Iruña Veleia y sus "revolucionarios" grafitos IX: El auto de apertura de juicio oral

La jueza finaliza la instrucción del caso Veleia. Atribuye delitos de daños y estafa a Gil y sus colaboradores

La magistrada pone fin a ocho años de instrucción con la ratificación de que los grafitos y piezas excepcionales supuestamente halladas en las excavaciones de Álava eran «falsas»

Fuente: Diariovasco.com | David González | Vitoria | 3 mayo 2017 

La jueza de Instrucción número 1 de Vitoria ha dado carpetazo este mismo miércoles a la instrucción de uno de los casos más veteranos del Palacio de Justicia alavés, el referente a la supuesta falsedad de las inscripciones halladas en cerámicas y grafitos encontrados en el yacimiento de Iruña Veleia por el equipo de Eliseo Gil, un caso que estalló en 2008 tras presentarse en sociedad piezas «excepcionales» y que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera. La magistrada ha puesto fin a la larga instrucción con un auto en el que ratifica las sospechas de falsedad de las piezas objeto de la investigación y abre la posibilidad de la apertura de juicio oral. Los investigados son Eliseo Gil, director de Lurmen, la empresa que gestionaba el yacimiento alavés; y sus colaboradores Óscar Escribano (geólogo) y Rubén Cerdán, uno de los más estrechos lugartenientes de Gil. La jueza les atribuye sendos delitos de daños continuados y de estafa continuada.

El caso de los grafitos supuestamente falsos de Iruña Veleia saltó a la luz pública en 2008 [sic], cuando un grupo de investigadores y expertos alaveses [sic] puso en duda los excepcionales hallazgos presentados en sociedad por el equipo de Eliseo Gil. No eran descubrimientos humildes. Se trataba de inscripciones en piezas que venían a revolucionar conceptos del cristianismo e incluso del euskera. Entre esas piezas, se presentaron un calvario (representación de la muerte de Cristo), que el equipo de Gil dató en el siglo III y de leyendas en euskera datadas en piezas de los siglos IV al VI, todo un hito en la historia de la lengua vasca.

Pero todo era, a juicio de la magistrada que ha investigado el caso, una burda mentira. En el auto, la jueza señala que la «falta de autenticidad de estos grafitos viene acreditada» por diversos informes del Instituto de Patrimonio de España y de la Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Culturales. «La trazabilidad de los fragmentos con grafitos no es demostrable y el tratamiento recibido no ha garantizado su integridad física necesaria para que los análisis sean concluyentes. Por motivos expuestos, los autores no pueden avalar la autenticidad de los grafitos», señalan estos informes.

La jueza desmonta también la serie de informes (tres) que los arqueólogos presentaron para avalar la autenticidad. Y atribuye igualmente un interés y un modus operandi a GIl y sus colaboradores. «Los encausados (…), puestos de común acuerdo y con el ánimo de obtener no solo un beneficio económico sino también prestigio y reconocimiento profesional (…) procedieron a realizar con diversos instrumentos inscripciones, entre otras en euskera, aplicando posteriormente y de manera intencionada un material de relleno para cubrir los trazados de los grafitos efectuados por ellos mismos». Una vez falsificadas las piezas, agrega la magistrada, las colocaron «de manera que fueran descubiertas después del lavado de los materiales por parte de los empleados de Lurmen». Por este motivo, añade, las piezas calificadas como excepcionales nunca fueron encontradas en los yacimientos, sino en el proceso posterior de lavado.

El caso estalló dos años después, cuando la Diputación alavesa, con la diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle al frente, decidió abrir una investigación pública sobre unos hallazgos cuya autenticidad ya había sido puesta en tela de juicio por expertos vinculados a la Universidad del País Vasco [sic] (1) La comisión científico-asesora de la institución foral ratificó las sospechas y el caso entró en vía judicial.

(1) El señor periodista olvida decir (o quizá no sabe) que esos dos expertos de la UPV (los Prof. Gorrochategui y Santos Yanguas) eran los mismos que en 2006 formaban parte del equipo de Eliseo Gil, y los que se presentaron con él ante la prensa a ratificar, con gran entusiasmo, la autenticidad de las piezas (junto con P. Ciprés y E. Knörr, aunque éste luego prefirió fecharlos en la Edad Media), y sobre todo "las «inequívocamente» en euskara" (Gara, 16-6-2006).

