Identifican en Matalascañas (Huelva) pisadas neandertales, las más antiguas del Pleistoceno superior

Huellas halladas en Matalascañas. / M.G. (Matalascañas)

El Grupo de Investigación RNM 276 Geociencias Aplicadas de la Universidad de Huelva ha identificado en el yacimiento litoral efímero descubierto en junio de 2020 en la playa de Matalascañas, en Almonte (Huelva), las pisadas más antiguas del Pleistoceno superior de todo el mundo.

Este hallazgo se ha realizado gracias a la investigación liderada por el catedrático de Paleontología Eduardo Mayoral (izquierda) en dicho yacimiento, el cual se publicará, en la prestigiosa revista Nature Scientific Reports, ha informado la Onubense en un comunicado.

Tal y como explica Mayoral "en una primera observación se detectaron un gran número de huellas fósiles de animales, pero tras una investigación más exhaustiva detectamos huellas de origen humano"; estas huellas, las más importantes del yacimiento, han sido pasadas por alto por otros equipos que lo han investigado.

Tras el descubrimiento y debido a su posible origen, el equipo se puso en contacto con investigadores de la Universidad de Río Negro en Argentina y del Museo de Historia Natural del Hombre Prehistórico (MNHN) de París que habían trabajado ya con otros yacimientos similares, corroborando que esas huellas evidenciaban la presencia de estos homínidos en la zona de Doñana.

Una de las huellas halladas junto al pie de un homo sapiens./ Mar Mateo

Según detalla Mayoral, "se han podido medir e identificar cerca de 90 pisadas de neandertales muy bien conservadas y de varios individuos".

A expensas de la datación oficial, Mayoral dice: "En una primera estimación se remonta a una época anterior a los 106.000 años, por lo que estamos ante un hallazgo muy importante ya que serían las pisadas más antiguas de la época para el Pleistoceno superior encontradas en todo el mundo, ya que lo más semejante encontrado en Europa es un yacimiento en Le Rozel, Normandía, que es unos 25.000 años más moderno".

Además, como confirma el investigador, en toda la Península no había ningún registro de pisada de neandertales, "sólo había una huella encontrada en Gibraltar, muy mal conservada y cuya datación no se corresponde con la época en la que habitaban los neandertales".

Modelo digital de una de las huellas de neandertal del yacimiento./ L. Alfonso Morales

"A partir de aquí, tenemos que seguir recabando más indicios, lo malo es que es una zona sujeta a la acción de las olas y las mareas y esto dificulta notablemente su estudio y observación ya que se encuentra cubierta por la arena de la playa salvo en contadas ocasiones", ha explicado Mayoral, a lo que ha añadido que "el yacimiento podría extenderse hasta la playa de Mazagón ya que hemos encontrado algunas huellas sueltas que apuntaban en esa dirección".

"Una vez que tengamos el mapa de las pisadas completo podremos ir afinando más sobre la composición del grupo, edades, incluso el sexo, e intentar deducir qué estaban haciendo. Ello podrá ser completado con la información que obtengan los arqueólogos".

Foto de una de las huellas. MG.

Además del hallazgo en sí, los miembros del equipo de la Onubense, han podido ya arrojar algunos datos significativos; el más más relevante es que no se trata de una zona de paso o de migración, sino que incluso se podría hablar de un asentamiento cercano: "En un primer análisis hemos observado que las huellas se han encontrado en la orilla de lo que antes era una especie de laguna desarrollada entre dunas, por lo que, seguramente, estaban pescando o cazando, ya que todo apunta a que sería, incluso una zona de marisqueo", ha explicado el investigador de la UHU. EFE

Fuentes: tn8.tv | huelvainformacion.es |  31 de enero de 2021

Visitas: 453

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el marzo 25, 2021 a las 1:03am

Vista general de la superfície con las pisadas de Neandertales en la Playa de Matalascañas (Huelva). Foto: E. Mayoral.

Un paseo por la playa de Doñana: así encontramos las primeras huellas de neandertales en la península ibérica

En el mes de junio del año pasado, un paseo por la playa de Matalascañas (Huelva) nos descubrió un escenario fantástico producido en este entorno hace más de 100.000 años. Los intensos temporales del invierno y la acción de unas mareas vivas dejaron al descubierto una extensa superficie pisoteada de algo más de 6.000 m². El yacimiento mostraba un enorme número de huellas fósiles muy bien conservadas (conocidas como “icnitas”) de grandes vertebrados, entre los que se identificaron uros, ciervos, jabalíes, elefántidos, cánidos y aves acuáticas (gansos, limícolas, entre otras). Sin embargo, este excepcional registro deparaba todavía otro gran descubrimiento, desapercibido entre tantas huellas de animales: la existencia de pisadas de origen humano.

