"Rostros de Roma" en el Museo Arqueológico de Alicante

Las grandes joyas del Museo Arqueológico Nacional, los retratos de época romana esculpidos en mármol y en bronce, han salido de 'casa' -por encontrarse el recinto cultural madrileño en obras- y se han instalado hasta el 28 de junio en su nuevo hogar, el Museo de Prehistoria de la Diputación de Valencia (calle Corona), donde han llegado de la mano de Caja Mediterráneo (CAM).

Vía: LOLA SORIANO, Valencia | Las Provincias.es, 3 de abril de 2009

Si el Museo Arqueológico de Alicante se vistió ayer de gala para recibir la visita de la Reina Doña Sofía y para mostrar el Discóbolo de Mirón -del British Museum-, la exposición Rostros de Roma, inaugurada ayer en Valencia y patrocinada por la CAM, también apuesta por mirar al clasicismo con proyección al siglo XXI.

La muestra del Museo de Prehistoria de Valencia incluye 32 piezas, entre estatuas, bustos, cabezas y sarcófagos, creados entre el siglo I a. C. hasta el siglo III de nuestra Era. Y entre los retratos inmortalizados, siguiendo el canon de belleza y poder, figuran grandes nombres de la Historia como Alejandro Magno, Marco Aurelio, Nerón, Tiberio o Livia, pero también ocupan un espacio privilegiado los ciudadanos romanos o los filósofos.

Este viaje por el arte clásico se divide en tres temáticas. En primer lugar, se destaca la importancia de los retratos fisonómicos de origen griego y llevados a Roma. "Son retratos tipológicos que muestran personas por profesiones (poetas, filósofos...) y sujetos a las estructuras idealistas", explicó Paloma Cabreras, comisaria, junto con Ángeles Castellano y Bruno Ruiz, y que estuvieron acompañados por Vicente Botella de la CAM, el diputado Salvador Enguix y la directora del museo, Helena Bonet.

Un retrato destacado que el visitante puede encontrar es el de Alejandro Magno, "esculpido por Lisipo y que fue el primer retrato oficial monárquico", añadió Cabreras.

Una segunda temática es la de los retratos oficiales, de poder. "En realidad equivaldrían a los carteles o eslóganes de los políticos de hoy día. Se resaltan las virtudes del gobernante y el objetivo era legitimar el poder del Emperador en las provincias romanas", añadió Cabreras. Otro protagonista es Tiberio que, como no estaba casado, "se mostraba en pareja siempre acompañado por la escultura de Livia, su madre, representada con la misma edad que su hijo. Era una mujer muy autoritaria que vivió hasta los 80 años", detalló Bruno Ruiz.

Peinados de moda

Una tercera temática representada en Rostros de Roma es la de los retratos de los ciudadanos romanos. "Tenemos, por ejemplo, el retrato de un anciano. Es una escultura realizada a partir de una máscara mortuoria y se notan los pómulos muy marcados, fruto del rigor mortis del cadáver. Es de principios del Imperio. En cambio, también hay una de un niño, que ya es de época más avanzada, de Adriano, y ya no se opta por reproducir al niño fallecido, sino que se presenta en la plenitud de su infancia", añadió Ruiz.


Foto: Estatua marmórea y sedente de Livia, procedente de un yacimiento italiano.

Entre las anécdotas que hay detrás de estos retratos, cabe destacar que la mayoría de los que se conservan son piezas de mármol, "porque las de bronce se fundieron para hacer monedas o armas. De hecho, aquí sólo se muestran tres de bronce", según Bruno Ruiz.

En los retratos de las mujeres, jugaba un papel muy importante el peinado, "cada mujer pudiente tenía una esclava exclusivamente para peinarla. Y cada mujer llevaba un modelo diferente de peinado", según el comisario. En los retratos masculinos, lo más importante era la toga y el flequillo, según la moda del siglo I d. C. Ya en el siglo II se representaba el hombre moderno con barba, una moda que inauguró el emperador Adriano.


Foto: Livia como Fortuna. © S. Llompart.


Foto: Gomis, Palou de Comasema, Ramon, Sanz y Cabrera. © S. Llompart.


Foto: Druso el Menor. © S. Llompart.

Visitas: 888

Comentario por Alicia M. Canto el abril 5, 2009 a las 3:47pm
"Y cada mujer llevaba un modelo diferente de peinado", según el comisario. En los retratos masculinos, lo más importante era la toga y el flequillo, según la moda del siglo I d.C. Ya en el siglo II se representaba el hombre moderno con barba, una moda que inauguró el emperador Adriano."

Aclaro un poco esos dos extendidos errores:

Las mujeres nobles y/o pudientes (que eran las que usualmente podían pagarse un retrato) solían seguir la moda marcada por las damas de la corte, sobre todo la emperatriz de turno. Y de hecho ésa es una de las formas usuales de ayudarse para datar retratos femeninos de anónimas.

Por otro lado, aunque se oye y lee mucho, en realidad no fue Adriano el primer emperador en llevar barba, sino Nerón. No la llevó siempre, pero sí con frecuencia, como se ve bien en varias de sus monedas y en algunos retratos, como éste del Museo Capitolino:


También es curioso que el Sr. comisario de la exposición afirme que "en los retratos masculinos, lo más importante era la toga y el flequillo, según la moda del siglo I d. C.", dado que un retrato por definición sólo incluye la cabeza y el cuello, así que rara vez la toga se podrá representar en ellos (como bien se ve en las fotos de la noticia), o iba en pieza esculpida aparte, o era heroico y no llevaba ropa, o sólo el clásico manto, mientras que los flequillos son típicos de la primera mitad del siglo I, muy "julio-claudios", pero ya en la segunda mitad del siglo no lo eran tanto.

El Sr. Bruno Ruiz sin duda no ha estado muy afortunado en sus declaraciones: "Otro protagonista es Tiberio que, como no estaba casado, "se mostraba en pareja siempre acompañado por la escultura de Livia, su madre, representada con la misma edad que su hijo. Era una mujer muy autoritaria que vivió hasta los 80 años", detalló Bruno Ruiz.

Aquí habría que haber matizado un poco, pues lo que se entiende es que Tiberio nunca había estado casado, cuando en realidad era viudo. No sólo Tiberio se casó, sino que para su desgracia lo hizo dos veces. La primera con la hija de Agrippa, Vipsania Agrippina, con la que fue muy feliz pero de la que tuvo que divorciarse en 11 a.C. para hacer un matrimonio peor en lo personal, pero mucho más oportuno en lo político-sucesorio, con Iulia, la hija casquivana de Augusto, que acababa de ser su suegra y había enviudado de Agrippa el año anterior.

Otra cosa es que en el momento de (por fin) acceder al trono, 14 d.C., Tiberio no tuviera una emperatriz propia (ni seguramente ganas de repetir suerte), pues estaba separado de Julia desde el 2 a.C., año en el que Augusto la destierra, muriendo además "por casualidad" justamente el mismo 14 d.C., y que por ello se recurriera a homenajearle junto a su madre, Livia, a la que por fin hizo Augusta y a la que en realidad le debía el trono. Tampoco es un escándalo que se les representara con una edad parecida, pues Livia tuvo a Tiberio con sólo 16 años.

Por cierto que Livia no "vivió hasta los 80 años", contaba ya 86 (58 a.C.-29 d.C.) cuando finalmente cerró sus demasiado agudos ojos.

En fin, lo importante es que la gente disfrute y aprenda con la exposición.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más