¿Utilizaban herramientas los homínidos hace más de tres millones de años?

 

Foto: Huesos con marcas de herramientas de piedra.

Vía: The New York Times | John Noble Wilford | 11 de agosto 2010 (Traducción de G.C.C. para Terrae Antiqvae)

Hace 3.400.000 años algunos individuos que tenían gusto por la carne y la médula (tuétano) -presumiblemente miembros de la especie mejor conocida a través del esqueleto llamado Lucy- al parecer cortaron con piedras afiladas y pesadas a dos grandes animales en la orilla de un lago poco profundo en lo que es hoy Etiopía.

Los científicos que hicieron el descubrimiento no pudieron estar más sorprendidos. Dijeron que las marcas de corte encontradas en una costilla y en un fémur fosilizados son una evidencia inequívoca de que los antepasados humanos habían usado herramientas de piedra, y algunas veces consumido carne, al menos 800.000 años antes de lo que previamente se había establecido. La confirmación más antigua del uso de herramientas de piedra es de al menos 2,6 millones de años, sólo un poco antes, quizá, de la aparición del género Homo .

Con todo, algunos destacados investigadores de la evolución humana se mostraron escépticos, aduciendo que los datos recogidos no apoyan tales afirmaciones.

De ser cierto, sin embargo, el nuevo hallazgo revelaría un comportamiento y hábitos alimentarios insospechados en la especie de Lucy, el Australopithecus afarensis. Aunque no fueron encontrados fósiles de homínidos cerca de los huesos masacrados, se cree que sería el A. afarensis ya que era la única especie que vivía en esa región en aquel momento. Sus grandes dientes con grueso esmalte indican que subsistían principalmente de tubérculos y otros tipos de vegetación.

Dos marcas de corte paralelas hechas por herramientas de piedra afilada en los tejidos de la costilla de una vaca ungulada. Foto: Proyecto de Investigación Dikika

Así que el equipo internacional de paleoantropólogos, arqueólogos y geólogos, llegó a la conclusión de que habían encontrado la primera evidencia de que los familiares de Lucy, de 3,2 millones de años de antigüedad, habían utilizado algún tipo de herramientas de piedra, y que no dejaron pasar la oportunidad de darse un festín cortando carne así como la nutritiva médula ósea.

En espera de nuevos descubrimientos, el equipo escribió en un informe -publicado el pasado jueves en la revista Nature- que el A. afarensis es el único grupo de homínidos "al que podemos asociar el uso de herramientas". Si estos individuos hicieron las herramientas afiladas, o sólo cogieron algunas piezas de piedra afiladas de modo natural, es algo que los científicos, agregaron, no han determinado todavía. Tampoco se sabe si eran cazadores o, más probablemente, carroñeros de los restos que dejó un león.

En cualquier caso, los científicos concluyeron que la evidencia de una carnicería "ofrece una primera visión dentro una fase temprana del uso de herramientas de piedra por parte de los ancestros humanos", y contribuye a "mejorar nuestra comprensión sobre cómo este tipo de comportamiento se originó y se desarrolló más tarde, y reconocer adecuadamente aquellas tecnologías que pudieron haber servido para la producción de herramientas de piedra".



(Zeresenay Alemseged examinando restos fósiles Foto: Nature)

 

El líder del proyecto de investigación en Dikika , Etiopía, fue Zeresenay Alemseged, un paleoantropólogo etíope de la Academia de Ciencias de California, en San Francisco.

El autor principal del artículo de Nature fue Shannon P. McPherron (derecha), un arqueólogo del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, en Leipzig, Alemania. 

"Ahora, cuando nos imaginamos a Lucy caminando por el paisaje del este de África en busca de comida, podemos imaginarla, por primera vez, con una herramienta de piedra en la mano y mirando cómo conseguir carne", dijo el Dr. McPherron en un comunicado emitido por el instituto de Leipzig. "Con herramientas de piedra en la mano extraería rápidamente la carne y rompería los huesos de cadáveres de animales, convirtiéndolos así en una fuente más atractiva de alimentos", manifestó. "Este tipo de comportamiento nos conduce por un camino que más tarde dará lugar a dos de los rasgos que definen a nuestra especie: el hecho de ser carnívoros y la fabricación y uso de herramientas".

