Iruña Veleia y sus "revolucionarios" grafitos VI: En los juzgados

Habiéndose publicado en el DNA de hoy una noticia relevante que afecta a una de las tres denuncias presentadas, en este caso la de Euskal Trenbide Sarea (ETS), y dada la extensión de los comentarios al anterior post de la serie, "Iruña Veleia y sus "revolucionarios" grafitos V: En espera de los j...", parece procedente abrir una nueva sección de la misma.

LA JUEZA NO VE DELITO POR EL 'CASO VELEIA' EN LOS TRABAJOS QUE ELISEO GIL REALIZÓ PARA EUSKOTREN

La magistrada sobresee una de las dos denuncias de la firma por fraude y daños
El auto recuerda que el convenio de patrocinio entre ambas partes se firmó años antes de la aparición de los grafitos

Garikoitz Montañés

VITORIA. Cuando parece que el caso Veleia ya no puede generar más sorpresas, siempre tiene una vuelta de tuerca pendiente. La jueza ha decidido sobreseer una de las dos querellas presentadas por EuskoTren -en concreto, se trata del litigio de Euskal Trenbide Sarea- contra los responsables de Lurmen, la empresa encabezada por Eliseo Gil e Idoia Filloy y responsable de los otrora revolucionarios hallazgos del yacimiento romano, por presunto fraude y daños en recinto arqueológico. La titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Vitoria entiende que "no aparece suficientemente justificada la perpetración de una infracción penal". Contra esta decisión aún cabe recurso.

El arqueólogo Eliseo Gil, ex director del yacimiento de Veleia. Foto: M. Ruiz

Las expectativas generadas por los hallazgos de Iruña Veleia, basados en unos grafitos con inscripciones en euskera, latín y de temática cristiana llamados a cambiar la Historia, saltaron por los aires el 19 de noviembre de 2008: una comisión de expertos activada por el Departamento foral de Cultura concluyó que las inscripciones eran falsas. Ese anuncio conllevó la decisión del Ejecutivo foral de retirar los permisos de excavación a Gil, que siempre ha negado las acusaciones, y de cerrarle las puertas del yacimiento. Pero el asunto no quedó ahí, ya que también comenzó una batalla legal en los tribunales.

La Diputación anunció, ya en marzo de 2009, que presentaba una querella con doble vertiente para tres personas vinculadas a Lurmen: por un lado, cargó contra Eliseo Gil y el geólogo Óscar Escribano por un presunto delito de atentado contra el patrimonio cultural y, por otro, contra el físico nuclear Rubén Cerdán y el propio Gil por estafa. El asunto fue más allá, puesto que la empresa pública que financió los trabajos de Lurmen, EuskoTren, también presentó sendas demandas -la firma en su día dividió el patrocinio entre la propia EuskoTren y Euskal Trenbide Sarea (ETS)-, en este caso contra el ex director y la ex codirectora de Veleia, Gil y Filloy.

El panorama, así, se complicó de tal forma en los tribunales que, por momentos, hasta tres juzgados diferentes manejaron información en torno al caso Veleia. Desde la Diputación y EuskoTren, de hecho, se barajaba la posibilidad de aunar sus querellas. Gil, por su parte, también respondió presentando una denuncia contra la Diputación y la UPV que, sin embargo, fue archivada. La situación ahora se repite, pero a la inversa.

La titular del Juzgado de Instrucción nº 1 de Vitoria ha sobreseído las acusaciones de ETS. En el auto, al que ha tenido acceso este rotativo, la magistrada se centra sobre todo en las acusaciones de estafa. La jueza destaca, como ya sostuvo la Fiscalía, que el acuerdo entre el querellante y Lurmen es cuatro años anterior a la aparición de los hallazgos excepcionales y que, por tanto, los arqueólogos no tenían el propósito de engañar a la empresa.

EuskoTren y Lurmen suscribieron su acuerdo, en concreto, el 27 de abril de 2001, mediante el que la firma pública se comprometía a financiar la excavación en Veleia entre 2001 y 2010 a cambio de casi 620.000 euros. En 2004, nace Euskal Trenbide Sarea que, dos años más tarde, se reparte el presupuesto con ET. La compañía abonó, entre 2006 y 2008, unos 648.000 euros para este fin. Sin embargo, la magistrada considera que "la aportación patrimonial del querellante no obedece a la aparición de los grafitos" y, además, "tampoco se alega que la aportación se hiciera por la promesa de encontrarlos".

En definitiva, la jueza entiende que el mecenazgo financió un trabajo arqueológico que, de hecho, se ha realizado, "por lo que en origen no existió engaño alguno". Además, por los hallazgos de las piezas "no consta, ni se denuncia, que el querellante hubiera incrementado su aportación patrimonial".

OTROS DELITOS, OTRAS VÍAS

La magistrada, finalmente, también hace referencia tanto al perjuicio a su imagen que, según ETS, ha supuesto el escándalo de Veleia como al presunto daño causado al yacimiento arqueológico. Por un lado, entiende que para el daño al honor bastaba con acudir a la vía civil y mercantil y, por otro, que si se produjo un delito contra el patrimonio arqueológico, ETS debería presentarse "como acusación popular, presentando fianza, y no como perjudicado".

Llama atención, además, la celeridad con que el juzgado ha solventado esta querella, puesto que se anunció en mayo y el auto fue dictado, pese a las vacaciones, el pasado 17 de agosto. Este sobreseimiento provisional, contra el que cabe recurso, marca un precedente que podría motivar que, en próximas fechas, la denuncia pendiente de EuskoTren siga el mismo camino. Un nuevo enredo para un caso que no termina de aclararse.