¡Peccata minuta que fueran los mismos! (y oficialmente fueron del Equipo Veleia hasta octubre de 2008). Que se olvidaran y se sepultaran aquel enorme bochorno y aquellas fotos y vídeos es lo que ellos y su "entourage" de la UPV se afanaron después en conseguir, y parece obvio que lo han conseguido, al menos de cara al gran público y a parte de la prensa. Pero aquí no nos olvidamos, porque su falta de profesionalidad en aquel momento crucial fue también culpable de que hayamos llegado hasta aquí, 11 años después.

Véase en TA el amplio dossier "El caso Iruña Veleia: Documentos y debates", desde el 8 de junio de 2006 hasta ahora mismo.

:::::::::::::::::

Nueve años desde que estalló el escándalo

El equipo de las excavaciones de Iruña-Veleia presentó como verdaderas unas inscripciones en piezas que revolucionaban la historia de Álava, del euskera y del cristianismo

 

Fuente: Diariovasco.com | SERGIO CARRACEDO | 3 mayo 2017 

El "caso Iruña-Veleia" ha concluido su instrucción tras más de 8 años. Cayó en manos de la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Vitoria en marzo de 2009, meses después de que una comisión de expertos de la UPV y de otras universidades españolas –entre los que se encontraban lingüistas, historiadores y arqueólogos– emitieran a instancias de la Diputación de Álava, propietaria del yacimiento, un informe acerca de las 450 piezas de origen romano halladas por los ahora encausados entre 2005 y 2006.

Los fragmentos contenían textos en latín y euskera, símbolos e iconografía cristianos y escenas cotidianas datados por sus descubridores entre los siglos II a V, lo que las convertiría en algo excepcional. El caso estalló en 2008 tras presentarse en sociedad estas «excepcionales» piezas que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera.

Sin embargo, los expertos universitarios dieron su dictamen en 2009. «Son falsos». Las inscripciones son «infantiles», «ilógicas», «inverosímiles» e «imposibles», argumentaron. La diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle, encargó el análisis de los grafitos después de que catedráticos como Gorrochategui y Lakarra hiciesen públicas sus dudas sobre la autenticidad de unas "ostracas" que se dieron a conocer al mundo en junio de 2005 [fue en 2006, la presentación de 2005 a la prensa había pasado desapercibida por falta de "pesos pesados", y de piezas en euskera].

Eliseo Gil e Idoia Filloy, socios de Lurmen, encargada de la excavación, fueron apartados de la gestión del yacimiento, aunque siguieron defendiendo la antigüedad de los grafitos y denunciaron una campaña de derribo «mediática y académica». También surgió la plataforma de apoyo SOS Iruña-Veleia, que organiza congresos y promueve estudios, artículos y foros. Y se sumaron a la defensa de la autenticidad de las piezas los colectivos Euskeraren Jatorria y Martin Ttipia.

Euskotren y Eusko Trenbide, patrocinadores de las excavaciones, se querellaron contra Lurmen, pero sus denuncias fueron archivadas. Sólo se ha mantenido la doble demanda presentada por la Diputación. Durante 2009 y 2010, Lurmen, que también entregó nuevos estudios, pidió a la juez analíticas de laboratorios internacionales. Se solicitó un peritaje a la Guardia Civil, pero ésta aludió falta de medios y el caso pasó a la Ertzaintza. En enero de 2014 técnicos del Instituto de Patrimonio Cultural de España determinaron que 35 piezas que analizaron «presentan suficientes anomalías como para que los grafitos que contienen sean considerados contemporáneos».

Los defensores de la autenticidad calificaron el documento como de «auténtico despropósito» y «atentado contra el sentido común y la arqueometría», y acusaron a los responsables del Museo de Arqueología de haber alterado «voluntaria o involuntariamente» las piezas en las que los técnicos del Ministerio encontraron restos de metales modernos como el acero inoxidable.

Con el cierre de la instrucción, se abre ahora el juicio oral por el presunto fraude de los hallazgos del yacimiento de Iruña-Veleia por presuntos delitos continuados de estafa y daños contra el patrimonio histórico causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento.

