Un análisis dental del 'Homo floresiensis' muestra que era una especie separada

Foto: Cráneos de un hobbit (izquierda) y un humano moderno (derecha).

Fuente: LiveScience | Charles Q. Choi | 18 de noviembre de 2015 (Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae)

Un antiguo ser humano, cuya diminuta estatura (90 cm.) le ha otorgado el apodo de hobbit, ha desconcertado a los científicos evolucionistas desde que sus pequeños huesos fueron descubiertos en la isla de Flores, en indonesia. Algunos especialistas han sugerido que el individuo era un Homo sapiens con algún trastorno de miniaturización.

Pero, ahora, el análisis de los dientes del hobbit sugiere que pertenecía a una especie única en lugar de a un humano moderno con un trastorno del crecimiento. La nueva investigación también indica que los hobbits pudieron haber compartido un ancestro directo con los humanos modernos.

Los restos fósiles del hobbit (18.000 años de antigüedad) se descubrieron en 2003. Desde entonces, los científicos han sugerido que dicho especímen, que tenía un cerebro del tamaño aproximado de un pomelo, era una rama única del linaje humano Homo, llamada Homo floresiensis. Sin embargo, otros investigadores han argumentado que el hobbit era realmente un humano moderno con microcefalia, una condición que conduce a una cabeza anormalmente pequeña, un cuerpo enano y algún retraso mental.

Para saber más acerca del hobbit, los científicos han realizado el primer análisis exhaustivo de los dientes de los antiguos seres humanos. Los investigadores han comparado los 40 dientes conocidos del hobbit con 490 dientes de seres humanos modernos procedentes de Asia, Oceanía, África y Europa, así como con una variedad de homínidos extintos, tal como el Homo habilis, del cual se estima ha sido uno de los primeros fabricantes de herramientas de piedra.

Foto: Dientes de Homo floresiensis vistos desde disntintas perspectivas.

Los investigadores encontraron que los dientes del hobbit son (en proporción) tan pequeños como los dientes pequeños de los seres humanos modernos. Sin embargo, otras características de estos dientes parecían completamente diferentes a las de los humanos modernos.

Las piezas dentales del hobbit muestran un mosaico único de rasgos primitivos observados ya en los primeros homínidos, los cuales, a su vez, tienen mezcla de rasgos más avanzados de homínidos posteriores, dijeron los investigadores. Por ejemplo, los caninos y premolares se aprecian primitivos, mientras que los molares se observan más modernos, como si hubieran surgido posteriormente, durante la evolución del Homo sapiens, afirman.

Estos resultados contradicen las afirmaciones anteriores de que los hobbits poseían dientes enteramente igual al de los humanos modernos. Los resultados también sugieren que los hobbits no fueron humanos modernos con anomalías graves.

Los investigadores encontraron que las características dentales primitivas del hobbit son muy similares a los especímenes de Homo erectus, el indiscutible antepasado más antiguo de los humanos modernos, de la isla indonesia de Java.

Foto: Denticiones de H. Floresiensis y especímenes Homo del Pleistoceno temprano:

Dentición maxilar (A) y mandibular (B) de H. Floresiensis (LB), Homo Erectus de Java (Sangiran) y Homo Habilis (KNM-ER y OH).

Sin embargo, Homo erectus era casi tan alto como los humanos modernos. Los científicos sugieren que en las islas aisladas, los antepasados ​​de los hobbit se vieron sometidos evolutivamente a un enanismo dramático, contrayendo sus cuerpos de alrededor de 1,65 m. a 1,1 m., y disminuyendo sus cerebros de alrededor de 860 cm. cúbicos a 426 cm. cúbicos.

"Para mí, este trabajo hará cambiar el rumbo sobre la cuestión del origen evolutivo del Homo floresiensis", dijo a Live Science el autor principal del estudio, Yousuke Kaifu (izquierda), paleoantropólogo del Museo Nacional de la Naturaleza y la Ciencia en Tokio (Japón).

