Hace 700.000 años ya había ocupación humana en las islas Filipinas

Los investigadores encontraron un yacimiento de hace 700.000 años en la isla filipina de Luzón, donde  homínidos desconocidos masacraron a un rinoceronte. Para evitar dañar los huesos, el equipo de arqueólogos los desenterró solo con palos de bambú. FOTOGRAFÍA DE THOMAS INGICCO

A lo largo del Cuaternario, Filipinas estaba formada por un grupo de islas separadas del continente por profundos brazos de mar. La presencia humana más antigua documentada hasta hoy en este archiélago se remontaba a hace 67.000 años y se atribuía a un Homo aff. sapiens.

Sin embargo, un equipo internacional de prehistoriadores, dirigido por Thomas Ingicco (izquierda), investigador del Museo Nacional de Historia Natural de París (Francia), en colaboración con el Museo Nacional de Filipinas, acaba de hallar evidencias de la presencia humana en el yacimiento de Kalinga, excavado desde 2014, hace unos 709.000 años. Esta antigüedad se ha obtenido mediante diversos métodos físico-químicos (resonancia del espín electrónico, desequilibrios en las familias del argón y el uranio, paleomagnetismo). El descubrimiento muestra que la primera ocupación es en realidad diez veces más antigua de lo que se pensaba hasta el momento.

Las excavaciones arqueológicas proporcionaron restos de fauna, incluyendo varano, tortuga, ciervo de Filipinas, Stegodon (un primo del elefante) y una especie de rinoceronte (Rhinoceros philippinensis) que se extinguió en este país hace al menos 100.000 años.

De este último animal se ha identificado un esqueleto casi completo encontrado en asociación con docenas de herramientas líticas talladas sobre yunque. Su carcasa muestra marcas de corte en las costillas y en las extremidades, así como de percusión en los huesos de una de las extremidades anteriores, resultado de la actividad antrópica y demuestran que estos animales fueron consumidos por los homínidos. Gema Chacón  (derecha), investigadora especialista en tecnología lítica del Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES), ha participado en el estudio del conjunto lítico del yacimiento.

¿Cómo llegaron los homínidos a las islas?

Todos estos descubrimientos arqueológicos constituyen una evidencia de la presencia humana muy antigua en la isla de Luzón, y cambian el conocimiento previamente establecido. Igualmente, plantean nuevas preguntas sobre los modos de colonización del sudeste asiático insular por parte de los homínidos.

Mientras que se sabe que los herbívoros pueden nadar largas distancias, y por lo tanto pudieron llegar a las Filipinas durante los períodos de bajo nivel del mar, esta hipótesis no es concebible para los humanos. ¿Un homínido, incluso anterior al Homo sapiens, podría dominar ya algún modo de navegación? O, por el contrario, ¿esta colonización sucedió accidentalmente por medio de viajes involuntarios sobre lenguas de tierra arrancadas de la costa después de un tsunami, un fenómeno raro, pero bien documentado?

Las excavaciones arqueológicas del sitio de Kalinga han sido financiadas principalmente por el Ministère de l’Europe et des Affaires Etrangères, National Geographic, LabEx BCDiv y la Société des Amis du Musée de l’Homme.

Fuente: SINC | 2 de mayo de 2018

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Filipinas: herramientas de piedra de hace 700.000 años apuntan a un pariente humano misterioso

Las herramientas de piedra halladas en Filipinas son anteriores a la llegada de los humanos modernos a las islas en aproximadamente 700.000 años, pero los investigadores no están seguros de quién las hizo.

Los relucientes artefactos, revelados el miércoles en Nature, fueron abandonados en la llanura aluvial de un río en la isla de Luzón junto al cadáver descuartizado de un rinoceronte. Los antiguos fabricantes de herramientas estaban claramente pescando. Dos de los huesos del rinoceronte están destrozados, como si alguien estuviera tratando de obtener y comer la médula de dentro. Las marcas de corte dejadas por las hojas de piedra cruzan las costillas y el tobillo del rinoceronte, una clara señal de que alguien usó herramientas para despojar al cadáver de la carne.

Foto: artefactos líticos procedentes de Kalinga, Filipinas.