............................................

También de interés, ayer en EITB (añadido por S. Cuesta en el post VIII):

Abren juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de Iruña-Ve...

La magistrada cree "acreditado" que los responsables de la excavación falsificaron piezas para presentarlas como "extraordinarias".

Siguen más o menos la nota oficial, pero son los únicos hasta ahora en reproducir esto:

"...En el auto se indica que los daños causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento se pueden cuantificar en unos 600 euros por pieza. En su día, los responsables de la excavación aseguraron que se habían localizado entre 400 y 450 ejemplares "extraordinarios"." 

(A mi juicio se trata de una valoración económica sorprendente)

- La noticia apareció el mismo día 3 en otros medios, pero sin grandes novedades unos sobre otros:

ABC (de EFE): La jueza ve indicios de estafa y daños continuados en el caso de Ir...

Elperiodico.com: La juez abre juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de I...

...............................................

Nota final

He comenzado y terminado este post con dos de mis ostraka (pues epigráficamente éstos no son "grafitos", nombre con el que sin embargo se han quedado) veleianos favoritos, el de "Porky" y el de "Deidre", porque ambos contienen casi todas las claves, tanto arqueológicas como epigráficas e históricas, que son aplicables para demostrar la falsedad del conjunto.

Como epigrafista de larga profesión que, con su nombre y apellidos, dio en 2006 la primera voz de alarma en el portal Celtiberia.net, nada más aparecer las primeras y escasas fotos y a pesar de la euforia general, añadiendo a lo largo de días, meses y años diversas críticas, y muchas observaciones técnicas básicas (varias luego muy repetidas por todos, como el 14-6-2006 la del imposible "RIP" o la del también increíble "ANQUISES", con la "probabilidad estadística", tan usada por Gorrochategui cuando cambió de bando...) que apuntaban a una falsificación, y más bien torpe (lo que a su vez -con algún otro dato- alarmó a los "expertos" de la UPV, hasta hacerles vacilar, y luego cambiar de opinión y de acera), además de informar a algunas autoridades que no sabían dónde estaba Iruña-Veleia, o qué pasaba allí (habría tanto para contar...), espero que este auto termine por fin de aclarar un suceso tan lamentable, que ha hecho daño en primer lugar a la venerable historia del euskera, que no necesitaba de esto para una mayor antigüedad y más bien le perjudicó, como entendieron por fin muchos medios y periodistas abertzales, durante mucho tiempo entusiasmados con los supuestos hallazgos.

También a mí, que -dejando aparte tantos insultos gratuitos de los "veristas", pues no sólo defendí mientras pude el "wait and see" en favor de Eliseo Gil, sino que jamás le ofendí ni le insulté (como sí lo hicieron otros, y terriblemente)- nunca he querido más que que se llegara a la verdad, tras unas conocidas amenazas a mi familia en 2011 (también les pasó a otros), tuve que abandonar el tema casi del todo, y he sentido como un riesgo inasumible -y no para mí- cualquier pequeño comentario que añadiera. A todas estas cosas simplemente no hay derecho.

Tengo mis dudas de que el juicio se llegue a celebrar pero si ocurre será bueno, porque aún faltan, como he dicho muchas veces, testigos y datos que el gran público todavía no conoce.

Y en él Eliseo Gil e Idoia Filloy tendrían por fin la oportunidad de defenderse que tanto han reclamado.

Visitas: 92946

Comentario por Alicia M. Canto el febrero 18, 2020 a las 4:20am

Las sesiones previstas del juicio terminarán mañana (o sea, hoy) día 18.

Al seguir las noticias que ha ido produciendo sobre todo la prensa de Euskadi, ha sido muy instructivo comprobar el manto de silencio que se ha extendido (para ser exactos: que se lleva años extendiendo) sobre otras causas reales por las que estos hallazgos, presentados en Vitoria con enorme aparato mediático los días 8 y 15 de junio de 2006 y como "revolucionarios", consiguieron el alcance, la dimensión y el poder de convicción social que alcanzaron, convenciendo hasta el año 2008, no a todos, pero sí a prácticamente todo el mundo.

