Aparecen tres grandes esculturas en el Teatro Romano de Medellín

Los hallazgos están convirtiendo la excavación arqueológica en la más importante del país. La fama del yacimiento triplica el número de visitantes al pueblo.

En Medellín piensan que les ha tocado el Gordo. En realidad, el pequeño pueblo de poco más de 2.000 habitantes se ha convertido en la sede del yacimiento arqueológico más importante que se está excavando en estos momentos en el país, aseguró ayer la consejera de Cultura, Leonor Flores, delante de los hallazgos que corroboraban sus palabras: tres esculturas completas, de gran tamaño, y exquisito tallado en mármol, que formaban parte del frontal escénico y grupos decorativos del Teatro Romano que se está descubriendo al pie del castillo.

Vía: Celia Herrera | Hoy.es, 6 de noviembre de 2008
Fotos: Región Digital

Los importantes y continuos hallazgos del yacimiento están funcionando como un atractivo turístico de gran potencial. De hecho, desde que se desveló a primeros de año la relevancia y belleza de los restos encontrados, el número de visitantes a la zona se ha triplicado, aseguró ayer Leonor Flores, y algunos empresarios están empezando a trabajar en nuevos proyectos de hostelería.

Calidad artística superior

La factura artística de las tres tallas encontradas en los últimos meses es de gran calidad, «mejor» que las que se encontraron en la excavación del Templo de Diana en los años 70 del siglo pasado, destacó la restauradora del yacimiento, Fátima Marcos, mientras señalaba el movimiento de los pliegues de la ropa de la figura femenina, tan delicadamente tallados que hasta parecen transparentes.

La escultura, de más de dos metros de alto y 1.000 kilos de peso, se encuentra en muy buen estado de conservación por lo que son visibles en algunos fragmentos los restos de la pintura decorativa que la adornaba originalmente.

Su extracción del suelo y su posterior traslado al interior de la cercana iglesia de Santiago supuso una auténtica aventura por la peligrosidad de la operación, confesó todavía con horror mientras lo recordaba Hipólito Collado, jefe de Arqueología de la Consejería de Cultura.

Después de levantarla con una grúa, «su entrada en la iglesia fue como en una procesión». Sus 1.000 kilos fueron llevados a hombros del personal de la excavación, mientras todo el mundo temblabla por si la pieza sufría algún daño. «Fátima Marcos no quería ni mirar», describió Collado.

Menos problemas, pero igual cuidado, hubo que tener con las otras dos esculturas importantes encontradas: Una de ellas es la estatua juvenil masculina togada, del tamaño de un niño, que podría corresponderse con la imagen de un príncipe, tal vez uno de los herederos al poder imperial que figuraría en el frente escénico, la palestra publicitaria del poder imperial del siglo I d. C.

La escultura, que se conserva completa, está fragmentada a la altura de la caedera. Fue encontrada bajo los restos de una cornisa de mampostería, en las proximidades del frente escénico.

La gemela

La otra escultura, un anciano tumbado sobre el brazo izquierdo que sostiene una ánfora por la que saldría agua, forma parte de una fuente decorativa que representa la alegoría del río Guadiana.


La figura mide 1,35 metros de longitud, y 72 centímetros de altura. Y lo mejor, tal como señalaba ayer Hipólio Collado, es que este tipo de figuras suelen tener una gemela, por lo que el equipo confía en poder encontrarla.

En realidad, entre el equipo de arqueólogos, investigadores, restauradores, peones y auxiliares de restauración (más de medio centenar trabajadores), «corren apuestas» respecto a lo que se encuentra y cuándo, reconoció entre bromas Fátima Marcos.

Y es que todo parece que está a favor de nuevos descubrimientos. Los fragmentos de esculturas monumentales y el buen estado de los restos encontrados hasta el momento hacen sospechar a los investigadores que aún quedan muchas y buenas sorpresas bajo la tierra en la que antes crecían olivos y jaramagos.

Foto: Alegoría del río Guadiana.

Si las expectativas se cumplen, y siguen apareciendo nuevas esculturas o elementos arquitectónicos, la Consejería de Cultura se plantea en serio la posibilidad de reconstruir el Teatro Romano al igual que se hizo anteriormente con el de Mérida, según confirmó ayer Leonor Flores.

«Emoción» era ayer la palabra más repetida entre los miembros del equipo. No todos los siglos se tiene la oportunidad de repetir la proeza de José Ramón Mélida, cuando decubrió el Teatro Romano de Mérida.

En el caso de Medellín, además, las expectativas parecen mejores, ya que todo apunta a que sus piezas de mármol y piedra no sufrieron el expolio de civilizaciones posteriores, como ocurrió en Mérida, donde se reutilizaron los materiales.

Protección de derrumbes

La profundidad a la que están apareciendo los restos del Teatro Romano de Medellín, y el buen estado de sus columnas, capiteles, fustes y fragmentos de conjuntos escultóricos hacen pensar que todo el edificio se fue derrumbando sobre sí mismo, poco a poco, y sus restos fueron luego protegidos por la montaña en la que se ubica, ya que sucesivos derrumbes de la ladera lo fueron ocultando a la vista de los siguientes ocupantes.

Los arqueólogos, por ejemplo, trabajan actualmente en niveles de ocupación del solar del Teatro en época musulmana, cuando los árabes hicieron casas en esa zona abandonada de la ladera.

De esa época se está encontrando en la zona material arqueológico también de gran valor, pero menos espectacular. Una de las piezas más valiosas que se han encontrado apenas ocupa el ancho de una mano, pero representa un instrumento de investigacion arqueológica de primer orden: un molde original de época musulmana para acuñar monedas, un ejemplar de los que existen poquísimos en España, y que servirá para datar monedas árabes distribuidas por todo el país, y de las que ahora se desconoce su procedencia y fecha de acuñación.

