Los cadáveres de los pantanos continúan desconcertando a los científicos

El "Hombre de Tollund" (Dinamarca), ahorcado y probablemente ofrecido como un sacrificio. Foto: Robert Clark

Vía: USA Today | Dan Vergano | 17 de enero de 2011 (Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae)

Los investigadores han intentado durante mucho tiempo dar sentido a una de las rarezas del mundo arqueológico: los cadáveres extraídos de ignominiosos entierros realizados en gélidos pantanos en todas partes, desde Irlanda a Rusia.

Cientos de estos cadáveres de los pantanos han sido encontrados en los últimos dos siglos. Pero, ¿quiénes eran y por qué fueron enviados al más allá en las sucias ciénagas?  Las teorías van desde desertores ejecutados a brujas, o gente común.

La Condesa de Moira (Irlanda del Norte) puso en marcha en 1783 exploraciones científicas y sugirió que los cuerpos de los pantanos eran víctimas de ceremonias de los druidas. Otros, citando al antiguo escritor romano Tácito, rápidamente los calificaron como probables desertores ejecutados. Las discusiones sobre hallazgos individuales han continuado siempre, desde la primera observación llevada a cabo por la citada Condesa de Moira  sobre el cadáver del pantano de "Drumkeeragh", una mujer vestida con ropa de lana.

"Desafortunadamente, la atención se ha centrado casi exclusivamente en los hallazgos más espectaculares, los cadáveres momificados", dice el arqueólogo Moten Ravn, del Viking Ship Museum,  en Roskilde (Dinamarca), según escribe en la  revista "Acta Archaeologica". En lugar de discutir sobre un solo cuerpo, Ravn sugiere que un estudio conjunto de todos ellos podría ofrecer mejores pistas de cómo terminaron enterrados en los pantanos.

 

Foto: Traje que data de la Edad de Hierro pre-romana.

 

¿Qué es un pantano y cómo preserva algo? Son ciénagas de clima frío, básicamente, donde los musgos tornan las aguas de color marrón. Aproximadamente 560 cadáveres de los pantanos han aparecido sólo en Dinamarca, señala Ravn, generalmente descubiertos cuando los agricultores han tratado de convertir los humedales en tierras agrícolas. Su estudio se centra en 145 cadáveres que datan de finales de la Edad del Bronce y principios de la Edad del Hierro, entre el 500 a. C, y 100 a. C., la época prerromana en el norte de Europa.

Los ácidos que se encuentran en las aguas pantanosas han momificado algunos de los cuerpos, o, más exactamente, los han curtido convirtiéndolos en cuero. Los musgos liberan sustancias químicas que filtran el calcio de los cuerpos "lo que significa que los huesos de los cadáveres toman la consistencia del caucho", escribe Ravn. Otros pantanos, ricos en cal, han conservado sólo los huesos de los cuerpos.

Los investigadores han rastreado arriba y abajo los restos humanos con la finalidad de atribuir identidades a los cuerpos. En 1835 el historiador Niels Petersen decidió que el cuerpo de mujer de "Haraldskaer", hallado cerca de una fábrica de cobre, pertenecía a Gunhilde, reina de Noruega, ahogada por el rey Harald Blatund (Bluetooth) en el S. IX. Pero en 1907 la arqueólogo Johanna Mestorf demostró que todos ellos eran criminales ejecutados, teniendo en cuenta que muchos de los cadáveres estaban atados y desnudos.

Foto: La mujer de Haraldskaer

Siguiendo la estela de "En busca del arca perdida", los arqueólogos nazis trataron de controlar también la investigación de los cadáveres de los pantanos a partir de la década de 1930 y hasta el final del Tercer Reich, señala Ravn, "interesados en demostrar que la llamada raza nórdica era descendiente directa de la raza proto-germánica", que data de la Edad de Bronce .

Todas estas ideas tienen problemas, empezando por la reina Gunhilde, que era poco probable que hubiera sido enterrada en trozos de cuero, tal como fue encontrada. También en 2004 la "Journal of Achaeological Science" publicó un estudio que señala que la datación por carbono-14, hallada en el cadáver "Haraldskaer", era en realidad de 2.500 años de antigüedad, y no correspondía al reinado del rey Bluetooth.