Causas que, aparte de la famosa "cápsula del tiempo", y de las muchas analíticas de prestigio que supuestamente se les habían realizado ya entonces a las piezas, no fueron otras que el presentarlas ante el mundo mundial avaladas y bendecidas por varios catedráticos y profesores de la propia UPV y de la Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia), a saber:

En aquel fastuoso cóctel oficial del Hotel Lakua, el día 8de junio, por Juan Santos Yanguas y Pilar Ciprés (con E. Gil e I. Filloy para las inscripciones en latín y las conclusiones en Historia Antigua), y el día 15, de nuevo junto a Eliseo Gil pero en el Museo de Vitoria, por Henrike Knörr (lamentablemente fallecido en abril de 2008) y Joaquín Gorrochategui para las inscripciones en euskera. Éstos, de forma algo apresurada y queriendo a toda costa ampliar su fecha desde el siglo III "hasta el VI", pero completamente seguros de su autenticidad, y ambos grandes expertos en euskera contando (al menos desde mayo anterior) con el pleno apoyo de su Departamento, sobrecogido y "sumido en un sueño", como se probaba también en el texto de esta conferencia de julio de 2006, de G. Lobera Revilla (aunque pronto desapareció de Internet).

La mejor prueba de que sin ellos aquella euforia no habría sido posible es que el año anterior, en 2005, Eliseo Gil y su equipo ya habían notificado a la prensa la aparición de 270 piezas (todas latinas y cristianas ("Una vajilla doméstica de la Veleia romana, con inscripciones de divinidades, juegos y dedicatorias..."), pero el hallazgo había pasado, como suele decirse, "sin pena ni gloria".

De ello es fácil deducir que, sin los óstraka en euskera, y sin el vital apoyo de los citados expertos de la UPV/EHU, nunca habríamos llegado hasta aquí, ni para lo bueno, ni para lo malo. Luego ellos mismos pasarían, sin mayores problemas, a ser los principales acusadores de Gil, y del fraude, ¡y hasta los primeros!, por ej. "Gu seguru gaude", entrevista a J. Gorrochategui y J. Lakarra en Berria, 6-3-2009, traducida aquí en TA (y a su final la verdadera última opinión de H. Knörr antes de morir, facilitada por su familia al periodista Alberto Barandiaran). Allá cada uno con su conciencia, la ética y la profesional (por ese orden).

Si de verdad nos gusta la Historia, es buscando y diciendo toda la verdad como se puede llegar a ella: Y quizá por eso conviene que al menos alguien la recuerde. O la vuelva a recordar de vez en cuando, para ser más exactos. Porque la "memoria histórica" de la sociedad es muy frágil, y mucho más cuando los medios de prensa contribuyen al olvido o, peor aún, potencian que todo se confunda.

Como tanto Celtiberia.net (hasta julio de 2008) como Terrae Antiqvae (el viejo en blogia, y el nuevo TA, desde septiembre de ese año) están repletos de documentos de prensa, datos, actas, fotos, comentarios, etc., que bastan y sobran para reconstruir la verdadera historia del "caso Iruña-Veleia", no me será preciso decir más.

Por esa razón sólo voy a enlazar por último el artículo que El País me invitó a publicar en noviembre de 2008, donde persisten varias de las claves que no será fácil encontrar, ni en este juicio, ni en los medios que con tanta desmemoria lo están retransmitiendo (de El Correo era fácil esperarla, pero no, por ejemplo, también de Gara).

Aquí dejo el enlace:

"La Epigrafía y los poderes de Internet" (sobre los hallazgos de Iruña-Veleia)

Buenas noches.

Comentario por Larra el febrero 18, 2020 a las 7:40am

Creo que tienes edad suficiente, Alicia, para sacudirte tan pesado manto de vanidad. Eso sí resulta de verdad aburrido. Dar vueltas continuamente a tu papel en el descubrimiento de la verdad sobre este asunto y de paso mostrar tus medallas, sin duda merecidas, que eso, pase lo que pase, no te lo va a quitar ya nadie. No como a Eliseo cuya profesionalidad demostrada también durante muchos años lleva más de una década en cuarentena gracias entre otras personas a ti. 

