Identifican el juego de pelota más grande de Monte Albán (México)

Arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) exploraron recientemente, en el sitio monumental de Santa María Atzompa, en Oaxaca, un juego de pelota de 45 metros de longitud y que sería el más grande localizado hasta ahora en lo que fue la gran urbe zapoteca de Monte Albán.

Vía: Notimex/JOT | El Financiero.com.mx, 23 de marzo de 2009

Antes de estas investigaciones pensaban que fuera de la cancha central de Monte Albán, los demás juegos de pelota eran secundarios.

En Santa María Atzompa, que ahora se conoce, fungió como una "pequeña ciudad satélite" de Monte Albán, entre el 650 y el 850 d.C., también se ubicaron otras dos canchas de menor tamaño, de 20 y 28 metros de longitud, respectivamente; una de las cuales será explorada como parte de la temporada de campo 2009 que acaba de iniciar.

En opinión de la doctora Nelly Robles García, directora de la Zona Arqueológica de Monte Albán y responsable de las excavaciones en Atzompa -sitio que abrirá al público antes de 2012-, es todavía una incógnita el porqué se construyeron tantos juegos de pelota en un área que no es la nuclear de Monte Albán.

"Es un aspecto que aún debemos desentrañar, son tres juegos de pelota localizados con mucha proximidad entre sí. La cancha de 45 metros de longitud se encuentra en el contexto de la llamada Casa de los Altares, al sur de Santa María Atzompa y con vista hacia Monte Albán. Es decir, los jugadores miraban constantemente esa urbe durante la contienda".

Antes de comenzar los trabajos arqueológicos en Santa María Atzompa -explicó la especialista- se creía que los demás juegos de pelota, aparte de la cancha central de Monte Albán (de 40 metros de longitud), eran secundarios. El situar otro, incluso más grande, apunta a que su importancia no podía ser menor.

Recordó que el juego de pelota de Santa María Atzompa fue explorado en la década de los 30 por el arqueólogo Jorge Acosta.

Ahora, la inspección se concentró en los cabezales de la cancha, se definieron las dimensiones reales del monumento y se determinó la estratigrafía, a partir de la cual se supo tuvo dos momentos constructivos entre el 650 d.C. y el 850 d.C.

"Si se asocia el juego de pelota con el desarrollo del sistema defensivo y la gran expansión de Monte Albán, para ese período, entonces adquiere sentido encontrar una cancha de estas dimensiones y que sirvió a más de una generación, por ello fue motivo de restauraciones en la época prehispánica."


La investigadora del INAH detalló que la exploración de una de las canchas pequeñas de Santa María Atzompa, tendrá por fin determinar -mediante los objetos asociados que se encuentren en el lugar- si su uso era de tipo ritual o utilitario, es decir, sólo para el entrenamiento.

En esta tercera temporada de campo -dijo-, también se continuará la exploración de la Plaza A, que permitirá detallar las dimensiones espaciales que llegaron a tener las explanadas para la época Monte Albán IIIB-IV (650 d.C. y el 850 d.C.), al parecer éstas se vieron reducidas, tanto en su tamaño como en los elementos piramidales que las circundaban.

Los trabajos arqueológicos también seguirán en los espacios conocidos como Casa de Oriente y Casa de los Altares, además de la Plaza K que se halla fuera del área monumental de Santa María Atzompa, se trata de un conjunto de unidades domésticas, patios hundidos y una plataforma piramidal.

Robles García abundó que un conjunto arquitectónico importante es el Adoratorio Central de Atzompa, que a su vez es más grande y complejo que el de Monte Albán. "Es necesario ser cuidadosos en la exploración, porque todos los elementos nos arrojan datos comparativos entre un sitio y otro", adujo.

En lo que respecta a objetos cerámicos, en Santa María Atzompa se ve una continuidad de la cerámica gris de Monte Albán, aunque se nota una mayor diversidad de formas.

Por ejemplo, se localizó un vaso con la representación del rostro de un jaguar y garras de águila.

De hecho, Atzompa fue en la época prehispánica el productor de alfarería para el área oaxaqueña.

Asimismo, se han ubicado materiales alóctonos (que se encuentran en un lugar distinto al de su origen), los cuales demuestran una clara relación con Teotihuacan, más obsidiana procedente de la Sierra de las Navajas, en Hidalgo, y de Guatemala.

Cabe decir que la generación de empleos resultado de las labores arqueológicas en Santa María Atzompa, emprendidas por el INAH, es otro de los aspectos que tienen satisfechos a los pobladores de las comunidades cercanas, pues tan sólo en 2008 fueron ocupadas más de 100 personas en distintas actividades.