LA POSICIÓN DE LA FISCALÍA AL PEDIR EL ARCHIVO DE LA CAUSA, CLAVE EN LA DECISIÓN JUDICIAL

El auto de la magistrada hace referencia en cuatro ocasiones a los argumentos anunciados por el fiscal

G. Montañés

VITORIA. El posicionamiento de la Fiscalía Provincial de Álava en el caso Veleia ha sido clave en la decisión judicial. El auto hace referencia en al menos cuatro ocasiones al razonamiento que llevó al fiscal a pedir el archivo de una de las denuncias de EuskoTren por las mismas razones que ahora esgrime la jueza: el convenio entre la firma pública y la empresa Lurmen, con Eliseo Gil al frente, se firmó cuatro años antes del inicio de los hallazgos y estos no motivaron un aumento del presupuesto de mecenazgo.

La posición de la Fiscalía, en cualquier caso, resultó sorprendente sólo hasta cierto punto. Y es que, en un primer momento, la Diputación alavesa simplemente trasladó la información del caso Veleia al fiscal jefe, Josu Izaguirre, para que estudiara el caso, pero la primera reacción de Izaguirre, el 5 de diciembre de 2008, fue solicitar más documentación. Ya en marzo, después de que Izaguirre mostrara sus dudas sobre la metodología seguida por el Ejecutivo foral en este caso, el Gobierno dio un paso más y presentó formalmente una querella contra tres personas vinculadas a Lurmen: Eliseo Gil, Óscar Escribano y Rubén Cerdán.

A Gil, de hecho, se le acumularon las causas en los tribunales, puesto que a la denuncia de la Diputación se sumaron las dos de EuskoTren, también por fraude y daños al patrimonio. Sin embargo, en julio, la Fiscalía solicitó el archivo de una de las querellas, la de ET. Fuentes del proceso incluso apuntaron que no se había repetido la fórmula con la otra causa de ETS porque el Ministerio Público no había recibido notificación de la misma.
.................................

Al día siguiente, en El País:

LA JUEZ ARCHIVA LA QUERELLA DE UN PATROCINADOR POR EL FRAUDE DE IRU...

El País - Vitoria - 06/09/2009

El Juzgado de Instrucción número 1 de Vitoria ha sobreseído una querella contra el arqueólogo Eliseo Gil e Idoia Filloy, directivos de la empresa Lurmen y responsables del yacimiento romano de Iruña-Veleia cuyos hallazgos resultaron falsos, presentada por la sociedad pública Euskal Trenbide Sarea (ETS), que patrocinó junto a EuskoTren las excavaciones. La juez entiende que "no aparece suficientemente justificada" la existencia de una infracción penal, puesto que el acuerdo de mecenazgo se firmó cuatro años antes de la aparición de las inscripciones en euskera y dibujos de temática cristiana calificadas por Gil de "excepcionales" en junio de 2006. El fallo es recurrible.

La sentencia argumenta que los arqueólogos no tenían el propósito de engañar a la empresa al presentar los hallazgos, debido a que la aportación no estaba condicionada a su aparición, según adelantó Noticias de Álava. La justicia aún debe pronunciarse sobre la querella de EuskoTren por el mismo motivo (ambas compañías compartían desde 2004 el patrocinio), y la presentada posteriormente por la Diputación de Álava.

Sobre el perjuicio de imagen invocado por ETS por el fiasco, la sentencia, siguiendo la opinión del fiscal, resuelve que para exigir reparaciones bastaba con acudir a la vía civil y mercantil. Añade que, de existir un delito contra el patrimonio arqueológico, la empresa debería acudir como acusación popular y no como perjudicada.

..................................

P.D.- Permítaseme una apostilla. Con los datos expuestos, para un lector común, no experto en leyes, y no habiendo podido leer la totalidad de los argumentos, este auto de sobreseimiento sentaría un curioso principio: En cualquier acuerdo que se firme, por ejemplo a diez años, una de las partes puede engañar a la otra sin consecuencias ni responsabilidad penal, siempre que el propósito de engañar no fuera inicial sino sobrevenido, en el transcurso de la ejecución plurianual del convenio. Dicho así no sé si será legal -me imagino que sí, pues lo sostienen un fiscal y una magistrada- pero al menos muy lógico no suena.

Traslademos el caso a otro ámbito: Un organismo público adjudica a una empresa particular la ejecución de un plan de viviendas a diez años. Si a los cinco años la empresa, o alguien, comienza a sustituir algunos ladrillos aquí y allá por bloques de cartón-piedra, como los primeros cinco años se hicieron las casas perfectamente, cuando nadie tenía intención de engañar, pues lo que ocurra después no es importante, no pasa nada, aunque un edificio empiece a agrietarse, o se venga abajo. No tiene lógica que algo así no conlleve cierta responsabilidad penal sólo por haberse producido con posterioridad a la adjudicación. El incremento patrimonial para la empresa, o el enriquecimiento ilegítimo, se darían a partir del momento en que los materiales usados y la obra prometida -en definitiva el resultado final- no tuvieran ya el valor estipulado al principio, por el que el organismo pagaría a la constructora lo mismo cada año.

Y todo ello además sin entrar antes que nada a establecer si los ladrillos son auténticos o de cartón-piedra, ni si el cambiazo lo hizo la empresa, sólo alguien de ella, algún avispado obrero, o quién... Porque, ¿qué impide a un juez, si considera que no está bastante justificada, completar por sí mismo la "justificación de la perpetración de una infracción penal"? A veces el ciudadano de a pie no consigue entender los razonamientos de la Justicia.

Visitas: 3241

Comentario por David Montero el septiembre 12, 2009 a las 10:41am
Dª Alicia:

Muchas gracias por su rápida respuesta que confirma la idea que me había hecho. Su labor pedagógica es inestimable.