 

El doctor Alemseged dijo en una entrevista telefónica, antes de volver la semana pasada a Etiopía, que "Nuestro futuro trabajo será encontrar las herramientas de piedra que han cambiado el marco de esta importante transición en el comportamiento de nuestros antepasados".

Una ilustración de Australopithecus afarensis usando herramientas de piedras. Foto: Viktor Deak/California Academy of Sciences

David R. Braun (izquierda), un arqueólogo de la Universidad de Ciudad del Cabo, en Sudáfrica, que no estuvo involucrado en la investigación, manifestó que "seguramente nos esperan más sorpresas" en Dikika.

En un artículo que acompaña al informe, el Dr. Braun afirmó que la opinión convencional sobre el A. afarensis, como una especie relativamente primitiva, ya estaba siendo examinada de nuevo en algunos aspectos. Citó estudios que muestran que "había proporciones del cuerpo de los familiares de Lucy que eran más similares a los humanos que a los simios".

Sus dedos cortos, por ejemplo, "permitirían el tipo de manipulación necesaria a pequeña escala para utilizar herramientas", señaló. Un esqueleto afarensis descubierto recientemente no tenía un tórax simiesco, esto es, la parte del cuerpo entre el cuello y el abdomen, "por lo general asociada a una gran extensión del tracto digestivo y una dieta de baja calidad". Tal vez los nuevos hallazgos "no deberían haber sido tan inesperados", subrayó.


Sin embargo, los descubridores ya están siendo presionados para defender su interpretación de que las marcas de corte sobre los huesos son la evidencia de una carnicería realizada con herramientas de piedra.

Tim D. White (izquierda), de la Universidad de California, Berkeley, y uno de los investigadores más importante sobre los primeros orígenes de la humanidad, dijo rotundamente que sus "pretensiones superan en gran medida la evidencia", y recordó: "Hemos estado trabajando en lugares de esta área durante 40 años, y ni una sola herramienta de piedra ha sido encontrada en los yacimientos de esa antigüedad".

Sileshi Semaw (derecha), paleoantropólogo de la Universidad de Indiana, y que fue uno de los descubridores de herramientas de piedra confirmadas más antiguas, es decir, de hace 2,6 millones años, anotó, en un mensaje de correo electrónico desde Etiopía, que los investigadores a menudo confunden las marcas óseas que dejan al pisotear los animales u otras causas naturales.

"Yo no estoy convencido del nuevo descubrimiento", dijo.


El doctor Alemseged responde a tales reacciones con confianza.


"Habrá pocas o ninguna duda sobre la autenticidad de las marcas de corte, una vez que ellos examinen las pruebas", dijo en una entrevista. "Nadie pondrá en duda la edad de los fósiles. Ahora bien, ¿quién hizo las marcas de corte? Tal vez hayan sido otros, una especie más evolucionada que vivió en torno a ese momento, pero eso no lo sabemos. ¿Y dónde están las herramientas que utilizaron? Si ellos sólo recogieron piedras sin modificar (más o menos afiladas), pueden ser arqueológicamente invisibles, difíciles de identificar".

El sitio de Dikika está en el corazón de los cotos de caza de fósiles y artefactos relacionados con los orígenes humanos. La desierta región está en el profundo valle de Awash, y limita al norte con Gona (la fuente de herramientas de piedra más antigua conocida) y Hadar (el hogar de Lucy). Hace cuatro años el doctor Alemseged anunció el descubrimiento en Dikika del esqueleto de 3,3 millones de años de una niña que murió a la edad de 3 años, y que fue apodada el bebé de Lucy.



