que es una manera de ser eternos.En lo demás estoy de acuerdo contigo y habría que añadir muchos más ejemplos.
Maria:

Veo que he escrito "Joshua" en vez de "Jeshua". Es la maldita inercia del inglés. Bueno, digamos, Jesús el Galileo, que es más castizo.

Lo que también veo es que acepta sin más la versión de los "Hechos" sobre las andanzas de Pablo. Pero este libro es un buen ejemplo de acomodación de la historia a la corriente paulina. Para una visión un poco más amplia le recomendaría un colectivo que bajo la edición de Antonio Piñero ha pulbicado la Editorial Raíces y que se llama algo así como "¿Existió Jesús realmente?". Cito de memoria, pero creo que no me equivoco. No es que la tenga tan buena sino que es lo último que he leído sobre el tema. Consiste en recopilaciones de las conferencias de un Seminario que tuvo lugar en el Escorial hace unos años y da un amplio abanico de tendencias más o menos plural. Aunque si uno tuviera que creer a los mitistas por los dos exponentes que aquí figuran... Los hay más serios, ciertamente.

Le digo esto porque emprender aquí y ahora una revisión sobre las exégesis evangélicas y la figura de Pablo nos iba a llevar muy lejos del tema de este hilo. (Por cierto, sobre este tema hay unos cuantos post muy interesantes en el blog que lleva el mismo Antonio Piñero, "Cristianismo e historia". Es de agradecer que algún erudito se digne de vez en cuando a poner sus conocimientos al alcance del común de los mortales en internet).

Pero no puedo dejar de comentar un doble argumento de historicidad que Ud. utiliza y que me parece inteligente, pero ingenuo, si me permite la crítica afectuosa: ¿Cómo es posible que hubiera gente que se dedicara a jugarse el pellejo por una quimera? ¿Cómo es posible que se fabricara evangelios falsos delante de testigos presenciales de los hechos?

La primera es una pregunta que se contesta sola: el fanatismo o el fervor (elija la versión que más le acomode) es capaz de hacer que las personas se jueguen el pellejo por lo que ellos creen que es una verdad de orden superior, transcendente. El deseo de martirio, por llamarlo así, es un hecho muy frecuente y que tiene su explicación psicológica y social y no necesita, por lo tanto, buscar explicaciones naturalistas. Subido a lo alto de Monsegur un día lluvioso entre claros de luces y sombras dignos del mejor Rembrandt se me quedó para siempre en la retina, allá abajo, el valle donde se encendió la inmensa pira a la que se lanzaron cantando los cátaros, hombres, mujeres, jóvenes, viejos... hasta más de un centenar. Es realmente un misterio, pero del alma humana.

En cuanto a la segunda es más que posible, es lo habitual en los tiempos de los que hablamos el contar las historias más inverosímiles que la gente daba por sentadas: dioses que se hacían ver entre las nubes, milagros multitudinarios, soles que se paraban en el firmamento, fantasmas, augurios, etc. era el ambiente intelectual de la época que ni los mismos intelectuales, tan racionalistas ellos, eran capaces de criticar. Así, cuando un partidario de una religión quiere desautorizar a un representante adversario lo hace no porque sus "hazañas" le parezcan increíbles, sino por otras cualidades condenables que pervierten el sentido de la acción,porque las hace, efectivamente, pero basándose en fraudes o demonios. La discusión del hecho como tal estaba fuera del panorama de la intelectualidad y no le digo del vulgo. Por otra parte, la posibilidad de que un testigo presencial pudiera transmitir una refutación de una historia era realmente nimia. Los cauces de transmisión de información eran mucho más restringidos que en la actualidad. Supongo que Ud. no cree que en la hora de la muerte de Jesús los muertos resucitaron y se pusieron a pasear por Jerusalén. Espero. Pues esta enormidad está escrita en los evangelios sin que sepamos que nadie de los habitantes de Jerusalén tuviera la posibilidad para protestar por tal disparate. Porque si lo hizo ¿cómo podría haberlo hecho constar? ¿Ante asambleas de creyentes del otro borde del imperio que nada sabían de Judea ni Galilea y que creían sólo lo que su imperioso deseo les impulsaba a creer? La persuasión, estimada María, tiene sus leyes propias que no tienen mucho que ver con la verdad. Helas. Así que fabricar leyendas sobre profetas muertos, existentes o no, es lo más fácil del mundo. Es más, como advierte Malinowski analizando las leyendas que se crean en torno a los magos de las Trobriand, estas surgen en vida misma del interfecto y se extienden como la polvora a pesar de que sean manifiestamente falsas.

