Un misterioso pariente de los neandertales, hallado en China

Reconstrucción virtual de los cráneos sobre el yacimiento donde fueron encontrados- Xiujie Wu

En diciembre de 2007, un grupo de arqueólogos terminaba su extenuante temporada de trabajo en un yacimiento cercano a la ciudad de Xuchang, en la provincia de Henan, en China, cuando entre los sedimentos aparecieron unas bellas herramientas de cuarzo. Encantados con el hallazgo, los científicos prolongaron sus labores dos días más para extraerlas, pero en la última mañana se llevaron una sorpresa que iba a compensarles con creces el esfuerzo. La pieza amarilla de una redonda calavera asomaba del suelo fangoso de la fosa, en la misma capa donde habían encontrado las herramientas. El equipo volvió otras seis temporadas y logró desenterrar 45 fósiles más que, como si de un puzle en tres dimensiones se tratara, encajaban en dos cráneos parciales de hace unos 100.000 años. No había caras ni mandíbulas, pero aún así apreciaron un parecido notable con los Neandertales.

Los autores principales del hallazgo, un grupo de la Academia China de las Ciencias en Pekín, explican este jueves en la revista Science los entresijos de esta historia emocionante que, como suele suceder con todo lo relativo a la evolución humana, plantea más preguntas que respuestas. Porque no es fácil adjudicarle un dueño a esos huesos. Según los investigadores, tienen tal mezcla de rasgos que podrían pertenecer a un nuevo tipo de humano o a una variante oriental de los Neandertales, la otra especie humana inteligente con la que nos cruzamos y que desapareció hace unos 40.000 años.

Pero hay otra posibilidad más, no menos fascinante, y es que nos encontremos ante un primo de los Neandertales, el también extinto Homínido de Denisova, cuyos únicos restos hasta la fecha, muy escasos, fueron desenterrados en 2010 en una cueva de Siberia, Rusia, a 4.000 kilómetros del yacimiento chino. Los propios autores no mencionan expresamente a los Denisovanos, pero un comentario que acompaña el artículo en Science recoge las opiniones de distintos antropólogos que creen que la explicación encaja como un guante.

De momento, los científicos se refieren a su descubrimiento como Homo arcaico. Uno de los cráneos tiene un enorme volumen cerebral de 1.800 centímetros cúbicos, en el extremo superior del baremo para los Neandertales o los seres humanos modernos, además de un hueco de tipo Neandertal en un hueso de la parte posterior. Y ambos cráneos tienen prominentes arcos superciliares (la zona situada por encima de las cejas) y huesos del oído que se parecen a los de los Neandertales pero que son distintos de nuestra propia especie.

Sin embargo, los cráneos también difieren de los Neandertales occidentales de Europa y el Medio Este. Las crestas de la frente son más delgadas y los huesos del cráneo menos robustos, similares a los humanos modernos tempranos y algunos otros fósiles asiáticos. «No son neandertales en el sentido completo», dice Erik Trinkaus (izquierda), un paleoantropólogo de la Universidad de Washington en St. Louis, Misuri (EE.UU.), que ha participado en la investigación. Tampoco son los fósiles de representantes tardíos de otros humanos arcaicos como el Homo erectus o el Homo heidelbergensis. Los cráneos están demasiado ligeramente construidos y su cerebro es demasiado grande.

Denisovanos

Para que el rompecabezas sea aún más complejo, los cráneos comparten rasgos con otros fósiles en el este de Asia que datan de hace 600.000 a 100.000 años. Para la paleoantropóloga Xiu-Jie Wu  (derecha), coautora del estudio, «los fósiles pertenecen a una especie desconocida de humano arcaico que sobrevivió en el este de Asia hace 100.000 años». Por las similitudes con otros fósiles asiáticos, los cráneos pueden representar a miembros regionales de una población en Asia oriental que pasó rasgos locales a través de generaciones. Al mismo tiempo, las semejanzas con los Neandertales y humanos modernos sugieren que estos asiáticos arcaicos se mezclaron con ellos.

Para otros expertos, la descripción podría corresponder a los Denisovanos: vivieron hace entre 100.000 a 50.000 años, y su ADN muestra que después de cientos de miles de años de aislamiento, se mezclaron tanto con los Neandertales como con los primeros humanos modernos. «Estos fósiles chinos están en el lugar correcto en el momento correcto y con las características correctas», dice el paleoantropólogo Jean-Jacques Hublin  (izquierda), del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva en Leipzig, Alemania.