Habéis ayudado, incluso presionado, a que esto se haga mal, y me refiero a la negativa a realizar las pruebas que otros razonablemente consideraban que se debían hacer, y a que se diese un debate formal, equilibrado y sosegado, suscitando así dudas y sospechas entre muchos e incitando a la bronca inútil.

Es posible que las piezas sean falsas, Alicia, pero visto lo que hay y a falta de todo lo que habéis favorecido que falte se puede decir que no es imposible que sean auténticas.

Disfruta de lo conseguido.

Comentario por Percha el febrero 18, 2020 a las 8:48am

IRUÑA-VELEIA, MIKROSKOPIOAN

18/02/2020 BERRIA [Berria]



LAS PIEZAS DE VELEIA TENÍAN «RESTOS DE ACERO, ES UNA FALSIFICACIÓN ...

18/02/2020 EL CORREO [El Correo Español-El Pueblo Vasco (Ed. Álava)]

Comentario por Percha el febrero 18, 2020 a las 3:28pm

En Naiz:

Peritos calígrafos de la defensa concluyen que Gil no es el autor d...

La sesión de este martes en el juicio que se sigue en el Juzgado de lo Penal número 1 de Gasteiz se ha centrado en la prueba pericial aportada por la defensa de Gil, principal imputado para quien la Fiscalía pide cinco años y medio de cárcel por un delito continuado sobre el patrimonio histórico y otro de estafa en concurso con un delito de falsedad en documento público.

Entre los peritos que han declarado figuran dos que han elaborado un informe caligráfico para determinar la autoría de los grafitos encontrados sobre las piezas halladas en el yacimiento entre 2005 y 2006 bajo la dirección de Gil y que, según la Fiscalía, son falsos y los hizo el acusado con el objetivo de dotar a los restos de un «pretendido valor histórico-cultural-religioso que no tenían».

Han explicado que para elaborar su informe pidieron a Gil hacer un cuerpo de escritura sobre trozos de cerámica con un punzón y se grabó en vídeo. Compararon esas muestras, unas 30, hechas por Gil con un punzón y una máquina eléctrica con los grafitos supuestamente falsos y también con aquellos encontrados en piezas de ese yacimiento extraídas en 1949 y 1975.

En sus conclusiones los peritos establecen que la simetría, las curvaturas, la presión y la orientación de los trazos de las muestras hechas por Gil y los presuntos grafitos falsos son «completamente diferentes».

Sin embargo sí que han encontrado similitudes entre los grafitos encontrados en el periodo en que Gil dirigió la excavación y los hallados en piezas extraídas en ese yacimiento en excavaciones anteriores (1949 y 1975).

Durante el juicio varios arqueólogos que trabajaron en este yacimiento han puesto en duda la autenticidad de estos grafitos que, cuando se presentaron en público, en junio de 2006, fueron calificados de históricos, porque entre otras cuestiones, adelantaban al siglo III la aparición del euskara y la entrada del Cristianismo.

También los agentes de la Ertzaintza que investigaron el caso concluyeron que esta ha sido «una de las mayores falsificaciones y/o manipulaciones realizadas sobre materiales arqueológicos del mundo romano».

Restos metálicos

Ayer un geólogo del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) dijo que la falsificación en algunas piezas es «extremadamente burda» y explicó que en los análisis localizaron restos de acero común e incluso de acero inoxidable en los surcos de los grafitos, que atribuyó a un «instrumento moderno» como un clavo o cualquier punzón de laboratorio.

La defensa de Gil ha presentado un informe con el objetivo de contradecir ese estudio del IPCE, según el cual los restos de metal que un clavo deja al grabar sobre cerámica tienen un tamaño de más de 50 micras, cuando los restos de partículas de metales modernos encontrados en el estudio del IPCE son de un tamaño inferior a las 20 micras.

Está previsto que este miércoles las partes presenten sus conclusiones definitivas y que el juicio quede visto para sentencia.

Comentario por Percha el febrero 18, 2020 a las 3:29pm

En El Correo:

La Fiscalía añade el delito de falsedad documental contra Eliseo Gi...

