Hello!
I have heard many contradictory informations about the second wreck in Mazarrón (barco 2) and I don't know which to believe... Is it still in the sea? Do you know if it will finally be taken out or if that underwater museum project is gonna be realized...? I would be very thankful for any reliable information as I am writing my thesis about phoenician wrecks.
Thanks a lot and best regards,
Selma A.

Visitas: 751

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

From the web page of the National Museum of Subaquatic Archaeology:

Mazarrón 2 Craft of Phoenician epoch (s. The VIIth B.C.) excavated between 1999 and 2001, moment in the one that received documents and there recovered its shipment of metallic ingots, several elements of the crew, (an amphora, a basket of esparto with handle of wood and a hand mill), remains of end and numerous food shop used for the rammer and protection of the hull. The timber-work of the ship was left in situ, re-buried with sand, geotextil, gravel, mesh and covered with a protective structure known as "strong box ". Between 2007 and 2008 the museum has undertaken an action for the checking of the state of conservation of the ship and its protective structure, as well as to complete the documentation of naval construction and to obtain graphical documentation in digital support of the same one.

Saludos
Ok, so it's still there... thanks a lot! Saludos ;)

Foto: BARCO FENICIO MAZARRÓN 2

© Ministerio de Cultura
Museo Nacional de Arqueología Subacuática: Paseo de Alfonso XII, S/N, 30021 Cartagena, Murcia. Tel. (+34) 968 121 166. Información.arqua@mcu.es


Al contrario que el Mazarrón 1, este barco se halló prácticamente completo, de modo que podemos observar su estructura interna perfectamente: quilla, cuadernas, roda y codaste (que forman la proa y la popa), carlinga, etc. Pero además de la estructura del barco, a un metro de la proa se encontró el ancla prácticamente completa, y en el centro de la embarcación, un cargamento de lingotes de metal de plomo y varios elementos de la tripulación como un ánfora, un molino de mano y restos de cabos de esparto. Embarcación datada en la segunda mitad del siglo VII a.C.


Los arqueólogos confirman el «buen estado» del barco fenicio de Mazarrón

La protección del pecio se mejora con unas sondas que permiten hacer un seguimiento de la conservación de la nave en la playa de La Isla


Vía: MIGUEL RUBIO| MAZARRÓN | La Verdad.es, 17 de abril de 2009

La principal advertencia: no debe exponerse al sol. Además, ha recibido un tratamiento reconstituyente, y tiene conectadas unas sondas para vigilar su evolución. Pero no se trata de un enfermo, ni son médicos los encargados de su cuidado. El destinatario de tantos mimos es el barco fenicio que yace en el fondo de la playa de La Isla, en Mazarrón, desde su naufragio hace 2.700 años. Y esta joya de la arqueología subacuática se lo merece, porque se trata del barco completo más antiguo (siglo VII antes de Cristo) que se conserva bajo las aguas. Sólo el pecio de Ma'agan Mikael, en Israel, podría hacerle sombra, ya que también ha llegado íntegro hasta nuestros días, aunque es más moderno (unos 2.500 años).

Pese al tiempo transcurrido, el pecio de Mazarrón goza de una salud envidiable. Así lo ha comprobado el equipo de expertos que ha participado en la última actuación llevada a cabo en el barco hundido. Su estado de conservación es «muy bueno», según asegura la arqueóloga Rocío Castillo, del Museo Nacional de Arqueología Subacuática (Arqua), en Cartagena. Desde la excavación del pecio hace ahora una década, cuando el yacimiento quedó protegido dentro de una caja fuerte, ésta ha sido la campaña de mayor envergadura acometida sobre la nave hundida. Han participado una veintena de profesionales, entre arqueólogos, químicos, restauradores, técnicos de imagen y buzos, durante cuatro meses, comprendidos entre finales del 2007 y principios del 2008.

Los resultados, que ahora se recopilan para la memoria científica, han sido tranquilizadores, pues la embarcación sigue intacta en el lecho marino, a unos dos metros de profundidad, dentro de su sepulcro metálico. Con todo, la nave ha necesitado de unas pequeñas labores de mantenimiento. Los restauradores han reforzado con resina y silicona las partes más débiles del casco del pecio, que mide 8,10 metros de eslora y 2,25 de manga, y que fue construido con cuatro tipos de maderas: ciprés (para la quilla), pino carrasco (tracas), higuera (cuadernas) y olivo (para las lengüetas y los pasadores). «Se trata de unos restos delicados, con una antigüedad de 2.700 años y necesitaban unas pequeñas intervenciones para garantizar su conservación», explica Castillo, una de los cuatro arqueólogos codirectores de los trabajos. Por ejemplo, se ha reforzado la parte de la bancada, y se ha consolidado con unas agujas una de las cuadernas, que presentaba un mayor deterioro. Una labor casi de cirujanos.

La 'caja fuerte'

Prueba del máximo cuidado que requiere el barco fenicio es que debe protegerse de los rayos del sol y de las corrientes marinas. El pecio ha permanecido durante siglos aislado bajo la arena de la playa, y cualquier cambio en las condiciones ambientales puede resultar fatal. Arqueólogos y restauradores han trabajado paso a paso. La cajafuerte, diseñada por Iván Negueruela, ex director del museo cartagenero, está formada por unas vigas que sustentan unas chapas de un metro cuadrado cada una. Así, sólo se desmontaba la zona donde se iba a trabajar, para no descubrir el resto. Y una vez concluidas las labores, se volvía a cerrar.

