Las fuertes tormentas en Irlanda devuelven la nave “La Juliana” de la Armada Invencible

Los mismos "elementos" que derrotaron a la Armada Invencible frente a las costas de Irlanda han dejado al descubierto los restos de uno de los navíos de la flota con la que el rey español Felipe II quiso invadir Inglaterra hace más de 400 años. El Gobierno irlandés confirmó hoy el hallazgo del buque La Juliana, hundido en septiembre de 1588 frente a las playas del condado de Sligo, situado al noroeste de la isla.

 

Fuente: EFE, Dublín | El País.com, 18 de junio de 2015

 

Al parecer, el descubrimiento ha sido posible gracias a que las fuertes tormentas que azotaron la costa oeste de Irlanda durante el pasado invierno levantaron los arenales que han mantenido oculto al barco durante más de cuatro siglos. Las olas y las mareas se encargaron después de llevar el pasado abril hasta la playa de Streedagh, en Sligo, los restos del esqueleto de madera del navío mercante "La Juliana".

 

Siguiendo estas pistas, un equipo arqueológico ha desenterrado frente a esa playa tres cañones fabricados entre 1588 y 1570, el año de la construcción de "La Juliana", y que se encuentran en excelentes condiciones de conservación, según fuentes del Ministerio irlandés de Arte, Patrimonio y Cultura Gaélica. Uno de esos cañones lleva grabada la imagen de Santa Madrona y una dedicatoria a esta religiosa, especialmente venerada en Cataluña y, en particular, en Barcelona, donde reposan sus restos.

 

La ministra irlandesa de Arte, Heather Humphreys, visitó esta semana el lugar del hundimiento de "La Juliana" para "conocer de primera mano", dijo, el trabajo de los arqueólogos. "Hemos descubierto una gran cantidad de material fascinante y significativo que tiene una antigüedad de más de 425 años. Obviamente, este material tiene gran importancia histórica y arqueológica", destacó Humphreys.

 

La ministra explicó que su ministerio trabaja con las autoridades del "Museo Nacional de Irlanda" para "diseñar una estrategia que salvaguarde" el lugar del hundimiento y, "en particular, los restos de 'La Juliana'". Los expertos creen que cerca de "La Juliana" se encuentran también los restos "La Lavia" y "La Santa María", otros dos navíos pertenecientes a la Armada que se hundieron frente a las costas de Sligo, pero que podrían permanecen aún ocultos bajo la arena.

 

El barco "La Juliana" se dedicó al comercio entre España e Italia hasta que el rey Felipe II lo integró, junto a otros 130 navíos, en la flota de la Armada Invencible organizada por el monarca para invadir Inglaterra y destronar a la reina Isabel I. Según los registros históricos, "La Juliana" era un buque de grandes dimensiones, con un peso de una 860 toneladas y capacidad para transportar 32 cañones, 325 soldados y una tripulación de 70 marinos.

 

Fuentes oficiales señalaron hoy que los trabajos arqueológicos continuarán durante varias semanas e informaron de que se ha organizado un dispositivo de seguridad para proteger al navío de los buscadores de tesoros. Este no es el primer barco de esa época hallado en las costas irlandesas, escenario de un desastre que llevó Felipe II a decir: "yo no envíe mis naves a luchar contra los elementos".

 

La Armada -130 buques con 8.253 marinos, 2.088 remeros y más de 19.295 soldados- había sido víctima de los fuertes temporales, sobre todo, y de los brulotes ingleses (buques incendiarios) durante el verano de 1588, cuando se disponía a invadir Inglaterra.

Visitas: 2002

Comentario por José Luis Santos Fernández el junio 19, 2015 a las 10:31am

Según leo aquí España no podría reclamar este pecio:

"En relación con Irlanda fue relevante el Asunto de los buques de la Armada invencible la Lavia, la Juliana y la Santa María de Visón, que fueron requisados en Lisboa y en Nápoles para su incorporación en la Armada Invencible y que sufrieron, el 20 de mayo de 1588, junto a toda la Armada, una fuerte galera, por lo que pusieron rumbo a las costas de Irlanda y allí, tras diversos acontecimientos, naufragaron. El 4 de mayo de 1985 buceadores británicos de una compañía privada descubrieron los pecios de los tres galeones. De un lado se produjo un litigio entre la compañía privada y la oficina irlandesa de obras públicas sobre los derechos de propiedad de los buques, en el que la compañía invocaba la propiedad en virtud del derecho de salvamento, a lo que el Estado irlandés se oponía, salvo en lo de la recompensa a título de descubridores.

La empresa renunció a los derechos de propiedad en la primera audiencia. El 26 de julio de 1994 la High Court excluyó la aplicación de las normas de salvamento del derecho marítimo, a favor de los derechos de propiedad del gobierno de Irlanda y concedió las indemnizaciones a la compañía, lo que confirmó el Tribunal Supremo de Irlanda en sentencia de 29 de junio de 1995. Los posibles derechos de España no se tuvieron en cuenta, al considerarse los pecios como objetos sin dueño, pues, decía, no pertenecían a España al haber sido requisados por Felipe II. Como indica Bou (p. 373) este es uno de los problemas que enfrenta el Estado del pabellón de estos pecios, de indefensión judicial cuando no es informado por el ribereño de los pecios."