En cuanto a los criminales ejecutados, Ravn observa que sólo hay 21 casos daneses donde los cadáveres demostraban haber sido atados, lo cual, "podía ser una protección general contra los fantasmas y no algo reservado para los criminales", anota el propio investigador. Sólo alrededor del 34% de los cuerpos de la Edad del Bronce y del Hierro de su muestra están vestidos. Dado  que las ropas no pueden aguantar en los pantanos tan bien como la carne, ello explicaría su ausencia en el resto. Un estudio de 2009, también en "Journal of Archaeological", dirigido por Ulla Mannering, de la University of Copenhaguen, informaba de 44 casos encontrados con ropa en Dinamarca, la mayoría datados en época romana.

 

Foto: Los científicos llaman a este cadáver "Red Franz". Su cuerpo fue encontrado en un pantano de Alemania. Murió hace unos 1900 años.


 

La teoría nazi es simplemente absurda, por supuesto, con sus propios arqueólogos señalando cadáveres de los pantanos en Irlanda y en otros lugares, incluso hasta en el sur de Creta, muy lejos de cualquier hogar "proto-germánico".

En cambio, "la mayoría de los arqueólogos apoyan hoy la teoría del sacrificio", escribe Ravn. Propuesta en la década de 1950, la idea básica es que los cadáveres de los pantanos eran en su mayoría ofrendas a los dioses nórdicos, Odin o Nerthus (la "Madre Tierra"), siendo el resto asesinatos o víctimas de accidentes. Las personas eran, en general, incineradas en su época, lo que sugiere que un enterramiento en un pantano debía haber sido por una causa especial.

Una alternativa es la idea propuesta en 2002 por el historiador Allen Lund, según la cual los cuerpos pertenecerían a brujas. Los pueblos antiguos sabían acerca de la conservación natural de las ciénagas y trataron de mantener a sus enemigos sobrenaturales en un estado entre la vida y la muerte para evitar ser perseguido por ellos.

 

Foto: Collar encontrado en un pantano en los Países Bajos. Está hecho de ámbar, estaño y vidrio.

 

Ravn propone una nueva teoría para explicar algunos de los cadáveres de los pantanos: pudiera ser que ellos fueran simples gentes que murieron de causas naturales y luego enterrados en los pantanos por sus familiares. No se encuentra nada especial en torno al grupo de 145 personas de su estudio, sean hombres, mujeres, jóvenes o viejos. Algunos fueron claramente colocados en agujeros excavados forrados con corteza y algodón, enterrados con collares de cristal o joyas de oro en la boca, una costumbre romana. En los mitos celtas los pantanos y los lagos eran lugares de curación, según recuerda Ravn. "¿Es posible que haya habido un deseo de transmitir las características curativas de la ciénaga a una persona que murió de muerte natural, y así el fallecido podría llegar sano al reino de los muertos?", se pregunta.

 

 

Foto: Cráneo de la mujer de Koelbjerg.

 

En general, los cadáveres de los pantanos "no son tan fáciles de explicar", explica Ravn. Uno de los más antiguos, la mujer Koelbjerg, data de hace 10.000 años. Otros datan de tiempos modernos, tal como el de Johann Spieker, un halconero (persona que utiliza halcones entrenados para cazar) que murió en 1828. "La razón por la cual a las personas se les dio su lugar de descanso final en las ciénagas no fue por ninguna tradición o un único ritual", concluye Ravn. "Algunos se debieron a accidentes y otros por asesinatos. Algunos pudieron haber sido sacrificados y otros pudieron haber muerto de causas naturales y fueron enterrados en los pantanos".

Visitas: 2711

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el enero 21, 2011 a las 12:26am
Es muy curiosa, Carmen, esa propuesta de interpretación que hace el curador del Museo Nacional de Irlanda de ejecuciones rituales de enemigos en las turberas que servirían para remarcar y delimitar los territorios respectivos. No deja de ser una propuesta interesante.


En realidad, a mi juicio, el problema de los cadáveres de los pantanos se presenta sumamente complejo a la hora de tratar de encontrar explicaciones que den cierta homogeneidad al conjunto de casos descubiertos (téngase en cuenta, además, que se han perdido o deteriorado -debido a distintas causas- bastantes de estos cadáveres).


