INSCRIPCIÓN MONUMENTAL RUPESTRE DEL SIGLO XV EN MIRUEÑA DE LOS INFANZONES.

 

 Cuando el pasado mes de julio me encontraba recorriendo el arroyo Navazamplón, dentro del término municipal abulense de Mirueña de los Infanzones (Ávila) con el doble objeto de cuantificar los molinos hidráulicos existentes en él y datar los posibles grabados rupestres realizados por sus usuarios a lo largo de su historia, descubrí una monumental inscripción de rasgos góticos sobre una enorme roca con cierta forma de campana en la margen derecha del arroyo.

Consta de ciento seis caracteres divididos en dos líneas de texto (54 en la superior y 52 en la inferior) y se encuentra dos kilómetros y medio al oeste de Mirueña de los Infanzones aguas abajo del puente medieval conocido popularmente como “puente de cal y canto”.

 

 Aspecto general de la roca y de la inscripción fundacional del molino de Mirueña.

 

La inscripción alude precisamente a la fundación de uno de estos ingenios industriales que aprovechaban la fuerza del agua para reducir a harina el grano, en los finales del siglo XV (en pleno periodo de esplendor de los Reyes Católicos) y su texto, traducido, es el siguiente: “FUE FECHO ESTE MOLINO EN EL AÑO DE MIL QUATROCENTOS Y NOVENTA Y SEIS AÑOS. FIZOLÉ, JUAN DIAZ VECINO DE MIRUEÑA”.

Juan de Mirueña, a quién con toda probabilidad alude la inscripción, según el erudito local Emiliano Moreno, es un personaje mítico de este pueblo, del tiempo de los Reyes Católicos, periodo en que Mirueña de los Infanzones alcanzó su apogeo. Uno de esos personajes notables a los que la tradición atribuye hechos importantes pero que la historia parece intentar ignorar. Juan Díaz fue, seguramente, el promotor de la actual iglesia parroquial y seguramente se hizo enterrar en ella, en algún sepulcro distinguido, dejando la correspondiente dote para misas y otros actos de culto, pero su existencia tan solo era tradición, leyenda. Ahora, Juan Díaz de Mirueña, es HISTORIA porque esta inscripción monumental le atribuye, sin ninguna duda, la fundación de un molino para el servicio de sus vasallos.  

Construir uno de estos molinos suponía un gran esfuerzo que se veía compensado por la obligación que tenían los campesinos de acudir al de su señor y pagar una determinada cantidad de grano o harina que, en Castilla, se denominó "maquila". En este de Mirueña de los Infanzones, Juan Díaz, quiso dejar bien patente quien era su propietario contratando a un profesional del labrado de la piedra para realizar la artística inscripción que nos ha permitido volver a reencontrarnos, quinientos quince años después, con un momento de la historia de este pueblo.

 

 

Detalle de los rasgos caligráficos de la inscripción.

 

Queda por determinar el exacto emplazamiento del molino al que alude la inscripción pues el más próximo de los que existen hoy, conocido como del “tío Dámaso”, se halla medio centenar de metros arroyo abajo y fue construido en 1854 según atestigua una inscripción de su dintel.

Aunque se asegura que ya existían molinos hidráulicos, de rueda vertical, en Oriente próximo hace 2500 años y que en la Península Ibérica funcionaron algunos en el Imperio Romano, es entre los siglos V-VIII, coincidiendo con el periodo visigótico, cuando se asegura que empezaron a tomar cierto auge este tipo de ingenios industriales, en detrimento de los pequeños molinos domésticos típicos de la Edad Antigua que tanto proliferan en los asentamientos de la Segunda y Tercera Edad del Hierro y del periodo romano.

Durante la Plena y Baja Edad Media (siglos XII al XV), con un origen señorial, abolengo, y realengo, principalmente, los molinos de río se generalizaron por toda la Península Ibérica, pasando con el paso del tiempo a propiedad de gremios, concejos e incluso de personas sin especial poder llegando, en su última época, a ostentar algunas de ellas la propiedad de varios molinos. Mariano. Serna.

 

Visitas: 2392

Comentario por mariano Serna Martínez el noviembre 8, 2011 a las 9:26pm
Gracias José Angel. Hay muchos molinos por esos rios y arroyos. Yo estoy investigando los de Ávila,... pero si tienes ocasión de hacer fotos y de mandarmelas pues hazlo a ver que hacen los burgaleses pues mi objeto es saber que hacían unos y otros y establecer diferencias. Pero ten cuidado pues yo he estado a punto de ser mordido por alguna que otra vibora y terminé rompiéndome, el 24 de julio, una muñeca, hora y media después de hacer esa foto de la inscripción al pasar una cerca. Menos mal que ese día venía conmigo mi amigo Primi (el que está pintando con tiza) y me llevó hasta la clinica Santa Teresa de Ávila donde los galenos me recompusieron como pudieron los huesos. Un abrazo
Comentario por JOSE ANGEL LERONES el noviembre 9, 2011 a las 8:05pm

Claro que si, cuenta con las fotos. Me encantan los molinos de agua y tambien de viento, tienen mucha historia y muchas historias escondidas entre sus paredes. No es que ponga mucho empeño en ellos, pero nunca he desperdiciado la ocasion de visitar alguno cuando la he tenido. Espero poder proporcionarte algo mas "solido"

un saludo

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más