No recordaba exactamente si había un reproche (del Sr. Núñez o quién fuera) sobre la excesiva limpieza de los surcos, pero no creía que esa fuera la cuestión principal, como Ud. me confirma.
Comentario por Alicia M. Canto el septiembre 13, 2009 a las 8:09am
De nada, Sr. Montero.

--------------

Ayer El Correo recogió la noticia del recurso de ETS al sobreseimiento:

ETS RECURRE EL SOBRESEIMIENTO DE SU QUERELLA EN EL CASO IRUÑA VELEIA

Luis López | Vitoria

Euskal Trenbide Sarea (ETS) no se queda de brazos cruzados tras el sobreseimiento de la querella por estafa que interpuso contra Eliseo Gil e Idoia Filloy por el caso Iruña Veleia. Fuentes de la sociedad pública que subvencionó las excavaciones -que acabaron siendo escenario del mayor fraude de la arqueología vasca- anunciaron ayer la presentación de un recurso de reforma ante el juzgado de Instrucción número 1 de Vitoria, el mismo que archivó su querella el pasado mes.

En aquella resolución la jueza no entró a valorar si los hallazgos -las inscripciones que pretendían reescribir la historia del euskera y del cristianismo en el País Vasco- son falsos o no. Se limitó a señalar que la subvención pública de ETS era anterior a los descubrimientos y no estaba vinculada a la consecución de los supuestos descubrimientos extraordinarios, por lo que no hay estafa.

Mientras tanto, Gil y Filloy (ex director y ex subdirectora de la excavación) tienen abiertos otros dos procesos por el fraude -así fue calificado en su día por la comisión de expertos articulada por la Diputación-. De un lado, EuskoTren presentó una querella por estafa contra ellos por el mismo motivo que ETS, ya que la gestora de servicios ferroviarios también subvencionó las excavaciones. Pese al varapalo del sobreseimiento que ahora se recurre, portavoces de EuskoTren recordaron que se trata de procesos diferentes. De otro lado, la Diputación también está inmersa en sendos procesos judiciales contra los responsables de Iruña Veleia por atentado contra el patrimonio y por estafa.

...................

Y hoy aparece en el DNA este artículo de opinión, que se centra en la vertiente humana del asunto, recogiendo relatos e impresiones de los dos principales implicados:

Tribuna Abierta

IRUÑA-VELEIA: HISTORIAS PARA NO DORMIR
por Maritxu Goikoetxea (ex concejala del Ayuntamiento de Gasteiz)

El asunto de Iruña-Veleia tiene un vertiente científica y otra personal. No soy la más indicada para entrar en el tema científico, aunque estoy lo suficientemente informada como para afirmar que a día de hoy no está demostrada la falsedad de los grafitos y que existen muchos indicios que apuntan hacia la autenticidad. Me limitaré a la vertiente humana del asunto, por llamarle de alguna manera.

Conozco desde hace poco a los dos principales afectados, los arqueólogos Eliseo Gil e Idoia Filloy, directores del equipo de excavación hasta su cierre. Nuestras conversaciones se han centrado casi siempre en los cuestionados grafitos y sólo de pasada en las consecuencias personales, económicas y profesionales del asunto. Pero considerando que la opinión pública debe conocer la enorme tropelía que se ha cometido con ellos, les pedí que me relataran los hechos, cosa a la que han accedido. Así resume Eliseo Gil lo sucedido aquel 19 de noviembre de 2008, el día de la ignominia , como le llama él: "La víspera, junto con el resto de compañeras y compañeros de trabajo (hasta 35 personas, incluyendo las de los equipos de consolidación de estructuras y de la escuela taller de arqueología), abandonamos las instalaciones de Lurmen en Veleia. No iba a volver a entrar en las mismas hasta pasado mucho tiempo y en circunstancias bien diferentes y harto desagradables.

"La reunión de la Comisión comenzó sobre las 10:30 horas del 19 de noviembre y terminó poco antes de las 14 horas. Sin duda uno de los acontecimientos más penosos de mi vida. Comenzaron su relato los miembros de la Comisión, quedándome para último lugar de intervención. Siguió un rosario de declaraciones de las que, pese a mi estado anímico, algunas me llamaron poderosamente la atención. No tenía capacidad ni conocimientos para contestar en aquel instante a los argumentos de los filólogos y epigrafistas, ni entendí la exposición del profesor Madariaga, pero tenía claro que las afirmaciones que habían vertido los profesores Núñez y Quirós eran infundadas y su estrategia para desacreditar nuestro trabajo en Veleia era lo más desleal que había visto en años, al basarse únicamente en un informe didáctico previo que yo mismo les había facilitado como deferencia. Les señalé que me parecían increíbles las aseveraciones que habían vertido sin disponer de la memoria final de los trabajos o, al menos del informe que estaba aportando en ese mismo momento que, simple y llanamente, no fue tenido en cuenta.

"Pero la cosa no había terminado ahí. Mi intelecto se negaba a entender que estaba siendo sometido en realidad a una suerte de juicio. La diputada me reiteró la cuestión sobre qué tenía que decir al respecto. Acerté a balbucear algo así como 'creo que no es el momento de hacer declaraciones', pensando que necesitaba un abogado, ya que aquello tenía toda la apariencia de que me iban a colgar un muerto que no era mío? Para finalizar, me señaló que tenía que recoger un escrito de los servicios jurídicos que tenía en su despacho y que fuera allí antes de su comparecencia en Juntas Generales. Tras ser requerido por teléfono me presenté en su despacho sobre las 15:45 horas. El escrito era la Orden Foral 444/08, que me sentenciaba de facto; además de suspender cautelarmente permisos de excavación y de ocupación del yacimiento, y de prohibirnos la libre entrada al mismo.

