La evidencia más antigua del uso controlado del fuego para cocinar alimentos

El cráneo de carpa que se presenta pertenece a las Colecciones de Historia Natural alojadas en el Museo Steinhardt de Historia Natural de la Universidad de Tel Aviv. Crédito: Universidad de Tel Aviv.

Los restos de un enorme pez carpa (2 metros de largo), analizados por la Universidad Hebrea, la Universidad Bar-Ilan de la Universidad de Tel Aviv, en colaboración con el Colegio Académico Oranim, la institución de Investigación Oceanográfica y Limnológica de Israel, el Museo de Historia Natural de Londres y la Universidad Johannes Gutenberg en Mainz, marcan los primeros signos de cocción por humanos prehistóricos hace 780.000 años, anterior a los datos disponibles por unos 600.000 años.

Un análisis detallado de los restos de un pez parecido a una carpa encontrado en el sitio arqueológico de Gesher Benot Ya'aqov (GBY, derecha) en Israel muestra que el pescado se cocinó hace aproximadamente 780.000 años. Cocinar se define como la capacidad de procesar alimentos controlando la temperatura a la que se calienta e incluye una amplia gama de métodos.

Hasta ahora, las primeras evidencias de cocción datan de hace aproximadamente 170.000 años. La pregunta de cuándo el hombre primitivo comenzó a usar el fuego para cocinar ha sido objeto de muchas discusiones científicas durante más de un siglo. Estos hallazgos arrojan nueva luz sobre el asunto y se publicaron en Nature Ecology and Evolution.

El estudio fue dirigido por un equipo de investigadores: la Dra. Irit Zohar  (izquierda), investigadora del Museo de Historia Natural Steinhardt de TAU y conservadora de las colecciones biológicas de Beit Margolin en el Colegio Académico de Oranim, y la profesora de HU, Naama Goren-Inbar, directora del sitio de excavación. El equipo de investigación también incluyó a la Dra. Marion Prevost, del Instituto de Arqueología de HU; la profesora Nira Alperson-Afil, del Departamento de Estudios y Arqueología de Israel de BIU; el Dr. Jens Najorka, del Museo de Historia Natural de Londres; el Dr. Guy Sisma-Ventura del Instituto de Investigación Oceanográfica y Limnológica de Israel; el profesor Thomas Tütken, de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, y el profesor Israel Hershkovitz,  de la Facultad de Medicina de la TAU.

La  Dra. Zohar y la Dra. Prevost (derecha), dicen: "Este estudio demuestra la gran importancia de los peces en la vida de los humanos prehistóricos para su dieta y estabilidad económica. Además, al estudiar los restos de peces encontrados en Gesher Benot Ya'aqob pudimos reconstruir, por primera vez, la población de peces del antiguo lago Hula y mostrar que el lago albergaba especies de peces que se extinguieron con el tiempo".

"Estas especies tenían púas gigantes (carpas) que alcanzaban hasta 2 metros de largo. La gran cantidad de restos de peces encontrados en el sitio demuestra su consumo frecuente por parte de los primeros humanos, quienes desarrollaron técnicas especiales de cocina. Estos nuevos hallazgos demuestran no solo la importancia de los hábitats de agua dulce y los peces que contenían para el sustento del hombre prehistórico, pero también ilustran la capacidad de los humanos prehistóricos para controlar el fuego con el fin de cocinar alimentos, y su comprensión de los beneficios de cocinar pescado antes de comerlo".

Una ilustración de homínidos explotando y cocinando 'Luciobarbus longiceps' (barbo grande, 'Cyprinidae') en las orillas del paleo lago Hula (ilustración de Ella Maru). Crédito: Universidad de Tel Aviv.

En el estudio, los investigadores se centraron en los dientes faríngeos (utilizados para moler alimentos duros como conchas) pertenecientes a peces de la familia de las carpas. Estos dientes fueron encontrados en grandes cantidades en diferentes estratos arqueológicos del sitio. Al estudiar la estructura de los cristales que forman el esmalte de los dientes (cuyo tamaño aumenta con la exposición al calor), los investigadores pudieron probar que los peces capturados en el antiguo lago Hula, adyacente al sitio, estuvieron expuestos a temperaturas adecuadas para cocinar, y no fueron simplemente quemados por un incendio espontáneo.