Todo esto no tiene que ver con la verdad, sino con las relaciones de poder que se tejen y destejen en torno a la vida de aquellos escogidos en los que se junta lo profano y lo sagrado. Pero es un error, que Ud. comete, aplicar la lógica de lo racional a lo que no lo es.
Claro David,pero usted mismo lo ha dicho:
“ Es más, como advierte Malinowski analizando las leyendas que se crean en torno a los magos de las Trobriand, estas surgen en vida misma del interfecto y se extienden como la polvora a pesar de que sean manifiestamente falsas.”


Yo no sé si Jesus de Nazaret existió tal y como lo cuentan los evangelios, pero no me rechina el cerebro al pensar que existió un personaje histórico que dio pié a ello,lo mismo que existió el Cid aunque se parezca poco al Cid de los romances.

Es cierto que la imaginación es libre , sobre todo en los lugares donde las cosas corren por tradición oral y donde cada uno puede adornar las cosas según su fantasia
Pero lo que nos llega del evangelio, no es un personaje ajeno a la cultura de su momento y, como ya he dicho, el proceso de la creación del credo cristiano es punto por punto similar a otros credos revelados .
Mahoma por ejemplo es un personaje histórico ,lo que pasa es que tomo otra deriva militar ,pero también tuvo una revelación que le convirtió en enviado de Dios.


Yo no entro en si es verdad o no ,en si es ridículo o no, pero existe un fenómeno que es la experiencia religiosa ,que tiene unas características determinadas .

Por otra parte ,mi pregunta no era esta:
¿Cómo es posible que hubiera gente que se dedicara a jugarse el pellejo por una quimera?

Sino esta:
“ ¿ que sentido tenía escribir los evangelios a partir de la nada ,60 años después de la muerte de J.C cuando aún quedaban contemporáneos o personas que tenían referencias de primera mano? ¿que ganaban los evangelistas y los seguidores de la nueva doctrina? nada excepto ser perseguidos y ejecutados”

Que aunque lo parezca no es lo mismo; una cosa es fabular acerca de un personaje que ha existido ,otra es inventarse un personaje o acontecimiento como maniobra política (por ejemplo,Compostela) y otra muy distinta inventarse un personaje sin otra finalidad que la de sufrir martirio. Que yo sepa los evangelisas no se forraron como los telepredicadores .


Además ¿para qué inventase sobre la marcha tanta literatura, cartas etc? Yo no sé (leeré el enlace y la publicación de Piñero ,que le agradezco) qué sentido tenía ,en aquel momento inventarse las andanzas de un apostol por todo el mediterráneo..quiero decir :de verdad piensa que era todo premeditado ? desde luego tuvo que ser un Shakespeare ,un autor de lo más prolijo y realmente genial el que pergeñó todo aquello, porque el evangelio desde el punto de vista dramático es impresionante. Y continuar luego los personajes con tanta coherencia en las cartas,los hechos etc..

para no meternos en un debate sin salida :


1) insisto: estoy hablando siempre de los primeros momentos y siempre de un Jesús histórico del que no sé que és lo que ha llegado exactamente hasta nosotros.

2) a partir de Constantino, comparto todo lo que puedas decirme.

3) A ti te parece posible la existencia de un Jeshua guerrilero contra los romanos, pero no te parece posible un profeta utilizado políticamente ( las relaciones entre las diversas sectas judías era un laberinto) al que el Sanedrin decide eliminar porque estaba socavando el prestigio de los dirigentes religiosos y promoviendo un contacto directo con Dios , y Roma que aprovecha la coyuntura para hacer un castigo ejemplar.

Pues eso ya es cuestión de gustos, porque tan probable es una cosa como otra.

4) no soy creyente pero acepto que existe algo que se llama experiencia religiosa y personas religiosas que no son necesariamente fanáticas,ni locas ni irracionales.

5) estoy de acuerdo contigo en lo necesario de la crítica a las fuentes ,traducciones y demás y sería interminable y no puedo abordar el tema ,pero también hay cosas de sentido común: en el evangelio hay datos no solo de tipo mítico ( “el velo del templo se rasgó” )sino también de tipo histórico y de costumbres que se pueden aceptar sin problemas (los enfermos bajados en camilla a la piscina de Siloé ) ;
Por las mismas ,en este mismo texto :

