El mito del "genocidio español": las enfermedades acabaron con el 95% de la población

Mural de Diego Rivera sobre la Conquista de México. Palacio Nacional de la Ciudad de México. Wikipedia

Fuente: ABC.es | César Cervera | 28 de abril de 2015

El término anacrónico de «Genocidio Americano» es uno de los puntales de la leyenda negra que vertieron los enemigos del Imperio español para menoscabar su prestigio. En un grabado holandés del siglo XVII aparece Don Juan de Austriahéroe de la batalla de Lepanto, vanagloriándose del martirio de un grupo de indígenas americanos. La mentira es insultantemente estúpida: el hijo bastardo de Carlos I de España jamás participó de la conquista ni siquiera pisó suelo americano. Así, entre mentiras, cifras exageradas y episodios novelados, se gestó el mito que pervive hasta la actualidad de que los españoles perpetraron una matanza masiva y ordenada de la población americana. La verdad detrás de esta controversia histórica muestra que el auténtico genocidio, pese a que los españoles no escatimaron en brutalidad para llevar a cabo sus propósitos, lo causaron las enfermedades portadas por los europeos.

La catástrofe demográfica que sufrió el continente americano desde 1492, el año del Descubrimiento de Cristóbal Colón, es un hecho irrefutable. Antes de la llegada de los españoles se ha estimado tradicionalmente que la población del continente se encontraba entre los 40 millones y 100 millones. No obstante, el hispanista venezolano Ángel Rosenblat  argumenta en su estudio «La población de América en 1492: viejos y nuevos cálculos» (1967) que la cifra no pasaría de 13 millones, concentrándose los mayores grupos en las actuales regiones de México y de Perú, ocupadas por el Imperio azteca y el Inca, respectivamente. Sea una cifra u otra, la disminución demográfica fue dramática: el 95 % de la población total de América murió en los primeros 130 años después de la llegada de Colón, según el investigador estadounidense H. F. Dobyns.

La sangría demográfica hay que buscarla en dos factores: el traumatismo de la conquista (las bajas causadas por la guerra, el desplome de las actividades económicas y los grandes desplazamientos poblaciones) y las enfermedades. Los habitantes de América habían permanecido aislados del resto del mundo y pagaron a un alto precio el choque biológico. Cuando las enfermedades traídas desde Europa, que habían evolucionado durante miles de años de Humanidad, entraron en contacto con el Nuevo Mundo causaron miles de muertes ante la fragilidad biológica de sus pobladores. Un sencillo catarro nasal resultaba mortal para muchos indígenas. El resultado fue la muerte de un porcentaje estimado del 95% de la población nativa americana existente a la llegada de Colón debido a las enfermedades, según los cálculos del ecólogo Jared Diamond.

Retrato de Bartolomé de las Casas

No obstante, fueron las grandes epidemias las que provocaron el mayor impacto. Una epidemia de viruela que se desató en Santo Domingo entre 1518 y 1519 acabó con prácticamente toda la población local. Esta misma epidemia fue introducida por los hombres de Hernán Cortés en México y, tras arrasar Guatemala, bajo hasta el corazón del Imperio Inca en 1525, donde diezmó a la mitad de la población. Precedido por la viruela, la llegada de Francisco Pizarro a Perú a Perú fue el golpe final a un imperio que se encontraba colapsado por las enfermedades. La epidemia de viruela fue seguida por el sarampión (1530-31), el tifus en 1546, y la gripe en 1558. La difteria, las paperas, la sífilis y la peste neumónica también golpearon fuerte en la población.

