Robo del siglo: desaparece el Códice Calixtino de la Catedral de Santiago

Responsables del Archivo de la Basílica compostelana, donde se custodiaba, advirtieron su falta el martes por la tarde. La Policía Científica busca desesperadamente cualquier pista.

 

Fuente: A. Seijo/C. Deaño/D. Peláez, Santiago | El Correo Gallego.es, 7 de julio de 2011 

 

Puede ser el robo del siglo. Uno de los libros más importantes del mundo acaba de desaparecer del Archivo de la Catedral. El Códice Calixtino, un documento histórico de incalculable valor, ha sido robado en la basílica compostelana. La Policía de toda España está ya advertida y busca desesperadamente al autor o autores de este robo de alcance internacional.

 

 
Su falta se descubrió el martes a las ocho y media de la tarde. En ese momento, responsables del Archivo de la Catedral informaron al deán, José María Díaz, de que el Códice Calixtino no estaba en su sitio habitual. En ese primer momento de desconcierto todos se pusieron inmediatamente a rebuscar en el resto de instancias, para ver si estaba en otro lugar. En torno a las 22.00 horas, cuando quedó confirmado que el valiosísimo texto no aparecía en ningún lugar, avisaron a la Policía, que inmediatamente se personó en la Catedral.

Los agentes de la Sección Científica estuvieron tomando todo tipo de muestras y datos en el lugar del robo, buscando huellas, revisando los discos duros de las grabaciones de las cámaras de seguridad y registrando todo el lugar hasta las doce de la noche. Se miraron detenidamente las entradas y salidas de personas, con dichas cámaras, y ayer por la mañana nuevamente los especialistas de la Policía Nacional regresaron a la Catedral y pasaron varias horas analizando mil y un datos sobre el terreno.

La conmoción era tremenda entre el restringidísimo círculo de personas que conocían la noticia. De hecho, ayer por la mañana el propio deán se reunió con el Cabildo de la Catedral y les informó personalmente del robo, y lo hizo también con el arzobispo, monseñor Julián Barrio.

 

 
Los especialistas creen que el autor o autores del robo son personas que, evidentemente, saben lo que vale esta joya bibliográfica conocida en todo el mundo. Saben el valor que puede tener en el mercado negro. Se sospecha, por tanto, que debería tratarse de una banda organizada que incluso podría actuar por encargo de algún coleccionista caprichoso y sin ningún tipo de escrúpulos.

En todo caso, la preocupación en el Cabildo y en el Arzobispado es tremenda, como puede imaginarse, y todos ellos están desconcertados y hundidos por la pérdida del Códice Calixtino.

Seguridad en el Archivo. La primera pregunta que surge tras conocerse el robo hace referencia a las medidas de seguridad que tenía un libro de esta importancia. Fuentes del Cabildo apuntan que el robo pudo producirse el domingo por la tarde. La realidad es que en los últimos años, desde que José María Díaz es deán de la Catedral, se mejoraron sensiblemente estos sistemas de seguridad. De hecho, se consideraban idóneos para proteger un documento de este tipo. Sin embargo, es cierto que no están al nivel de lo que uno puede encontrarse en un gran banco o en una joyería de alta seguridad. El original se encontraba en el Archivo de la Catedral, en una cámara blindada, mientras que existe además una réplica exacta, con la que trabajan todos los especialistas acreditados para tal fin, que también pueden ver los visitantes del Museo de la Catedral.

En la zona del Archivo donde estaba guardado existe un sistema de alarmas y contraincendios, instalado todo ello en la etapa del actual deán. Pero la realidad es que no registra todos los movimientos en las distintas estancias. Además, hay cinco cámaras de seguridad ubicadas en otras tantas esquinas, pero ninguna de ellas, lamentablemente, enfocaban al propio Códice Calixtino. Las investigaciones se han extendido ya por toda España.


El robo de los siglos en Santiago

 
El ‘Códice Calixtino’ es una joya con una trascendencia histórica incalculable. Se trata de un manuscrito ilustrado del siglo XII que está considerado como la primera guía de viajes del mundo, ya que sirvió de referente a muchos miles de peregrinos en la antigüedad.