Pablo en la isla de Malta


28:1 Estando ya a salvo, supimos que la isla se llamaba Malta.
28:2 Y los naturales nos trataron con no poca humanidad; porque encendiendo un fuego, nos recibieron a todos, a causa de la lluvia que caía, y del frío.
28:3 Entonces, habiendo recogido Pablo algunas ramas secas, las echó al fuego; y una víbora, huyendo del calor, se le prendió en la mano.
28:4 Cuando los naturales vieron la víbora colgando de su mano, se decían unos a otros: Ciertamente este hombre es homicida, a quien, escapado del mar, la justicia no deja vivir.
28:5 Pero él, sacudiendo la víbora en el fuego, ningún daño padeció.
28:6 Ellos estaban esperando que él se hinchase, o cayese muerto de repente; mas habiendo esperado mucho, y viendo que ningún mal le venía, cambiaron de parecer y dijeron que era un dios.
28:7 En aquellos lugares había propiedades del hombre principal de la isla, llamado Publio, quien nos recibió y hospedó solícitamente tres días.
28:8 Y aconteció que el padre de Publio estaba en cama, enfermo de fiebre y de disentería; y entró Pablo a verle, y después de haber orado, le impuso las manos, y le sanó.
28:9 Hecho esto, también los otros que en la isla tenían enfermedades, venían, y eran sanados;
28:10 los cuales también nos honraron con muchas atenciones; y cuando zarpamos, nos cargaron de las cosas necesarias.


puedes aceptar o no la curación por la imposición de manos , pero seguro que no negarás que el comportamiento de los pasajeros del barco y de los guardianes es justamente el previsible ,y a mí me cuesta creer que alguien se haya tomado el trabajo de inventar esto ,con datos tan concretos con el único propósito de engañar. Salvo que fuera un novelista realmente genial y además, un hombre sin escrúpulos..



Dudas:
1)sigo sin saber si lo de Jeshua el Galileo lo dices porque hay alguna referencia a este personaje en algún documento.

2) no dás credibilidad a los "hechos de los apóstoles" ni a las cartas , pero piensas que S.Pablo fue uno de los artífices del personaje “Jesús” ¿Cómo se compatibilizan las dos cosas? ¿existió San Pablo (o cualquiera de los otros apóstoles )? si existió ¿Por qué tuvo que ser necesariamente un mentiroso compulsivo?

3) esto que me dice:
Supongo que Ud. no cree que en la hora de la muerte de Jesús los muertos resucitaron y se pusieron a pasear por Jerusalén. Espero. Pues esta enormidad está escrita en los evangelios sin que sepamos que nadie de los habitantes de Jerusalén tuviera la posibilidad para protestar por tal disparate.”

es que en los evangelios no se lee que cuando Jesús murió los muertos resucitaron; la única alusión de tipo fantástico es lo de que el velo del templo se rasgó y eso puede ser una figura literaria, lo mismo que cuando mueren los héroes se puee oscurecer el cielo etc.


Y lo dejo por hoy , aunque sé que no he respondido a todo , porque ya le he dedicado mucho tiempo al ordenador.
,Le hablo a veces de tú y otras de usted porque no se bien a que atenerme; entiendo que si me llama de usted lo lógico es que yo haga lo mismo ,pero se me hace un poco raro.

se me olvidaba:esto que dice:
"Pero es un error, que Ud. comete, aplicar la lógica de lo racional a lo que no lo es."

No,lo que pasa es que no todo lo que atañe a la religión es irracional,ni es racional todo lo que lo parece y pienso que hay que hacer un esfuerzo por deslindar bien los campos,que es bastante complicado en u tema como este,cuanto hay tanta mezcla de historia ,creencias,intereses.
Me dejé la primera parte del naufragio,donde los soldados querían matar a los presos
El naufragio

Cuando se hizo de día, no reconocían la tierra, pero veían una ensenada que tenía playa, en la cual acordaron varar, si pudiesen, la nave.

27:40 Cortando, pues, las anclas, las dejaron en el mar, largando también las amarras del timón; e izada al viento la vela de proa, enfilaron hacia la playa.

27:41 Pero dando en un lugar de dos aguas, hicieron encallar la nave; y la proa, hincada, quedó inmóvil, y la popa se abría con la violencia del mar.

27:42 Entonces los soldados acordaron matar a los presos, para que ninguno se fugase nadando.

27:43 Pero el centurión, queriendo salvar a Pablo, les impidió este intento, y mandó que los que pudiesen nadar se echasen los primeros, y saliesen a tierra;

27:44 y los demás, parte en tablas, parte en cosas de la nave. Y así aconteció que todos se salvaron saliendo a tierra.


http://www.iglesia.net/biblia/libros/hechos.html#cap28

Servan,me imagino que eso sería uno de los argumentos de algunos de los primeros filósofos considerados "herejes"
Respecto al texto que puse del libro de los jueces : el libro de los jueces es de época preestatal así que lo referente al sacerdocio no creo que pudiera aplicarse a la época de la que hablamos.

Con la monarquía…”se empieza a compilar el relato bíblico y se consolida el grupo sacerdotal segregado (con anterioridad ,cualquiera ,ya fuera jefe de familia o de tribu podía oficiar ) que recae en los parientes de Aaron (hermano de Moisés) y también de un modo más general,en la tribu de Leví (Los levitas por lo menos ocuparán los cargos principales);con Salomón y la construcción del templo se multiplicaeste fenómeno de institucionalización sacerdotal;a partir de ese momento, serán los guardianes del templo y los encargados de realizar los sacrificios y de emitir los oráculos….” (Diez de Velasco)


esto nos habla de la época preestatal
Y como este hombre tenía un lugar de culto, se hizo un efod y unos ídolos familiares, e invistió a uno de sus hijos para que fuera su sacerdote.” (Jue17,5)

http://es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?consecutivo=239&c...
¿Qué clase de ídolos serían?

