Reconstrucciones faciales de Pere el Gran y Blanca de Anjou, realizadas por Philippe Froesch (Visualforensic).

 

Nuevos datos del análisis de las momias de Santes Creus

 

Jacinto Antón / El País

 

Pere el Gran se teñía y Blanca de Anjou sufría de juanetes. Así es la vida (¡y la muerte!). Los resultados finales de la investigación de las tumbas del monasterio de Santes Creus y su ajado contenido de momias y huesos, presentados ayer, arrojan informaciones que parecen una ilustración de las Coplas a la muerte de su padre, de Jorge Manrique. Se queda uno traspuesto, meditando en la futilidad de todo, en lo absurdo de la vanidad y esas cosas tan melancólicas ("no se engañe nadie, no,/ pensando que ha de durar"...). También ayer se presentaron las sorprendentes reconstrucciones faciales de los dos personajes.

El proyecto de investigación del panteón real, con motivo del 850º aniversario de la fundación del monasterio, lo acometió en 2010 el Museo de Historia de Cataluña y tuvo como premio gordo el descubrimiento, en una suntuosa bañera de pórfido romana, del enterramiento íntegro del rey Pere el Gran (hijo de Jaume I), único no expoliado de un monarca de la Corona de Aragón. El análisis de los conmovedores restos parcialmente momificados reveló que el monarca (1240-1285) era alto, entre 1,75 y 1,80 metros, y había vivido una vida de rey, bastante muelle, vamos.

Ahora se ha revelado que ciertas alteraciones articulares en vértebras y costillas apuntan a un esfuerzo relacionado con el dominio de las riendas del caballo, algo que a un rey caballero se le supone. Pere presentaba un tumor cerebral benigno, probablemente asintomático. No está claro qué lo mató, pero todo apunta a una enfermedad inflamatoria o infecciosa pulmonar, quizá tuberculosis. Los análisis químicos de los pelos de la barba han permitido identificar la presencia de apigenina genisteina,producto procedente de la retama y utilizado históricamente para teñir -pillín monarca- los cabellos de rubio. En cambio, los de la cabeza los llevaba afeitados, parece que tras la muerte. Se ha determinado que el rey fue vestido inicialmente para su entierro con sarga de lana: se descarta, por su calidad, que se tratara de un hábito de monje. Bajo la cabeza le colocaron un cojín de seda carmesí relleno de plumas.

En cuanto a Blanca de Anjou (1283-1310), nuera de Pere el Gran, también se ha hallado apigenina en su cabello, lo que indica que lo llevaba teñido de rubio. El juanete en el pie derecho y la disposición en martillo del resto de los dedos del pie parecen consecuencia del uso de calzado estrecho y puntiagudo. La reina estaba en estado de posparto reciente y "las mamas eran activas" (!). La presencia de ácido carmínico en la mejilla derecha indica la aplicación de maquillaje.

 

---------------------------------------------------------

 

En La Vanguardia también se recoge la noticia vía EFE y con mucha más información:

 

Los Reyes también se teñían el pelo y se maquillaban en la Edad Media

 

Barcelona. (EFE/Jose Oliva).- Los reyes medievales también se teñían el pelo y se maquillaban, al menos eso ha podido constatar un análisis de los restos encontrados en las tumbas reales del monasterio de Santes Creus, en Tarragona.

El proyecto, impulsado por el Museo de Historia de Catalunya, se inició en 2010 en el marco de la celebración del 850 aniversario del monasterio cisterciense, y planteó la restauración de las tumbas de los reyes Pere II el Gran, Jaume II el Just y Blanca de Anjou, así como la tumba del almirante Roger de Llúria.

La coordinadora del proyecto, Marina Miquel, ha recordado hoy en la presentación que "pocas tumbas reales han sido investigadas en el mundo de manera científica, bien porque fueron destruidas o porque son inaccesibles a los investigadores por las restricciones de casas reales o gobiernos".

Los análisis de los restos del rey Pere determinan que era un hombre de tipología alta (1,75-1,80 de estatura), con una cara alargada y un maxilar inferior más prominente que el superior, y al conservarse gran parte de los tejidos blandos desecados se ha podido hacer un análisis que ha determinado que "sufrió una enfermedad infecciosa pulmonar, seguramente una tuberculosis, pero no necesariamente fue la causa de su muerte", ha dicho Miquel.