DATOS:

 
1.- Antigüedad. Se trata de un códice del siglo XII en el que además del texto también tienen especial importancia las ilustraciones. Tiene un extraordinario valor como fuente de información sobre la peregrinación.

2.- Tamaño. En el año 1964 fue encuadernado en un solo volumen incorporándole el libro de Turpín, que se había desmembrado y encuadernado aparte. Mide 30 por 21 centímetros y la caja en la que se conserva, 23 por 16.

3.- Páginas. La obra consta de 225 folios de pergamino con paginación en números romanos, a los que se añade la arábiga en el reincorporado libro de Turpín.

4.- Autor. El libro se atribuyó al papa Calixto II, y de ahí el nombre por el que es conocido. En la Edad Media era costumbre atribuir los trabajos a personalidades de gran relevancia para adornarse así con su prestigio.

5.- Libros. El códice se divide en cinco libros: el primero tiene carácter litúrgico y recoge sermones y homilías. El segundo relata los milagros realizados por el Apóstol Santiago; el tercero recoge la traslación del cuerpo; el cuarto es el libro de Turpín, y el quinto, una auténtica guía de peregrinación.

 

DATOS PRINCIPALES:

 

Valor literario. Además del contenido histórico y artístico, hay que destacar también el valor literario de la obra, con unas descripciones de gran realismo y también con notas líricas. No existe límite entre realidad y ficción, que mezcla en las narraciones.

225 Componen la obra. Muchos de ellos encabezados con miniaturas primorosamente decoradas.

3 Amanuenses. Los estudiosos opinan que el manuscrito fue realizado por tres amanuenses distintos, todos con gran dominio de su oficio. Según las investigaciones de Moralejo Laso, uno escribió hasta el folio 186; otro, desde éste al 222, y un tercero, con un tipo de letra más avanzado, realizaría los dos últimos.

1964 Reforma. En ese año fue cuando por acuerdo entre el Cabildo y la Dirección Xeral de Archivos y Bibliotecas se procedió a encuadernar la obra.

 

Un robo ‘de película’ por encargo con sospechosos muy dispares

 
Los precedentes fueron cometidos por bandas organizadas a las órdenes de un cerebro privilegiado

 

Foto: Una de las ilustraciones que recoge el Códice, con la iconografía del Apóstol Santiago  

 

1.- ¿Dónde se encontraba el original del Códice Calixtino?

El valioso volumen se encontraba en una cámara de seguridad en el Archivo de la Catedral compostelana; es decir, a él accedían muy pocas personas y era de difícil acceso. No es una cámara acorazada, pero son muchas las dificultades que hay para llegar a él.

2.- ¿Quién consumó el atraco?

 

Los precedentes en España hablan de bandas especializadas que actúan bajo las órdenes de un cerebro, generalmente una persona con amplia cultura, que se encarga de diseñar el robo hasta el más mínimo detalle. Suelen actuar de noche, bien quedándose en el interior del recinto o accediendo a él sorteando las medidas de seguridad. Lo más probable es que se diera la primera posibilidad: los autores se escondieron dentro.

3.- ¿Quién puede ser el cerebro?

Siempre de acuerdo con los casos habidos en España, y en países como Italia, se trataría de un exprofesor conocedor del incalculable valor de esta pieza que recibe el encargo de robarlo. Con este perfil ya actuaron en España dos norteamericanos, uno de ellos apropiándose del Códice del Beato de Liébana del Museo Diocesano de La Seo de Urgell y otro que sustrajo manuscritos de Toledo y Tolosa y hasta del propio museo Vaticano. Otro precedente fue un rabino judío que, con la complicidad de una banda israelí, se llevó varios volúmenes del monasterio de Monserrat.

4.- ¿Quiénes pueden estar interesados en estos volúmenes?

De todo un poco. El citado Códice de Liébana fue recuperado en el despacho de un siquiatra, entre libros profesionales. Dijo haberlo adquirido en el mercado negro pero la Guardia Civil sospechó siempre que había sido un encargo muy especial.