También se dice , en los Jueces : después de la apropiación de la aldea fenicia:
”Los danitas introdujeron el ídolo .y Jonatán ,hijo de Guersón ,hjo de Moisés,con sus hijos fueron sacerdotes de la tribu de Dan hasta el destierro “(Jue,18,30)

Así que Guersón no era descendiente de Aaron sino de Moisés. Aunque el sacerdote que contrata Micá y secuestran posteriormente los Danitas sí era levita ,pero quizá es casual y ,en esa época ,podría haber sido de otra tribu.

Con respecto a la discusión, David,reconozco que en lo relativo a las fuentes ,la mención a la piscina de Siloé es un tanto simple;fue lo primero que me vino a la cabeza.
Sobre la contaminación y los cadáveres.

21 1 El Señor dijo a Moisés: Habla en estos términos a los sacerdotes hijos de Aarón:
Nadie deberá incurrir en impureza por el cadáver de alguno de los suyos, 2 a no ser que se trate de un pariente muy cercano: su madre, su padre, su hijo, su hija o su hermano; 3 o por el cadáver de una hermana virgen, que estaba muy próxima a él, porque aún no se había casado.

11 no entrará donde haya un cadáver ni incurrirá en impureza, aunque sea por su padre o por su madre.

Lev 21
http://es.catholic.net/biblioteca/libro.phtml?consecutivo=235&c...

4 Ningún descendiente de Aarón que sea leproso o padezca de blenorrea, podrá comer de los dones sagrados hasta que quede purificado. Si alguien toca lo que se ha vuelto impuro a causa de un cadáver, o si tiene una eyaculación, 5 o si toca algún animal o algún ser humano que lo hace impuro –cualquiera sea la clase de impureza– 6 si alguien toca algo de eso, será impuro hasta la tarde y no comerá de las cosas sagradas sin lavarse antes con agua.
Lev22

Esto se aplica a los sacerdotes (la santidad sacerdotal) ;con respecto al resto de la gente,



En Numeros 5,2 viene esto:
1 Jehová habló a Moisés, diciendo: 2 Manda a los hijos de Israel que echen del campamento a todo leproso, y a todos los que padecen flujo de semen, y a todo contaminado con muerto. 3 Así a hombres como a mujeres echaréis; fuera del campamento los echaréis, para que no contaminen el campamento de aquellos entre los cuales yo habito. 4 Y lo hicieron así los hijos de Israel, y los echaron fuera del campamento; como Jehová dijo a Moisés, así lo hicieron los hijos de Israel.”

En general parece que la contaminación viene por tocar el cadáver,pero no por estar en un cementerio,aunque el cementerio suele ser un sitio especial por si mismo en muchas culturas,por razones obvias .

Hay algunas prohibiciones relativas a la consulta con los espíritus como oráculos,y quizá por eso estaba mal visto el estar en los cementerios, pero no veo,por el momento ninguna prohibición en concreto.

También creo que había leyes para evitar la profanación (robo?)de las tumbas.
hay que recordar que la impureza se limpiaba;existía la posibilidad de pueificación,así que la gente no estaba condenada de por vida.

Apreciado Sr. Montero, siento la tardanza en contestarle, pero en estos días navideños no es fácil encontrar un momento largo para hacerlo.

Vayamos, pues, con los asuntos debatidos:

1.- Comoquiera que Ud. se había referido a las cuestiones sagradas como vitales (de vida y muerte) para determinadas personas, y a renglón seguido decía que de ese tenor ("Tal es el caso...") eran los comentarios que yo había colocado amablemente, es por lo que concluí que la alusión no podía ser más directa. No obstante, ya le dije que me procuró cierta gracia y no le doy mayor importancia. No se preocupe por ello.

2.- Vuelve Ud. a insistir en que no ve nada en la inscripción "Decreto de Nazareth" relativo a esta ciudad, o, para decirlo ahora con sus palabras precisas, sobre "la existencia de habitaciones en el siglo I en Nazaret".

Tengo que recordarle que cuando reseñé esta inscripción en ningún momento dije que era pertinente para demostrar en concreto la existencia y localización arqueológica de determinadas habitaciones del S.I d. C., que era lo que Ud, al parecer, solicitaba. No confundamos las cosas, aunque se presenten como parecidas.