Hasta ahora, la evidencia del uso del fuego para cocinar se había limitado a sitios que comenzaron a usarse mucho más tarde que el sitio GBY, unos 600.000 años, y la mayoría están asociados con el surgimiento de nuestra propia especie, el Homo sapiens.

La profesora Goren-Inbar (izquierda), agregó: "El hecho de que la cocción del pescado sea evidente durante un período tan largo e ininterrumpido de asentamiento en el sitio indica una tradición continua de cocinar alimentos. Este es otro de una serie de descubrimientos relacionados con el alto nivel cognitivo y capacidades de los cazadores-recolectores achelenses que estaban activos en la antigua región del valle de Hula".

"Estos grupos estaban profundamente familiarizados con su entorno y los diversos recursos que les ofrecía. Además, muestran que tenían un amplio conocimiento de los ciclos de vida de diferentes especies de plantas y animales. Adquirir la habilidad necesaria para cocinar alimentos marca un avance evolutivo significativo, ya que proporciona un medio adicional para hacer un uso óptimo de los recursos alimentarios disponibles. Incluso es posible que cocinar no se limitara al pescado, sino que también incluyera varios tipos de animales y plantas".

El profesor Hershkovitz (derecha) y la Dra. Zohar señalan que la transición de comer alimentos crudos a comer alimentos cocidos tuvo implicaciones dramáticas para el desarrollo y el comportamiento humanos. Comer alimentos cocidos reduce la energía corporal requerida para descomponer y digerir los alimentos, lo que permite que se desarrollen otros sistemas físicos. También conduce a cambios en la estructura de la mandíbula y el cráneo humanos.

Ubicación del sitio arqueológico Gesher Benot Ya'aqov (GBY) en la ruta Home erectus fuera de África. Crédito: Universidad de Tel Aviv.

Este cambio liberó a los humanos del trabajo diario e intensivo de buscar y digerir alimentos crudos, brindándoles tiempo libre para desarrollar nuevos sistemas sociales y de comportamiento.  Algunos científicos ven el consumo de pescado como un hito en el salto cuántico en la evolución cognitiva humana, proporcionando un catalizador central para el desarrollo del cerebro humano.

Dicen que comer pescado es lo que nos hizo humanos. Incluso hoy en día, es ampliamente conocido que el contenido de la carne de pescado, como los ácidos grasos omega-3, zinc, yodo y más, contribuye en gran medida al desarrollo del cerebro.

El equipo de investigación cree que la ubicación de las áreas de agua dulce, algunas de ellas en áreas que se secaron hace mucho tiempo y se convirtieron en desiertos áridos, determinó la ruta de la migración del hombre primitivo de África al Levante y más allá. Estos hábitats no solo proporcionaron agua potable y atrajeron animales al área, sino que la captura de peces en aguas poco profundas es una tarea relativamente simple y segura con una recompensa nutricional muy alta.

El equipo postula que la explotación de peces en hábitats de agua dulce fue el primer paso en la ruta de los humanos prehistóricos fuera de África. El hombre primitivo comenzó a comer pescado hace alrededor de 2 millones de años, pero cocinar pescado, como se encuentra en este estudio, representó una verdadera revolución en la dieta de los hombre de cultura Achelense y es una base importante para comprender la relación entre el hombre, el medio ambiente, el clima y la migración al intentar para reconstruir la historia de los primeros humanos.

Cabe señalar que la evidencia del uso del fuego en el sitio, la evidencia más antigua de este tipo en Eurasia, fue identificada por primera vez por la profesora Nira Alperson-Afil  (izquierda), de BIU. “El uso del fuego es un comportamiento que caracteriza todo el continuo de asentamiento en el sitio”, explicó. “Esto afectó a la organización espacial del sitio y a la actividad que allí se desarrollaba, que giraba en torno a las fogatas”. La investigación del fuego de Alperson-Afil en el sitio fue revolucionaria para su época y mostró que el uso del fuego comenzó cientos de miles de años antes de lo que se pensaba.