5.- ¿Puede haber un componente religioso?

En los últimos tiempos se detectó que jeques árabes multimillonarios están invirtiendo grandes cantidades en la compra de objetos de valor de estas características. Una vía que no se puede descartar dada la especial simbología de la Catedral de Santiago y la efemérides que se celebra este año.

6.- ¿Corre peligro el Códice Calixtino?

No, si se trata de un robo por encargo. Caso bien distinto es si se trata de una banda que decidió actuar y venderlo al mejor postor. La costumbre es arrancarle una página como muestra ante el posible comprador.

 

El experto, Fernando L. Alsina

 

“ES LA MADRE DE TODOS LOS LIBROS DE PEREGRINACIÓN”

 

“Es la madre de todos los libros de peregrinación”, afirmaba ayer el catedrático de Historia Medieval Fernando López Alsina, destacando que el Codex Calixtinus compostelano es además “el más valioso de todos los ejemplares compilados” de esta obra medieval, ya que existen otras copias, como las que se conservan en la Biblioteca Vaticana o en el British Museum, pero esta tiene añadida el valor de que es la primera y “siempre estuvo en Santiago, y se confeccionó aquí”. Además, dentro de este conjunto López Alsina destaca por su importancia el libro V, que es el que contiene la historia de la traslación del Apóstol desde Judea hasta Galicia, así como los milagros de Santiago, o las narraciones sobre Carlomagno. Como fuente histórica cabe asimismo resaltar que el códice recoge una descripción muy pormenorizada de la Catedral románica, así como de las obras que se estaban llevando a cabo en ella en el siglo XII, así como de la ciudad en aquellos momentos, y toda una auténtica guía sobre cómo se debe tratar a los peregrinos, lo que lo convierte en una fuente histórica de primera categoría. Todo ello, sin olvidar su excepcional calidad artística y la información que aporta desde el punto de vista iconográfico. De hecho, ha sido objeto de numerosos trabajos de investigación, como el estudio codicológico que publicó en 1988 el catedrático Manuel Díaz y Díaz. Asimismo, ha sido objeto de numerosas traducciones a distintas lenguas de todo el mundo.

 

 

Desaparece el Códice Calixtino del archivo de la catedral de Santiago

 

La joya del siglo XII, primera guía del Camino, se guardaba en una caja fuerte. La última vez que se mostró fue hace dos meses, a personal del Ministerio de Cultura.

 

C. Pino / M. Mosteiro - La Voz de Galicia

 

El Códice Calixtino falta del archivo de la catedral de Santiago. La Policía Nacional de la comisaría compostelana confirma que están investigando la desaparición del importante manuscrito del siglo XII, considerado con diferencia el más valioso de los códices que se conservan del Liber Sancti Iacobi. La obra de Compostela es, además, la más antigua de la docena que han llegado hasta la actualidad, de las cuales cinco están completas, mientras que las restantes son versiones parciales.

 

El códice compila en cinco libros o partes textos litúrgicos, históricos y hagiográficos del apóstol, destinados a promover la expansión de una devoción que ya comenzaba a traer peregrinos de toda Europa a Santiago, y un apéndice con obras de polifonía. Está considerado la primera guía del Camino, ya que uno de sus libros recoge con gran profusión información práctica para el peregrino, desde la localización de iglesias y los hospitales más importantes, hasta las fuentes de agua potable, pasando por la descripción de las costumbres y la apariencia de las personas que el viajero se encontraría en cada lugar a lo largo de la ruta desde Francia hasta Compostela.

 

 

La joya bibliográfica, la más relevante del rico patrimonio documental catedralicio, se guarda en una caja fuerte en dependencias del archivo, situado en una ala del claustro y al que no se accede libremente, y no se enseña salvo en ocasiones muy especiales, porque para consultas de los investigadores existe a su disposición un facsímil de la obra.

 

La última vez que se sacó de esta caja de seguridad pudo ser hace alrededor de dos meses, con motivo de la visita de personal del Ministerio de Cultura, según apuntaron algunas fuentes que no pudieron concretar quiénes eran los visitantes ni la razón de su interés por el manuscrito.