Yo dije lo siguiente, que, como está escrito, lo reproduzco:

"Dicha inscripción, a pesar del gran debate que ha suscitado su datación, se suele inscribir al principio del reinado del emperador Claudio, 41-54 d.C. La misma no sólo se puede presentar como prueba arqueológica de que posiblemente hacia los años 40 y 50 del siglo I los cristianos ya predicaban la resurrección de Jesús y empezaban a ser conocidos en el mundo romano, sino también de la existencia de Nazareth, al haber sido enviada a París desde esta localidad, donde probablemente fue expuesta en la primera mitad del S. I d.C., si bien no faltan críticos, como es natural en todas estas cosas, que pongan en tela de juicio tal eventualidad. No obstante, no deja de ser un dato sumamente importante. Sobre dicha inscripción puede consultarse un interesante trabajo interpretativo (de lo mejor que he visto en la red) en este enlace y este otro".

Es decir, dicha inscripción sí puede tener que ver con la existencia de Nazareth en el S.I d.C., puesto que se estima, con arreglo al trabajo realizado por Billington, que muy posiblemente el emperador Claudio envió este mandato a la ciudad de Nazareth para poner freno a la violentación y saqueos de tumbas como consecuencia del desarollo subversivo que suponía la predicación, por parte de los primeros cristianos, de que Jesús de Nazareth había resucitado.

Dicha inscripción fue en enviada desde Nazareth a París a un coleccionista en 1878. Y si fue enviada cabe suponer que allí pudo ser hallada, y que, además, por el análisis de la misma se puede concluir que bien pudo estar expuesta en la ciudad de Nazareth en tiempos del emperador Claudio, esto es, mitad del S. I d. C. Y si se estima que estuvo expuesta es que Nazareth ya existía en el periodo temporal aludido.

Naturalmente, no es prueba directa, fehaciente, sino indirecta, pero con muchas posibilidades de ser considerada, tal como se hace en miles de casos parecidos en el ámbito de los estudios epigráficos. En resolución, no me pida más que se lo vuelva a explicar. Creo que está claro lo que quise decir, y punto.

3.- Dice Ud. que el Sr. Piñero no le convence y que le parece más un novelista que un historiador. Bien, está en su derecho, si no le convence de que es posible ejercer un análisis de los textos evangélicos en terminos histórico-críticos, dejando de lado los condicionantes doctrinales y dogmáticos, ¡qué le vamos a hacer! Y en cuanto a lo segundo, debo subrayarle que yerra usted de medio a medio (hay muchas diferencias entre lo que es el trabajo de un historiador y el de un novelista, sin perjuicio de que haya historiadores que escriban novelas o haya novelistas que sean capaces de hacer buenos trabajos de historia), y que me da la impresión de que, aunque dice conocer su línea argumental, este conocimiento que tiene es bastante superficial o equivocado, si bien no estoy dispuesto a polemizar sobre ello, pues, ya le digo, es una mera impresión derivada de lo que Ud. me comunica (Aún con todo, apesar de sus objeciones, veo que no tiene problemas para recomedarle a María enlaces a los escritos del Sr. Piñero).

Respecto a sus descalificaciones sobre la obra y la figura de Gustavo Bueno, con base a sus impresiones subjetivas sobre el mismo, debo decirle que me parecen totalmente impertinentes. Cuando yo le cito a alguien no le estoy preguntando si le cae bien o mal, si le resulta pesado o grosero, o mediopensionista. Vuelve Ud. a recaer en argumentos "ad hominem" de la peor especie. ¿Es que no sabe ir a las cosas mismas y dejar de lado sus prejucios subjetivos sobre las personas? ¡Caramba!, Sr. Montero, debería Ud. hacer algún esfuerzo de correción al respecto.

Y si los libros del profesor Gustavo Bueno le resultan insufribles y dogmáticos, a partir de la lectura de un sólo libro que compró, y que no entendió quizás en su justa medida (debido tal vez a su nivel de conocimientos filosóficos, pues se ve, por lo demás, que confunde Ud. sistematización con dogmatismo), le recuerdo lo que le dijo Euclides a Ptolomeo I cuando éste le preguntó si no había un camino más fácil para aprender geometría: "No existe un camino real hacia la geometría".

De otro lado: ¿qué es eso de que debo elegir mejor mis referencias de citas de autoridad? ¿Es que tiene por costumbre, en cada debate que pueda mantener, exigir a los demás las citas de autoridad que a Ud. le gustan? Es realmente sorprendente. ¿Acaso tiene Ud. alguna patente de corso para decidir quién puede ser una cita de autoridad y quién no? Ud. diga que mis citas de autoridad son débiles en cuanto a su fuerza demostrativa o de convencimiento (por la causa que sea), y que Ud. dispone, en su opinión, de otras mejores, pero déjese de decir que no tienen categoría, según su criterio, para constituirse en cita de autoridad. ¡Vamos, hombre, hasta ahí podíamos llegar! ¿Quién se considera que es para decir que debo ponerme de acuerdo con Ud. en orden a ver si los trabajos del Sr. Piñero o del Sr. Bueno reúnen las condiciones suficientes para constituirse en citas de autoridad?