La investigación química ha determinado "la presencia en los restos de pelos de la barba del rey de Apigenina Genisteina, un producto procedente de la retama y utilizado históricamente para teñir de rubio los cabellos", la misma sustancia hallada en el pelo de la reina Blanca de Anjou, esposa de Jaume II el Just.

"Conocemos tratados antiguos de cosmética, pero no sabíamos que el rey Pere el Gran o Blanca de Anjou se tiñeran de rubio", ha explicado la coordinadora del proyecto.

En la cara de la reina se ha encontrado además restos de ácido carmínico, que se habría utilizado como maquillaje facial.

En ambos casos se ha realizado asimismo la reconstrucción facial, una técnica habitual en la ciencia forense y criminalística y a la que también ha recurrido la arqueología.

La reconstrucción de la cara de Blanca de Anjou ha permitido constatar que, como pasa en muchas tumbas góticas, la representación escultórica del yacente de la tumba "no es un retrato fidedigno, sino una idealización estética del artista".

En cuanto a las enfermedades, la ciencia ha podido demostrar que Blanca de Anjou murió después de las complicaciones de un parto, como el propio rey había escrito en documentos oficiales enviados a otros estamentos.

La investigación documental desarrollada en paralelo a la científica ha permitido establecer que fue el propio Jaume I quien en 1254 dispuso que su primogénito, Pere, fuera enterrado en Santes Creus, "probablemente para compensar a la comunidad cisterciense de Santes Creus por haber escogido él Poblet para ser enterrado".

Este dato inédito rebate las tesis de la historiografía tradicional, que afirmaba que Pere había escogido personalmente ser enterrado en Santes Creus por contraposición a la opción de Poblet de su padre.

También se ha desvelado que Arnau de la Torre, de Lleida, recibió el encargo para la policromía del templete de la tumba de Pere II el Gran, lo que ha permitido datar este trabajo de su taller en 1305-1307, de forma que "es una de las primeras obras pictóricas de estilo gótico en la Corona de Aragón".

El análisis de ADN ha concretado que Pere el Gran pertenece al linaje mitocondrial H, el tipo de ADN más frecuente en Europa en la actualidad, pero "no ha sido posible con las técnicas actuales clasificar el cromosoma Y, por lo que no se pueden identificar ascendientes ni descendientes masculinos"; mientras que sitúa a Blanca de Anjou en el halogrupo U, otro de los más comunes y antiguos de Europa.

El proyecto, que no ha podido identificar el cuerpo de Roger de Llúria en su tumba, donde se hallan restos de cuatro individuos -3 masculinos y 1 femenino-, ha tenido un presupuesto de 500.000 euros.

 

-----------------------------------------

 

Un poco triste resulta que de la investigación la prensa se quede con lo del tinte y el maquillaje, que se le va a hacer.

 

Aquí en TA se trató el descubrimiento en el siguiente post:

 

Hallada intacta la momia del monarca Pere el Gran

 


Visitas: 1327

Comentario por severo pardo el junio 21, 2011 a las 2:25pm
Los romanos eran expertos en el transporte de todo tipo de animales , incluido peces , aunque deberian ser especies que aguantasen algun tiempo en agua estancada , como por ejemplo las lampreas , que pueden soportar mucho tiempo , si disponian de alguna tecnologia hidraulica , cosa que esta clara, no se puede poner en duda que la aplicasen . Mas complicados eran los sistemas que utilizaban en las naumaquias y lagos artificiales .
Comentario por Augusto Pugliese Rossi el junio 23, 2011 a las 8:24pm

Encontré este reportaje, en catalán, a Carme Subiranas, directora del proyecto. Tiene más información que la algo frívola que publicaron los periódicos.

 

 

Fuente: Sapiens.cat http://www.sapiens.cat/ca/notices/2010/07/entrevista_a_carme_subira...

  

Reportaje de Sònia Casas a Carme Subiranas, directora arqueológica del proceso de extracción y análisis de los cuerpos.

