Cuenta Heródoto en una de sus crónicas que hace unos 2.500 años, el rey persa Cambises II había enviado un poderoso ejército de 50.000 hombres desde Tebas con la intención de someter al célebre oráculo de Amón, en el oasis de Siwa. Sin embargo, a mitad de camino el imponente ejército se vio sorprendido por una tormenta de arena que, supuestamente, lo sepultó y borró del mapa para siempre. Hasta la fecha, algunos arqueólogos e historiadores habían intentado –sin éxito– localizar posibles restos del célebre ejército, a pesar de que buena parte de los investigadores consideraban el relato como pura leyenda.

Vía: Discovery News | Planeta Sapiens.com, 9 de noviembre de 2009

Ahora, un equipo de arqueólogos italianos ha asegurado recientemente haber descubierto bajo la arena del Sahara restos de armas de bronce, un brazalete de plata, pendientes y cientos de huesos humanos que podrían pertenecer al desaparecido ejército persa. “Hemos encontrado las primeras evidencias arqueológicas de una historia relatada por el historiador griego Herodoto”, explicó a Discovery News el profesor Dario Del Bufalo, uno de los arqueólogos de la Universidad de Lecce que participan en la expedición.


En el equipo de investigadores se encuentran también los hermanos Angelo y Alfredo Castiglioni, quienes adquirieron cierta fama hace 20 años al descubrir la antigua ciudad portuaria de Berenike Panchrysos, en Egipto. Según han explicado los arqueólogos, los hallazgos actuales son el fruto de una investigación que se ha prolongado durante 13 años –comenzó en 1996– y que ha motivado hasta cinco expediciones. Por el momento, se han hallado algunos objetos, como una daga de bronce, varias flechas y adornos. “Estamos hablando de pequeños objetos, pero son extremadamente importantes, pues son los primeros artefactos aqueménidas, que datan de la época de Cambises, en ser encontrados en medio del desierto en un lugar cerca de Siwa”, explicó Alfredo Castiglioni.


¿Se confirmará finalmente el sorprendente hallazgo?


Ancient Lost Army Found?

Has the lost army of Cambyses II been found? The Persian army of 50,000 soldiers supposedly perished in a sandstorm in ancient Egypt 2500 years ago. Researchers have located a valley of bones they think may belong to the fabled army.





Vanished Persian Army Said Found in Desert

Bones, jewelry and weapons found in Egyptian desert may be the remains of Cambyses' army that vanished 2,500 years ago.

By Rossella Lorenzi | Discovery News. Sun Nov 08 2009 10:30 PM ET

The remains of a mighty Persian army said to have drowned in the sands of the western Egyptian desert 2,500 years ago might have been finally located, solving one of archaeology's biggest outstanding mysteries, according to Italian researchers.

Bronze weapons, a silver bracelet, an earring and hundreds of human bones found in the vast desolate wilderness of the Sahara desert have raised hopes of finally finding the lost army of Persian King Cambyses II. The 50,000 warriors were said to be buried by a cataclysmic sandstorm in 525 B.C.

WATCH VIDEO: Take a closer look at a valley of bones that researchers think may belong to the fabled lost army of Cambyses II.

VIEW A SLIDE SHOW: See some of the remains found in the Sahara Desert.

"We have found the first archaeological evidence of a story reported by the Greek historian Herodotus," Dario Del Bufalo, a member of the expedition from the University of Lecce, told Discovery News.

According to Herodotus (484-425 B.C.), Cambyses, the son of Cyrus the Great, sent 50,000 soldiers from Thebes to attack the Oasis of Siwa and destroy the oracle at the Temple of Amun after the priests there refused to legitimize his claim to Egypt.


After walking for seven days in the desert, the army got to an "oasis," which historians believe was El-Kharga. After they left, they were never seen again.

"A wind arose from the south, strong and deadly, bringing with it vast columns of whirling sand, which entirely covered up the troops and caused them wholly to disappear," wrote Herodotus.

A century after Herodotus wrote his account, Alexander the Great made his own pilgrimage to the oracle of Amun, and in 332 B.C. he won the oracle's confirmation that he was the divine son of Zeus, the Greek god equated with Amun.

The tale of Cambyses' lost army, however, faded into antiquity. As no trace of the hapless warriors was ever found, scholars began to dismiss the story as a fanciful tale.

