Un grupo de expertos italianos ha logrado reconstruir digitalmente varios inventos del ingeniero andalusí Ibn Khalaf al Muradi a partir de un manuscrito del año 1000

Foto: La máquina grúa con un ariete para derribar torres enemigas. Foto: EL PERIÓDICO.

El Leonardo da Vinci islámico vivió en Córdoba o Granada en el siglo XI. Inventó relojes de agua, máquinas de guerra y otros artilugios que debieron producir asombro en aquel tiempo brumoso donde dominaba la superstición. El ingeniero andalusí se llamaba Ibn Khalaf al Muradi y, por primera vez, sus juguetes han sido interpretados en tres dimensiones por un equipo de especialistas italianos bajo el mecenazgo del emir de Qatar.

Vía: Rosario Fontova | El Periódico.com, 28 de diciembre de 2008

El libro de los secretos es un manuscrito árabe del año 1000 que ha llegado hasta nosotros a través de una copia realizada en Toledo en 1266. Y esa copia se conserva en la Biblioteca Medicea Laurenziana de Florencia.

Hasta ahora, el manuscrito nunca había sido estudiado en su totalidad ni divulgado, pero el equipo Leonardo 3 (Massimiliano Lisa, Mario Taddei y Edoardo Zanon) ha reproducido digitalmente varios inventos del ingeniero tras descifrar los del genio del renacimiento Leonardo da Vinci y reconstruir con fidelidad sus más sobresalientes artilugios, como una bicicleta, un equipo para volar y una escafandra. El libro de los secretos, señalan, "tiene una importancia extraordinaria en el campo de la ciencia porque representa uno de los primeros testimonios escritos y diseñados de mecanismos complejos de la antigüedad". El proyecto se ha presentado en el nuevo Museo de Arte Islámico de Doha (Qatar), con el patrocinio de Hamad bin Khalifa Al-Thani.

De Al Muradi se conocen sus diseños no solo a través del manuscrito italiano, también porque en las Cántigas de Alfonso X el Sabio, de 1277, hay una descripción de uno de sus proyectos: un gran reloj de madera que funcionaba con mercurio.

El libro de los secretos, redactado en árabe, contiene diseños de más de 30 dispositivos. De ellos, Leonardo 3 abordó la reconstrucción de una máquina de guerra para destruir fortalezas y de un reloj de agua con tres personajes, una mujer y dos hombres. El equipo creó modelos tridimensionales animados de todas las piezas de ambos artilugios, que se van ensamblando en un touch screen holográfico.

La máquina de guerra consiste en un ariete que asciende mediante un sistema de elevación horizontal para destruir una fortificación enemiga. El reloj con autómatas funciona con un sistema mecánico a base de poleas y tornos que transporta el agua hasta que mana de la boca de la mujer, que se desplaza para arrojarla en una jarra.

Hay además una máquina inquietante, una fábula amorosa con animales, pequeñas gacelas, serpientes que brotan de un pozo y una princesa cautiva. Todos estos personajes debían moverse mecánicamente mediante mercurio y agua y con la ayuda de poleas. Este sofisticado artilugio forma parte de la más genuina tradición islámica.

Aunque la arquitectura no religiosa del mundo árabe fue destruida y se conservan pocos indicios, sí se sabe que los grandes palacios de Samarra y Madinat al-Zahara (el palacio cordobés de los Abderramanes) poseían jardines de ensueño, con estanques de mercurio y plomo donde se reflejaba la luz.

Y flanqueando las principales puertas y los tronos de los soberanos, había autómatas de bronce que se movían o emitían extraños ruidos. A los autómatas se les equipaba con un sistema neumático. El cuerpo de metal actuaba como caja de resonancia de un saco de piel guardado en su interior, una especie de fuelle conectado por un tubo a la boca del animal. La vibración originaba un ruido, una especie de rugido que debía causar miedo y sorpresa entre los invitados o enemigos del señor andalusí al que pertenecían y que, nos permitimos sospechar, debía disfrutar de lo lindo con los sobresaltos.


Foto: Reloj de agua con tres personajes, una mujer y dos hombres. Leonardo3.net

Poderes mágicos

A los autómatas se les atribuían a veces poderes mágicos. De hecho, se colocaban leones rugientes flanqueando los tronos de los califas para protegerles. En lo alto del palacio de Bagdad brillaba un jinete autómata metálico. Su lanza apuntaba hacia el punto cardinal de donde procedía la amenaza.

Los árabes, maestros en la geomancia, estaban fascinados por los autómatas y diseñaron artilugios muy adelantados tecnológicamente. El ingeniero Al Muradi debió formarse en similar escuela que el astrónomo de Córdoba e inventor de astrolabios Ahmed ibn Hussain ibn Basso.

En el mundo islámico el conocimiento de las estrellas y del repertorio de los cuerpos celestes -el ilm al-nujum- aparece ligado a la existencia humana. Conocerlo era una obligación para un árabe culto.