 

Visionado de cámaras

 

La Policía Nacional habla de posible hurto y asegura que no se han producido daños en el lugar en el que debería estar. Tampoco existe, según las mismas fuentes, una denuncia formal por escrito, lo que no es un obstáculo para que investiguen la desaparición. Las grabaciones de las cámaras de seguridad de la catedral están siendo visionadas.

 

Por otra parte, el canónigo archivero y deán de la catedral, José María Díaz Fernández, declinó hacer declaraciones sobre la desaparición del Códice Calixtino de su lugar de custodia y remitió a una posible rueda de prensa o la emisión de un comunicado a lo largo de la jornada de hoy. El responsable del archivo no confirmó ni desmintió el posible robo del manuscrito, por lo que tampoco se sabe cuándo detectaron sus responsables que faltaba.

 

La realidad supera con frecuencia a la ficción. La desaparición, extravío o pérdida del importante documento medieval, atribuido al monje cluniacense Aymeric Picaud, que acompañó al papa Calixto II ?de quien toma su nombre el Códice? en su peregrinación a Compostela hacia 1109, parece la trama de una de las novelas que últimamente han fijado la atención en la catedral de Santiago y su historia casi milenaria, porque los 800 años que se celebran este año son los de la consagración del templo románico levantado sobre la primitiva basílica.

 

Enlaces relacionados en el mismo periódico:

 

...

 

El País:

 

Desaparece de la Catedral de Santiago el Códice Calixtino


El libro, del siglo XII y valor incalculable, estaba guardado en una cámara blindada en el Archivo.- Se cree que el robo es obra de una banda que pudo haber actuado por encargo

 

El Códice Calixtino o Codex Calixtinus, un libro del siglo XII de valor incalculable, ha desaparecido de la Catedral de Santiago de Compostela, en lo que puede ser uno de los robos más importantes de patrimonio histórico y artístico. La ausencia del códice, que se guardaba en una cámara blindada del Archivo, se descubrió el martes por la tarde, aunque fuentes del Cabildo citadas por El Correo Gallego creen que el robo pudo producirse el domingo por la tarde.

 

Al descubrirse la desaparición de la primera y más célebre guía para peregrinos, los responsables del Archivo informaron al deán, José María Díaz. Tras buscarlo desesperadamente, se dio aviso a la policía el martes por la noche, que ha extendido las investigaciones a toda España. Los agentes de la sección científica han buscado huellas, revisado las grabaciones de las cámaras de seguridad y registrado todo el lugar, que no ha sufrido daños materiales. Los especialistas creen que puede tratarse de un robo por una banda organizada que podría actuar por encargo de algún coleccionista, según el diario.

 

Compuesto por cinco libros y dos apéndices, aunque encuadernado en un tomo único en 1964, el códice era una especie de guía para los peregrinos que se dirigían a Santiago, con consejos, posibles alojamientos, descripciones de la ruta, de las obras de arte así como de las costumbres locales de las gentes que vivían a lo largo del Camino. Mide 30 por 21 centímetros y la caja en la que se conserva, 23 por 16, según El Correo Gallego, y consta de 225 folios de pergamino.

 

En los últimos años, se habían aumentado las medidas de seguridad para proteger el códice, guardado en una zona dotada con un sistema de alarmas y contraincendios, pero que no registra todos los movimientos en las distintas estancias. Además, hay cinco cámaras de seguridad, pero ninguna de ellas enfocaba al libro. Aparte del original desaparecido, existe una réplica exacta, con la que trabajan los especialistas acreditados, que pueden ver los visitantes del Museo de la Catedral. El original sólo se mostraba en grandes ocasiones, la última vez, según La Voz de Galicia, hace unos dos meses a personal del Ministerio de Cultura.

 

El deán informó ayer al Cabildo de la Catedral y al arzobispo, monseñor Julián Barrio, de la desapareción del códice, cuyo original latino, patrocinado en buena parte por el papa Calixto II (de ahí su nombre), fue traducido el año pasado al gallego.