Mientras que el linaje humano evolucionó, en general y con el tiempo, hacia cuerpos y cerebros más grandes, el aislamiento del hobbit en las islas pudo revertir sustancialmente esta tendencia evolutiva, dijo Kaifu.

Los científicos detallaron sus hallazgos en la revista PLoS ONE.

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

El pequeño gran hombre de Flores (26/10/2009)

Los 'hobbit' de Indonesia fueron una especie humana genuina (21/11/2009)

Los primeros habitantes de la isla de los «hobbits» llegaron hace u... (19/03/2010)

El 'Hobbit' fue un humano con falta de yodo, no una especie distinta (01/10/2010)

Nuevos estudios determinan que la especie 'Homo floresiensis' no ex... (15/08/2011)

El Hobbit que nos ayudó a encontrar nuestros orígenes (26/02/2012)

Experta reconstruye con técnicas forenses el rostro de un "Hobbit" (10/12/2012)

El hallazgo de nuevos huesos de la muñeca del 'Homo floresiensis' a... (13/01/2013)

La saga del "Hobbit" pone en evidencia una ciencia en crisis (20/02/2013)

El "Homo floresiensis" es posible que fuera un "Homo erectus" afect... (18/04/2013)

Los pájaros gigantes que piaban al hombre de Flores (11/07/2013)

El "hombre de Flores" fue una especie distinta y no un humano moder... (12/07/2013)

El "Hobbit" pudo haber sido un humano con síndrome de Down, según u... (06/08/2014)

El "Hobbit" cumple diez años rodeado de misterios (24/10/2014)

Descubren una cámara oculta en la cueva de Liang Bua (Indonesia), e... (01/11/2015)

Visitas: 1166

Comentario por María José Grech el noviembre 21, 2015 a las 4:13pm

Pregunto: Si "Sin embargo, Homo erectus era casi tan alto como los humanos modernos. Los científicos sugieren que en las islas aisladas, los antepasados ​​de los hobbit se vieron sometidos evolutivamente a un enanismo dramático, contrayendo sus cuerpos de alrededor de 1,65 m. a 1,1 m., y disminuyendo sus cerebros de alrededor de 860 cm. cúbicos a 426 cm. cúbicos"; ¿Podria inferirse de esa observación que el homo sapiens fué mas afortunado y que nosotros, sus descendientes, somos hijos de la abundancia?; o que, una vez alcanzado un cierto nivel de desarrollo cerebral somos capaces de superar las circunstancias medioambientales y utilizar estas en nuestro beneficio?. Esta cuestión, candente hoy en día por las consecuencias catastróficas que puede acarrearnos su mal uso (bien sea por desconocimiento científico o simplemente acaparación codiciosa de los mismos), es uno de los dilemas que necesitamos resolver con urgencia. Las diversas ramas de las ciencias pueden proporcionar una ayuda inmensa a entendernos a nosotros mismos y descubrir la verdadera razón de nuestra existencia, aportando claridad al enorme galimatias en que vivimos. Nunca agradeceremos suficientemente a los científicos el esfuerzo que hacen por aportarnos esa claridad tan necesaria y, muchas veces, tan mal remunerada.

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el marzo 28, 2016 a las 9:09am

Homo floresiensis, en la encrucijada

Fuente: Quo.es | 23 de marzo de 2016

El caso de los homininos enanos de la isla de Flores (archipiélago de Indonesia) llegó a las revistas científicas en 2004. Aquel año se publicó el primer artículo en la revista Nature, refiriendo el hallazgo de un esqueleto (conocido por sus siglas de campo como LB1), que pudo pertenecer a una hembra de unos 25 kilogramos de peso, un metro de estatura y un cerebro de 380 centímetros cúbicos. La cronología de LB1 se cifró en 18.000 años. Los autores de aquel trabajo propusieron el nombre de Homo floresiensis para aquellos restos humanos, que estaban asociados a herramientas de piedra, claras evidencias del uso intencionado del fuego y restos fósiles de una especie enana de elefante del género Stegodon.

