Llaman la atención los pendientes de esta diosa funeraria, que representan dos cabezas humanas. Si a muchos puede parecer un detalle macabro, algo así como las cabezas reducidas que los shuar (jíbaros) convierten en talismanes, hay que situarse, para entenderlo, en el mundo fenicio del 450-350 a. C.

Para arqueólogos como Benjamí Costa y Jordi Fernández, que hace una década estudiaron y analizaron esta pieza y otra similar que existe en el Museo de Arqueología de Cataluña, y que también fue hallada en Ibiza, esas cabezas humanas son precisamente atributos de la diosa que la convierten en divinidad funeraria.

Los expertos disponen de suficientes indicios sobre el mundo púnico como para asegurar que la muerte podía evocarse simbólicamente mediante rostros de mirada fija, hierática. Es, ofreciendo un arquetipo como ejemplo y salvando las distancias que puedan existir, la expresión de la gorgona griega, la que convierte en piedra a quien la mira.

Y aunque en esta ocasión particular se encuentran convertidos en pendientes, esos rostros hieráticos, que en ocasiones son de felinos, se hallan representados en toda una serie de objetos asociados a la muerte y hallados en hipogeos fenicios.

Diosa Tanit expuesta en el Museo Arqueológico de Cataluña. Foto: G.C.C.

Benjamí Costa, director del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera, explica que esta diosa femenina, probablemente Tanit, era la que acogía el alma del difunto y lo ayudaba a realizar el paso al más allá, un tránsito que en las civilizaciones antiguas estaba plagado de amenazas, de monstruos que ponían en peligro el espíritu del muerto. Y contra ellos necesitaban la intervención de dioses funerarios poderosos que les allanaran el camino.

Esta pieza singular cuenta además con otros detalles que no sólo la convierten en extraordinaria y única (junto con la figura similar que existe en el museo de Barcelona) sino que refuerzan la teoría de su carácter eminentemente funerario. Además de tan curiosos pendientes, la diosa porta un collar del que cuelgan unos abalorios como bellotas y que resulta ser igual a collares auténticos, conocidos en metales nobles en el mundo griego y fabricados en hueso en el ámbito púnico, que se han encontrado en tumbas y de los que existen ejemplares en el museo de Puig des Molins.

Por otra parte, la figura (derecha), que por lo demás va desnuda, fue encontrada en varios fragmentos que tuvieron que ser encajados. Y algunos de ellos tienen trazas evidentes de haber sido quemados, lo que lleva a los expertos a la hipótesis de que pudo ser usada en alguna ceremonia sacra, en la que fuera rota y lanzada al fuego; en el santuario de es Culleram, por ejemplo, se han encontrado pruebas de este tipo de rituales.


La diosa funeraria, que también lleva un tocado, probablemente una diadema, pertenece a la colección Sáinz de la Cuesta, expuesta en el museo de Puig des Molins, y compuesta, en gran medida, por piezas atesoradas por Joan Roman, mecenas de la arqueología pitiusa, a partir del año 1905.

Son piezas procedentes, fundamentalmente, de la necrópolis, y obtenidas de las excavaciones de la Sociedad Arqueológica Ebusitana que Roman sufragaba; a cambio, y tal y como entonces era acostumbrado, él se quedaba las piezas. Al morir Joan Roman, buena parte de su colección fue adquirida por Sáinz de la Cuesta. Y así han podido conservarse y convertirse en parte fundamental del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera.

Fuente: diariodeibiza.es | 3 de octubre de 2016

 
 
style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-8510012412669983"
data-ad-slot="3426785577"
data-ad-format="auto">

Visitas: 955

Respuestas a esta discusión

Muy interesante,Guillermo.Nunca me había fijado en lo de las cabezas -pendientes .

Me imagino que las bellotas en los collares son una alusión al jabalí ,que es un animal funerario

Hola, María:

Sí, es posible que las bellotas de los collares pudieran ser, como dices, una alusión al jabalí como animal funerario. Pero, desde luego, lo que más llama la atención son esos pendientes con formas de caras o rostros. Me pregunto qué significado simbólico podrían tener. Indagando por internet no he encontrado nada al respecto. 

Dada la atribución a la diosa Tanit de la escultura, y partiendo de su significación también como diosa del amor y la fertilidad, quizá cabría interpretar esos pequeños rostros como los hijos habidos en el matrimonio (recordemos que Tanit es la mujer de Baal). O ya puestos en plan tétricos, quizás aludan a los niños que se sacrificaban en honor de estos dioses púnicos, según afirman determinadas interpretaciones.