Algunas piezas de cerámica, a veces completas y casi en perfecto estado, también son ahora ejemplares únicos a nivel nacional, destacaron ayer los expertos.

Las tres esculturas, algunos fragmentos de esculturas monumentales, piezas de cerámica y monedas ya limpiadas y catalogadas, y hasta letras sueltas de bronce bañadas en oro que adornarían el frontal del Teatro originalmente, se expondrán durante una semana al público en el interior de la iglesia de Santiago para que los vecinos del pueblo y la comarca puedan contemplarlas antes de su próximo traslado al Museo Arqueológico Provincial de Badajoz.

El alcalde de Medellín, Antonio Parral, aprovechó la presencia en el yacimiento de la consejera de Cultura para sugerir que una muestra de los hallazgos permanezcan en el pueblo, y se expongan de una forma didáctica para ayudar a los visitantes a entender el entorno.

De otra forma, advirtió, podrían frustrarse las expectativas del número creciente de visitantes que se acercan a Medellín para contemplar las ruinas del Teatro Romano.

CARACTERÍSTICAS DEL TEATRO ROMANO

El Teatro Romano de Medellín cuenta con una escena de 36 metros de largo y 7 metros de ancho, y en él se van a recuperar dos cuerpos de columnas, las cuales son de granito recubiertas de estuco. Su origen se encuentra "a caballo" entre el siglo I a.C. y el siglo I d.C., y todos los hallazgos que se están encontrando cuentan con un asombroso estado de conservación, no han perdido la capa superficial, por lo que se va a llevar a cabo una analítica del mármol.

A este respecto, el jefe de la sección arqueológica, Hipólito Giraldo Collado, destacó que se trata de un "buen yacimiento", aunque no quiso hacer comparaciones con el Teatro Romano de Mérida por respeto a todos sus compañeros de profesión. Eso sí, reconoció que se trata de una excavación "muy importante".

Ante los medios explicó que el estado de conservación de los restos encontrados "es muy bueno porque el proceso de abandono fue como muy rápido" y por tanto, "no ha sufrido expolio alguno, lo que en ocasiones es cuestión de un auténtico milagro".

Por ello, recalcó que estos descubrimientos son "absolutamente excepcionales" y son los que verdaderamente hacen importante el yacimiento. Y es que, afortunadamente, lo encontrado en Medellín, se abandonó, no se utilizó y no se robó, quedando como está hoy en día, "encontrándolo ahora y excavándolo con suerte", sacando todo a la luz.

"Ahora mismo el equipo es amplio, estamos trabajando para conseguir un teatro romano completo y estamos analizando cómo podemos recuperarlo, pasando de las ruinas a un monumento como tal que reciba visitas", explicó Giraldo, quien se mostró convencido de que así va a ser, a la vista de las visitas que se han realizado al lugar en lo que va de año, lo que se va a convertir en un "potencial turístico" no sólo para Medellín, sino también para toda la zona.

Giraldo también avanzó que el teatro está "íntegro" pero todavía se tiene que conocer el grado de conservación del graderío, para saber si puede ser visitable y aprovechable para el futuro. "Tenemos muy buenas expectativas porque esto va siendo una sorpresa diaria, es algo que no se puede describir, ya que ver que detrás de estas ruinas está eso en pie, no tiene nombre", por ello, se va a intentar hacer un teatro romano similar al de Mérida y siguiendo unos criterios determinados.


No hay que olvidar que después de un proceso de abandono, este espacio fue ocupado en la época medieval. Después llegaron los musulmanes y se instalaron en el castillo, por tanto, son espacios que se van "reutilizando siempre", motivo por el cual son procesos que ahora se están recuperando. Con lo cual, lo que, para Giraldo, llama más la atención de este yacimiento es que "cualquier persona que visite Medellín va a poder recorrer 3.000 años de historia en dos horas gracias al conjunto monumental con el que cuenta la ciudad pacense, y contemplar el paisaje, la monumentalidad y su historia", concluyó.

Visitas: 944

Comentario por Alicia M. Canto el noviembre 14, 2008 a las 8:06am

Espléndida colección de fotos, José Luis, como siempre.

Acerca de la "Alegoría del río Ana" (que era así el nombre antiguo del Guadiana, y no "Anas"), creo que resulta oportuno recordar ahora el justamente famoso "Dintel de los Ríos de Mérida", que estudié junto con sus excavadores en 1994-1995 (y publicamos en 1997, aunque ahora ya puede verse completo aquí) porque su zona izquierda era justamente una representación del mismo río y será ahora el referente principal de la nueva escultura:

(Ficha y copyr. de la foto).

Sobre ello después este artículo de Celtiberia, de febrero de 2005:
"Anabaraecus y confluencias divinas en Mérida: un mausoleo excepcional" (por cierto que el dibujo de la parte central -no cabe más, por lo visto- del epígrafe central del dintel es mi foto identificadora aquí).

Es muy lógico que el Ana fuera una de las principales divinidades de la Colonia Metellinum, no en balde la ciudad nace (en tiempos prerromanos), y seguramente vive, en función del río. Aunque a simple vista parece ornamental, y su calidad artística está por debajo de la del togado imperial, vale más por este sentido simbólico.

Excelentes hallazgos los de este teatro, enhorabuena a Pedro Mateos y su equipo. Aunque supongo que al arqueólogo Mariano del Amo (1) le pesará algo no haber podido continuar sus excavaciones de los años 70, cuando se quedó a tan poca distancia de estas maravillas.

(1) Actualización: Este arqueólogo, que excavó en sitios como Acinipo, Medellín y Huelva, entre otros, y fue muchos años director del museo de Huelva, falleció en enero de 2012.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más