 

.

Noticia en El Mundo

 

También en ABC

 

 

Visitas: 3862

Comentario por José Luis Santos Fernández el julio 6, 2012 a las 2:38pm

El Códice Calixtino, el Arquivo de Galicia y la protección del patrimonio documental

La gestión de los archivos, su protección y difusión, en tela de juicio.

Fuente: Pedro López Gómez, catedrático de Biblioteconomía y Documentación de la Universidade da Coruña. Opinión-El Mundo.es, 6 de julio de 2012

Dos noticias sobre archivos saltan a las páginas de la prensa en estos días, sin aparente conexión, pero íntimamente relacionadas entre sí: la recuperación del Códice Calixtino, y la dimisión del director del Arquivo de Galicia. Las dos tienen que ver con el sistema archivístico gallego y la conservación del patrimonio documental.

Sobre la primera, la detención el martes pasado de un electricista que había trabajado durante 25 años en la catedral de Santiago, hizo prever el final de la misteriosa desaparición del códice, que había motivado todo tipo de cábalas e hipótesis, de las que una se ha manifestado cierta: la que hablaba del ladrón como de alguien del entorno catedralicio, conocedor del edificio y sus medidas de seguridad, y que habría obrado por afán de venganza probablemente en relación al deán y director del Archivo de la Catedral, que es la persona que más ha salido perjudicada en este 'affaire'.

El robo había causado una gran tristeza en muchas personas, y no sólo las ligadas de alguna manera a la gestión, la docencia o la investigación sobre el patrimonio. Curiosamente, generó numerosos artículos y entrevistas, con especialistas de variada temática, que contribuyeron a difundir entre el gran público la singularidad y relevancia del documento. También planteó muchas dudas en relación a la seguridad en el Archivo catedralicio de Santiago, y sobre su responsable, persona relevante en el mundo de la cultura, pero de avanzada edad, y con una personal manera de gestionar el centro y especialmente el acceso a sus documentos señeros. Recuerdo haber oído la opinión de un responsable policial que comparaba las medidas de seguridad existentes a las de "un coche blindado... Que circulara con las ventanillas abiertas", símil que no necesita de ningún comentario aclaratorio.

El jueves, 5 de junio, me entero, a través de una llamada telefónica de la periodista Ana Bravo, de la recuperación del códice, y a petición suya, al tiempo que manifiesto mi alegría por la noticia, le dí mi opinión, por otro lado obvia, sobre esta pieza singular, su significado en relación a la construcción del imaginario colectivo del Camino de Santiago, mucho más que una ruta de peregrinación, y a su valor histórico y documental, artístico y literario, y por qué no, también mítico y simbólico.

De la lectura de la prensa del día, y desvanecido mi temor de que el dinero encontrado pudiese significar... o entrado en los círculos clandestinos del contrabando de obras de arte, me invade una sensación de asombro, al saber de la aparición de grandes sumas de dinero, documentos y objetos sacros, varios facsímiles del códice, y del Libro de las Horas. Es decir, el problema de la seguridad, tanto de los dineros como de los documentos históricos, es más grave y dilatado en el tiempo de lo que se podría suponer, y pone en cuestión la manera en que la catedral y sus responsables, gestionan estos asuntos. La visión fotográfica del arzobispo de Santiago identificando el códice ante la policía –foto institucional, se entiende– ymanoseando el documento con las manos desnudas, sin protección de guantes de algodón, como sería aconsejable, no deja de inspirar repelús. La historia, toda ella, tiene un cierto aspecto cutre, de la que se salva la actuación de la policía, el juez y el fiscal encargados del asunto.

Pero no vamos a convertir lo singular en categoría. La protección del patrimonio español, y gallego en particular, recogido en archivos, bibliotecas y museos tanto públicos como de la Iglesia, goza de una seguridad mucho mayor que la que tiene aquel otro patrimonio que por su naturaleza no es susceptible de ser custodiado en este tipo de centros, o está disperso en múltiples iglesias y capillas rurales, organizaciones públicas, empresas o simples particulares. No son los sistemas de seguridad los cuestionados, sino la gestión de los mismos y las políticas sobre su protección, estudio y difusión.