En fin, es difícil saberlo.

Por cierto, otro artículo del mismo autor del post que publicamos, Joan Costa, sobre la escultura fenicio-púnica, se publicó el mes pasado, y aprovecho ahora para ponerlo, dado que se me había pasado:

El rostro del hombre púnico

«Cuando imagino a un púnico, a un hombre de esa época, pienso en esta máscara», manifiesta Benjamí Costa, director del Museo Arqueológico de Ibiza y Formentera, que explica que aunque puede interpretarse que la pieza de cerámica representa a alguna divinidad, también revela los rasgos, la imagen, que debía tener un hombre púnico del siglo IV a.C., interpretados por un artesano local. Y esa es una de las razones que hacen remarcable esta máscara.



La máscara funeraria barbada, fechada entre el 400 y el 300 a. C., es una obra preciada en las vitrinas del museo de Puig des Molins porque no son muchas las que han llegado hasta nuestros días y ésta, además, puede considerarse «una de las principales obras de la plástica púnica ebusitana». Tal producción local se caracteriza, a partir del siglo V pero sobre todo del IV a. C., por la tendencia de los artesanos de Ibiza a desarrollar un estilo propio, a alejarse de los modelos que pudieran imitar de las piezas llegadas del exterior. Esta artesanía local adopta rasgos de otros emplazamientos del ámbito mediterráneo pero va adquiriendo una personalidad propia, de la que esta máscara es una buena representación.

La producción de terracotas ibicencas del mundo púnico se caracteriza por un tratamiento muy elemental, muy esquemático y algo tosco, del cuerpo y las extremidades de las figuras humanas, en contraposición con el detalle con que se trabaja el rostro. En el caso de la máscara, aunque es una figura sin cuerpo, sí puede subrayarse la importancia dada a los detalles, a la fisonomía púnica, a los surcos de la barba, la amplitud de los labios, la forma de los ojos, el tamaño de las orejas o la definición de las cejas.



Por otra parte, la máscara, además de presentar un agujero en la parte interior superior también presenta varios orificios en los laterales, que, según explica Benjamí Costa, hacen pensar que la pieza debía ir colgada o sujeta a un elemento vertical, como un poste o pilar, o que estuviera insertada en algún tipo de guirnalda. Hay que precisar que las guirnaldas de tipo funerario son habituales en los ritos griegos y romanos de la antigüedad, en los que las tumbas eran decoradas con profusión. Y aunque tal escenografía decorativa relacionada con la muerte no es tan conocida en el mundo púnico, podría llegarse a la conclusión de que, «por paralelismo», la comunidad fenicio-púnica hubiera adoptado algunas tradiciones de rituales griegos o romanos. «En el siglo IV antes de Cristo hay una interacción entre todas las comunidades de forma que podríamos hablar de una cultura mediterránea general», explica el director del museo arqueológico pitiuso.



La máscara del púnico barbudo es una de las piezas de la colección Sáinz de la Cuesta, donada al Estado en el año 1964 y expuesta hoy en una de las salas del Museo Monográfico del Puig des Molins. Aunque se desconoce el punto exacto del que procede cada uno de los ejemplares de esta colección, todos fueron hallados en la isla, adquiridos y acumulados, y en buena medida rescatados, por Sáinz de la Cuesta tras la Guerra Civil. Y se considera que la mayoría proviene de excavaciones (probablemente ilegales) de la propia necrópolis del Puig des Molins. La máscara funeraria fue, con toda probabilidad, extraída de este santuario, pero se ignora la fecha y el hipogeo concreto, y por tanto el contexto, del hallazgo.

Fuente: diariodeibiza.com | 12 de septiembre de 2016

Un saludo

Hola ,Guillermo ; a mí las cabezas como pendientes me recuerdan a trofeos de guerra (otro de los campos de Tanit ) o al hecho de que,como divinidad funeraria ,arrastraba con ella a los difuntos,simbolizados por las cabezas.

Aquí hay una imagen de Tanit con cabeza de león,en su manifestación guerrera-cazadora.

 

 

 

https://es.wikipedia.org/wiki/Tanit

Sí, María, las posibilidades que apuntas también podrían tenerse en cuenta. Es difícil saberlo, sin tener más referencias al respecto.

Un saludín

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2022   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más