La división de tareas en sociedades de cazadores-recolectores no depende de las capacidades de cada sexo

En los grupos actuales de cazadores-recolectores, las mujeres suelen transportar mayores cargas que los hombres, por lo que algunos científicos habían apuntado que ellas eran energéticamente más eficientes a la hora de realizar esas tareas.

El grupo de Paleofisiología y Ecología humana del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), liderado por los doctores Ana Mateos y Jesús Rodríguez, ha publicado un artículo en la revista American Journal of Human Biology, cuyos resultados muestran que hombres y mujeres gastan la misma energía transportando una carga de un determinado peso.

Para llevar a cabo esta investigación se diseñó un estudio en el que se comparaba gasto energético durante el transporte de cargas en hombres y mujeres, midiendo diferentes parámetros corporales. En las pruebas, desarrolladas en el Laboratorio de BioEnergía del CENIEH, han participado 48 voluntarios de ambos sexos.

En realidad, el gasto energético depende solo del tamaño corporal del individuo, no de su sexo. Como explica Olalla Prado, autora principal del artículo, “aparte de diferencias obvias en el tamaño corporal entre ambos sexos, no existen evidencias de una ventaja fisiológica que favorezca a las mujeres en el transporte de cargas”.

No obstante, pese a tener un tamaño corporal menor, normalmente las mujeres transportan más peso que los hombres entre los grupos cazadores recolectores. En este sentido Ana Mateos señala que en grupos indígenas como los Ache, los Pumé, los Efe, los Hiwi o los Kung!, mujeres y hombres invierten diferentes tiempos en las tareas de buscar y transportar recursos. “Además, el gasto energético destinado a esas tareas depende también de sus habilidades y de su estado fisiológico y/o reproductivo”, añade.

Por tanto, esa división del trabajo debe explicarse por otros factores. En esas sociedades, las mujeres se dedican a labores que entrañan un menor riesgo, aunque no menos importantes, mejorando de esta manera la viabilidad del grupo. Es esencial asegurar el éxito reproductivo; el periodo de lactancia es largo y los niños deben permanecer cerca de sus madres en sus primeros años de vida. Exponer a mujeres embarazadas o a niños a actividades de riesgo tendría consecuencias funestas para el grupo.

“Por eso, es mucho más eficaz una división de tareas como la que se observa en esos grupos, sin que ello responda a diferencias en la capacidad de uno u otro sexo para llevarlas a cabo”, concluye Jesús Rodríguez.

Fuente: cenieh.es| 9 de marzo de 2020

Visitas: 258

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más