Fuente: Convención sobre la Protección del Patrimonio Cultural Subacuático (2001) (Aquí)

Comentario por Roberto el junio 19, 2015 a las 2:25pm

Además Irlanda no es uno de los firmantes de la Convención sobre la Protección de Patrimonio Cultural Subacuático, así que esta no le obliga a nada.

http://www.unesco.org/eri/la/convention.asp?order=alpha&languag...

Comentario por Alicia M. Canto el junio 20, 2015 a las 10:11am

Casi todo lo de la tan pronto vencida "Invencible" lo perdimos entonces gracias a Felipe II, y para siempre, incluído el prestigio naval. Pero comento una curiosidad epigráfica y otra sobre la santa: El País trae mal (1) que la inscripción es de "Santa Madrona", ya que se lee muy bien "S(anta) Matrona" (en el ABC viene correcto), y en esta foto de la autoridad irlandesa de Patrimonio, recogida por la BBC, se lee aún mejor:

Por otro lado, quizá no se trate tampoco de la santa barcelonesa o catalana (que eso sí lo dicen todas las noticias allí y aquí). Porque, de las diversas "santa Matrona" que existen, recogidas en la exhaustiva obra de Agnes B. C. Dunbar, A Dictionary of Saintly Women, vol. II, Londres, 1905, p. 77, parece mejor candidata la supuesta "princesa portuguesa" (o sea, que por esta época podía ser vista como "española") del siglo V d.C. (sic!) (por ello quizá es también la misma patrona de Badajoz) que, aquejada por una prolongada disentería, tras una visión marchó en peregrinación a la italiana Capua, donde encontró la tumba de San Prisco y, tocando su cuerpo, se curó, levantando allí una iglesia. A partir de entonces esta Santa Matrona luso-italiana fue patrona de la disentería, una enfermedad temible para los marinos, por lo que la veo más adecuada para viajar y proteger un barco mercante (se decía además que por un agujero de su tumba "salía maná"). No olvidemos además que esta nave, antes de servir para este uso bélico, hacía la ruta comercial entre España e Italia. Viene además el año de construcción del cañón, MDXX, 1570, que fue el mismo del buque "La Iuliana"; y parece verse, pero mal, otra inscripción debajo.

"La Iuliana" (con i) formaba parte de la "Armada de Levante" o "Naves Levantiscas" (casi todas italianas confiscadas) de la "Grande y Felicísima Armada", que era su nombre español (aunque aquí hayamos adoptado alegremente el que de burla le pusieron los ingleses: "La Invencible"), al mando del almirante vasco Martín de Bertendona. En el popular libro de J. Tincey, The Armada Campaign 1588, publicado por Osprey en 1988, págs. 25 ss., viene una lista completa de "The Ships of the Spanish Armada".

Son una pena estas decisiones erróneas de gobernantes y políticos, que salen tan caras a los pueblos pero por las que éstos no les suelen hacer pagar ni responder (y a veces ahora, pudiendo, ni siquiera en las urnas...).

Recordaré como triste resumen de aquel desastre evitable la reseña de Á. Duarte de un buen libro, aunque inglés, traducido sobre esta imposible empresa felipina, el de Geoffrey Parker y Colin Martin La Gran Armada. La mayor flota jamás vista desde la creación del mundo (traducción de J.A. Pardos y C. Martínez Gimeno), ed. Planeta. Barcelona, 2011:

"...solo la mitad de los hombres que lucharon por Inglaterra en 1588 vivieron para celebrar las Navidades siguientes”. Las muertes en combate se vieron sobrepasadas por las producidas por la enfermedad. En los primeros momentos, los heridos o mutilados que llegaban a puerto quedaban a merced de la caridad de sus capitanes o de la población de las localidades en las que desembarcaban. Para los que se enrolaron en la Armada las cosas no fueron mejores. Únicamente la mitad de los que se embarcaron sobrevivieron a aquel prodigioso año. Más allá del balance, no solo el humano, también el político, el diplomático, el económico, en La Gran Armada se exploran algunos contrafactuales. Lo que pudo haber sido y no fue."

En fin, ahora podríamos "dar la batalla" por recuperar del buque al menos ese precioso cañón, que se ve en tan excelente estado de conservación. Claro que sólo lleva bajo el agua poco más de cuatro siglos... ;-)

P.D.- Buen reportaje, con vídeo, en el sitio web Ancient Origins: Bad weather reveals stunning relics from the Spanish Armada

(1) Veo que el origen del error de "Santa Madrona" es la Agencia EFE (algo muy frecuente), porque está también mal en otros medios que han copiado de ella la noticia. Mal está en una agencia nacional, pero también un diario de calidad como es El País debería de revisar un poco los datos antes de publicarlos, sobre todo si hay fotos.

Comentario por Roberto el junio 20, 2015 a las 5:54pm

Legalmente poco o nada puede hacerse, lo que no tiene sentido es que España permitiese a Odyssey en colaboración con el gobierno del Reino Unido buscar un buque soberano (el HMS Sussex) de ese país en nuestras costas cuando ellos no han firmado al Convención. Digo yo que debería valer el principio de reciprocidad que suele regir en las relaciones internacionales. Ya pudimos ver como resulto ese gesto de buena voluntad.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más