Visitas: 1682

Comentario por Alicia M. Canto el diciembre 30, 2008 a las 10:51am
Cada vez que aparece una de estas noticias que anuncian que es "la primera vez" que pasa algo, que "se descubre" algo, que alguien "hace" o "desvela" algo, no es mala idea ponerlo en cuarentena.

Véase lo que dice el titular de la noticia: "El ingeniero andalusí se llamaba Ibn Khalaf al Muradi y, por primera vez, sus juguetes han sido interpretados en tres dimensiones por un equipo de especialistas italianos..."

Por si era un error de la periodista, me he ido al sitio web del poderoso grupo italiano Leonardo3, donde, en efecto, no sólo se lee lo mismo, sino incluso más radical:

"È opera dello scienziato andaluso dell'undicesimo secolo Ibn Khalaf al-Muradi. Ha un’importanza straordinaria nel campo della storia della scienza, perché rappresenta una delle prime testimonianze scritte e disegnate di meccanismi complessi dell’antichità e non è mai stato studiato e divulgato" ("... y [el manuscrito] nunca ha sido estudiado y divulgado") (sic!).

Dan una foto de la máquina nº 1 de al-Muradí (del que sólo han reconstruído dos), que ellos llaman "A love fairytale and the evil snakes” ("Un bello cuento de amor y las serpientes malignas"):


Y veo que no hay duda: Es la misma "máquina" de al-Muradí que en España se conoce como "Clepsidra de las Gacelas" (una clepsidra es un reloj de agua), y la misma que ha sido reproducida al menos dos veces desde 1992 en nuestro país, y por españoles. El manuscrito mismo, o al menos sus partes esenciales, cuenta asimismo con una muy abundante bibliografía, tanto científica como divulgativa, en su mayoría española... desde 1975 (véase abajo, hasta 1996).

En maqueta de tres dimensiones igualmente, hecha por el experto relojero barcelonés Eduard Farré i Olivé, siguiendo las instrucciones de Vernet y Casals, esta clepsidra fue una de las piezas estrella de la gran exposición, que muchos recordaremos, que en 1992 se presentó en el Museo Arqueológico Nacional bajo el título El Legado Científico andalusí, con su correspondiente catálogo. Fue comisario de la misma el reconocido arabista Juan Vernet Ginés, y luego recorrió otras ciudades, como Ronda en 1995 (con nuevo catálogo), y fuera de España viajó a Marruecos, Túnez y Egipto.

En Granada estuvo, algo transformada y con una nueva maqueta, el año pasado, de la noticia de cuyo evento tomo esta descripción:

"Desde el 25 de septiembre hasta el 27 de octubre de 2007 se podrá visitar en Granada la exposición La Ciencia en el Mundo Andalusí. Ha sido concebida y realizada por la Fundación de Cultura Islámica (FUNCI) junto con la Fundaciò La Caixa. El Comisario es Cherif Abderrahman Jah, Presidente de la FUNCI. En ella se muestra el desarrollo y el alto nivel que alcanzaron las ciencias en la España Musulmana entre los siglos IX y XIV. En esta ocasión se inaugura para el público una nueva maqueta que reproduce con fidelidad la célebre Clepsidra de las Gacelas. [...] Otro andalusí, Ibn Jalaf al-Muradi (s.XI), escribió un tratado sobre autómatas, el “Kitab al-asrar”. En él describe, entre otros relojes con autómatas, la llamada clepsidra de las gacelas, donde, bajo un pabellón de palacio y un jardín, hay un mecanismo con un tubo de mercurio y dos balanzas, cuyos recipientes se llenan de agua alternativamente, provocando una secuencia de movimiento en las figuras de autómatas.
En dicha clepsidra aparecen unas muchachas que salen al jardín de palacio para contemplar a las gacelas bebiendo. Un criado oculto en el pozo se asoma para espiar a las jóvenes, pero inmediatamente surgen víboras para defenderlas. Las gacelas dejan de beber, las jóvenes huyen al pabellón, el criado se vuelve al pozo y las serpientes se ocultan. Se trata de un divertido juego de autómatas que muestra una escena palaciega."


El autor de estas complejas maquetas (hoy en el Museo Nacional de Ciencia y Tecnología de Madrid), es, como antes dije, el experto relojero barcelonés Eduard Farré, quien "...en la construcción y diseño de instrumentos para la medida del tiempo es autor, entre otras obras menores […] y de la primera reconstrucción realizada de una de las clepsidras hispano-árabes del manuscrito de Al-Muradi (s. XI)".

Véase su artículo "La clepsidra de las Gacelas del manuscrito de relojes de Al-Muradi", revista Arte y Hora n. 128H11, Mar-Abr 1998, p. 10-18, que puede leerse aquí, con todo lujo de detalles y fotos, de las que añado aquí debajo una selección, terminada por la amplia bibliografía que ya tenían este manuscrito y este tipo de mecanismos de Al-Muradí, y como dije desde 1975.

No sin asombrarme de que se pueda venir, más de 30 años después, afirmando que "este manuscrito nunca antes había sido estudiado o divulgado".