«Sí, podrían ser Denisovanos», apunta a ABC María Martinón-Torres (derecha), profesora e investigadora en el University College de Londres y miembro del equipo de investigación de Atapuerca. «Vemos una población que no es 'sapiens', no es 'Homo erectus' y tampoco es Neandertal, pero tiene aspectos relacionados con estos», dice.

Pero el problema es que no se conoce nada del aspecto físico de los Denisovanos -en Siberia solo se recuperaron el fragmento de un meñique infantil y dos dientes- y su existencia se reduce prácticamente a una secuencia de ADN, por lo que es difícil adjudicarles nuevos fósiles.

La única manera de saber si los cráneos de China son de Denisovanos es por el ADN, pero los investigadores no fueron capaces de extraerlo. Si esto no se consigue, «o hallamos más fósiles en Siberia que pongan cara a los denisovanos y lo aclaren o estamos en el terreno de la especulación», señala Martinón-Torres. Aunque la identidad del Homo de Xuchang siga en la incertidumbre, «el descubrimiento es apasionante, China está reescribiendo la historia de la evolución humana», asegura la paleoantropóloga.

Fuente: ABC.es | 2 de marzo de 2017

Post de Terrae Antiqvae relacionado:

* Descubiertos tres sitios paleolíticos cerca del sitio del Hombre de... (21/11/2010)

 
 
style="display:block"
data-ad-client="ca-pub-8510012412669983"
data-ad-slot="3426785577"
data-ad-format="auto">

Visitas: 443

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el marzo 3, 2017 a las 11:54am

Homínidos prehistóricos de China podrían ser híbridos de nativos y europeos

Yacimiento de Xuchang.

Nueva evidencia apunta a que los homínidos prehistóricos del norte de China pudieron haber sido híbridos de la población autóctona y los europeos, lo que desafía la teoría popular sobre el origen africano de la humanidad.

 

Fósiles de cráneos humanos de entre 105.000 y 125.000 años de antigüedad encontrados en Xuchang, en la provincia china central de Henan, comparten características de los homínidos chinos, de los primeros humanos modernos y de los Neandertales, una especie nombrada así por el valle alemán de Neander, según un artículo publicado hoy en la revista Science.

 

La investigación de los dos cráneos descubiertos en 2007 y 2014, Xuchang 1 (en 26 fragmentos) y Xuchang 2 (en 16 fragmentos), respectivamente, mostró un hueso occipital y una estructura de laberinto de oído interno similar a los de los Neandertales, dijo Li Zhanyang, uno de los autores del informe e investigador del Instituto de Patrimonio Cultural y Arqueología de la provincia de Henan.

 

Los cráneos Xuchang también tienen características primitivas del Homo erectus pekinensis, u Hombre de Pekín, incluyendo una bóveda neurocraneal baja, neurocráneo liso y mastoides cortos con inclinación hacia dentro.

Foto 

"Los humanos Xuchang vivieron entre el Hombre de Pekín (de 200.000 a 700.000 años de antigüedad) y los primeros humanos modernos del norte de China (cerca de 40.000 años de antigüedad), lo que prueba una continuidad de la evolución humana en el norte de China", señaló Li.

 

Li dijo a Xinhua que Xuchang 1 tiene características de los primeros humanos modernos y posiblemente es un ancestro directo del chino moderno del norte. Xuchang, ubicado al norte del río Huaihe, se encuentra al norte del país.

 

El origen africano de nuestra especie es un firme consenso pero existen dos opiniones en pugna en la paleoantropología respecto del origen de los humanos modernos existentes, el Homo sapiens, la postura africana y la opinión multirregional.

 

"Es la primera vez que se encuentran fósiles con características de los Neandertales en el este de Asia", dijo Li, quien ha dirigido durante 12 años la excavación en Xuchang.

Foto 

Hace dos años, Li formó un equipo internacional para trabajar en los fósiles Xuchang con científicos de la Academia de Ciencias de China, la Universidad Peking, la Universidad Normal del Este de China y la Universidad Washington de San Luis.

 

Los investigadores utilizaron exploración por tomografía computarizada (TC) y tecnología en tercera dimensión (3D) para hacer comparaciones con otros fósiles humanos encontrados en otras partes del mundo.

 

Li considera que los homínidos chinos migraron a las regiones europeas más cálidas durante la era glacial y se cruzaron con los primeros Neandertales en esos lugares.

 

Durante la última etapa interglacial, entre 74.000 y 128.000 años de antigüedad, cuando el clima se calentó, los ancestros del hombre de Xuchang regresaron al norte de China. La migración pudo ocurrir en múltiples ocasiones debido al cambio climático.