Pero la antigüedad de los restos los hace especialmente notables: los huesos tallados probablemente tengan entre 631.000 y 777.000 años, con la mejor estimación de los investigadores llegando a los 709,000 años. La investigación, parcialmente financiada por National Geographic Society, devuelve la ocupación de Filipinas al origen conocido de nuestra especie, Homo sapiens. La siguiente evidencia más temprana de los homínidos filipinos proviene de la cueva del Callao, en Luzón, en la forma de  un hueso del pie de 67.000 años de antigüedad (abajo).

Foto: Muestra del hueso del pie del denominado "Hombre de Callao", de 67.000 años de antigüedad.

"Fue sorprendente encontrar un pueblo tan antiguo en Filipinas", dice el principal autor del estudio, Thomas Ingicco , arqueólogo del Museo Nacional de Historia Natural de Francia. Si bien los investigadores no saben qué primo arcaico nuestro asesinó al rinoceronte, el hallazgo probablemente causará revuelo entre las personas que estudian la historia humana en el Pacífico Sur, especialmente aquellos que se preguntan qué tan temprano llegaron los homínidos a Filipinas en primer lugar.

"Creo que el hallazgo es bastante espectacular", dice Michael Petraglia (derecha), un paleoantropólogo del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana, que no participó en el trabajo. "Si bien hubo  homínidos tempranos en lugares como Filipinas, hasta ahora no había ninguna buena evidencia".

Dataciones fiables

Varias de las islas habitables a través del Pacífico Sur han sido rodeadas por franjas de océano abierto, por lo que se pensó que los parientes antiguos de los humanos no podrían haber llegado a ellas sin saber cómo navegar.

Pero como dice el refrán, la vida encuentra un camino. En 2004, los investigadores dieron a conocer  al Homo floresiensis, el cual vivió en la aislada isla de Flores durante cientos de miles de años. En 2016, los investigadores también encontraron herramientas de piedra en Sulawesi, una isla al norte de Flores. Como National Geographic informó en ese momento, las herramientas de Sulawesi datan de al menos 118.000 años atrás, o unos 60.000 años antes de que llegaran los primeros humanos anatómicamente modernos.

Foto: Herramientas de piedra descubiertas en un yacimiento cerca de Talepu, en Sulawesi. ERICK SETIABUDI.

"Es muy, muy emocionante, ahora se está volviendo cada vez más claro que las formas antiguas de los homínidos podían realizar importantes travesías marítimas en aguas profundas", dice Adam Brumm (izquierda), un paleoantropólogo de la Universidad Griffith que estudia al Homo floresiensis.

En busca de sitios similares, Ingicco y el biólogo holandés John de Vos (derecha)   fueron a Kalinga, un sitio al norte de Luzón con una reputación de proporcionar huesos antiguos. Los investigadores habían encontrado huesos de animales y herramientas de piedra allí desde la década de 1950, pero esos restos diseminados no podían datarse. Para demostrar que los antiguos homínidos habían vivido en Kalinga, John de Vos e Ingicco necesitaban encontrar artefactos que aún estaban enterrados.

En 2014, el equipo cavó un pozo de prueba en Kalinga a unos dos metros y medio de profundidad. Casi de inmediato, los investigadores comenzaron a encontrar huesos que pertenecían a un rinoceronte extinto hace tiempo. Pronto descubrieron esqueleto entero, así como herramientas de piedra dejadas por sus carniceros.

Restos óseos de un rinoceronte en Kalinga, en la isla filipina de Luzón, con muestras de haber sido quebrados para acceder al tuétano.

Para obtener un rango de antigüedad del yacimiento, el equipo midió los sedimentos y los dientes del rinoceronte para ver cuánta radiación habían absorbido de modo natural con el tiempo. Además, midieron el contenido de uranio de uno de los dientes del rinoceronte, ya que ese elemento se descompone como un reloj en torio. En el barro alrededor de los huesos del rinoceronte también encontraron una mota de vidrio derretido debido a un impacto de un asteroide de hace aproximadamente 781.000 años.

"Hoy en día, es necesario que pruebe varios métodos para fijar las fechas, porque en el pasado, ha habido tantas fechas que han demostrado ser poco confiables", dice el coautor del estudio Gerrit van den Bergh (izquierda), sedimentólogo de la Universidad de Wollongong.