La hipótesis que acompañaba a la descripción de los restos proponía que el enanismo de aquel individuo había sido consecuencia del aislamiento prolongado de una antigua población de Homo erectus, que habría llegado a la isla hace unos 800.000 años. Este proceso evolutivo también habría afectado a los elefantes, en una especie de laboratorio natural como fue la isla de Flores durante milenios. Un año más tarde, la revista Nature volvía a publicar la descripción de restos esqueléticos de hasta nueve individuos, también con claras evidencias de enanismo y una cronología de entre 90.000 y 13.000 años.

Cráneo de Homo floresiensis. Imagen de futurehumanevolution.com.

Desde las primeras publicaciones, que nos asombraron a todos, han corrido ríos de tinta sobre este caso. Muchos arqueólogos no han querido dar crédito a la posibilidad de que aquellos humanos con un cerebro tan pequeño fueran capaces de fabricar la industria lítica encontrada en la cueva. Varias investigaciones fueron enfocadas a demostrar que ciertas poblaciones de la zona también muestran enanismo y microcefalia como secuela de diferentes enfermedades. El debate continúa en la actualidad y posiblemente seguirá en el futuro. Parece que las posibilidades de obtener ADN no han dado resultados, porque las condiciones climáticas de la regiones subtropicales y tropicales son perjudiciales para la conservación del material genético.

En este post quiero resumir uno de los trabajos, publicado en septiembre de 2015, que apoya la autenticidad de la especie. Se trata de un artículo publicado por tres investigadores japoneses, Daiseke Kubo, Reiko Kono y Yousuke Kaifu, en una revista británica de mucho prestigio. Una de las ideas sugeridas en contra de la especie es la relación entre el tamaño del cuerpo y el del cerebro. El tamaño de cerebro tendría que reducirse siguiendo una pauta determinada, del mismo modo que el aumento corporal y del cerebro han seguido patrones consistentes en diferentes linajes humanos. Cuerpo y cerebro forman parte de un todo y no parece razonable proponer que uno y otro puedan evolucionar de manera desordenada.

Los investigadores japoneses obtuvieron primero un dato muy importante. Mediante tomografías del cráneo de LB1 llegaron a la conclusión de que la cavidad endocraneal era un poco mayor de la estimada previamente: 426 centímetros cúbicos, que podría haber albergado un cerebro de unos 400 gramos. A continuación, estos investigadores obtuvieron tres modelos diferentes para la reducción del cuerpo y del cerebro, gracias a los datos obtenidos en poblaciones humanas recientes y en numerosos fósiles. El modelo de Homo sapiens  obviamente no se ajustaba a los datos de LB1. El modelo basado en cráneos de Homo erectus y de otros fósiles de cierta antigüedad (Dmanisi) tampoco satisfacía las expectativas. El tamaño del cuerpo y del cerebro de LB1 solo se ajustaba a un modelo, realizado en base a los datos de Homo habilisAustralopithecus africanus y Australopithecus afarensis.

De acuerdo con estos resultados, si queremos admitir la autenticidad de Homo floresiensis  quedan dos alternativas. O bien los ancestros de esta especie llegaron a la isla de Flores hace casi dos millones de años (un hecho complicado de explicar) o bien su cerebro disminuyó más de lo previsto en los modelos teóricos. Antes de nada, es necesario aclarar que los modelos son simplemente eso: MODELOS, que no tienen porque ajustarse a la realidad. El cerebro es un gran consumidor de energía. El 20-25% de nuestro metabolismo basal se dedica a mantener el cerebro. Por ese motivo, los investigadores japoneses piensan que el cerebro de Homo floresiensis pudo disminuir más de lo que predicen los modelos basados en cráneos de Homo erectus, con tal de ajustarse a los escasos recursos de la isla de Flores.

Si están en lo cierto, el cerebro de Homo floresiensis tuvo que reorganizarse para no perder las capacidades cognitivas, que les permitieron seguir utilizando tecnología, incluido el uso de fuego. Este es el caballo de batalla de los debates sobre la autenticidad de la especie que, probablemente, seguirán en los próximos años.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más