"Quiso la casualidad que, tras abandonar el Palacio foral, me encontrara de frente con los profesores Lacarra, Gorrochategui, Núñez, Madariaga y Santos, quienes se dirigían a la sede de las Juntas Generales, donde me dedicarían algunas perlas cultivadas que los medios de comunicación se encargaron de magnificar. Las primeras consecuencias no se hicieron esperar; esa misma tarde-noche, una empresa de seguridad contratada por la Diputación Foral de Álava colocó cadenas en el acceso de Veleia y montó guardia permanente, medida amén de onerosa para las arcas, públicas, innecesaria y teatral
".

Tendría que pasar un mes para que pudieran acceder al yacimiento a recoger sus efectos personales. Así relata Idoia Filloy lo acontecido aquella mañana:

"El 19 de diciembre fue uno de esos días surrealistas que se te graban en la memoria. Comparecimos a las puertas de Iruña, el personal de Lurmen y un amplio despliegue de la Diputación entre técnicos y miñones. Una funcionaria foral comenzó señalando quiénes podían acceder y quienes no a nuestras instalaciones. Preguntamos la razón y recibimos una contestación airada y autoritaria, en plena calle. Al final pudimos entrar todos, ya que allí teníamos documentación de la empresa y numerosos efectos personales. La primera sorpresa fue encontrarnos una de las puertas abierta, con indicios de haber sido forzada y el uso de nuestro generador y del combustible de los bidones, sustituido por agua. "La retirada de nuestras pertenencias fue increíble. Filmaron y fotografiaron todo el proceso, en el exterior y en el interior de nuestras oficinas, sin permiso alguno. Abrieron armarios, revisaron lo que nos llevábamos y no nos dejaron sacar los ordenadores. Sólo nos lo permitieron días más tarde, tras grabar su contenido, sin mediar orden judicial alguna. "También constatamos que la empresa de seguridad contratada por la Diputación ocupaba nuestras otras oficinas, utilizadas ahora como campamento".

El 5 de diciembre de 2008, la Diputación pone en manos del fiscal la documentación relativa al caso para que investigue el posible delito. Habiendo transcurridos varios meses, y en vista de que el fiscal jefe no da muestras de tener intención de denunciar un presunto delito, la Diputación decide tomar la iniciativa e interpone una querella contra los miembros de Lurmen SL Eliseo Gil y Óscar Escribano y el colaborador Rubén Cerdán, acusándoles de estafa y daños al patrimonio.

Asimismo, en mayo la empresa pública Euskotren y su filial Eusko Trenbide Sarea interponen sendas querellas contra Eliseo Gil e Idoia Filloy por estafa y daños. Contra Eliseo se demandan más de dos millones de euros, contra Idoia más de un millón, además de las penas de prisión que en su caso pudieran decretar los jueces.

Además hay que recordar que el cierre del yacimiento y la retirada del permiso de excavación por parte de la Diputación Foral de Álava tuvo como primera consecuencia el cierre de la empresa Lurmen SL, que daba empleo fijo a 10 personas, las cuales se hallaron sorpresivamente en el paro de la noche a la mañana.

Pero además de las consecuencias económicas y penales, lo más dramático para los arqueólogos defenestrados ha sido la destrucción de su reputación profesional y humana, ganada a pulso tras largos años de trabajo. De la noche a la mañana Eliseo Gil e Idoia Filloy pasaron de ser ejemplares y laureados arqueólogos a convertirse en pésimos profesionales y vulgares estafadores, sospechosos de falsificar las piezas. Una despiadada campaña mediática y el silencio de muchos han contribuido a ello.
Cuando todavía no se ha demostrado que uno solo de los grafitos sea falso, que personas como Eliseo e Idoia sean tratadas como vulgares delincuentes es totalmente vergonzoso; que la Administración, en este caso Diputación Foral de Álava, actúe de la manera que ha actuado clama al cielo. No hay más que compararlo con casos como el Guggenheim, donde realmente se han distraído millones.

Espero que la verdad salga a relucir lo antes posible y deje a cada cual en su sitio.
.........................
Comentario por Roslyn M. Frank el septiembre 14, 2009 a las 6:23pm
Buenos tardes a todos,

Ramón: Un comentario. Muy interesante la idea de organizar una mesa redonda, aunque tengo mis dudas sobre quienes estarían dispuestos a participar. De todas maneras, creo que valdría la pena explorar la idea un poco más. Por ejemplo, obviamente no podemos invitar a todos los actores de este drama. Así que tendríamos que decidir quienes serían los más indicados.

Y además, Ramón, tendremos que elegir a un moderador que no esté vinculado a ninguna de las partes.

A mi parecer, hay por lo menos tres grupos importantes: 1) los que apoyan la “historia oficial”; 2) los que no la apoyan o por lo menos tienen serias dudas sobre ella; y 3) los que han participado activamente en fomentar la discusión de la historia oficial y la actuación de los protagonistas principales de manera que el affaire no haya desaparecido totalmente de la psique colectiva. Estos son los actores han creado espacios en que hemos podido explorar todos los aspectos del affaire y a la vez han sido espacio que han reunido no solamente opiniones encontradas sino documentos, artículos de prensa, etc. que a veces son muy difíciles de hallar online. Aquí, obviamente, estoy hablando de la labor impresionante de la Dra. Canto por una parte y por otra el trabajo hecho por Koen.

Punto aparte: Los que pertenecen a tercera categoría también pueden pertenecer a las otras dos, o estar a caballo de ellas.