Now, two top Italian archaeologists claim to have found striking evidence that the Persian army was indeed swallowed in a sandstorm. Twin brothers Angelo and Alfredo Castiglioni are already famous for their discovery 20 years ago of the ancient Egyptian "city of gold" Berenike Panchrysos.

Presented recently at the archaeological film festival of Rovereto, the discovery is the result of 13 years of research and five expeditions to the desert.

"It all started in 1996, during an expedition aimed at investigating the presence of iron meteorites near Bahrin, one small oasis not far from Siwa," Alfredo Castiglioni, director of the Eastern Desert Research Center (CeRDO)in Varese, told Discovery News.

While working in the area, the researchers noticed a half-buried pot and some human remains. Then the brothers spotted something really intriguing -- what could have been a natural shelter.

It was a rock about 35 meters (114.8 feet) long, 1.8 meters (5.9 feet) in height and 3 meters (9.8 feet) deep. Such natural formations occur in the desert, but this large rock was the only one in a large area.


"Its size and shape made it the perfect refuge in a sandstorm," Castiglioni said.

Right there, the metal detector of Egyptian geologist Aly Barakat of Cairo University located relics of ancient warfare: a bronze dagger and several arrow tips.

"We are talking of small items, but they are extremely important as they are the first Achaemenid objects, thus dating to Cambyses' time, which have emerged from the desert sands in a location quite close to Siwa," Castiglioni said.

About a quarter mile from the natural shelter, the Castiglioni team found a silver bracelet, an earring and few spheres which were likely part of a necklace.

"An analysis of the earring, based on photographs, indicate that it certainly dates to the Achaemenid period. Both the earring and the spheres appear to be made of silver. Indeed a very similar earring, dating to the fifth century B.C., has been found in a dig in Turkey," Andrea Cagnetti, a leading expert of ancient jewelry, told Discovery News.

In the following years, the Castiglioni brothers studied ancient maps and came to the conclusion that Cambyses' army did not take the widely believed caravan route via the Dakhla Oasis and Farafra Oasis.

"Since the 19th century, many archaeologists and explorers have searched for the lost army along that route. They found nothing. We hypothesized a different itinerary, coming from south. Indeed we found that such a route already existed in the 18th Dynasty," Castiglioni said.

According to Castiglioni, from El Kargha the army took a westerly route to Gilf El Kebir, passing through the Wadi Abd el Melik, then headed north toward Siwa.


"This route had the advantage of taking the enemy aback. Moreover, the army could march undisturbed. On the contrary, since the oasis on the other route were controlled by the Egyptians, the army would have had to fight at each oasis," Castiglioni said.

To test their hypothesis, the Castiglioni brothers did geological surveys along that alternative route. They found desiccated water sources and artificial wells made of hundreds of water pots buried in the sand. Such water sources could have made a march in the desert possible.

"Termoluminescence has dated the pottery to 2,500 years ago, which is in line with Cambyses' time," Castiglioni said.

In their last expedition in 2002, the Castiglioni brothers returned to the location of their initial discovery. Right there, some 100 km (62 miles) south of Siwa, ancient maps had erroneously located the temple of Amun.

The soldiers believed they had reached their destination, but instead they found the khamsin -- the hot, strong, unpredictable southeasterly wind that blows from the Sahara desert over Egypt.

"Some soldiers found refuge under that natural shelter, other dispersed in various directions. Some might have reached the lake of Sitra, thus surviving," Castiglioni said.

At the end of their expedition, the team decided to investigate Bedouin stories about thousands of white bones that would have emerged decades ago during particular wind conditions in a nearby area.

Indeed, they found a mass grave with hundreds of bleached bones and skulls.

"We learned that the remains had been exposed by tomb robbers and that a beautiful sword which was found among the bones was sold to American tourists," Castiglioni said.

Among the bones, a number of Persian arrow heads and a horse bit, identical to one appearing in a depiction of an ancient Persian horse, emerged.

"In the desolate wilderness of the desert, we have found the most precise location where the tragedy occurred," Del Bufalo said.

The team communicated their finding to the Geological Survey of Egypt and gave the recovered objects to the Egyptian authorities.

"We never heard back. I'm sure that the lost army is buried somewhere around the area we surveyed, perhaps under five meters (16.4 feet) of sand."

Piero Pruneti, editor of Archeologia Viva, Italy's most important archaeology magazine, is impressed by the team's work.