Fuente: espanol.cri.cn | 3 de marzo de 2017

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el marzo 6, 2017 a las 11:51am

Nuevos y sorprendentes hallazgos en China

La semana pasada tuvimos noticia de la existencia de dos nuevos cráneos fósiles humanos procedentes del yacimiento de Xuchang, situado en la provincia de Henan, en el centro este de China. Los investigadores Zhan-Yang Li y Erik Trinkaus han liderado el estudio de estos cráneos, que se ha publicado en la revista Science y en el que han participado nuestros colegas Xiu-Jie Wu y Liu Wu, del Instituto de Vertebrados de Paleontología y Paleoantropología (IVPP) de Pekín. Es agradable ver como se enriquece el registro fósil humano. Cada nuevo ejemplar representa la pieza de un puzzle, que tardaremos mucho tiempo en completar. Hace un par de años tuvimos ocasión de ver los restos originales, aún sin reconstruir, en nuestra visita anual al IVPP.

Cráneos de Xuchang. La reconstrucción de los cráneos ha sido realizada en el Institut of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology (IVPP), Beijing. Imagen tomada de www.redorbit.com.

Los cráneos de Xuchang se han reconstruido a partir de fragmentos hallados en el yacimiento entre 2007 y 2014. El cráneo 1 está algo más completo, aunque solo conserva el neurocráneo. No hay restos ni de la cara ni de la mandíbula.

El cráneo 2 apenas conserva la parte posterior del neurocráneo. Es una pena no disponer de información sobre el cráneo facial, porque la evolución de la forma de la cara es uno de los temas pendientes en evolución. La datación de estos restos humanos ha sido calibrada mediante el método de la luminiscencia en granos de cuarzo entre 105.000 y 120.000 años. Este es uno de los métodos más fiables del momento, y las fechas encajan perfectamente tanto con los restos fósiles de animales como con la industria lítica. Un contexto aparentemente perfecto, que no ofrece dudas. Así que estos humanos de China pudieron vivir a finales del Pleistoceno Medio, en una época cálida de transición hacia las últimas glaciaciones del planeta.

Los autores del trabajo nos explican que los cráneos tienen un aspecto primitivo, pero hacen notar ciertas similitudes con los Neandertales tanto en el occipital como en el oído interno. Las técnicas modernas de micro-TC (microtomografía axial computarizada) permiten el “milagro” de estudiar con detalle estructuras internas a las que hace tan solo unos años nadie tenía acceso. La radiografía convencional no tiene la resolución suficiente como para lograr esos detalles. Junto a esos caracteres, Li y sus colegas ofrecen las estimaciones del tamaño del cerebro del cráneo 1 de Xuchang, que se acerca a los 1.800 centímetros cúbicos. Si sus estimaciones son correctas, el cráneo Xuchang 1 se encuentra en el extremo más alto tanto de los Neandertales como de las poblaciones de nuestra especie. Recordemos que el promedio del volumen de Homo sapiens es de unos 1.350 centímetros cúbicos. El dato del cráneo de Xuchang demuestra una vez más que la expansión del tamaño de cerebro pudo ser un carácter con selección positiva independiente en muchas poblaciones de homininos tanto de África como de Eurasia.

No es la primera vez que los científicos señalan la presencia de rasgos Neandertales en fósiles de China. Tampoco es la primera vez que se sugieren posibles conexiones entre Europa y el este de Asia. Desde nuestro equipo defendemos que tanto Asia como Europa fueron colonizadas en diferentes momentos, por poblaciones que procedían del suroeste de Asia, donde los Neandertales estuvieron viviendo durante miles de años. Recuerdo la frase de un colega británico, Robin Dennell, cuyo cerebro guarda una verdadera enciclopedia de datos sobre el contexto de todos los yacimientos de Eurasia. Robin explicó en cierta ocasión que, “según los datos que maneja, los Neandertales llegaron a bañarse en el Pacífico”. Una forma divertida de señalar que la expansión de Homo neanderthalensis pudo ser mayor de lo que imaginamos. Si los miembros de esta especie ocuparon la cueva de Denisova, en Siberia, es posible que llegaran hasta el actual estado de China e hibridaran con los homininos que ocupaban esta vasta región de Eurasia.