(Foto: el bebé de Lucy)

 

En enero de 2009 los cazadores de fósiles concentraron su búsqueda sobre una superficie de 300 metros alrededor de donde fue encontrada la bebé de Lucy. Cuatro huesos agujereados tenían marcas de corte intrigantes. Los científicos dijeron que los exámenes microscópicos y químicos demostraron que dos de los huesos, una costilla derecha del tamaño de una vaca ungulada y el fémur de un antílope del tamaño de una cabra, tenían evidencias de marcas de carnicería.

Las marcas deben haber sido hechas por herramientas de piedra, dijo Curtis Marean, un miembro del equipo del Instituto sobre los Orígenes Humanos de la Universidad Estatal de Arizona. "El conjunto de acciones incluye cortar y raspar para extirpar la carne, y la percusión en el fémur para acceder a la médula", manifestó

Los geólogos del equipo determinaron que la edad de los sedimentos en los que se hallaron los fósiles tenían entre 3,2 millones y 4 millones de años, basándose en la datación de cenizas volcánicas. Las piedras más cercanas que podrían haber sido útiles para tal carnicería parecen estar a varios kilómetros del lugar, lo que, según los científicos, sugiere algún tipo de premeditación por parte de los homínidos. Tal vez llegaron a cenar con sus utensilios en la mano.

Foto: Paraje semidesértcio en Dikika

Visitas: 2135

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el agosto 16, 2010 a las 12:13am

Repasando más a fondo las implicaciones de la noticia del post, me encuentro con el comentario que al respecto ofrece "Anthropology.net", el cual critíca también las conclusiones del equipo liderado por Zeresenay Alemseged, y ofrece, como posible interpretación de tales marcas en los huesos, que éstas fueran realizadas por cocodrilos prehistóricos, dado que dichos restos óseos fueron encontrados en lo que, en su día, fue un lugar lacustre, lo que no deja de ser un detalle muy importante.

Las marcas de los huesos hallados serían, en resolución, muy semejantes a los ejemplos observados que pueden producir los cocodrilos, con arreglo a la siguiente imagen:

Foto

No cabe duda que no les va a resultar fácil a los autores del estudio mencionado demostrar la posibilidad de sus conclusiones. Mientras no se encuentren más ejemplos óseos con marcas, y, por supuesto, mientras no se encuentren esas herramientas rudimentarias asociadas a los mismos, la cosa va a estar muy complicada. De restos de posibles homínidos asociados ya ni hablo, puesto que se supone, si bien esto es muchísimo más complicado.

Comentario por Horacio Atilio Fleitas el agosto 16, 2010 a las 3:10pm
Es un descubrimiento importantisimo. Trae a colación otras investigaciones de estudiosos de otras disciplinas y teorías paralelas ej. ¿cuantas épocas-edades tiene el género humano? ¿Cuantas destrucciones masivas hubo?. Una nueva disciplina -aceptada o no - la paleoastronautica que señala el hecho de visitas de otras civilizaciones, es tan vasto el panorama que no alcanza un vida para su estudio. Hoy cientificos importantes como Hawkins dice que en 150-200 años el género humano deberá abandonar la tierra, porque no se va a poder detener la degradación. Tantas cuestiones sin respuesta.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el septiembre 6, 2010 a las 10:16pm
Una respuesta sucinta al título del post es la que ensaya el codirector del Proyecto Atapuerca y Director del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana, Burgos, José María Bermúdez de Castro, en su blog del diario digital Público.es. No deja de ser una reflexión pertinente y obligada al hilo de los nuevos hallazgos:

Derribando mitos

Hace ya muchos años nuestro antropocentrismo nos llevó a pensar que la tecnología era patrimonio exclusivo de la genealogía más directa de la humanidad. La especie Homo habilis, definida en 1964 (Science) por Richard Leakey, Phillipe Tobias y John Napier, no sólo ostentaba una capacidad craneal hasta un 40% más elevada que la de los australopitecos, sino que era capaz de producir tecnología de manera sistemática.