En fin, Sr. Montero, permítame que le diga, con toda cordialidad y aprecio, que anda Ud. sumamente confuso a la hora de abordar un debate sobre cuestiones como las que nos ocupan. Debería esmerarse más en la prudencia que dice mantener.

4.- Dice Ud. que se refería a la ciudad de Jaffa y no a la de Séforis en lo que respecta al posible traslado de cadáveres hacia la ciudad de Nazareth. Bien, si la Jaffa a la que Ud. se remite es la Haifa de hoy en día, debo decirle que peor se lo pone, pues todavía está aún más lejos que Séforis. En cualquier caso, hace Ud. bien en retirar este argumento de la proximidad de las tumbas, porque, sencillamente, no se sostiene, máxime después de los restos recientemente hallados.

5.- Escribe Ud. en este punto:

"Finalmente: si Ud. pretende que las creencias subjetivas de las personas cuando alcanzan cierta intensidad son prueba de la certeza de sus contenidos de conciencia, está haciendo un argumento psicologista cien por cien y que me parece inadmisible".

Y yo me pregunto, ¿cómo es posible que Ud. deduzca eso después de haber escrito yo estos dos párrafos:

"Si miles de mártires (y por tanto, como fenómeno social) dieron su vida por unas creencias fue porque, más allá de la veracidad factual de las mismas (en la resurrección de Jesucristo, por ejemplo) estaban convencidos de su existencia y de la verdad de su predicación, transmitida por aquellos que lo conocieron y la tradición que generaciones posteriores alimentaron.

Es decir, no estoy diciendo que sus creencias en la resurrección de Jesucristo puedan considerarse un hecho factual (lo cual es absurdo, porque es inverificable), sino que estoy diciendo que los primeros cristianos difícilmente podrían llegar a creer en ello, y morir por ello, si no tuvieran, al menos, conocimiento de que Jesucristo existió".


¿Cuántas veces hay que aclararle a Ud. las cosas y explicárselas muy detalladamente?

En ningún momento he dicho que "las creencias subjetivas de las personas cuando alcanzan cierta intensidad son prueba de la certeza de sus contenidos de conciencia".

Lo que he dado a entender es, precisamente, que, con independencia de la veracidad factual de las mismas (de las creencias), y que con independencia de que su experiencia subjetiva de fe fuera manifestada con mayor o menor grado de arrobo o apasionamiento, que es una cuestión totalmente ajena, y más en cuanto a su grado de certeza factual, es evidente que difícilmente podían actuar así si no era por que alguien (Jesucristo) les había proporcionado el contenido de sus creencias, que es cosa muy distinta a lo que Ud. equivocadamente deduce.

Tenga en cuenta que la fe, o las creencias, es siempre un acto de disposición interpersonal, es decir, que no queda contenida en el sujeto que la posee, sino que remite, a su vez, a la otra persona que la ha comunicado, que la ha puesto de manifiesto. En una palabra: si una creencia se constituye como contenido o materia de fe, es debido a la confianza depositada en la persona que nos manifiesta o nos comunica esa creencia y nos asegura su verdad (que luego esta verdad sea un puro delirio o no, eso es otra cuestión, y lo que importa, para nuestros efectos, es la existencia del que ha comunicado esa creencia, así que procure no perderse).

En conclusión: si los apósteles y primeros cristianos estuvieron dispuestos a sufrir persecución y martirio (y no es necesario remontarse hasta el S. III como Ud. hace interesadamente) es porque alguien (Jesucristo) les comunicó unas determinadas creencias y creyeron en su verdad (si estaban equivocados o no le repito que eso es una consideración aparte). Que luego resulte problemático demostrar a ciencia cierta la existencia histórica de Jesucristo (o de cualquier otro personaje que haya elaborado y puesto en marcha un movimiento religioso) es un aspecto que será siempre debatible y cuya dificultad dependerá de diversos factores, pero tal dificultad no nos autoriza a que desechemos, como prueba indirecta de la existencia del personaje, el fenómeno histórico-social de creyentes que le acompaña como consecuencia de la actividad que desarrolló aquél.

Por eso, vuelve a Ud. errar cuando dice:

"Tampoco tengo ni idea cuáles son esos condicionantes sociales que hacen impensable que se pueda construir una religión sobre un personaje inexistente. Me los tendrá que explicar con detalle, porque tal como lo escribe me parece una frase vacía, toda vez que la historia está llena de religiones que se basan en creencias acerca de seres inexistentes".