 

 

En la cámara blanca del Centro de Restauración de Bienes y Muebles de Valldoreix ya no se ve a nadie con bata blanca y mascarilla. Ya hace unos días que los cuerpos del rey Pedro el Grande y su nuera, la reina Blanca de Anjou, se han devuelto a sus respectivos sepulcros de Santes Creus. Carme Subiranas ha sido la directora arqueológica del proceso de extracción y análisis de los dos cuerpos, una intervención sin precedentes en el mundo.

 

¿Por qué hablamos de operación pionera?

Los estudios de familias reales europeas que se habían hecho hasta ahora eran muy parciales. De la familia de Nápoles se habían hecho estiudios foresese pero no de sus vestidos, el embalsamamiento… Y en otros casos se habían estudiado los tejidos pero no los cuerpos, porque se trata de antepasados directos de monarcas actuales y no lo han permitido.

                                                  

Aquí, sin embargo, la corona de Aragón está extinguida.

Sí, y por eso nosotros hemos podido hacer un estudio completo de los restos, que también es único por otro motivo: la mayoría de las tumbas reales fueron expoliada entre los siglos XVII y XIX, pero la de Pedro el Grande no lo fue. Por lo tanto hemos tenido la gran oportunidad de abrir un sepulcro real sin profanar.

 

¿Qué recuerdo tiene del día de la apertura?

Fue un día de muchos nervios pero muy gratificante. Cuando abres la tumba de un rey no sabes nunca lo que puede pasar porque no hay nada que tenga que ver con lo que haces en un yacimiento cotidiano.

 

¿En qué se diferencian?

De entra, en la tumba. No es un sepulcro normal sino un monumento funerario precioso. Había que levantar la losa, que pesa 900 kilos, sin dañar ni el baldaquín ni la bañera romana de debajo, dos verdaderas obras de arte.

 

¿Quiénes asumieron el reto?

Un equipo de seis personas especializado en manipulación de otras de arte. Se van a colocar tres personas de un lado y tres del otro, y con un sistema de poleas y cuerdas levantaron la losa muy lentamente, procurando mantener una fuerza y posición corporal constantes para evitar cualquier balanceo.

 

Y cuando la losa va a estar bien arriba…

¡Qué impresión! Habíamos visto los restos a través del endoscopio, la cámara que introdujimos en la tumba antes de abrirla, pero ver al rey en directo…aquello era completamente otra cosa: los colores, la forma…

 

¿Cuál fue el paso siguiente?

Visualizamos y documentamos los restos con scanner e hicimos una fotometría que determinase las medidas del rey para poder extraerlo un mes y medio después.

 

Otro día crucial.

¡Sí! Antes de moverlo le pasamos por debajo unas placas para radiografiarlo y un lienzo para poderlo levantar. Se va a alzar con los brazos, igual que se hizo con la losa. Tardamos seis horas. Había que impedir que el cuerpo se deteriorase para no perder información.

 

¿De qué información hablamos?

Del tipo de tejidos que llevaba, del polen de las plantas que había en aquellos tiempos, de la zona y de estudios químicos que nos permitirán saber, por ejemplo, las sustancias que se emplearon para embalsamar. En definitiva, hablamos de unos cuerpos, pero también de un ritual funerario y de una manera de vivir y de morir. Esta es la verdadera importancia del proyecto.

 

¿Qué sabemos de momento?

Las radiografías hechas antes de extraerlo fueron muy exitosas porque nos permitieron saber exactamente como estaba el rey dentro de la tumba. También nos han indicado que era un hombre robusto y que no padeció ninguna lesión importante. El TAC nos lo permitió.

 

Perdón, ¿un TAC? ¿En un hospital?

Sí, en el hospital Joan XXIII de Tarragona. La hicimos de noche, para no llamar demasiado la atención… pero no se lo veía, ¿eh? Estaba dentro del contramolde en el que lo transportábamos. Lo diseñamos siguiendo la forma del cuerpo para evitar que perdiese sus conexiones anatómicas.

 

¿Qué se consiguió con ese TAC?   