"Judging from their documentary, their hypothesis of an alternative route is very plausible," Prunetic told Discovery News. "Indeed, the Castiglioni's expeditions are all based on a careful study of the landscape...An in-depth exploration of the area is certainly needed!"

...

En busca del ejército perdido

Arqueólogos italianos afirman haber hallado las tropas de Cambises II sepultadas en el Sáhara hace 25 siglos. Egipto denuncia que el equipo no tiene permisos.

Vía: Jacinto Antón | El País.com, 16 de noviembre de 2009

Foto: Grabado del siglo XIX que ilustra el desastre del ejército de Cambises II.- ALFREDO Y ANGELO CASTIGLIONI

Ni arcas perdidas, ni tumbas de faraones, ni ciudades sumergidas, ni ejércitos de terracota. El mayor espectáculo arqueológico de la antigüedad, que quizá yace en algún lugar del gran desierto de Egipto, es un ejército de verdad, compuesto según diversas fuentes por 50.000 hombres, enterrado enterito hace 25 siglos por una tormenta de arena que se lo tragó -soldados, camellos, caballos, armas, estandartes y pertrechos- sin dejar ni rastro. Era el ejército enviado en el 525 antes de Cristo por el rey persa Cambises II -los persas dominaban a la sazón Egipto- para sojuzgar a los amonios, los habitantes del remoto oasis de Siwa, sede de uno de los más célebres oráculos del mundo antiguo (el que dos siglos después designaría a Alejandro Magno hijo del dios Amón y legitimaría sus conquistas). La expedición punitiva persa nunca llegó y nadie regresó.

Desde la misteriosa desaparición de la enorme tropa, atestiguada por el historiador Heródoto (aunque algunos estudiosos consideran el asunto una leyenda), han sido numerosos los intentos de exploradores -entre ellos el conde Almásy, el romántico protagonista de El paciente inglés-, aventureros y arqueólogos por encontrar ese ejército perdido. Hallarlo, con el inimaginablemente rico tesoro de sus pertenencias, pues puede suponerse que quedaron enterrados todos con lo puesto, constituiría uno de los descubrimientos más sensacionales de la historia.

Estos días, un polémico equipo científico italiano, encabezado por los hermanos gemelos Angelo y Alfredo Castiglioni, ha levantado una gran polvareda -y valga la imagen- al anunciar el descubrimiento de lo que consideran son restos del ejército de Cambises. Dichos hallazgos, que consisten, según los descubridores, en un surtido de objetos pequeños -puntas de flecha, una daga de bronce, un brazalete de plata, un pendiente- pero de incontestable factura aqueménida (la dinastía persa a la que pertenecía Cambises), han sido realizados, sostienen, en diferentes campañas a lo largo de 13 años de intensa búsqueda. Los Castiglioni y su equipo, del que forma parte el controvertido geólogo egipcio Ali Barakat, opinan que el ejército, que según Heródoto (Historia, III) partió de Tebas, no siguió el itinerario lógico, tomando la ruta de los oasis y hacia el norte directamente, sino que, para sorprender a los amonios, se internó profundamente en el oeste hasta la meseta del Gilf Kebir para sólo entonces ascender y eventualmente enterrarse, como todo el mundo supone, en algún lugar del Gran Mar de Arena, el pavoroso desierto en cuyo borde septentrional está Siwa. Parte del material encontrado estaría en un refugio natural en el que los soldados habrían tratado de protegerse de la tormenta de arena.

Los investigadores aseguran haber hallado asimismo en lo que creen fue la ruta del ejército acumulaciones de vasijas que han podido datar por termoluminiscencia hacia el 500 a. C. También, gracias a viejas historias beduinas, han dado con un "valle de huesos", sembrado de numerosos esqueletos blanqueados por el sol, entre los que habrían aparecido puntas de flechas persas y un bocado de caballo.

Todo el relato, del que han dado buena cuenta, entre otros, medios italianos y el canal Discovery, hace arquear las cejas. El poderoso Zahi Hawass, jefe de la arqueología egipcia y recién nombrado viceministro de Cultura, ha calificado el hallazgo de "infundado y engañoso", puesto en tela de juicio la profesionalidad de los gemelos y anunciado que éstos carecen de permiso de excavación. Aparte de lo feo y sospechoso que es el que los italianos hayan estado trabajando sin las autorizaciones precisas, todo invita a ser muy cautos con el asunto. El egipcio Barakat habría encontrado los objetos ya en 1996 en Wadi Mastour (el Valle Oculto), cerca del oasis de Bahrein, en el curso de una expedición geológica que buscaba meteoritos.