Goren-Inbar  agregó que el sitio arqueológico de Gesher Benot Ya'aqov documenta un continuo proceso de asentamientos repetidos de grupos de cazadores-recolectores en las orillas del antiguo lago Hula que duró decenas de miles de años.

Cráneo de 'Luciobarbus longiceps'. Crédito: Universidad de Tel Aviv

Estos grupos hicieron uso de la rica variedad de recursos proporcionados por el antiguo valle de Hula y dejaron un largo y continuo proceso de asentamientos con más de 20 estratos de los mismos", explicó Goren-Inbar. Las excavaciones en el sitio han puesto al descubierto la cultura material de estos antiguos homínidos, incluidas las herramientas de sílex, basalto y piedra caliza, así como sus fuentes de alimentación, que se caracterizaron por una rica diversidad de especies de plantas del lago y sus orillas (incluidas frutas, nueces y semillas) y por muchas especies de mamíferos terrestres, tanto de tamaño mediano como grande.

El Dr. Jens Najorka (derecha), del Museo de Historia Natural de Londres, explicó: "En este estudio, utilizamos métodos geoquímicos para identificar cambios en el tamaño de los cristales del esmalte dental, como resultado de la exposición a diferentes temperaturas de cocción. Cuando se queman con fuego, es fácil identificar el profundo cambio en el tamaño de los cristales de esmalte, pero es más difícil identificar los cambios causados ​​por la cocción a temperaturas entre 200 y 500 grados centígrados".

"Los experimentos que realicé con la Dra. Zohar nos permitieron identificar los cambios causados ​​por la cocción a bajas temperaturas. No sabemos exactamente cómo se cocinaron los pescados, pero dada la falta de evidencia de exposición a altas temperaturas, está claro que fueron no cocinados directamente en el fuego, y no fueron arrojados al fuego como desecho o como material para quemar".

El Dr. Guy Sisma-Ventura (izquierda), del Instituto de Investigación Oceanográfica y Limnológica de Israel y el profesor Thomas Tütken (derecha), de la Universidad Johannes Gutenberg de Mainz, también formaron parte del grupo de investigación, proporcionando un análisis de la composición de isótopos de oxígeno y carbono en el esmalte de los peces. dientes.

“Este estudio de isótopos es un verdadero avance, ya que nos permitió reconstruir las condiciones hidrológicas en este antiguo lago a lo largo de las estaciones y, por lo tanto, determinar que los peces no eran un recurso económico estacional, sino que se pescaban y consumían durante todo el año, lo que proporcionaba una fuente constante de nutrición que redujo la necesidad de migración estacional".

Fuente: phys.org | Universidad de Tel Aviv| 14 de noviembre de 2022 

Post de Terrae Antiqvae relacionados:

* El dominio del fuego. ¿Dónde surgió esta gran innovación? (25/01/2016)

Visitas: 632

Comentario por Carmen Leal Soria el noviembre 15, 2022 a las 6:07pm

Ya había leído algo sobre ese yacimiento y su potencial para comprender el uso controlado del fuego. Me alegra la noticia, ¡y qué sorpresa que sean peces! Estuve re-visionando "En busca del fuego" la mejor peli dedicada a la Prehistoria que se haya hecho jamás, y me picó la curiosidad de saber cuando realmente se había "dominado" ese elemento. Lo leí en "Paleoantropologíahoy", pero claro, los datos eran de 2015.

Gracias por el artículo, Guillermo. Los viejos rockeros, ¡nunca mueren!

Para los más curiosos: https://paleoantropologiahoy.blogspot.com/search?q=fuego

Comentario por kaoshispano el miércoles

Muy interesante y detellada investigación por diversos motivos, más confirma mi teoria de que el aporte proteico de los primeros hominidos más importante, aparte de la carroña primigenia no fácil de obtener  y de dudosa calidad y condiciones, han sido los peces y los moluscos marinos o fluviales, y por lo tanto son la mejor más apropiada proteina animal, obtenida de cuerpos, para nuestro sistema digestivo. Todo ello aparte de los huevos o las setas, más esporádicas y escasas.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2022   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más