El Ministerio Público rebaja a 291 las piezas supuestamente falsificadas en el yacimiento de Iruña Veleia. La defensa apuesta por la absolución para el arqueólogo y el «físico» Rubén Cerdán

De izquierda a derecha; el principal encausado, Eliseo Gil, y Rubén Cerdán. /Rafa Gutiérrez
De izquierda a derecha; el principal encausado, Eliseo Gil, y Rubén Cerdán. / Rafa Gutiérrez

La Fiscalía de Álava ha añadido un delito más contra Eliseo Gil, quien fuera director del yacimiento de Iruña Veleia y principal sospechoso de haber manipulado las piezas extraídas de su subsuelo y anunciadas como revolucionarias. En la penúltima sesión del juicio que se celebra en el Juzgado de lo Penal número 1, el Ministerio Público le ha acusado también de un delito de falsedad documental en documento oficial o privado (en referencia a los fragmentos adulterados). También está procesado por un delito continuado contra el patrimonio histórico y otro de estafa. La solicitud global de cárcel permanece inalterable; cinco años y medio para Gil.

El mayor cambio de esta penúltima jornada del proceso contra Gil y su colaborador Rubén Cerdán ha afectado al número de fragmentos supuestamente manipulados. De los 476 con que arrancó la causa el pasado lunes 3 de febrero, la Fiscalía ha rebajado el número de soportes manipulados a 291. Se trata de la misma cifra dada ayer por peritos del Instituto del Patrimonio Cultural de España.

De esta manera, y en caso de un fallo condenatorio, la responsabilidad civil reclamada al que fuera máximo responsable de Iruña Veleia pasaría de 285.600 euros a un mínimo de 102.600 euros por 171 piezas cerámicas. La valoración económica de las 120 restantes, correspondientes a otros soportes como vidrio o restos óseos, se deja al criterio de la magistrada de la sala.

Asimismo, y como alternativa a este planteamiento, el fiscal Álvaro Delgado ha anunciado otro delito. A su juicio, Gil pudo cometer un delito de comisión por omisión. Es decir, que sabía que todos los hallazgos formaban parte de un presunto engaño. Uno de los puntos claves de las once vistas orales ya celebradas ha sido estimar quién o quién manipularon los fragmentos extraídos de Iruña Veleia. Se considera que estas piezas, comprendidas entre el siglo III y el V, son reales, pero sus inscripciones fueron añadidas en la fase de lavado. La pregunta es por quién. Y Gil es el principal sospechoso de la adulteración.

Dos años y medio a Cerdán

Para el «físico» Rubén Cerdán, que se ha mantenido en un discreto segundo plano en todo el juicio, los cargos son los mismos que hace tres semanas. Se sospecha que presentó tres informes falsos sobre la autenticidad de los grafitos ahora en entredicho. Procesado por un delito de estafa, le reclaman dos años y medio de cárcel.

De manera paralela, y a partes iguales con Gil, se enfrenta a un posible pago de 12.490 euros a la Diputación de Álava, propietaria del yacimiento, por estos estudios.

La Diputación de Álava, personada como acusación particular, se ha adherido a los postulados fiscales. Aunque, en principio, su petición global de reclusión para Gil se eleva hasta los 7 años y medio. En el caso de Cerdán, sería algo más de un lustro.

Los dos abogados de la defensa, por su parte, ha solicitado la libre absolución para sus clientes.

Este proceso, que se desarrolla en el Juzgado de lo Penal número 1 de Vitoria, está considerado como «el mayor fraude de la arqueología moderna». Entre 2005 y 2006, Gil anunció el descubrimiento de piezas que adelantaban 600 años la primera prueba de palabras comunes escritas en euskera o el primer calvario cristiano.

Comentario por Percha el febrero 19, 2020 a las 3:39pm

EITB:

Las acusaciones del caso Iruña-Veleia tachan la falsificación de "c...

El Ministerio Fiscal y el letrado de la Diputación de Álava han mantenido sus acusaciones contra el exdirector del yacimiento romano de Iruña-Veleia Eliseo Gil por falsificar grafitos en una actuación "premeditada" que han calificado de "criminal", "barbaridad" y "aberración".