Monte Albán fue centro político, económico y cultural zapoteco

Es considerada la ciudad de la cultura zapoteca más importante. En su época de mayor esplendor llegó a tener hasta 35 mil habitantes.

Vía: Informador.com.mx, 15 de marzo de 2009

La ciudad prehispánica de Monte Albán, antigua capital de los zapotecos, erigida sobre un conjunto de cerros donde se unen los tres valles de Oaxaca: Etla, Zimatlán y Tlacolula, floreció entre los años 500 a.C. y 800 d.C., además de ser una de las primeras urbes en establecerse en Mesoamérica.

Sus fundadores provenían de comunidades del valle y hablaban una versión antigua del zapoteco, quienes cortaron y nivelaron las crestas y los costados de los cerros para construir los edificios a la imagen de los mismos.

En su época de mayor esplendor llegó a tener hasta 35 mil habitantes, era en la que la cultura zapoteca llegó a abarcar el territorio del actual estado de Oaxaca, sur de Puebla y este de Guerrero.

Monte Albán es reconocida por su bella arquitectura, sus piedras grabadas y las urnas de cerámica gris que representan a sacerdotes ricamente ataviados, lo que denota la creencia en una vida después de la muerte, todo lo cual fue encontrado en las casi 190 tumbas hasta ahora descubiertas.

Además de ser considerada la ciudad de la cultura zapoteca más importante, los valles que circundan a Monte Albán favorecieron la obtención de recursos, como plantas medicinales, frutos y semillas de plantas silvestres, insectos comestibles y animales de caza, que permitieron la supervivencia de sus pobladores y creación cultural.

También obtuvieron piedra cal y adobe para la construcción, así como barro para la elaboración de cerámica y otros productos, que con orgullo llevan el sello de los artesanos oaxaqueños.

Hacia el año 800 d.C. descendió el número de sus habitantes; sin embargo, el descubrimiento de la ofrenda de la tumba siete demuestra que la ciudad continuó habitada y utilizada como lugar sagrado hasta la llegada de los españoles. En 1987 fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Desde su fundación, año 500 a.C., hasta el 100 a.C., el sitio fue el centro principal de poder político y económico de la región. En esta etapa se inició la nivelación de la parte superior del sitio y la plaza central. Este periodo corresponde a la culminación y decadencia del mundo olmeca.

Entre 100 a.C. y 250 d.C. sus habitantes continuaron con la nivelación de la plaza, y por los datos obtenidos de hallazgos arqueológicos, es evidente que tuvieron contacto con grupos mayas de Chiapas y Guatemala, de donde proviene el culto al murciélago.

Uno de los edificios más notables de esta época es el conocido como Montículo J, el cual se encuentra en el centro de la plaza mayor.

La tercera etapa se refiere al periodo Clásico, marcando el apogeo de la cultura del valle, no sólo de la civilización que se asentó en Monte Albán sino que también tiene correspondencia con el desarrollo y apogeo de las culturas mesoamericanas. Este periodo se divide en dos subfases:

Durante 250-650 d.C. recibe influencias de Teotihuacán, las cuales se manifiestan en la decoración de edificios, piezas de cerámicas y tumbas. La segunda es la de mayor florecimiento e inicia a la caída de Teotihuacán y termina en 800 d.C.

En esta subfase fue construida la mayor parte de los edificios que hoy se pueden apreciar, cubriendo a otros de épocas anteriores.

Monte Albán IV (800-1325 d.C.), abarca hasta la caída de los grandes centros urbanos y el surgimiento de señoríos y cacicazgos que poblaron ciudades más pequeñas, presentándose el cese de la construcción de estructuras monumentales y disminución de población.

La quinta y última fase (1325-1521 d.C.) es conocida porque los mixtecos invadieron el valle y se asentaron en lugares cercanos como Zaachila y Xoxocotlán. Este grupo hizo ceremonias y enterramientos en la antigua capital zapoteca.

Existen en Monte Albán varias estelas que en su superficie contienen texto escrito en forma de jeroglíficos, los cuales no tienen representadas figuras animales ni humanas.

Muchos de los jeroglíficos esculpidos representan números, los cuales permiten demostrar que los habitantes de la región ya poseían un gran conocimiento matemático y astronómico del cual se conoce muy poco.

Una de las estelas, la mayor de Monte Albán, mide aproximadamente seis metros de altura y está orientada astronómicamente, alineada perfectamente en dirección norte con la estrella polar.

Entre los tesoros más importantes encontrados en Monte Albán se numeran los trabajos de oro, plata, turquesa, jade y hueso, descubiertos a través de las excavaciones realizadas en las tumbas zapotecas.

Las piezas rescatadas se encuentran exhibidas en museos y muestran la calidad de los trabajos de orfebrería y los finos trabajos realizados en metal.

Visitas: 1075

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más