La secuencia de capas que nos aparecerían cuando actuásemos sobre el cuerpo y que ahora correspondía identificar, documentar y registrar.

 

¿Qué es la fase siguiente, la que se hizo en una cámara especial en el Centro de Restauración de Bienes Muebles?

La cámara blanca, donde se reprodujeron las condiciones de humedad y temperatura de dentro del sepulcro. Los primeros que intervinieron fueron los especialistas en extracción de tejidos que quitaron la tela de lino que cubría el cuerpo. Luego vendrían los antropólogos, los forenses…

 

¿En espera de los resultados completos, que se determinó a simple vista?

Quen el cuerpo fue embalsamado pero no eviscerado, porque quedan restos de algún órgano. Que le faltaba algún diente y que alguien le cortó lo pies para hacerlo entrar en la bañera romana que le hizo de ataud. También sabemos que fue enterrado sin anillos, casco ni joya, pero sí con una banda o cinta en la cabeza.

 

¿Sabemos de qué murió?

En el caso de Pedro no, pero en el de su nuera, la reina Blanca de Anjou, sí.

 

El otro cuerpo estudiado…

A diferencia del de Pedro, el cuerpo de Blanca fue profanado. Por eso cuando abrimos su sepulcro para restaurarlo no esperábamos encontrar las dos piernas perfectamente momificadas que encontramos. El resto del cuerpo estaba muy fragmentado y nos planteamos reconstruirlo.

 

Y encontraron tres cuerpos mezclados…

Sí, de dos hombres y una mujer.

 

Blanca de Anjou…

Eso parece, sobre todo porque el cuerpo reconstruido es el de una mujer joven que habría muerto poco después del parto. Igual que Blanca, según escribió en una carta su marido, Jaime II.

 

¿Qué más iremos descubriendo en los próximos meses?

¡Una cantidad de cosas! Su ADN, como eran sus rostros, qué comían, con qué se curaban… Personalmente nunca me hubiera imaginado que, en Cataluña, un día podríamos hacer un estudio modélico como este, en el cual se han puesto todos los medios técnicos, económicos y humanos necesarios y cuyos procedimientos se han hecho con una excelencia y un rigor máximos.

 

La restauració de les tombes de Santes Creus

Sònia Casas parla amb la directora arqueològica del procés d'extracció i anàlisi dels cossos de Blanca d'Anjou i Pere el Gran

 Subiranas treballant al CRB

 

A la cambra blanca del Centre de Restauració de Béns i Mobles de Valldoreix ja no es veu ningú amb granota blanca i mascareta. Fa uns dies que els cossos del rei Pere el Gran i de la seva nora, la reina Blanca d’Anjou, s’han retornat als seus sepulcres respectius de Santes Creus. Carme Subiranas ha estat la directora arqueològica del procés d’extracció i anàlisi dels dos cossos, una intervenció sense precedents al món.

Per què parlem d’operació pionera?

Els estudis de famílies reials europees que s’havien fet fins ara eren molt parcials. De la família de Nàpols, se n’havien fet estudis forenses però no dels vestits, l’embalsamament… I en altres casos s’havien estudiat els teixits però no els cossos, perquè es tracta d’avantpassats directes de monarques actuals i no ho han permès.

Aquí, per contra, la corona d'Aragó està extingida.
Sí, i per això nosaltres hem pogut fer un estudi complet de les restes, que també és únic per un altre motiu: la majoria de tombes reials d’Europa van ser espoliades entre els segles XVII i XIX, però la de Pere el Gran no ho va ser. Per tant, hem tingut la gran oportunitat d’obrir un sepulcre reial mai profanat.

Quin record té del dia de l’obertura?

Va ser un dia de molts nervis però molt gratificant. Quan obres la tomba d’un rei no saps mai què pot passar perquè no hi ha res que tingui a veure amb el que fas en un jaciment quotidià.

En què es diferencien?
D’entrada, la tomba. No és un sepulcre normal sinó un monument funerari preciós. Calia aixecar la llosa, que pesa 900 quilos, sense malmetre ni el baldaquí que l’envolta ni la banyera romana de sota, dues veritables peces d’art.