Álava "ha sufrido un daño irreparable en su patrimonio", ha resumido el letrado de la Diputación Foral durante la presentación de los informes finales de las partes en la última sesión de este juicio que arrancó el pasado día 3 en el Juzgado de lo Penal 1 de Vitoria-Gasteiz y que este miércoles quedará visto para sentencia.

Por el contrario, la defensa de Gil ha reclamado su absolución, dado que las pruebas y testimonios en su contra son "endebles" y "malintencionados".

La Fiscalía pide 5 años y medio para Gil como autor de un delito continuado sobre el patrimonio histórico y otro de estafa en concurso con el delito de falsedad en documento privado, con la alternativa de que el exdirector del yacimiento pueda ser considerado autor por omisión de esos delitos. La Diputación de Álava se ha sumado a esta alternativa introducida por la Fiscalía pero ha mantenido su solicitud de cárcel para Gil que asciende a 7 años y medio.

Fiscalía: "Gil tenía una situación de dominio sobre las piezas"

Durante su exposición el fiscal ha estimado que ha quedado probada la falsificación de 291 piezas en este yacimiento romano en base al "contundente" informe elaborado por el geólogo del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE) que calificó de "burdas" algunas de las "falsificaciones". También ha puesto en valor también la declaración de los arqueólogos que trabajaron en el yacimiento en el momento en que aparecieron los supuestos grafitos excepcionales y que de forma "muy tajante" aseguraron que nunca vieron piezas grafitadas en el momento de salir de la tierra y que todos ellos aparecían tras el lavado de las piezas.

El Fiscal ha mantenido su tesis inicial de que Gil es el autor de esos grafitos falsos pero ha indicado también que en este caso es "independiente" que él mismo los hiciera o que encargara a otros la falsificación.

Ha recordado que Gil tenía una situación de "dominio" sobre las piezas como responsable del yacimiento y que, a pesar de que colaboradores suyos le instaron a verificar esos hallazgos, él "no hizo nada" y en una "huida hacia adelante" los presentó en público en 2006 como históricos porque, entre otras cosas, adelantaban al siglo III la aparición del euskera y la entrada del Cristianismo. Para la Fiscalía esa forma de actuar demuestra que estaba al tanto de esas falsificaciones.

Los dos acusados durante la sesión de hoy. Foto: EFE

Diputación de Álava: "Nadie podía esperar que se cometiese una barbaridad" 

En la misma línea se ha manifestado el letrado de la Diputación alavesa quien ha asegurado que la autoría de Gil "es clara, clarísima, de propia mano" y lo ha acusado de actuar de forma "premeditada", mediante "actos y omisiones".

Ha remarcado que los arqueólogos que trabajaron con él han insistido en el juicio en que "avisaron por activa y pasiva" de que el método de trabajo era "incorrecto" y Gil no hizo nada.

"Nadie podía esperar que se cometiese una barbaridad" así, y además por parte de quien tenía la responsabilidad del yacimiento, ha añadido el letrado de la acusación particular.

"No hay ninguna duda en la burda falsedad de los grafitos", ha zanjado el letrado quien ha asegurado asimismo que "se falsificó tanta cantidad y había tanta prisa" que incluso se "repararon los errores", al recordar que los grafitos incluían letras que no existían en el alfabeto romano arcaico, como la Y que fueron convertidas en X, según explicó el geólogo del IPCE.

La acusación particular ha asegurado además que existe "prueba plena y múltiples indicios", que son "apabullantes", de que Gil es el autor de esos grafitos falsos.

Las dos acusaciones han echado por tierra la capacitación y los informes elaborados por el otro procesado en la causa, Rubén Cerdán, para acreditar la autenticidad de los grafitos, que han calificado de "pura literatura". El Ministerio Público pide dos años y medio de cárcel para este por estafa y la Diputación tres años y nueve meses.

"Los dos juntos han dañado el patrimonio por acción o por omisión" y se han beneficiado económicamente, ha asegurado la acusación particular.

--------------------------------

Naiz:

Iruña-Veleia; «falsificación criminal» para las acusaciones, «cuent...

Araba «ha sufrido un daño irreparable en su patrimonio», ha resumido el letrado de Diputación durante la presentación de los informes finales de las partes en la última sesión del juicio por la supuesta falsificación de los grafitos del yacimiento de Iruña-Veleia.