Los indicios son muy pocos, cuestionables, y el hallazgo de material persa -si ése es realmente el caso- no prueba por sí sólo su pertenencia al ejército perdido: los persas dominaron Egipto más de un siglo y realizaron diferentes expediciones hacia el oeste. Los huesos pueden atribuirse a cualquier tragedia más o menos reciente, como la represión italiana de los senoussi en los años 30 que empujó a poblaciones enteras a morir de sed al desierto. Eso sin contar con que Heródoto no es una fuente muy fiable. El hecho de que un ejército persa entero se perdiera es raro: las tropas de Cambises tenían experiencia en el medio pues habían llegado a Egipto atravesando los desiertos árabes y contaban con contingentes de pueblos nómadas. Acaso los guías, quizá garamantes, no eran muy fiables o los engañaron -Cambises no era muy popular: ultrajó la momia de Amasis y apuñaló con su propia mano al sagrado buey Apis-. Tampoco se entiende que el ejército no partiera desde el Delta dado que el acceso a Siwa desde allí es mucho más seguro.

El gran saharista Theodore Monod menciona una caravana de 2.000 personas enterrada al completo en el desierto en 1805. Sin duda, el Gran Mar de Arena es peligrosísimo y en él el qibli, el temible viento caliente del sur, puede soplar inmisericorde durante días. Heródoto escribe: "Un viento del sur sumamente violento se desató sobre los persas mientras tomaban el almuerzo y arrastrando torbellinos de arena los sepultó". El Almásy real, que toda su vida estuvo obsesionado con la búsqueda del ejército de Cambises (de hecho, por eso se alistó en el Afrika Korps de Rommel y no por llegar hasta la ficticia Katherine Clifton de El paciente inglés), estuvo a punto de palmarla en ese océano de dunas de 600 kilómetros de largo en abril de 1935 con su colega Von der Esch, tres sudaneses y dos coches; les castigó un qibli inusual de ¡nueve días!, pero logró llegar a Siwa. "¿Quién sabe en qué punto nos hemos abierto paso sobre la tumba de arena del ejército persa?", escribió.

No es la primera vez que se encuentran restos que pudieran estar relacionados con la infausta tropa de Cambises (a cuya búsqueda ha dedicado una emocionante novela Paul Sussman): en 2000 un equipo geológico de la universidad de Helwan que hacía prospecciones petrolíferas en el desierto halló restos humanos, fragmentos de objetos metálicos que parecían armas y tejidos atribuibles al ejército persa.

...

*** Zahi Hawass, Egypt’s chief archaeologist, says that Italian archaeologists Angelo and Alfredo Castiglioni had not been granted legal permission to excavate in Egypt, and that their claims to have located the vanished Persian army of Cambyses are “unfounded and misleading.”

Press Release- Alleged Finds in Western Desert
Wednesday, November 25, 2009

I need to inform the public that recent reports published in newspapers, news agencies and TV news announcing that “twin brothers Angelo and Alfredo Castiglioni have unearthed remains of the Persian army of Cambyses,” are unfounded and misleading.

The brothers are not heading any archaeological mission in Berenike Panchrysos at the small Bahrin Oasis near Siwa Oasis. This site has been excavated since 2002 by an Italian mission led by Dr. Paulo Gallo of Turin University. The Castiglioni brothers have not been granted permission by the SCA to excavate in Egypt, so anything they claim to find is not to be believed.

The Supreme Council of Antiquities has already informed the proper legal and security authorities in Egypt and are taking the necessary procedures.

Visitas: 1756

Comentario por Alfredito Romano el noviembre 10, 2009 a las 3:38pm
IMPRESIONANTE!!!
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 12, 2009 a las 4:31pm
Lo que más me llama la atención de este hallazgo, en cuanto a su importancia, es que, si se confirma finalmente la hipótesis de los arqueólogos (muchos elementos apuntan a ello, como los propios objetos encontrados, los cuales se fechan en la época aqueménida), es el hecho de que, a su vez, confirme la descripción que del suceso hizo Herodoto.