Luego, ¿no os parece fundamental señalar el formato que va a tener el encuentro, por ejemplo, ¿vamos a dejar que cada grupo elija un número reducido de los grafitos y óstraca que mejor apoyen su postura? Sea ésta en contra o a favor de la historia oficial. Ahora bien, aunque dudo mucho que la mesa redonda vaya a celebrarse, de todas maneras es un ejercicio muy divertido intentar seleccionar o adivinar cuáles serían los grafitos o óstraca elegidos por las dos partes para defender su postura en esta hipotética mesa redonda. Como es lógico no podemos montar nuestra mesa redonda hablando de 370 grafitos y óstraca a la vez. Tenemos que dejar entrar solamente a los mejorcitos del grupo, a unos cuantos que favorezcan más la postura de los participantes en cuestión.

¿Cuáles son los que más guerra han dado? En este sentido yo me apuntaría a elegir uno que otro ejemplo entre los grafitos euskéricos, por ejemplo, 15920 y 13397.

http://www.flickr.com/photos/elexpuru/3525791424/

http://www.flickr.com/photos/elexpuru/3525788070/

Si fuera yo a servir de moderadora de esta mesa redonda ficiticia (aunque estaría descalificada de antemano puesto que pertenezco en la segunda categoría y tal vez a la tercera también en menor grado), dejaría que cada grupo trajera tres pruebas, es decir, solamente tres grafitos o óstraca, pero luego haría algo que se hace a veces en EEUU para explicitar los meritos de cada parte: los papeles de los protagonistas serían invertidos. Los que se adscriben a la historia oficial, según se la expone el Orden Foral, tendrían que hablar a favor de la autenticidad de los grafitos o óstraca traidos a colación por la oposición, enumerando las razones por las cuales deben considerarse auténticos y luego lo mismo en el caso de los que no están de acuerdo con la versión de las cosas representada por el Orden Foral. Estos tendrían que recapitular las razones a favor de la no autenticidad de los grafitos o óstraca seleccionados por los que apoyen la historia oficial.

Esta clase de inversión de papeles se utiliza para averiguar hasta que punto los que participan en un debate dominen los argumentos de la oposición. Aquí estamos hablando de una estrategia que emplean a veces los “debate coaches” para asegurarse de que los van a participar en el concurso sepan defenderse bien. Si tienes que formular los argumentos del otro, aprendes mucho que luego te va servir para defender la postura que te toca defender en el debate oficial, o sea en el concurso ante un publico donde hay jueces que dan puntos según quienes han sido los que mejor han expresado su postura y rebatido los argumentos del otro equipo. Y obviamente, la inversión de papeles te ayuda mucho porque así llegas a saber hasta que punto dominas la lógica, argumentos, etc. de tu adversario.


En fin, ¿que os parece? ¿Alguien quiere votar por la inclusión de otros grafitos? ¿Organizar la estructura de la mesa redonda de otra manera? ¿Enumerar los actores de cada elenco?

Hasta pronto…
Comentario por María // el septiembre 15, 2009 a las 2:04am
pues a mí me parece interesante el planteamiento.
Comentario por Alicia M. Canto el septiembre 15, 2009 a las 8:14am
Buenos días. Aunque a veces me veo obligada a hacerlo ;-), no es de mi gusto el echar jarros de agua fría. Sin embargo, debo decir que para hacer este encuentro o debate que propuso Ramón, completa Roslyn (muy bien lo de defender lo contrario, de eso no hay en España mucha costumbre, por no decir ninguna), gusta a Mar y a alguno más que me olvide (lo siento), el momento también se pasó hace mucho.

Ahora mismo, con el tema en los juzgados y sin conocer aún varias de las pruebas y testigos que sin duda ha aportado la Diputación, ni yo misma (ya que se me ha citado gentilmente, gracias) ni creo que nadie del mundo académico, se pondría a debatir sobre el asunto. Por no mencionar la financiación del evento, que no sería ninguna fruslería. Dejando aparte algunos detalles más, lo veo inviable, pues. Saludos.
Comentario por Percha el septiembre 15, 2009 a las 3:25pm
Reproduzco parte del comentario que acabo de hacer en IIM:

"Me da la sensación de que el asunto para muchos está más que amortizado, que todo lo judicial no interesa, que se ve incluso como un ensañamiento injustificado. Creo que el aspecto académico está zanjado, que para la mayoría es así, aunque siempre habrá recalcitrantes, pero que no se desea, por lo general, ir más allá. Se considera suficiente que Lurmen haya salido de Veleia, que no sigan con sus excavaciones y que la carrera de los implicados quede irremediablemente dañada, ese sería el castigo. Es posible que tengan razón, quién sabe.

En todo caso creo que ya está casi todo el pescado vendido. Ahora se propone un encuentro entre “las partes”, pero nadie convence a nadie de nada. Es inútil. Podría aclararse definitivamente este asunto, estoy convencido de que es posible hacerlo, pero creo que pocos son los interesados en que esto ocurra, visto lo visto. Siempre me he negado ha considerarme parte ningún supuesto equipo. Para mi es un placer participar en el debate de este asunto. Yo aprendo mucho de todos los intervinientes, o casi todos, pero creo que mi participación en este y otros foros se va a reducir a intervenciones esporádicas, entiendo que el asunto, o yo, ya no da más de sí. Últimamente he escrito varios comentarios que luego no he publicado, me parecía que sólo servían para volver sobre los mismos puntos ya tratados una y otra vez, quizá con algún pequeño matiz novedoso.

Es posible que esto que escribo no sea más que una sensación momentánea debida al inicio de una nueva temporada de este culebrón, mezclada con la depresión postvacacional ;-) , pero es como me encuentro en este momento. En todo caso no se trata de una despedida si no de un descanso. El veneno es muy potente."


Continuaré siguiendo el debate, pero espero que mis intervenciones sean más espaciadas. Saludos.
Comentario por David Montero el septiembre 15, 2009 a las 5:52pm
Improbables mesas redondas entre "partes" con anómalas condiciones de intervención no van a sustituir lo que hace tiempo debería haberse hecho: presentar los hallazgos revolucionarios en un congreso de historia, arqueología, epigrafía o cualquier otra especialidad científica relacionada con los mismos.