Los sospechosos inusuales

La lista de posibles fabricantes de herramientas incluye a los Denisovanos, un linaje fantasma de homininos conocidos por su ADN y un puñado de fósiles de Siberia. El principal candidato, sin embargo, es el homínido Homo erectus, ya que definitivamente se abrió paso en el sudeste asiático. La isla indonesia de Java tiene fósiles de Homo erectus que tienen más de 700.000 años de antigüedad .

El equipo de Ingicco sugiere que los carniceros pueden haber sido la versión de Luzon de Homo floresiensis, el cual puede haber descendido de una población de Homo erectus que terminó en la isla de Flores. Durante milenios, el Homo erectus pudo haber evolucionado para vivir de manera eficiente, en una isla libre de depredadores, reduciendo su propio tamaño, en un proceso llamado enanismo isleño.

En 2010, un equipo dirigido por Armand Mijares (derecha),  arqueólogo de Diliman de la Universidad de Filipinas, encontró el hueso del pie de la cueva Callao, que tiene medidas que se superponen tanto con humanos modernos como con Homo floresiensis. ¿Era estos homínidos de Luzón hobbit (Homo floresiensis), descendientes de los Homo erectus náufragos que llegaron cientos de miles de años antes? Es muy pronto para decirlo.

"No tenemos información sobre 600.000 años de prehistoria, así que hay que investigar más", dice Petraglia.

¿Cabalgando sobre la tormenta?

Quienes fueran los antepasados ​​de los fabricantes de esas herramientas pudieron haber tomado una de las dos rutas de migración hacia Filipinas, según el equipo de Ingicco: una ruta que va de oeste a este desde Borneo a Palawan, o una ruta que va de norte a sur desde China y Taiwán. Pero es una pregunta abierta cómo estos homínidos pudieron cruzar el océano abierto.

Es tentador pensar que nuestros primos extintos usaron botes rudimentarios: cuando las noticias de la Cueva del Callao aparecieron en 2010, algunos expertos atribuyeron su presencia a antiguos navegantes. Pero la idea todavía se considera descabellada. Los rinocerontes y las criaturas similares a elefantes también llegaron a Luzón, y claramente no construyeron barcos.

Tal vez los animales grandes y los ancestros de los carniceros viajaron accidentalmente a Luzón sobre masas flotantes de barro y plantas acuáticas arrancadas de las costas por grandes tormentas. Los tsunamis regionales también pueden haber llevado a algún aterrado Homo erectus por el mar. ¿Cómo se aferraron a los restos flotantes? Es posible que fueran saltando inadvertidamente de isla en isla.

"La dispersión del Homo erectus por el mar es accidental; no hay un 'destino manifiesto', no hay una trama", dice Russell Ciochon (izquierda), un paleoantropólogo de la Universidad de Iowa en Iowa City.

También hay preguntas pendientes sobre lo que sucedió entonces, y si los descendientes de estos primeros homínidos hicieron contacto con los primeros humanos modernos que llegaron a Luzón: "¿Nuestra especie se encontró cara a cara con estas criaturas? ¿Cuál fue la naturaleza de ese contacto?", se pregunta Brumm.

Estas y otras preguntas aún no se pueden responder, pero los investigadores dicen que el estudio de la historia humana en Luzón, y el Pacífico en su conjunto, está apenas comenzando.

Fuente: National Geographic | 2 de mayo de 2018

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

Hallan un hueso del pie que puede cambiar la historia de la coloniz... (04/08/2010)

Un nuevo hallazgo aumenta el misterio del 'hobbit' de Flores (14/01/2016)

Visitas: 402

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el mayo 13, 2018 a las 9:35pm

Los primeros de Filipinas

Si observamos un mapa actual de la distribución de tierras emergidas entre el Sudeste de Asia y Oceanía nos sorprende la gran cantidad de islas y la poca profundidad del mar que las rodea. En muchas de estas islas se han encontrado evidencias arqueológicas y paleontológicas de la presencia de homininos asignados a las especies Homo erectus y Homo floresiensis. Sorprende que los miembros de estas especies pudieran arribar a las islas bien nadando, bien navegando. Todo esto pudo ser innecesario, porque durante las épocas glaciales el hielo acumulado en los continentes produjo descensos de hasta 120 metros en el nivel del mar. La conexión de estas islas se conoce como continente de Sunda, unido al resto de Eurasia y separado por estrechos brazos de mar del continente de Sahul, formado en aquellos períodos fríos por Australia, Nueva Guinea y Tasmania.