Foto: Una imagen de las huellas halladas.

La importancia de las icnitas de Matalascañas

Cuando no hay registros de huesos o de dientes, la presencia de icnitas humanas es fundamental para conocer aspectos relacionados con la biología y el comportamiento de nuestros ancestros.

Las pisadas nos muestran una ventana abierta a ciertos momentos de su existencia que han quedado congelados en el tiempo. De este modo, las huellas proporcionan datos inestimables sobre el número de individuos que las realizaron y, sobre todo, de sus características biológicas (estatura, edad, masa corporal, sexo) e incluso biomecánicas (postura, marcha, velocidad).

Sin embargo, en el registro mundial, el número de yacimientos con este tipo de huellas sigue siendo relativamente infrecuente en comparación con los yacimientos arqueológicos o paleoantropológicos, especialmente los relacionados con los homínidos neandertales.

Este es el caso de la península ibérica, donde existen varias localidades con restos osteológicos (huesos) y tecnológicos (industria lítica) de neandertales. Por ejemplo, la costa de Arrábida en Portugal, las cuevas de Bajondillo y Abrigo 3 en Málaga y las cuevas de Vanguard y Gorham en Gibraltar. Solo una huella mal conservada ha sido citada en la Bahía del Catalán en Gibraltar, pero cuya atribución es dudosa, porque su edad (28.000 años) data de una época en la que los neandertales se habían extinguido en toda Europa.

Las pisadas de Matalascañas constituyen, por lo tanto, el primer registro indudable de huellas de homínidos neandertales encontradas en la península ibérica y que son, hasta la fecha, las más antiguas del mundo para el Pleistoceno superior (período comprendido entre 129.000 y 11.700 años). Las huellas tienen una edad anterior a 106.000 años, aunque estamos pendientes de las últimas dataciones porque probablemente serán muchos más.

Pisadas de homínidos neandertales de la Playa de Matalascañas. Diferentes tipologías. (1) M2020-14, (2) M2020-06, (3) M2020-15, (4) M2020-93, (5) M2020-02, (6) M2020-08, (7) M2020-12, (8) M2020-17 . Escala, 5 cm. E. Mayoral.

¿Qué sabemos?

Aunque son muchas más, se han podido identificar con seguridad hasta 87 huellas que quedaron impresas en una zona pantanosa al borde de una zona encharcada muy poco profunda que se situaría probablemente cerca de la línea de costa y al abrigo de incipientes cordones de dunas, en un contexto muy similar al actual.

El estudio de la forma y las dimensiones (la morfometría) realizado con las huellas completas ha permitido comprobar no solo que se corresponden con las características de los pies de estos antiguos homínidos, sino también establecer las características biológicas y sociales del grupo.

Así, se ha podido estimar la estatura correspondiente a 31 de las pisadas, de las cuales 7 huellas están asociadas a niños, 15 a adolescentes y 9 a adultos. Las 2 huellas más pequeñas corresponderían a una edad de aproximadamente 6 años, mientras que 11 huellas se encuentran en el límite entre los niños y los adolescentes.

Además, 5 huellas corresponden a estaturas entre 140 y 155 cm y se asociaron a adolescentes según el modelo estudiado. Sin embargo, también podrían haber sido realizadas por hembras neandertales adultas o por machos pequeños.

Reconstrucción idealizada. L.A.Morales.

¿Qué estaban haciendo?

Las pisadas se encuentran repartidas a lo largo de una franja en dirección NO-SE, al borde de lo que fue una zona inundada, probablemente estacional, y sin apenas adentrarse en el agua. Se orientan en su mayoría perpendicularmente a la dirección anterior, por lo que las hipótesis más factibles serían la caza, acechando animales en el agua. Probablemente no los grandes artiodáctilos (ciervos, jabalíes) o proboscídeos (elefantes), sino aves acuáticas o limícolas o incluso pequeños carnívoros, o bien la pesca o la búsqueda de moluscos y crustáceos.

La hipótesis de que fuera una zona de paso o formara parte de una ruta migratoria tampoco es descartable, si bien la posibilidad de un grupo transportando algún tipo de carga es difícil de identificar a partir de la sola morfología de las huellas.

Los análisis experimentales han mostrado que solo existe una pequeña variación en la longitud total de la huella (menos de un cm de media) cuando los individuos van con carga o sin ella. No obstante, la dirección dominante de estas huellas es SO-NE y no NO-SE, como cabría esperar si el grupo bordeara las zonas encharcadas y se moviera en paralelo a la costa.

Fuente: theconversation.com | 23 de marzo de 2021

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más