Por el momento, lo único que tenemos que se parezca a un debate entre las partes es el cruce de escritos entre el Sr. Núñez y la Sra. Filloy. Por razones expuestas ya varias veces me parece que la última no sale bien parada. Aunque pueda concedérsele que algunas afirmaciones categóricas del Sr. Núñez sean dudosas y ella haya metido el dedo correctamente en la llaga, el score final cuenta ampliamente en su contra. No creo que la Sra. Filloy haya dado una explicación coherente que refute objeciones de peso (Deidre, cuore, calvario, Venus del Play Boy, etc., etc., etc.)

Pero lo que me parece grave es que el transcurso del proceso jurídico pueda aplazar sine die el irremplazable debate científico sobre la autenticidad de los óstraka. De tal manera que cuando una jueza dice que no considera que haya habido estafa hay quien lo interpreta como una reivindicación del trabajo arqueológico del Equipo Lurmen, cuando son cosas manifiestamente diferentes. Hasta los informes inexistentes de continuidad de pátina se pueden validar por este sistema. Sería mala cosa que el desenlace jurídico, en uno u otro sentido, sirviera para echar tierra sobre el asunto y dejarlo latente en el limbo de las falsificaciones fantasmagóricas que reaparecen de vez en cuando en la prensa de misterios junto a los OVNIs de Manises y la tumba de Alejandro Magno. O hay aportaciones significativas por parte de los querellantes (cosa que hasta ahora está por ver), o la cosa puede ser como me temo.
Comentario por Roslyn M. Frank el septiembre 16, 2009 a las 4:03am
Últimamente me he dado por repasar dos fuentes de información sobre el Affaire Veleia, Por una parte he vuelto a releer algunos de los comentarios de los foreros de TA y los comentarios encontrados en otros foros parecidos. Y por otra parte me he adentrado en el mundo variopinto de los informes de los expertos de la Comisión.

Y hay algo que no entiendo. Y este algo tiene que mucho que ver con la propuesta de Ramón y con el apoyo de mi parte que le presto.

Tal vez mis dudas y preocupaciones tienen que ver con el hecho de que vivo en EEUU donde tenemos un sistema de justicia diferente y por esto estoy acostumbrada a que hagan las cosas de otra manera. Y donde el primer paso en una investigación criminal, digamos, en la investigación de un homicidio, es que los investigadores se pongan a indagar y esclarecer exactamente qué es lo que ha pasado, p.ej., dónde encontraron el muerto, cuánto tiempo lleva muerto, y luego una vez que todas la evidencias físicas haya sido analizadas en laboratorios debidamente autorizados, pasan al tema del por qué, etc.: quién habrá querido matar al occiso.

Y para que la investigación siga adelante los que denuncian el crimen, en un principio tienen que ponerse de acuerdo y decirles a la policía quién es el occiso o por lo menos cuántos occisos hay.

A la vez, normalmente los científicos pueden determinar si los restos del difunto son recientes, digamos, modernos o medievales porque saben cómo practicar una autopsia o si no llaman a los forenses estilo CSI para asegurarse no solamente de la edad del occiso sino también de los detalles de dónde se encontró, entre escombros, cerca del hábitat de insectos de tal o cual especie, etc.

Dicho de otra manera, lo primero que hacen estos expertos forenses es examinar la evidencia física. Si los forenses para complacer a los denunciadores fueran a decir, no, gracias, no nos interesan estas pruebas físicas, y que a la vez fueran a insistir tajantemente en que nadie tocara ni un pelo del occiso, no durarían un día más en el puesto de trabajo.

Y si los que denuncian el crimen no pueden ponerse de acuerdo sobre el número de víctimas, unos diciendo que hay casi 400 y otros solamente unos 20 o 30, los detectives se preguntarían ¿qué estaban fumando éstos?

Y si los que denuncian el crimen no solamente no se ponen de acuerdo en cuanto a los hechos más elementales del supuesto crimen, sino que llegan a negar rotundamente a que los forenses se acerquen para examinar el cuerpo del muerto (o muertos), otra vez, por lo menos en CSI, se armaría un escándalo impresionante.

Y luego, si la denunciadora principal, o sea la persona que encabeza el grupo de denunciadores les explica a los detectives que les ha parecido mejor que cada cual haga y diga lo que quiera, aunque sean totalmente contradictorio los testimonios, … que esto no importa y adelante con el juicio…. Da igual si han muerto 400 o 20 en el mismo lugar. No importa si el supuesto crimen tuvo lugar en la Edad Media o después del año 2004 (esta última fecha según los cálculos aportados por el informe de dr. Lakarra). Bueno, les aseguro que este guión no lo aceptarían los de CSI jamás.

Y esto nos lleva a un aspecto verdaderamente ‘mind-boggling’ de esta denuncia. Además de no querer especificar el número de víctimas, de no ponerse ni querer ponerse de acuerdo sobre el cuándo, el dónde (en el yacimiento, en el laboratorio o en un taller en las afueras de Gasteiz), ni mucho menos sobre el cómo o el porqué del crimen, quieren hacerles creer a los de CSI que todos estos son aspectos del crimen que no importan.

Al leer los informes recogidos por la Comisión está clarísimo que los miembros de la Comisión no se hablaron entre sí o si lo hicieron cada uno iba a lo suyo sin preocuparse de si o no concordaba la conclusión o acusación que hacia con lo que decía el (o la) de a lado. Y esto en el siglo XXI cuando con todas las facilidades que aporta el correo electrónico habría sido muy fácil que la encargada de la Comisión exigiera, mínimamente, que intercambiaran opiniones para ponerse de acuerdo antes de hablar con la policía.