Ello indicaría, una vez más, que las fuentes antiguas están muchas veces más cerca de la historia que de la leyenda, lo que no deja de ser siempre motivo de debate.
Comentario por Melvin L. Minaya el noviembre 12, 2009 a las 5:01pm
Genial hallazgo. Ahora es cosa de averiguar qué es cierto en el relato de Heródoto.
Comentario por Percha el noviembre 16, 2009 a las 10:13am
Hoy, publica reportaje al respecto El País.

En busca del ejército perdido por Jacinto Antón.

En el artículo aparecen las primeras pegas al hallazgo, algunas manifestadas por la "superestrella" Zahi Hawass. Habrá que esperar más resultados.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 17, 2009 a las 9:02pm

El interés por este descubrimiento parece que aumenta.

Ahora resulta que Irán pedirá a las autoridades egipcias que permitan la entrada en el país de un equipo arqueológico persa para estudiar el hallazgo de los supuestos restos del legendario ejército de Cambises II, según puede leerse en esta noticia.

Sean los iraníes, o sean los propios egipcios los que continuen con las prospecciones y las excavaciones al respecto, será bienvenido de cara a confirmar la trascendencia del hallazgo, sobre todo porque, después de que Zahi Hawass, jefe de la arqueología egipcia, advirtiera de que los arqueólogos italianos Castiglioni no disponían de permiso oficial, que su profesionalidad había que ponerla en tela de juicio y que su hallazgo era engañoso e infundado, pues como que ya comienza a olerle a uno, el asunto, a posible cuerno quemado.

Ciertamente, cabe preguntarse por qué estos arqueólogos no actuaron profesionalmente, solicitando el permiso oficial que exige The Supreme Council of Antiquities (SCA) para llevar a cabo su proyecto de excavación arqueológica. ¿Por qué quisieron actuar de incógnito? ¿Cómo es posible que presenten la noticia del hallazgo sin contar con todos los parabienes que deben tener estas cosas, máxime cuando se subraya su importancia arqueológica?

Luego, en el siguiente vídeo (que complementa al que ha puesto José Luis Santos en la noticia del post) se ven aspectos de los descubrimientos de los objetos un tanto sospechosos.

Vídeo:

http://www.youtube.com/watch?v=tzsi1LFZV4w

Es decir, no se observa en todo alrededor ninguna estructura de delimitación del yacimiento arqueológico. No se ve a gente con palas o azadas, o lo que sea pertinente, despejando y escrutando el terreno. Sólo vemos al tal Aly Barakat, de la Universidad de El Cairo, con un detector de metales.

Para más sorpresa, observamos que los objetos son detectados casi a flor de tierra, y que sólo hace falta apartar un poco la arena para que aparezcan. O sea, que en 2.500 años apenas quedaron enterrados. Verdaderamente es toda una suerte... y, a lo que parece, algo que invita a sospechar mucho.

Luego se nos dice que las vasijas encontradas se sometieron a un análisis de termoluminiscencia, la cual confirmó, según ellos, la antigüedad de 2.500 años, pero curiosamente nada se nos dice del análisis de los huesos encontrados para datar su antigüedad. Si se realizaron o no, no lo sabemos. Un poco raro, también.

Para más inri, en la noticia de EL PAIS, que ha puesto el Sr. Percha más arriba, se nos apunta que "el egipcio Barakat habría encontrado los objetos ya en 1996 en Wadi Mastour (el Valle Oculto), cerca del oasis de Bahrein, en el curso de una expedición geológica que buscaba meteoritos". ¡Ahí es nada! ¿Qué se está sugiriendo con ello? ¿Que ya se habían encontrado restos similares? ¿O hay que concluir algo peor?

Total, que hay estar sumamente escéptico, porque igual nos están dando gato por liebre. Hay bastantes dudas para que se ponga en barbecho este hallazgo, por lo menos hasta que no se presenten más pruebas concluyentes en la forma y modo debidos.

El pobre Herodoto tendrá que seguir esperando también para ver cómo aumenta el crédito del trabajo que nos ha legado.