El genocidio en la leyenda negra

«Los españoles han causado una muerte miserable a 20 millones de personas», escribió en su texto «Apología» el holandés Guillermo de Orange, esforzado padre de la propaganda negativa del Imperio español. Con la intención de menoscabar el prestigio de la Monarquía hispánica, dueña absoluta del continente durante casi un siglo, los holandeses, los ingleses y los hugonotes franceses exageraron las conclusiones del libro «Brevísima relación de la destrucción de las Indias», escrito por el fraile dominico Bartolomé de Las Casas. Este fraile que acompañó a Cristóbal Colón en su segundo viaje no había imaginado que su texto iba a ser la piedra central de los ataques a España cuando denunció el maltrato que estaban sufriendo los indígenas. Como explica Joseph Pérezautor de «La Leyenda negra» (GADIR, 2012), Las Casas pretendía «denunciar las contradicciones entre el fin –la evangelización de los indios– y los medios utilizados. Esos medios (la guerra, la conquista, la esclavitud, los malos tratos) no eran dignos de cristianos; el hecho de que los conquistadores fueran españoles era secundario».

Grabado de T. De Bry para «la Historia de la destrucción de las Indias».

Las traducciones y reediciones de la «Brevísima relación de la destrucción de las Indias» se multiplicaron entre 1579 y 1700: de ellas 29 fueron escritas en neerlandés, 13 en francés y seis en inglés. Lo que todos obviaron cuando emplearon a Las Casas para atacar al Imperio español es que él mismo representaba a un grupo de españoles con el coraje de denunciar el asunto, la mayoría misioneros, y a una creciente preocupación que atrajo el interés de las autoridades. Los críticos consiguieron que en 1542 las Leyes Nuevas recordaran la prohibición de reducir a los indios a esclavitud y sancionaron el fin del trabajo forzoso, la encomienda. En la controversia de Valladolid, donde por desgracia se sacaron pocas conclusiones finales, se enfrentaron quienes defendían que los indígenas tenían los mismos derechos que cualquier cristiano contra los que creían que estaba justificado que un pueblo superior impusiera su tutela a pueblos inferiores para permitirles acceder a un grado más elevado de desarrollo.

Curiosamente, los enciclopedistas franceses, muy críticos con todo lo referido a España en otras cuestiones, fueron los primeros en ver que las cifras presentadas por de Las Casas –20 millones de muertos causados por los métodos de los conquistadores– eran del todo imprecisas. En «El Ensayo sobre las costumbres» (1756), Voltaire (derecha) afirma que Las Casas exageró de forma premeditada el número de muertos e idealizó a los indios para llamar la atención sobre lo que consideraba una injusticia. «Sabido es que la voluntad de Isabel, de Fernando, del cardenal Cisneros, de Carlos V, fue constantemente la de tratar con consideración a los indios», expuso en 1777 el escritor francés Jean-François Marmontel en una obra, «Les Incas», que por lo demás está llena de reproches hacia la actitud de los conquistadores. La Revolución francesa y la emancipación de las colonias en América elevaron a Las Casas a la categoría benefactor de la Humanidad.

Los críticos se convierten en los conquistadores

Más allá del brutal impacto de las enfermedades, es cierto que la violencia de la Conquista de América provocó la muerte directa e indiferente de miles de personas. El que existiera un grupo de personas críticas con los métodos empleados por los conquistadores –un grupo de hombres que perseguían como principal objetivo el hacerse ricos– o que los Reyes españoles plantearan soluciones –aunque fueran incompletas e incluso hipócritas– no exime a España de sus pecados y del daño cometido, pero sí la diferencia de precisamente los países que censuraron una actuación que luego ellos mismos practicaron. Sin entrar a valorar el fangoso proceso llevado a cabo por los anglosajones en Norteamérica, la explotación de caucho en el África negra dejó a sus espaldas 10 millones de muertos en el Congo Belga. «La colonización europea de los siglos XIX y XX fue culpable de crímenes semejantes a los cometidos por los conquistadores españoles. La única diferencia es que no encontraron a un Las Casas para denunciar las injusticias con tanta repercusión», sentencia el hispanista Joseph Pérez en el citado libro.

Visitas: 1961

Comentario por mario f. s. el abril 29, 2015 a las 4:21pm

Este asunto siempre me llamó la atención por varios motivos. Lo malos malísimos que debimos de haber sido los españoles en otros tiempos y las secuelas que se desprenden, aún hoy en día, de las ideas que desprenden comentarios malintencionados por parte de ciertos representantes.