Se trataba sólo de lascas y guijarros preparados para cortar carne y tendones o para machacar huesos, pero la fabricación de estos artefactos (tecnología olduvayense) se consideró desde entonces como un rasgo distintivo del género Homo y propio del linaje humano.

Las herramientas de Olduvai eran anteriores a los dos millones de años y muy pronto ese límite temporal se vio superado por hallazgos en otros yacimientos africanos, como los de Kada Gona y Kada hadar, en Etiopía. La cronología de estas herramientas se cifra en torno a los 2,5 millones de años, justificando así una posible mayor antigüedad del género Homo.
Algunos fósiles problemáticos de esta antigüedad fueron por ello incluidos en nuestro propio género.

En la columna del 30 de mayo de 2010 me preguntaba en estas mismas páginas sobre la posibilidad de que la tecnología no fuera necesariamente un atributo del género Homo. Me basaba en los hallazgos de Julio Mercader y otros investigadores en el yacimiento de Noula (Costa de Marfil) de herramientas atribuidas a chimpancés, así como en la publicación en abril de este mismo año de la nueva especie Australopithecus sediba en la revista Science. Esta especie tiene menos de dos millones de años de antigüedad, una capacidad craneal de entre 420 y 450 centímetros cúbicos y un aspecto que recuerda en buena parte a los propios miembros de la especie Homo habilis.

Si los australopitecos sobrevivieron hasta superar la barrara de los dos millones de años, cabe la posibilidad de que los restos fósiles de dudosa asignación anteriores a esa fecha pertenecieran en realidad a australopitecos y que éstos fueran los autores de la tecnología más antigua encontrada hasta la fecha. Un reciente artículo publicado en Nature confirma que la especie Australopithecus afarensis (a la que pertenece la famosa Lucy) pudo fabricar y utilizar herramientas de piedra para descuartizar animales hace nada menos que 3,4 millones años. No será fácil encontrar las herramientas de esa época, porque su aspecto diferirá poco de piedras rotas de forma natural. Pero es evidente que la definición del género Homo se tiene que revisar. Definitivamente, la tecnología no se puede considerar un atributo humano y la ciencia se encarga de ponernos en el sitio que nos corresponde.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 17, 2010 a las 3:33am
Un nuevo análisis sobre las marcas de estos huesos ha venido a confirmar que no se corresponden con posible herramientas de Autralopitecos. Esta es la noticia:

'Lucy' no cortaba la carne para alimentarse

Vía: Europa Press | 16 de noviembre de 2010

Un estudio reciente podría haber concluido de forma prematura que el 'Australopithecus afarensis', la especie a la que pertenecía 'Lucy', realizaba ya cortes en huesos de animales hace 3,4 millones de años, un millón de años antes de la aparición de las primeras herramientas de piedra. Un trabajo de la Universidad Complutense de Madrid que se publica en la edición digital de la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS) refuta esta teoría.

Los descubrimientos originales, de los que informó el Proyecto de Investigación de Dikika (PID) en Etiopía, sugerían que el 'Australopithecus afarensis', los ancestros humanos primitivos famosos por el esqueleto de 'Lucy', despedazaban la carne hace casi un millón de años antes de que aparecieran las herramientas de piedra.

El trabajo dirigido por el investigador Manuel Domínguez Rodrigo, del departamento de Prehistoria de la Universidad Complutense de Madrid, señala sin embargo que las marcas en las herramientas que propone el anterior trabajo son probablemente arañazos causados por los animales al pisotear los huesos, que en algunas partes estaban enterrados en terreno arenoso poco profundo.

Los investigadores compararon los descubrimientos del Proyecto de Investigación Dikika con estudios previos que han examinado los procesos naturales, como el aplastamiento, que a menudo deja marcas sobre las superficies fósiles que pueden confundirse con marcas de herramientas.

Según los autores, la mayoría de marcas de herramientas propuestas en los huesos de Dikika pueden explicarse por la abrasión geológica y el aplastamiento, y no autorizan una revisión de la línea temporal de la evolución de la conducta humana.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más