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 29, 2009 a las 10:13pm

Pues nada. A pesar de que el gran factotum de la arqueología egipcia, Zahi Hawass, lo ha dicho por activa y por pasiva -incluyéndolo en su blog-, que el anuncio del posible hallazgo de los restos del ejército de Cambises II, por parte de los hermanos italianos Castiglioni, es falso, los iraníes no se dan por vencidos, ven oscuras maniobras políticas detrás de ello, y reclaman ahora a la UNESCO que intervenga en el asunto. He aquí la noticia:

Irán solicita a la UNESCO que se pronuncie sobre el Ejército de Cambises II

Vía: adn.es / 29 de noviembre de 2009


"Irán ha solicitado la intervención de la UNESCO en la polémica abierta por el Ministerio de Cultura de Egipto acerca de los restos hallados supuestamente del ejército del rey aqueménida Cambises II, que desapareció en el desierto egipcio hace más de 2.500 años.

Una pareja de arqueólogos italianos, los hermanos Angelo y Alfredo Castiglioni, anunció semanas atrás que había encontrado los restos del Ejército perdido alrededor de uno de los oasis cercanos a la frontera entre Libia y Egipto.

Sin embargo, el viceministro egipcio de Cultura y director del Consejo Superior de Antigüedades, Zahi Hawass, calificó de falso el hallazgo.

"Creemos que el jefe de los arqueólogos egipcios ha negado el descubrimiento de los restos del Ejército en su página web debido a las presiones políticas", afirmó el portavoz de Organización para la Preservación del Turismo, las Tradiciones y la Herencia Cultural iraní, Hasan Mohseni.

En declaraciones divulgadas por la televisión estatal por satélite PressTV, el responsable iraní agregó que su país ha enviado una carta a la UNESCO para que se pronuncie sobre el asunto.

El pasado 17 de noviembre, escasos días antes de que estallara la polémica, Irán anunció que solicitaría a las autoridades egipcias permiso para que un equipo arqueológico persa entrara en el país y poder estudiar el supuesto hallazgo.

Los Castiglioni habían asegurado días antes que habían desempolvado, en las profundidades del vasto desierto arenoso occidental de Egipto, los restos del Ejército que, según el historiador griego Herodoto, el rey aqueménida Cambisis II (528-521 antes de Cristo) envió al oasis de Siwa para castigar a los amonios.

De acuerdo con la historia, la expedición nunca llegó a su destino, el oasis occidental de Siwa, sede del celebre oráculo de Amon.

La leyenda dice que los 5.000 soldados, caballos, caballerías y pertrechos fueron sepultados por una de terrible tormenta de arena.

Los hermanos Castiglioni ya habían anunciado en otras ocasiones el hallazgo de pistas del Ejército perdido cerca de la meseta de Gulf el Kebir, pero sus deducciones han sido criticadas con dureza por otros arqueólogos y en especial por Hawass.

El actual viceministro de Cultura egipcio acusa a los arqueólogos italianos de trabajar sin la autorización requerida y ha calificado el reciente descubrimiento de "infundado y engañoso", carente de cualquier tipo de profesionalidad.

Las fotografías que circulan ya por internet de los objetos supuestamente hallados por los Castiglioni cerca del oasis de Kharga muestran joyas y objetos de bronce como espadas, bridas y pendientes iguales a los que utilizaban los soldados persas en el siglo V antes de Cristo."

------------------------------------------------------------------------------------

No deja de ser curioso este especial interés que se han tomado desde Irán por el caso, máxime cuando hay tantas dudas de que estemos ante un hallazgo con garantías de ser creíble. Lo que pueda haber detrás de esos oscuros intereses políticos cruzados entre Irán y Egipto, al respecto, se me escapa.

Por otro lado, no está de más tener en cuenta la opinión de un tal Gary S. Chafetz, el cual ha realizado en el pasado tres expediciones en Egipto buscando precisamente los vestigios del ejército de Cambises II, y que ha advertido -en un artículo titulado "The lost army: Found at last"- que le llama muchísimo la atención el hecho de que esas calaveras y huesos que se han presentado como prueba no tengan acusadas señales de erosión como consecuencia de las numerosas y fortísimas tormentas de arena que allí se producen, máxime, además, después de haber transcurrido tantísimo tiempo.

Lo único que se me ocurre en su contra es considerar que estos restos óseos estuvieron enterrados profundamente en la arena a salvo de la erosión. Pero viendo las fotos y vídeos, no deja de ser sospechosa la forma en que son presentados. Tal parece que también salieron a la luz casi a ras de tierra. Incluso se diría que su disposición invita a pensar que fueron colocados en el terreno directamente. En fin, como no se ha ofrecido información como es debido cabe pensar cualquier cosa.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más