La leyenda negra 'inventada' por ciertos europeos con intenciones aviesas de aquellos tiempos se contradice en cuanto nos fijamos en el mestizaje existente en toda América.

Aquí os dejo un par de enlaces como entretenimiento. El primero, Elsa Malvido y lo que sobre el asunto ha publicado. El segundo, documentales que dicen cosas interesantes para reflexionar.

http://dialnet.unirioja.es/servlet/autor?codigo=19533

https://www.youtube.com/watch?v=944zTtNAxsg&feature=related

Saludos.

 

Comentario por María José Grech el abril 29, 2015 a las 8:21pm

He visto recientemente un reportaje de National Geographic, (que no presupongo proclive a exculpar a los españoles de la mala reputación que nos han colgado y de la que nos hemos ganado por nuestros propios méritos), esgún el cual, al ser localizados cadáveres de población indígena mexicana, muertos por la gripe (no recuerdo exactamente la fecha, pero pudo haber sido perfectamente la de 1558) e identificar la cepa viral que provocó el desastre, pudieron comprobar fehacientemente en el laboratorio, que dicha cepa era de procedencia autóctona, no importada de Europa, y fué la causante de la extinción de casi con el 80% de la población indígena del momento. Pero ya se sabe, es siempre bueno que haya un tonto en la familia para echarle la culpa de todo lo que ocurra.

Comentario por David Montero el mayo 1, 2015 a las 7:38am

Para que haya un genocidio no hace falta que haya cámaras de gas ni una declaración explícita tipo Solución Final. Tampoco el exterminio de los indios de Sudamérica tiene unas connotaciones tan explícitas como en América del Norte, programado desde el Gobierno de la Nación y las élites comerciales con el apoyo de las clases bajas. Pero que la acción colonial de los españoles fue la causa del exterminio a medias provocado directamente y a medias inducido por las propias prácticas, el racismo y la indiferencia hacia los explotados y marginados es algo elemental. Las leyendas negras son negras y leyendas, pero de ahí no nos vamos a pasar a creernos las leyendas blancas.

Y sobre la seriedad científica de National Geographic, vamos a dejarlo estar. 

Comentario por María José Grech el mayo 2, 2015 a las 1:36am

Todo episodio de conquista imperialista deja tras de si un reguero de muerte, desolación y destrucción  difícilmente justificables. Y eso es así desde que el mundo es mundo, y abarca todo el período histórico del que tenemos memoria, y presumiblemente también del período de prehistoria que tenemos que desentrañar a traves de la evidencia arqueológica. Y se aplica a todas y cada una de las sociedades que se han desarrollado y expandido sin distinción de tiempo ni lugar. Quizás podamos salvar algunas tribus amazónicas que se han mantenido, por fortuna para ellos, al margen de la civilización, pero, seguramente, porque su escaso número de miembros no les han permitido una expansión exitosa, y han optado por la solución del aislamiento como estrategia de supervivencia.

La Historia la escriben los vencedores intentando autojustificarse, no es agradable vivir con mala conciencia (si es que la tienen de alguna clase), y en España, cuya gesta conquistadora no sirvió nunca para quitar el hambre a su propio y desamparado pueblo, cuya suerte corrió pareja con la de los nativos americanos, sus élites no supieron aprovechar la oportunidad de remontar su pasado de luchas intestinas y miserias seculares, y hemos ido desangrándonos hasta la extenuación, hasta nuestros días. Y de ello han sacado provecho principalmente las la potencias emergentes en ese momento, utilizando para ello todo tipo de argucias al su alcance. Mas puede la pluma que la espada y surgió la Leyenda Negra, en parte verdad, y en parte eso, solo leyenda malintencionada. Y, sin ánimo de justificar lo injustificable, tanto los unos como los otros hemos compartido brutalidad y masacres. Pero existe una evidencia innegable: casi todos los pueblos autóctonos han sobrevivido a la conquista española, tanto en estado puro como en un amplio y rico mestizaje. En América del Norte, sus tribus "indias" en la actualidad no pasan de ser un adorno marchito y casi extinto en un olvidado florero. Tampoco se merecian ese destino.