Pues vuelve a olvidar o confundir que una cosa es el contenido de las creencias y muy otra el hecho de quién las elaboró. Que haya religiones con contenidos fabulosos de seres inventados e inexistentes, no significa que no existiera alguien (si quiere, hasta en sentido plural) que lo haya pergeñado.

Por último, y en relación a su pregunta final: "¿Pero y si para que Jesucristo fuera Jesucristo hubo que borrar del mapa a Joshua el Galileo?

Pues muy sencillo: en términos históricos, y de acuerdo con la cita que le puse de Leibniz: si Jesús el Galileo no hubiera sido Jesucristo, no habría significado absolutamente nada. Ni siquiera haría falta borrarlo del mapa. Si se busca la figura histórica de Jesús de Galilea, si realmente tiene importancia histórica, es porque precisamente acabó convirtiéndose en Jesucristo (con todo lo ello conlleva).

Un cordial saludo, y discúlpeme, igualmente, si cree que me he excedido en la valoración y apreciación de algunas de sus consideraciones.

Servan:

El texto que puso María se refiere a aquellos que sufrían flujo de semen, no a las emisiones nocturnas de semen.

Aquellos que sufrían flujo de semen, seguramente se aplica a los que padecían alguna enfermedad venérea, tal como la gonorrea.
Rescato aquí esta noticia, donde se recoge una entrevista al obispo local, monseñor Giacinto Boutros Marcuzzo, sobre el hallazgo de Nazareth.

Nazaret exulta en esta Navidad con el hallazgo arqueológico

NAZARET, jueves 24 de diciembre de 2009 (ZENIT.org).- El descubrimiento de una casa de tiempos de Jesús en Nazaret, junto a la gruta de la Anunciación, ha alegrado la Navidad de los cristianos de esta localidad.

Al mismo tiempo les ha planteado una pregunta que todavía no tiene respuesta: ¿por qué los primeros cristianos conservaron esta casa, mientras que las que se encontraban a su alrededor no se guardaron?

Este es el interrogante que hace en esta entrevista concedida a ZENIT monseñor monseñor Giacinto Boutros Marcuzzo, obispo auxiliar del Patriarcado Latino de Jerusalén, encargado particularmente de Nazaret.

Monseñor Marcuzzo, ¿qué importancia atribuye usted al descubrimiento, por primera vez, en Nazaret, de una casa que se remonta a la época de Jesús?

Monseñor Marcuzzo: No es el primer descubrimiento de tiempos de Jesús, es quizá el descubrimiento más reciente de una casa de tiempos de Jesús. Claro está, había otras cosas que por desgracia han sido destruidas a lo largo de la historia y, de todos modos, contamos con la famosa gruta de la Anunciación, que también era una casa, con todas las grutas que se encontraban a su lado. De manera, que se pueden visitar varias. También quedan vestigios en la casa de las Hermanas de Nazaret, alrededor de la llamada Tumba del Justo, tradicionalmente conocida como la tumba de san José, pero ésta es quizá algo más tardía.

Ahora bien, las ruinas de esta casa que se acaba de descubrir, según los arqueólogos, corresponderían a las de una casa de tiempos de Cristo. Por tanto, ese es el primer interés, totalmente prioritario.

En segundo lugar, esta casa se encuentra en el centro de cuatro lugares muy conocidos. Por tanto, esta casa fue ciertamente un lugar de paso para Jesús, para la Sagrada Familia --para María de Nazaret, para san José--, pues se encuentra a pocos metros, cien como máximo, de la gruta de la Anunciación, así como de la Gruta de san José o Iglesia de san José, y de la famosa sinagoga de tiempos de Jesús, así como a unos cien metros o poco más de la Tumba del Justo. Por tanto, era un lugar céntrico.

En tercer lugar, el interés del descubrimiento de esta casa, recibido con entusiasmo tanto por los arqueólogos israelíes, como por nosotros, y por la asociación María de Nazaret y Chemin Neuf, la comunidad encargada de la acogida en ese centro, se debe al hecho de que ha sido conservada, mientras que las casas de al lado fueron destruidas. ¿Por qué se ha conservado ésta? Este hecho nos plantea preguntas interesantes. No tenemos respuesta. ¿Por qué se conservaron los muros de esta casa? ¿Por qué ésta y no otras que estaban a su lado?

Por desgracia, desde un punto de vista, y por suerte, desde otro, posteriormente se edificaron otros muros sobre el muro primitivo, o al lado de éste, por ejemplo, durante el período de Mameluk. ¿Por qué quisieron construir ese muro? Poco a poco, quizá, tendremos respuestas.

Por el momento, nos contentamos con alegrarnos por este descubrimiento arqueológico que muestra verdaderamente la existencia, si realmente hacía falta, de Nazaret en tiempos de Jesús.