Qui va assumir el repte?
Un equip de sis persones especialitzat en manipulació d’obres d’art. Es van posar tres persones en un costat i tres en un altre, i amb un sistema de politges i cordes van aixecar la llosa molt lentament, procurant mantenir una força i posició corporal constants per evitar qualsevol balanceig.

I quan la llosa va ser ben amunt…
Quina impressió! Havíem vist les restes a través de l’endoscopi, la càmera que vam introduir a la tomba abans d’obrir-la, però veure el rei en directe… allò era tota una altra cosa: els colors, la forma…

Quin va ser el pas següent?
Vam visualitzar i documentar les restes amb escàner i vam fer una fotometria que determinés les mides del rei per poder extreure’l un mes i mig després.

Un altre dia crucial

Sí! Abans de moure’l, li vam passar per sota unes làmines per radiografiar-lo i un llençol per poder-lo aixecar. Es va alçar a braços, igual que s’havia fet amb la llosa. Vam trigar sis hores. Calia impedir deteriorar el cos, per no perdre informació.

De quina informació parlem?
Dels tipus de teixits que duia, dels pol·lens de les plantes que hi havia en aquell temps, de la zona i d’estudis químics que ens permetran saber, per exemple, les substàncies que es van emprar en l’embalsamament. En definitiva, parlem d’uns cossos, però també d’un ritual funerari i d’una manera de viure i de morir. Aquesta és la veritable importància del projecte.

Què sabem de moment?
Les radiografies fetes abans de treure’l van ser molt reeixides perquè ens van permetre saber com estava exactament el rei dins la tomba. També ens han dit que va ser un home sa i robust i que mai no va patir cap lesió important. EL TAC ens va permetre…

Perdó, una TAC? En un hospital?
Sí, a l’hospital Joian XIII de Tarragona. La vam fer de nit, per no cridar massa l’atenció… però no se’l veia, eh! Anava dins del contramotlle amb què el transportàvem. El vam dissenyar seguint la forma del cos per evitar que perdés les seves connexions anatòmiques.

Què s’aconseguí amb aquell TAC?

La seqüència de capes que ens sortirien quan actuéssim sobre el cos i que ara tocava identificar, documentar i registrar.

Que és la fase següent, la que es va fer en una cambra especial al Centre de Restauració de Béns Mobles.
La cambra blanca, on vam reproduir les condicions de temperatura i humitat de dins el sepulcre. Els primers que hi van intervenir van ser els especialistes en extracció de teixits i que van treure la tela de lli que cobria el cos. Després vindrien els antropòlegs, els forenses…

En espera dels resultats complets, què es va determinar a simple vista?
Que el cos va ser embalsamat però no viscerat, perquè hi queden restes d’algun òrgan. Que li faltava alguna dent i que algú li va tallar els peus per fer-lo entrar a la banyera romana que li va fer de taüt. També sabem que va ser enterrat sense cap anell, casquet ni joia, però sí amb una banda o cinta al cap.

I sabem de què va morir?
En el cas de Pere, no, però en el de la seva nora, la reina Blanca d’Anjou, sí.

L’altre cos estudiat

A diferència de Pere, el cos de Blanca va ser profanat, per això quan vam obrir el seu sepulcre per restaurar-lo no esperàvem trobar les dues cames perfectament momificades que vam trobar. La resta del cos estava molt fragmentat i ens vam plantejar de reconstruir-ne les restes.

I hi vau trobar tres cossos barrejats
Sí, de dos homes i una dona.

Blanca d’Anjou

Això sembla, sobretot perquè el cos reconstruït és el d’una dona jove que hauria mort poc després del part, igual que Blanca, segons va escriure en una carta el seu marit Jaume II.

Què més anirem descobrint durant els propers mesos?
Un munt de coses! El seu ADN, com eren els seus rostres, què menjaven, amb què es guarien… Personalment, mai no m’hauria imaginat que, a Catalunya, un dia podríem fer un estudi modèlic com aquest, en el qual s’han posat tots els mitjans tècnics, econòmics i humans necessaris i en el qual els procediments s’han fet amb una excel·lència i un rigor màxims. http://www.sapiens.cat/ca/notices/2010/07/entrevista_a_carme_subira...

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más