Por último, muchos de los actuales ciudadanos de esas naciones actualmente independientes tampoco son tan inocentes, son los descendientes directos de los originales explotadores racistas, codiciosos y asesinos que se trasladaron allí en "busca de fortuna" huyendo de la miséria y explotación existente en toda Europa.

Hay que reconocer que la herencia no ha sido maravillosa, que el ser humano no es maravilloso, que cuesta sangre, sudor y lágrimas alcanzar un mínimo de progreso, y muchos siglos de esfuerzos aparentemente vanos. Eso si lo compartimos toda la humanidad.

Comentario por Ricardo Rahman el mayo 2, 2015 a las 4:19am

Creo que es inútil el hablar del número de americanos nativos que fueron exterminados por enfermedades y los que fueron muertos por los conquistadores. Es indudable que "gracias" a la llegada de los europeos, la población fue diezmada. Pero a lo que no se puede ser ajeno fue al genocidio cultural "en nombre de la Fé": se quemaron todos los manuscritos que se lograron encontrar, se destruyeron sus objetos artísticos, se destruyó su cultura y su Fé para reemplazarla por otras más "civilizadas". Se expoliaron las riquezas que fueron transferidas a España para pagar costosos préstamos de banqueros holandeses, a fin de solventar las guerras. Por supuesto todo esto lo repitieron otros pueblos europeos "colonizadores" que crearon imperios que dieron mayor riqueza y poder a Europa empobreciendo también  a Africa y Asia.

Como ven, hoy la historia se sigue repitiendo,los hombres se siguen matando y tratando de imponer sus ideas, su Fé y sobre todo su afán de lucro(por las buenmas o por las malas).

Comentario por mario f. s. el mayo 2, 2015 a las 5:58pm

Bueno, voy a tomarme a bien lo que, quienes pueden tener algún estigma que les impide saber el nacimiento de sus propios países, puedan pensar que se les hizo un genocidio tal que les impida tener apellidos europeos, ya no decir españoles, que son los que usan para adornar sus nombres, sean estos latinos o anglos.

Como sea que he tropezado con un historiador/escritor mejicano o mexicano, como se prefiera, que se toma la historia muy a bien, pero poniendo fecha tras fecha para no enredar mucho la identidad de cada cual, hete aquí una bonita parodia que puede servir de bálsamo a quienes ante los españoles se sienten mal y ante un pueblo autóctono se siente superior.

https://www.youtube.com/watch?v=38EacYgLor8

Disfruten y no se enfaden.

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el mayo 3, 2015 a las 1:14am

Cuando se aborda un debate sobre la leyenda negra antiespañola resulta muy conveniente tener una mera idea, al menos, de lo que supone el alcance de los conceptos "Imperio generador" e "Imperio depredador", los cuales logran ordenar multitud de ideas confusas, oscuras o simplemente equivocadas, en torno a tan amplio y complejo asunto.

A modo de introdución sobre los mismos, me permito recomendar la lectura de la siguiente página web: 

Imperios generadores e Imperios depredadores

Comentario por Paco el mayo 3, 2015 a las 9:35am

Esta claro que los españoles no llegamos a otros sitios y dijimos a los nativos que sitio tan lindo, nos dais permiso para quedarnos. Y tambien es evidente que si en en los paises que fueron colonias de España hay criticas contra nosotros, es porque alli hay gente que pudo contarlo. Tal no es el caso en la mayoria de las colonias antiguas y actuales de Inglaterra: alli queda muy poca gente indigena para contarlo, caso de los Estados Unidos, Australia o Canada, donde lo poblacion indigena o fue errdicada o anulada. A nosotros se nos critica mas que a nadie, mientras que los anglos parecen estar libres de pecado.

Valio la pena que muriera una sola persona para extender el catolicismo, el imperio y para enriquecerse? Cada cual que opine lo que quiera. Yo creo que no. Pero otros lo hubieran hecho, y no necesariamente mejor.