Esta hipótesis se podrá contrastar gracias a los estudios de ADN antiguo. Sabremos entonces si la colonización de Asia fue un evento único protagonizado por la especie Homo erectus, como ha sostenido la ciencia oficial durante muchos años. Por el contrario, la gran variabilidad de los homininos de China podría deberse tanto a su colonización en diferentes momentos, como a la mezcla entre poblaciones del este y el oeste de Eurasia durante el Pleistoceno Medio.

Fuente: quo.es | 6 de marzo de 2017

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el mayo 3, 2017 a las 5:04pm

Disfrutando y reflexionando sobre los cráneos de Xuchang

El pasado 6 de marzo conté en este mismo blog la publicación aparecida en la revista Science sobre la descripción e interpretación de dos cráneos incompletos recuperados en el yacimiento de Xuchang (provincia de Henan, centro de China) entre 2007 y 2014. La profesora Xiujie Wu, una de las autoras del estudio, prometió enseñarnos los fósiles durante nuestra visita a Pekín en la primera semana de abril. En este post quería mostrar una de las fotografías que tomamos en el despacho de Xiujie Wu, mientras nuestra colega nos mostraba los restos originales de los cráneos y las reconstrucciones realizadas a partir de réplicas.

En el despacho de la Profesora Xiujie Wu, con la Dra. María Martinón disfrutando de la observación de los restos originales y la reconstrucción de los cráneos de Xuchang.

Tenemos una inmensa suerte de ir conociendo los tesoros paleoantropólogicos que poco a poco se van encontrando en China. Este inmenso país ha conseguido un desarrollo espectacular en pocos años y su apuesta por la Ciencia es envidiable. La riqueza en yacimientos arqueológicos y paleontológicos es impresionante. Los jóvenes científicos están adquiriendo una formación de enorme calidad tanto en su propio país como en otros lugares del mundo. La suma de recursos humanos y patrimoniales hará de China la primera potencia mundial en los ámbitos de la arqueología y la evolución humana. Lo veremos en pocos años.

Tengo que admitir que nos quedamos muy impresionados al comprobar con nuestros propios ojos la morfología y el enorme tamaño de los cráneos de Xuchang. Su antigüedad, no mayor de 120.000 años, es similar o tal vez algo superior a la de los primeros Homo sapiens recuperados en yacimientos del sur de China (Daoxian y Zhiren). Pero resulta evidente que los cráneos de Xuchang no pertenecieron a nuestra especie. Su morfología es claramente primitiva y podrían incluirse en el taxón Homo erectus, que más que una especie paleontológica se está transformando en un concepto en el que caben formas muy diferentes. Los autores de la investigación de los cráneos de Xuchang destacaron su semejanza en algunos caracteres con los neandertales, un aspecto que merece reflexión en la construcción de los modelos que tratan de explicar el transcurso de la evolución humana en Eurasia en los dos últimos dos millones de años.

Quizá el aspecto más llamativo de los cráneos de Xuchang es su gran tamaño. Cuando leímos el artículo publicado en la revista Science nos parecía que el volumen estimado para el interior del Cráneo 1 de Xuchang, 1.800 centímetros cúbicos, podía ser una exageración. Ahora podemos decir que no es así. Aquellos "humanos" de finales del Pleistoceno Medio tenían un cerebro que superaba en unos 400 centímetros cúbicos el promedio de nuestra especie. Comprobamos una vez más que el aumento del tamaño del cerebro ha sido favorecido por la selección natural en todas las especies del género Homo.

La forma del cerebro de Homo sapiens es diferente a la de todas las demás especies de homininos. La notable esfericidad de nuestro cerebro es consecuencia de un cambio en la trayectoria de su crecimiento, que se produce durante el primer año de vida postnatal. Quizá ese cambio es el resultado de un cambio genético mínimo, pero que se expresa a una edad muy temprana. Es por ello que las consecuencias son muy llamativas en el adulto. El gran tamaño del cerebro de los neandertales y de los cráneos de Xuchang en relación al promedio de nuestra especie nos permite pensar que tanto Homo neanderthalensis como Homo erectus quizá se “pasaron de frenada” en su aumento del tamaño del cerebro. El gasto energético del cerebro del adulto de Homo sapiens representa la cuarta parte de nuestro metabolismo basal en condiciones de reposo (por ejemplo, durante el sueño). El desarrollo del cerebro de un niño de cuatro años puede representar más de 40% de la energía que consume. Así pues, la selección natural puede haber encontrado en nuestra especie un delicado equilibrio en lo que concierne al gasto energético que conlleva el crecimiento y desarrollo del cerebro y las enormes ventajas que supone ser unos primates tan inteligentes.

Fuente: quo.es | 25 de abril de 2017

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más