Pero, hablando seriamente, en mi humilde opinión no hubo forma de que se pusieran de acuerdo: no estaban de acuerdo ni antes ni después y además puesto que solamente uno de los miembros entregó su informe a tiempo o sea antes del 19 de noviembre simplemente no se molestaron en hacerlo. Así que dadas las circunstancias aun si uno que otro hubiera querido hacerlo, es decir, crear un frente unido, no habría podido hacerlo.

Ahora bien, entre los informes presentados, aun con atraso, uno que me ha llamado mucho la atención de la del profesor Lakarra, quien entre otras cosas ha expresado un silogismo de culpabilidad tan llamativo que aparentemente fue adoptado (antes o después) por la diputada LLL y/o por el sr. López quien redactó el Orden Foral: si uno es falso todos son falsos. O siguiendo con la analogía de CSI: si uno está muerto, todos están muertos aunque están vivos y coleando.

Y ahora a mi pregunta, y aun sin tener los credenciales de dr. Lakarra ni mucho menos los del dr. Gorrochategui, me atrevo a hacérsela. En nuestro debate virtual y estando presentes los dos filólogos, quisiera preguntarles si el uno está de acuerdo con lo que dice el otro. De hecho. Dr. Lakarra, como el proverbial Sherlock Holmes, hace un análisis detectivesco de los grafitos euskéricos que es verdaderamente impresionante y justo al final del escrito llega a la sorprendente conclusión (por lo menos para mí) de que el falsificador o falsificadores es/son unos euskaldunberris que no prestaron suficientemente atención a su maestro en clase y por eso incurrieron en tantos errores al falsificar los óstraca euskéricos (y supongo los otros 300+ más). Esta es una versión de los hechos.

La otra también propinada o por lo menos sugerida por el profesor Lakarra es que no fueron oficialmente estudiantes; no asistieron a clase en la UPV/EHU, o por lo menos no a las clases del propio dr. Lakarra.

La teoría alternativa que expone dr. Lakarra en la Coda de su informe (Parte V. “Coda sobre posible fecha y fuente de la falsificación de los óstraca eusquéricos veleyenses”, pág. 28-31), es que llegaron a conocer las ideas más recientes del dr. Lakarra sobre la etapa del pre-proto-euskera leyendo un resumen de ellas que apareció en el libro de Nuñez Astrain, Euskera Arcaico (véase págs. 219-224), publicado en diciembre de 2003 y que empezó a circular a principios de 2004, según las averiguaciones del dr. Lakarra. Esto significa que no más leer el resumen de la obra del profesor Lakarra y se pusieron como locos a falsificar los óstraca euskéricos y tal vez unos 300+ más para tenerlos listos para la compaña de 2005:

“Creo evidente que los indicios aquí apuntados han de ser tenidos en cuenta conjuntamente con otros arqueológicos y epigráficos a la hora de establecer la fecha de la falsificación; por lo que sé, las pruebas lingüísticas invitan a retrasar tal fecha hasta, al menos, comienzos de 2004. Teniendo en cuenta que piezas con supuestas inscripciones eusquéricas están datadas ya en mayo de 2005, constituye un acercamiento a la fecha de ''aparición" (¿en el subsuelo?, ¿en el laboratorio?) de las piezas y de la comunicación de tal hecho a personas ajenas al yacimiento muy superior al barajado anteriormente.” (Informe de dr. Lakarra, pág. 32).

Pero por desgracia los mismos euskaldunberris o el mismo euskaldunberri (u otros interesados) adoptaron las ideas de cómo reconstruir el pre-protoeuskera propuestas por el dr. Lakarra, pero equivocadamente porque las ideas suyas se refieren al pre-protoeuskera y no al proto-euskera, esta última siendo la reconstrucción del euskera que habría correspondido a la época de Veleia). ¡Qué tontos!

Y antes de terminar este opúsculo, tengo otra pregunta para el dr. Gorrochategui, Catedrático de Lingüística Indoeuropea y Director del Instituto de Ciencias de la Antigüedad de UPV/EHU, si es que decide asistir a nuestro evento: ¿está Ud. de acuerdo con las conclusiones del dr. Lakarra que nos hacen pensar que los que falsificaron los grafitos latinos pueden ser estos mismos euskaldunberris (o en el caso de asumir la participación de un solo asesino, el euskaldunberri) extraviados? O debemos pensar que el falsificador o falsificadores de los latinos pertenecía(n) a otra promoción de UHV/EHU, y/o por ejemplo a la sección de clásicas y/o que también habrían aprendido mal pero de otros libros?

Y dado que el detective Lakarra ha llegado a la conclusión de que los asesinos saben tanto sobre sus teorías --hasta supo este detective averiguar donde y como se enteraron de ellas--, tal vez valdría la pena revisar las bibliotecas de todos los implicados y por implicar a ver quien tiene una copia del libro de Núnez Astrain bien hojeado y con los reglones pertinentes debidamente subrayados.

¡Qué pena no poder hacerles la pregunta directamente a estos dos filólogos que han llevado la espada en alto durante tanto tiempo: ellos en el podio ante un nutrido público y yo sentadita con el micrófono portátil en la mano! Sin embargo, hay otra salida que le veo a este embrollo y es dirigirse la misma pregunta a los foreros, concretamente a los que al parecer más conocimientos tienen sobre el euskera, el proto-euskera, etc., es decir, a los más indicados, según mis investigaciones y a base de mis recientes viajes por el ciber-espacio con paradas en muchos foros y blogs que se ocupan de este tema.