¿Por qué? ¿Hay especialistas que dudan todavía de la existencia de Nazaret en tiempos de Jesús?

Monseñor Marcuzzo: Algunos especialistas dicen que Nazaret quizá no existía en tiempos de Jesús y que sólo muy posteriormente la ciudad habría alcanzado una cierta grandeza, una cierta importancia. Ahora tenemos la prueba de que esto no es así. Tenemos restos de tiempos de Cristo, lo que quiere decir que Nazaret era un centro habitado, que Nazaret existía. Pero para nosotros es sobre todo una confirmación de santos lugares. La tradición continúa.

Es una pequeña prueba que completa lo que ya sabemos y que es conservado por los franciscanos desde hace siglos, así como por la tradición cristiana local.

Monseñor Marcuzzo, ¿cuáles son sus sentimientos tras este descubrimiento?

Monseñor Marcuzzo: Para mí, como para todos los cristianos y amigos de Tierra Santa, es la confirmación de que Nazaret existía. Pero esta afirmación implica algo más. En Nazaret se dieron acontecimientos de la historia de la salvación que conocemos bien: la Anunciación, la Encarnación, la vida de la Sagrada Familia, la vida de Jesús durante treinta años...

En segundo lugar, de esto se deriva una consideración eclesial: la comunidad cristiana siempre ha tratado de conservar sus lugares. ¿Por qué fue conservada esta casa? Porque para la primera comunidad cristiana, durante los tres primeros siglos, esta casa tenía un significado. Había, por tanto, una comunidad cristiana que quiso mantener, conservar, animar y transmitir el mensaje de un lugar santo. Y nosotros, Iglesia de Tierra Santa, hoy volvemos a encontrar este mensaje, le recogemos, le vivimos y le continuamos.

Por último, este descubrimiento es ciertamente un aliento para el nuevo Centro María de Nazaret que está construyendo y en el que ha puesto todo su corazón y esfuerzos la asociación francesa María de Nazaret. Se encuentra al lado de la Basílica de la Anunciación, al lado del convento de los franciscanos. Este descubrimiento es ciertamente un gran aliento para el centro, no sólo para que los peregrinos puedan visitar la arqueología, sino para mostrar que este lugar santo, este centro, está edificado en un lugar histórico, que le da un interés suplementario.

¿Cómo ha sido recibida la noticia en Nazaret?

Monseñor Marcuzzo: Exultamos de alegría por este descubrimiento, pues aunque sea pequeño es una confirmación de nuestra antigüedad, de nuestro arraigo en este lugar. Cuando la arqueología muestra la presencia bíblica y cristológica, mariana o eclesial, nuestra comunidad, claro está, se siente alentada. Esto es importante para nuestra comunidad a causa de los desafíos que tiene que afrontar en esta vida, día tras día, en Tierra Santa.

¿Cómo viven la Navidad en Nazaret?

Monseñor Marcuzzo: Creo que Navidad cada año es siempre la misma fiesta de Navidad y, al mismo tiempo, una fiesta nueva con un mensaje nuevo. Este año seguimos en la atmósfera de la visita del Papa, con todo su significado oficial, claro está, pero sobre todo pastoral, espiritual, bíblico.

Vivimos también la fiesta de Navidad a la luz de una beatificación que tuvo lugar el 22 de noviembre: una religiosa palestina de Jerusalén (sor María Alfonsina), fallecida en Ain-Karim, la ciudad de la Visitación, que fundó una congregación de religiosas palestinas, jordanas, de Oriente Medio, conocidas con el nombre de Hermanas del Santo Rosario de Jerusalén. Esta beatificación ha sido para nosotros un gran momento de oxígeno, de luz, de aliento para la comunidad.

Y, además, vivimos en relación con la paz un momento de gran esperanza, de fe, pues la paz es nuestro gran problema en Tierra Santa. Deseamos que esta fiesta sea una ocasión para encontrar más paz, más caminos de paz, y que el próximo año podamos realmente hacer la fiesta de la paz.

Necesitamos que los hombres de buena voluntad, los responsables políticos encargados de las relaciones entre los pueblos se conviertan verdaderamente a la paz y que tengan "la valentía de la paz", como ha dicho nuestro patriarca en su mensaje de Navidad de este año. ¡Tenemos miedo de la paz! La paz ciertamente es siempre una aventura, un riesgo, pero hay que arriesgarnos, pues de ello sólo puede venir el bien.

Les deseo a todos ustedes y a toda la familia de ZENIT, a todos los lectores y amigos de ZENIT, mis mejores deseos desde Nazaret. Desde la ventana de mi ventana veo la Basílica de la Anunciación iluminada con motivo de la Navidad y les envío una bendición especial, en María y en Jesús, a todos ustedes y todos a los creyentes de buena voluntad.

Por Isabelle Cousturié

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más