 

Continente de Sunda. Fuente: Semantic scholar.

En medio de estos dos continentes quedaban algunas islas, como las Molucas, Flores, Sulawesi o Timor. Aunque relativamente lejos de Sunda, el archipiélago de Filipinas apenas estaba unido a este continente por dos estrechos cordones umbilicales durante las épocas glaciales. Sin embargo, hasta la fecha no se había constatado la posibilidad de que Homo erectus o alguna otra especie humana hubiera llegado tan lejos en su expansión por Asia. En 2010 se publicó la descripción de un metatarso humano hallado en el yacimiento de Callao (isla de Luzón), datado en unos 67.000 años y atribuido a Homo s.p.  Curiosamente, el metatarso es muy pequeño y los autores de la descripción de este hueso nos cuentan que su tamaño está en el rango de Homo habilis y Homo floresiensis.

 

Ahora sabemos que, mucho antes de esa fecha, la isla de Luzón estuvo habitada por algún ancestro de nuestra genealogía. Así nos lo han hecho saber en la revista Nature un grupo de investigadores liderados por Thomas Ingicco (Museo de Historia Natural de Paris) y Marian C. Reyes (Museo Nacional de Filipinas). Desde 2013, estos investigadores han explorado no más de 16 metros cuadrados del yacimiento de Kalinga, en el norte de Luzón. En uno de los niveles de este lugar, los investigadores han encontrado restos fósiles de varias especies de mamíferos asociadas a herramientas de piedra.

Herramientas de piedra del yacimiento de Kalinga. Fuente: Nature.

 

Por el momento no han aparecido restos humanos, siendo imposible aseverar que Homo erectus fuera responsable del descuartizamiento de un rinoceronte (Rhinoceros philippinensis), un elefante (Stegodon luzonensis), un ciervo (Cervus mariannus) y otros vertebrados más pequeños. Junto a los restos fósiles de estos animales han aparecido 57 instrumentos de piedra poco elaborados, además de 49 lascas y dos percutores. Todo ello indica que ciertos humanos prepararon en ese mismo lugar las herramientas y descuartizaron a sus presas. Las marcas producidas al cortar los tendones, aparecen por doquier en los huesos fosilizados del rinoceronte. Las herramientas son muy simples, sin un criterio aparente en su elaboración y sin retoques. Nada que sugiera su pertenencia al grupo de industrias líticas achelenses.

 

Las dataciones mediante resonancia paramagnética electrónica (ESR) y otros datos obtenidos por diferentes métodos arrojan una cifra de 700.000 años, con un rango de error de ±70.000 años para el nivel del que procede toda esa información.

 

Pero los resultados de este trabajo en Nature dejan muchas incógnitas, como indican los autores de la investigación. ¿Fue ciertamente un grupo de Homo erectus el que descuartizó el rinoceronte? ¿por qué no un grupo de denisovanos? -se preguntan los científicos que firman este trabajo- ¿Llegaron aquellos humanos hasta Luzón cuando las islas del actual archipiélago de Filipinas estaban unidas?, ¿o tuvieron que atravesar el mar para llegar hasta ese lugar? ¿Se produjo una evolución local de aquellos humanos de hace 700.000 años para dar lugar a otros humanos tan pequeños como los de la isla de Flores?

 

El hallazgo en el yacimiento de Kalinga abre un nuevo capítulo en la historia de la evolución humana. Un capítulo que sucedió en el extremo más oriental de Eurasia y que tuvo un desarrollo singular, por su conexión y desconexión intermitente de este continente durante el Pleistoceno. Los datos de estas regiones nos van llegando muy poco a poco, debido a la falta de excavaciones e investigaciones sistemáticas. Con paciencia, vamos descubriendo que ese capítulo de nuestra evolución tuvo que ser apasionante, precisamente por las características geográficas donde sucedió. La insularidad mantenida en el tiempo condiciona la evolución de todas las especies (incluidos los seres humanos), sometidas a las circunstancias cambiantes de aquellos laboratorios naturales.

Fuente: quo.es | 10 de mayo de 2018

 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más