Completando lo que los autores omiten, o para prevenir que lo hagan, convendría recordar a Sra. Fontova (además desde Barcelona, la tierra de los Sres. Vernet y Farré) que es posible informarse mínimamente, porque todo lo dicho está en Internet, al alcance de cualquiera que se quiera molestar en estudiar algo un tema, sobre todo cuando se presenta como tan novedoso. No digo que no tenga mucho mérito la completa edición y traducción a tres idiomas que han hecho, o la conversión digital tridimensional de todas las máquinas, pero creo que no es ni justo ni cierto asegurar que prácticamente no se había hecho nada antes. Cosa que, dicho sea de paso, nos deja a los españoles en un pésimo lugar como país ignorante y desinteresado por su propio pasado científico.

© fotografías E. Farré, en el artículo citado:






Item más: En el realmente precioso vídeo de Leonardo3 en el que se van explicando las fases y trabajos del proyecto (realmente todo el trabajo de digitalización del msc y tridimensionamiento, reconstrucción, etc. está muy bien, aunque es ya lo normal en estos tiempos, sobre todo con tan buen apoyo qatarí), se dice, en torno al minuto 2 y siguientes, que el manuscrito fue redescubierto por Massimiliano Lisa, de "Leonardo3", cuando éste estaba leyendo un trabajo de 1976 de Donald Hill (al cual cité más arriba, en la bibliografía), en el que éste pedía a los estudiosos que se ocuparan de él. Y que aquella llamada a interesarse por el manuscrito tardó 32 años (o sea, hasta 2008) en ser atendida (sic!).

Curiosamente, como arriba se ve, aquel trabajo era de 1977, y por esa época Hill, como Villuendas en 1975, lo atribuía equivocadamente a otro autor; un fallo que corrigió en 1992. Pero, a lo que vamos, afirmar que entre 1976 y 2008 nadie se ocupó del manuscrito de al-Muradí (y no digamos ya de las máquinas o sus reconstrucciones) es una muestra al menos de una crasa ignorancia (mejor eso que pensar en opciones peores) ya que, para empezar, se ocupó en el propio Hill en 1992, y por encargo español, en el marco de una gran exposición sobre la ciencia andalusí. Lo que hay que ver y oír...


Más información sobre el msc de al-Muradí, anterior a 2008

- Donald R. Hill, Islamic Science and Engineering, Edinburgh, 1994 (es el mismo autor que redacta el capítulo tecnológico y sobre la obra de al-Muradí en el catálogo andalusí de 1992).

- Proposal for an Exhibition on Islamic Science and Technology, submitted to UNESCO by Professor David A. King, Frankfurt, January, 1997
"[...] Islamic technology
Illustrations and explanatory posters of mechanical devices in Islamic works on technology - feature the recent discovery of the book on mechanical devices by the Andalusian al-Muradi (unrelated to the better-known tradition of the Banu Musa and al-Jazari) - display of several working models of such devices with explanatory posters - posters showing photos of surviving water-wheels, aqueducts, irrigation canals, ventilator-shafts - illustrations of military architecture."

- Timeline of science and technology in the Islamic world (Wiki)

- “TRANSFER OF ISLAMIC TECHNOLOGY TO THE WEST. II”, por Ahmad Y. al-Hassan: "A manuscript describing Andalusian monumental clocks was written in the eleventh century by Ibn Khalaf al-Muradi..."
Comentario por Alicia M. Canto el diciembre 30, 2008 a las 11:27am
Yesapel: En Celtiberia yo no podía "cerrar un post", así que algo escribiría Ud. que no pareció correcto a los administradores del portal. Con respecto al "país de ignorantes", lea otra vez el sentido en el que lo escribí, o ¿para qué cree Ud. que gasté un tiempo en redactar el mensaje anterior? Y para el al-Muradí como "Leonardo", le aclaro que "Leonardo3" es un grupo editorial y de diseño de Milán, Italia. Le deseo que el feliz año nuevo le traiga a Ud. más comprensión lectora.
Comentario por Massimiliano Lisa el enero 13, 2009 a las 5:50pm
I coordinated the work on the Kitab Al Asrar.
I do not speak or read Spanish, but from what I can understand you are wrong in what you write!

Studying the manuscript as Hill wrote in the 70' means making a full translation of the whole manuscript and a full study of all the 30+ designs inside it. NOBODY DID IT.
At Leonardo3 we have not used any other previous study because there was none of interest.
We have reconstructed ALL the machines of the manuscript.
There was one attempt for machine #1 made in Spain. You're right. And it is so wrong that the author even made mistakes about the shape, number of doors and woman etc... Make a comparison with our interpretation to see the differences.
I do confirm:
- There was no transcription and translation of the whole manuscript before us.
- There was no fac-simile
- Nobody reconstructed ALL the machines of the manuscript
- Nobody made available to the world: an edition with transcription of the whole text in Arabic, translations into French, English and Italian. Fac-simile of the entire original and... a full exhibition about the manuscript.
Of course the studies of ancient machines are always a work-in-progress and there is space for improvements. But now it's available to everybody thanks to the full publication of the results of our studies.
Massimiliano Lisa
Leonardo3
www.leonardo3.net

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más