La única característica que se aprecia, de modo muy general, es que la gran mayoría de ellos murieron de muerte violenta, lo que no deja de ser significativo. Dada la gran amplitud geográfica en que tienen lugar estos enterramientos pantanosos, y dado el número de supuestos casos distintos de muerte (dentro de su carácter violento) me temo que, de momento, no cabe mejor conclusión que la que ofrece al final del post el investigador Moten Ravn.
Comentario por Carmen L. el enero 21, 2011 a las 11:33pm
Lo que citas de la torta -en realidad bollo- de Beltane es lo que cita Anne Ross acerca del hombre de Lindow porque precisamente fragmentos cabonizados de algo que pudiera ser cereal es una de las cosas que había en su estómago. "Cailleach"= "vieja".
Comentario por María // el enero 22, 2011 a las 1:20pm

No lo sabía, Carmen ;alucinante.

Lo de  "vieja" :es en muchas de las festividades con fuegos que  se hacían en primavera en Europa se quemaba algún monigote de paja llamado de muchas maneras  :     vieja, bruja, Judas (cristianización,evidentemente) y, en Suabia,"la esposa vieja" o "la abuela del invierno",(en Frazer  ) ; sería la personificación del invierno,la oscuridad,los malos espíritus etc;  como lo de enterrar a la sardina.

 Imagino que  está relacionado con la Cailleach que se convierte en joven por el matrimonio con el rey

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el enero 22, 2011 a las 4:19pm

Leo (y traduzco) la siguiente noticia aparecida ayer en los medios relacionada con los cadáveres de los pantanos. La foto que acompaña a la información, no obstante, es muy confusa: aparecen dos mujeres que, por su formato y estilo, deduzco que la de la izquierda es la reconstrucción de la mujer llamada "Moora", y la de la derecha es la de la desaparecida joven Elke Kerll, a la cual se suponía pertenecía el cuerpo hallado en el pantano. Sin embargo, la joven de la izquierda aparece representada como si tuviera más edad (pelo demasiado blanco-gris) que la que dicen tenía cuando falleció (17 a 19 años). Quizás el artista no era muy diestro.

 

 

Investigadores alemanes han arrojado luz sobre el modo vida durante la Edad de Hierro, después de examinar los antiguos restos de una mujer encontrada en un pantano en lo que es ahora la Baja Sajonia. El cuerpo se remonta a la época pre-romana, hace más de 2.600 años.

Vía: The local | 21 de enero de 2011


Un equipo de expertos presentó sus hallazgos el jueves en Hannover, incluyendo simulaciones faciales de una mujer llamada "Mora"  y  encontrada en un pantano. Los arqueólogos comenzaron a estudiar el hallazgo hace seis años, de acuerdo con las noticias proporcionadas por la revista Der Spiegel.

Los expertos de la University Medical Center Hamburg-Eppendorf (UKE) generaron un modelo digital de los huesos, el cual se utilizó para hacer una réplica del cráneo. Más tarde, cinco investigadores de Alemania y el Reino Unido elaboraron una serie de reconstrucciones faciales.

"Es una mirada hacia el interior del rostro de una mujer joven que vivió en una época en que Roma todavía era un pequeño pueblo",  dijo Stefan Winghart, jefe de la oficina de conservación del patrimonio regional de Baja Sajonia.

Después de examinar el cadáver de "Moora", los investigadores estimaron que tendría entre 17 y 19 años de edad en el momento de su muerte. Su vida fue breve pero agotadora: el equipo determinó que la joven sufría de desnutrición, inflamación crónica, curvatura de la columna vertebral, así como un tumor benigno en la base del cráneo. Los huesos también apuntan a un par de fracturas en el cráneo debido a un traumatismo directo.

Los expertos dijeron que "Moora" probablemente vivió una vida de intenso trabajo físico, y es probable que regularmente llevara cargas pesadas, tales como jarras de agua, en sus recorridos a través de los pantanos.