Cuando hablamos de patrimonio, que es un tema muy amplio, hay que precisar en el tipo de patrimonio a que nos referimos, natural, etnográfico, arqueológico, etc. etc. Si nos centramos en el patrimonio bibliográfico y documental, el primero es objeto del libre comercio y de su la acumulación por parte de particulares, entidades y fundaciones, y mucho menos por los museos públicos, siempre escasos de recursos, y su consideración como tal patrimonio debe de ir precedida de una declaración formal de acuerdo con las normas existentes. El segundo, el documental, especialmente el de carácter público, tiene la especial consideración de patrimonio desde su producción por parte de los organismos públicos, y sólo puede dejar de serlo mediante su desafectación, tras su valoración por las comisiones pertinentes de acuerdo con la normativa vigente, lo que permitiría incluso su destrucción.

Es decir, hablamos de los documentos administrativos de hoy, que serán históricos el día de mañana, y que exigen la existencia de depósitos archivísticos dotados de archiveros, formando sistemas de archivos, que permitan el flujo documental, que los encaminen a los archivos históricos. Es la salvaguarda de las actas públicas, que son parte de nuestro patrimonio. Casi nada de todo esto existe, aunque esté previsto sobre el papel, e incluido en los sucesivos decretos y anteproyectos de ley que se han ido sucediendo en el ámbito autonómico.

Especialmente relevante en el sistema archivístico teórico que menciono es el Arquivo de Galicia, por cuya existencia llevábamos clamando los profesionales hace más de 20 años, y que sólo cuando ha sido necesario dar contenido a la Ciudad de la Cultura, ha tomado consistencia. Su localización en este organismo ha respondido a otros intereses que los del propio sistema archivístico gallego, y del propio Arquivo, pues funcionalmente las dependencias en el Gaiás no resuelven las necesidades del centro, aunque al menos contribuyó a su identificación institucional ante la opinión pública, sin que quedara claro que un centro de esta naturaleza tiene el doble carácter de apoyo a la gestión administrativa y a la investigación histórica. Y el nombramiento de Gabriel Quiroga como director del Centro y subdirector xeral de Archivos, con el asentimiento unánime de los profesionales, permitió realizar, pese a todo, avances notables en la consolidación del sistema archivístico gallego.

Pero lo logrado hasta la fecha en relación con normas, comisiones y sistemas está en trance de retroceder, por el poco interés de nuestros responsables políticos ante los archivos y el patrimonio documental presente y futuro. La reciente dimisión del director del Arquivo, ante la política regresiva y errática de la Consellería de Cultura no es más que el último botón de muestra de lo que constituye una de las características de nuestros políticos: su falta de sensibilidad ante el hecho documental.

Y la reestructuración de los espacios del Arquivo de Galicia, una de las causas concretas de la dimisión mencionada, con la privatizando sus salas públicas, ha introducido un importante factor de inseguridad respecto al patrimonio conservado en él, que nos permite enlazar, como afirmábamos al principio, esta noticia con la primera, en torno al grave problema de la seguridad de nuestro patrimonio documental, incluso de aquél ya recogido en los archivos históricos, originado por políticas improvisadas y poco consistentes de sus responsables.

Comentario por Dani García de la Cuesta el julio 6, 2012 a las 3:48pm

Muy buenas.

Otro detalle del tipo de personal que "custodian" este patrimonio es que el Dean José María Díaz reconoce el Códice porque él escribió a bolígrafo y lápiz anotaciones en él mismo, y además lo dice, "acoyonante".

Y si el dinero aparecido también fuera producto de los robos en la Catedral, ¡¡Menuda mina de oro¡¡. Si alguien se puede llevar más de un millón de euros y nadie notar nada no quiero ni imaginar lo que entra ahí, por tanto, si no hay denuncia y si el electricista dice que se lo encontró, y no se demuestra la procedencia pues pa él.

Estoy pensando en acercarme a Santiago a ver si cae algo. Salud.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2024   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más