Aunque llevan bastante tiempo calladitos en TA, sí que ha participado mucho en estos debates en el pasado. Me refiero a nuestros compañeros foreros de nombre Txatxi Piruli y Satorrotas. Tal vez me pueden decir si todos los lingüistas vascos o por lo menos los que se dedican a la lingüística histórica o la filología comparten la teoría o teorías expresadas por el dr. Lakarra en su informe y reproducidas aquí.

Y ahora me callo yo.
Comentario por David Montero el septiembre 16, 2009 a las 8:50am
Sr. Escribano, Sra. Frank:

Lo que hace anacrónica la Venus del Play Boy no es que sea pornográfica. Hasta los estudiantes de la ESO saben que hay pinturas pornográficas en Pompeya, por poner un caso. (Es casi lo único que aprenden de arte romano las criaturas). Lo anacrónico es la desproporción entre los atributos mamarios y la cintura de la moza. Como lo prueba el hecho de que, para encontrar paralelismos, la Sra. Filloy haya tenido que acudir a diosas cretenses e indias, lo que supone un salto geográfico y cronológico de tal magnitud que ningún historiador del arte avalaría. La Sra. Filloy tiene esta mala costumbre: buscar paralelismos entre los óstraka y cualquier cosa que se les parezca en cualquier circunstancia y cultura. Y añadir después "Why not?". Pues porque hay constantes iconográficas que, aunque admiten excepciones, no admiten tropocientas de golpe. Sobre todo cuando esas excepciones apuntan de manera clara a un tipo de representación del cuerpo femenino que sólo comienza a ser popular a partir de Rachel Welch y Ursula Andress, a unos esquemas de máscara teatral que sólo aparecen en el XIX, a unas vestimentas campesinas que son propias de las zarzuelas que montaba Tamayo, etc., etc., etc. Esto unido a las Proserfinas (esta me encanta), cuores, Deidres y demás, apunta directamente, mal que le pese a Dª Roslyn, en el sentido que han indicado algunos de los informes de la comisión: una falsificación bien reciente. Y que conste que ningún informe de la comisión dice, pese a lo que supone la Sra. Filloy de manera gratuita, que la haya hecho D. Eliseo y Dª Idoia, que esto parece ser cosa de los querellantes de la Diputación en todo caso, sino que es bien reciente. Lo que es lógico según sus premisas.

Y, vuelvo a repetir lo mismo. Ningún informe dice que todos los óstraka sean falsos (léase bien lo que lee, Dª Roslyn), sino que una vez constatado que son falsos más de dos docenas (Ud. se lo creerá o no que eso es otro tema), no hay manera de validar el resto de los que dicen haber aparecido en las mismas circunstancias. Porque la anomalía de haber encontrado esta acumulación de óstraka inverosímiles en unas cirunstancias (semisótano sospechoso) y sin ninguna explicación coherente (el pedagogo egipcio de religión gnóstica parece haber pasado a mejor vida), la sombra de la sospecha los tapa a a todos. Creo que en eso consiste el fundamento de la querella sobre daños al patrimonio que ha puesto la Diputación. Que de haber alguno verdadero la actuación negligente o culposa de los acusados ha dañado irremediablemente el resto.

Cierto que el Sr. Van den Driessche ha propuesto novedosos métodos de datación de incisiones. Como soy un lego en la materia me abstengo de juzgar su utilidad, salvo por unos cuantos distingos de lógica elemental que ya hice. Pero me siento bastante escéptico hasta que el Sr.Van den Driessche presente sus métodos ante un congreso de arqueometría y los vea refrendados. Porque hasta ahora lo único que he entendido de ellos es que justificó uno con un método que no tenía mucho que ver con lo que él proponía, puesto que se basaba en la datación del óleo, que no viene al caso en Iruña Veleia. Y recuérdese que cuando el Sr. Van den Driessche, en lugar de teorizar por su cuenta, preguntó a dos expertos cómo se databan las incisiones de un óstakon, le dijeron que casi imposible. Cosa que, con su natural optimismo, parece que olvidó después.

Y lamento comunicarle, Dª Roslyn, que los estudios de arqueología, iconografía, etc., tienen una metodología distinta de la de Sherlock Holmes o Hércules Poirot. Y lo lamento porque sería divertido pero menos serio. Y si los estudios, juntos o por separado, opinan que aquí ha habido una falsificación (y le recuerdo que a una falsificación o a una "broma pesada" es a lo que apuntan 9 de cada diez expertos consultados y me quedo corto) lo que toca hacer es discutir las razones que han tenido, no si el Sr. Lakarra es buen o mal detective o forense. Porque no lo es. O, ya que estamos en la fase judicial, si los abogados de los querellantes han tenido buenas razones para, basándose en esos informes, plantear sus acusaciones. Parece que de momento no salen bien parados estos abogados, pero estamos todavía en el primer paso de un proceso que se nos presenta como largo y tenso. Habrá que ir viendo.
Comentario por José Luis Santos Fernández el septiembre 16, 2009 a las 10:26am
He añadido a la documentación sobre el caso, una revisión del informe inicial de Dña. Idoia Filloy Nieva, con fecha 31 de diciembre de 2008, que constaba de 128 páginas, y que en esta nueva entrega se ve incrementado en casi 70 páginas, llegando a un total de 195, y que se subió a la web de Veleia.com el 7 de septiembre, aunque en él se hace constar que es una revisión del mes de agosto.

******

En relación al “INFORME SOBRE LOS MOTIVOS ICONOGRÁFICOS PRESENTES EN LOS DENOMINADOS GRAFITOS DE CARÁCTER EXCEPCIONAL, DEL CONJUNTO ARQUEOLÓGICO DE IRUÑA-VELEIA”. (Redactado por Giuliano Volpe Y Julio Núñez Marcén). Idoia Filloy Nieva

(Revisión de Agosto de 2009)

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más