Sim embargo, la historia y cultura comun deberiamos conocerla mejor, matizarla y ver lo positivo de nuestro pasado comun para progreso de todos, sin la retorica de madre patria y todo eso. 

Comentario por María José Grech el mayo 3, 2015 a las 6:50pm

Quiero agradecer a Guillermo Caso de los Cobos su link "Imperios generadores e Imperios depredadores", que considero enormemente instructivo e interesante, y con el que estoy basicamente de acuerdo. Y a Paco, la retórica de la madre patria y demás leyendas son eso, retórica, que debe ser superadas si no queremos quedar enrocados en posiciones extremistas y poco constructivas.

Actualmente vivo en República Dominicana, rodeada de "criollos" con los que no tengo el menor problema en relacionarme, y de haitianos de raza negra pura. Las diferencias raciales, culturales y de relación son abismales. República Dominicana es un pais con un crecimiento anual cercano al 5% de PIB, que con esfuerzo está saliendo de su pobreza y ha hecho una apuesta segura por expandir la escolarización y la cultura de la manera mas amplia posible. Los haitianos son victimas de un atraso tan increible que difícilmente pueden integrarse en la sociedad dominicana, se ha impuesto la mutua desconfianza e incomprensión. Es una pena, pero la parte de la isla que corresponde a Haití es un desierto estéril, lo mismo que la zona fronteriza de República Dominicana, donde se "reciben" constantes incursiones de sus vecinos, que arrasan con todo lo que pillan a su paso. No hay comparación posible entre un pais y el otro. La colonización francesa de Haití dejó a la población esclava importada (de los nativos no queda rastro) en el mismo estado de incultura y miseria que tenian cuando fueron esclavizados, con un enorme resentimiento como ingrediente añadido, y a Haití, como pais, en uno de los puestos a la cabeza de la miseria mundial.

Para mi sorpresa, a mi llegada no encontré rechazo hacia los españoles, quizás un poco de envida por mi color de piel claro y mi pelo "bueno" en lugar del encrespado de negros y mulatos, sin que eso fuera ningún problema para nadie. Pero no es los mismo en lo referente a los "gringos" entre los cuales están englobados no solo los estadounidenses, también ingleses, franceses y alemanes (no tanto los italianos), a los que prefieren mantener personalmente a prudente distancia todo lo posible.

Por último, y disculpen que les moleste con apreciaciones personales, pienso que el futuro de la humanidad está en América Latina. Aunque no es oro todo lo que reluce su población conserva un vigor, una fuerza, una capacidad de lucha y una ilusión de vivir y de superación que se han perdido en el viejo continente que conozco.

Comentario por Carlos Trespalacios Garcia el mayo 30, 2017 a las 1:42am

Hola,buenas, yo creo que hay que mirar la historia como la historia de la humanidad sin pasión ni nacionalismo.Los españoles en América exportamos el modelo de conquista que llevábamos siglos usando en la reconquista y luego en Canarias,no tengo claro si es por un incremento demográfico o por el sistema de herencias(mayorazgo).Mucha gente se fue,en una sociedad eminentemente agrícola a conseguir sus propias tierras,durante los primeros años algunos regresaron ya que los territorios que se tomaron en un principio eran insalubres y poco productivos desde un punto de vista agrícola,a partir de la conquista de México (imposible sin la ayuda de la población local) la cosa cambia.
Por otro lado si queremos parangonar el imperio belga deberíamos hacerlo con el protectorado español sobre Marruecos, con los que no nos mezclamos y a los que gaseamos.Así mismo el colonialismo portugués funcionó de un modo parecido a los fenicios,a base de factorías comerciales, y,su mezcla con la población local es perceptible en el Portugal de hoy en día.
A modo de conclusión,aunque es interesante el planteamiento de los imperios creo que se deben analizar la cosas de una manera más desapasionada,teniendo en cuenta las circunstancias de la época y considerando la historia como la de toda la humanidad.
Un saludo y gracias por leerme.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más