La estructura metálica que envuelve el barco sólo se desmontó por completo el tiempo imprescindible para fotografiar y filmar el barco en su conjunto. Este material de imágenes no sólo ha servido para completar la documentación del yacimiento: también se ha empleado como base para realizar una réplica a tamaño real de la embarcación, que ahora es una de las piezas estrella del nuevo museo de arqueología, inaugurado por la Infanta Cristina en noviembre pasado. Con las filmaciones se ha confeccionado un documental que se proyecta en este moderno centro, en el muelle de Alfonso XII.
La campaña ha servido además para reparar la cajafuerte. Este sistema de protección del pecio es de acero, y ahora se ha reforzado con más tratamiento anticorrosivo, al mismo tiempo que se han reemplazado algunas piezas, ya deterioradas, por otras nuevas.

Pero la misión arqueológica no acabó ahí. Los expertos han aprovechado para colocar unas sondas de polietileno que a partir de ahora serán una herramienta clave para velar por el mantenimiento en perfectas condiciones del pecio. Estos tubos permiten tomar muestras de agua del interior de la cajafuerte, que luego se analizan en el laboratorio. Así es posible detectar cualquier cambio que pueda alterar la conservación de la nave fenicia. «Es una forma de controlar las condiciones ambientales y monitorizar la conservación del barco», detalla Rocío Castillo.

Este seguimiento de la embarcación es fundamental porque de momento se desconoce cuánto tiempo permanecerá bajo el agua. La arqueóloga del museo indica que extraer el barco fenicio con todas las garantías es «viable», desde el punto de vista técnico, pero aún no se dispone de los medios económicos ni de los recursos humanos.

Además del elevado coste económico de la operación para reflotar el pecio -que ya en el año 2005 se cifró en 360.000 euros-, esta experta señala que para restaurar la madera del barco se requiere de unas instalaciones especiales, de las que en la actualidad el museo nacional carece. Aunque, eso sí, el Ministerio de Cultura parece que está en ello. El PSOE ha anunciado en el Congreso de los Diputados que el Gobierno ya estudia ampliar las instalaciones del museo con un laboratorio húmedo donde poder acometer esa delicada tarea.

Así que a falta de un emplazamiento cien por cien seguro para el barco fenicio, lo mejor es dejarlo donde está: en su colchón de arena y bajo un sepulcro de acero. No obstante, si algún día se decide sacarlo a la superficie, serán de gran ayuda los conocimientos amasados durante la extracción del llamado Mazarrón I, los restos del primero de los dos barcos fenicios localizados en el yacimiento de La Isla. Entre 1993 y 1995, se reflotó parte de la quilla y nueve tablones incompletos del casco, además de otros fragmentos de cuadernas. Iván Negueruela ideó un novedoso sistema: envolvió las distintas partes de la nave con una mezcla de silicona, formando una capa protectora antes de sacarlas. Las piezas fueron extraídas sin sufrir daños. Tras un laborioso proceso de restauración, hoy pueden admirarse en las salas del Arqua.

LA CRONOLOGÍA

1988: El Centro Nacional de Investigaciones Arqueológicas Submarinas (CNIAS) localiza el yacimiento de La Isla en una campaña rutinaria.
1991: Los expertos documentan los restos visibles del barco.
1993: Arranca el proyecto Nave Fenicia, para recuperar los restos.
1995: Continúa la excavación del primer barco fenicio, se extrae de la playa y se localiza el segundo pecio, que está completo.
1999: Los trabajos se centran en el segundo barco. Los técnicos excavan el pecio, localizan el cargamento y protegen el yacimiento con una caja hermética.
2008: Campaña para comprobar el estado de conservación de la nave.

Una réplica se exhibirá a partir de junio en La Isla

El centro de interpretación del barco fenicio abrirá en junio en la playa mazarronera de La Isla, a unos trescientos metros de donde se halla hundida la embarcación. Los visitantes podrán hacerse una idea de esta joya de la arqueología submarina gracias a una réplica de la nave. Tendrá tres metros de largo y el novedoso diseño consiste en una maqueta, en la misma madera que la original, del casco de la nave que se conserva en el fondo de la playa, a la que irá superpuesta, en un material trasparente, una reconstrucción de cómo eran estas embarcaciones, que surcaron todo el Mediterráneo uniendo comercialmente a las civilizaciones del mundo antiguo.

Dicha réplica será la obra estrella de la sala, pero además se expondrán copias de piezas de la cultura fenicia, según explica el gerente del Consorcio Turístico de Mazarrón, Pío Garrido.

También, nueve paneles relatarán la historia de esta civilización y su relación con Mazarrón. Por último, en una pantalla panorámica se proyectará un documental sobre el yacimiento. Dicha filmación se ha confeccionado con el material grabado por los buzos que participaron en la campaña llevada a cabo a principios del 2008.

La inversión en la construcción y equipamiento del centro de interpretación del barco fenicio de Mazarrón ha ascendido a 210.000 euros, financiados por el consorcio turístico.

Muchas gracias Jose luis por tu completo artículo. Yo vivo muy cerca de ARQUA. Hace poco estuve viendo el museo de nuevo y documental sobre el Mazarrón II. Saludos!

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2022   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más