Cuando los restos de "Mora" fueron incialmente descubiertos -incluyendo las vértebras, el pelo y piezas del cráneo- el cuerpo no fue tratado como un hallazgo arqueológico. En su lugar, los expertos forenses de Hamburgo identificaron el cadáver como una mujer de 16 a 21 años de edad, con una deficiente higiene dental, informa Der Spiegel. Y hasta que una prueba de ADN demostró lo contrario, se sospechaba que el cadáver era el de la joven Elke Kerll, quien había desaparecido en 1969 después de ir a un club de baile.

Sin embargo, después de que una mano fuera descubierta en el lugar, cinco años después del primer hallazgo, los arqueólogos comenzaron a echar un vistazo más de cerca. La datación por radiocarbono, completada en la Universidad de Kiel, confirmó que la joven murió entre el 764 y el 515 a. C.

A pesar de los esfuerzos de los investigadores por saber más sobre la vida de "Moora", las circunstancias de su muerte siguen siendo un misterio. El equipo determinó que la joven estaba desnuda en el momento de su muerte, y la ausencia de algún tipo de prenda de vestir, así como de joyería, parecen indicar que la joven no murió a consecuencia de un fatal accidente. No obstante, el hallazgo también contradice el conocimiento histórico sobre las prácticas comunes de enterramiento durante la Edad del Hierro, donde la mayoría de los cuerpos eran incinerados.

Comentario por María // el enero 23, 2011 a las 11:42am
Es una historia muy triste y dá idea de lo que debía de ser la realidad  cotidiana de muchos hombres y mujeres que  no pertenecían a las clases privilegiadas.
Comentario por Carmen L. el enero 27, 2011 a las 12:22am

La cara está reconstruida digamos que benignamente. Seguramente a esa edad no parecía de ninguna manera na joven de la misma edad de nuestra época. Y el final también parece sugerir que fue sacrificada o muerta de alguna manera antinatural.

Y "Moora" (de moor: turbera, pantano) no es la primera en ser confundida por la Policía con un desaparecido reciente: el hombre de Lindow tiene tras de sí un historial truculento -y en cierto modo divertido, estilo "Wilt"- acerca de un tipo bastante rarito que confesó haber asesinado a su esposa, desaparecida tiempo atrás, y tirado el cuerpo a la misma turbera. Cada vez que sacaban de ella un resto humano, el tipo era detenido e interrogado... hasta que los paleo-forenses daban su veredicto. Hay que tener en cuenta que precisamente el primer hallazgo en Lindow fue el de un cráneo femenino. ;)

Comentario por Percha el marzo 29, 2011 a las 11:19am

Cerebro de 2.500 años es descubierto intacto en Gran Bretaña

Investigadores de la Universidad de York hicieron un descubrimiento curioso en Inglaterra. Encontraron un cráneo humano en 2.500 años, y dentro de éste, un cerebro en gran parte intacto. Los científicos estaban desconcertados por el hecho de que un cuerpo tan frágil que se haya conservado tanto tiempo. El descubrimiento fue publicado por Yorkshire Archaeology Today. La información es de la revista Live Web Science.

El cráneo, de una fecha de entre el 673 y 482 a.C., fue sacado de una zanja fangosa de la Edad de Hierro, sitio de la proyectada ampliación del campus de la universidad. "Fue simplemente asombroso pensar que el cerebro de alguien que murió a tantos miles de años podría mantenerse incluso en el suelo húmedo", dijo Sonia O´Connor, un investigadora de la Universidad de Bradford, en el sitio web Live Science.

O´Connor, dirigió un equipo de investigadores que evaluó el estado del cerebro, después de que fue encontrado en 2008. "Es particularmente sorprendente, porque si usted habla con los patólogos que trabajan con cadáveres te dicen que el primer órgano que se deteriora es el cerebro debido a su contenido de grasa", dijo O´Connor, de acuerdo con el sitio.

Según los investigadores, hay pruebas de que el cráneo pertenecía a un hombre de entre 26 y 45 años, y que habría sido ahorcado. O´Connor dice que el cuerpo podría haber sido enterrado rápidamente después de la muerte en un ambiente húmedo, donde la falta de oxígeno impide a los órganos entre en un estado de putrefacción.

-------------------------------------

El artículo de Live Science

 

Más información, en inglés, en Science Dialy.

 

Scientists Trace Violent Death of Iron Age Man 

 

Iron Age 'Sacrifice' Is Britain's Oldest Surviving Brain

 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más