La Fiscalía pide cinco años y medio para Gil como autor de un delito continuado sobre el patrimonio histórico y otro de estafa en concurso con el delito de falsedad en documento privado, con la alternativa de que el exdirector del yacimiento pueda ser considerado autor de esos delitos por omisión.

La Diputación de Araba se ha sumado a esta alternativa introducida por la Fiscalía, pero ha mantenido su solicitud de cárcel para Gil que asciende a siete años y medio.

Durante su exposición, el fiscal ha estimado que ha quedado probada la falsificación de 291 piezas en este yacimiento romano en base al «contundente» informe elaborado por el geólogo del Instituto del Patrimonio Cultural de España (IPCE), que en su testimonio en el juicio habló de «burdas» falsificaciones y aseguró que se localizaron restos de acero común e incluso inoxidable en los surcos de los grafitos.

Ha puesto en valor también la declaración de los arqueólogos que trabajaron en el yacimiento en el momento en que aparecieron los supuestos grafitos excepcionales y que de forma «muy tajante» aseguraron que nunca vieron piezas grafitadas en el momento de salir de la tierra y que todos ellos aparecían tras el lavado de las piezas.

El fiscal ha mantenido su tesis inicial de que Gil es el autor de esos grafitos falsos, pero ha indicado también que en este caso es «independiente" que él mismo los hiciera o que encargara a otros la falsificación.

Las dos acusaciones han echado por tierra la capacitación y los informes elaborados por el otro procesado en la causa, Rubén Cerdán, para acreditar la autenticidad de los grafitos, que han calificado de «pura literatura». El Ministerio Público pide dos años y medio de cárcel para este por estafa, y la Diputación tres años y nueve meses.

Las defensas piden la absolución

La defensa de Eliseo Gil, quien pide la absolución de su cliente, ha calificado de «cuento infantil» la acusación, y ha recordado que el objetivo de esta excavación no era el de encontrar grafitos y que por lo tanto Gil no tenía presión en ese sentido por parte de la empresa que subvencionaba el proyecto, Euskotren. «Por lo tanto, ¿cuál es el móvil para falsificar?», se ha preguntado.

«No hay móvil, ni un mínimo indicio, es totalmente absurdo pensar que Gil se ponga a falsificar. ¿A quién se le puede ocurrir falsificar 291 piezas?», ha añadido.

Ha censurado los testimonios «malintencionados» de arqueólogos que han declarado en el juicio y que ahora han «intentado sembrar dudas» cuando entonces ninguno se quejó ante la Diputación de Araba, propietaria del yacimiento.

Ha remarcado que existe debate científico sobre estos grafitos, con informes tanto a favor como en contra de su autenticidad, y ha censurado que se impute ahora a Gil una comisión por omisión, preguntándose cuántos profesores e investigadores tendrían que estar entonces sentados en el banquillo de los acusados. Ha considerado que la Fiscalía pretende así «eludir que no se ha podido acreditar que Gil es el autor de las falsificaciones».

Asimismo, ha criticado que hayan transcurrido más de diez años desde que terminó la instrucción.

La abogada de Cerdán, que reclama su absolución, ha censurado la «penuria» de los elementos probatorios en su contra y la «mala fe» observada. Ha recalcado que Cerdán es físico por la universidad de Tel Aviv, que ha llevado a cabo los informes que se le pidieron y que las acusaciones no han probado que no sea así.

Gil: «Sufrir infinitamente»

En su turno de última palabra, Eliseo Gil, ha declarado que al inicio del juicio entró en la sala «con dos convicciones de la mayor firmeza; la primera mi inocencia y la segunda mi confianza en la Justicia. Con esas dos convicciones totalmente presentes salgo también de esta sala».

Gil ha reconocido que este juicio le ha supuesto «sufrir infinitamente» y que en él ha visto cómo se presentaba una parte importante de su vida profesional y de su vida en general como una «burda caricatura de lo que fue».

Rubén Cerdán no ha querido añadir nada más a lo expuesto por su abogada. El juicio ha quedado visto para sentencia.

Comentario por Borroconis el febrero 19, 2020 a las 4:36pm

La aparente asepsia de Cerdán durante el juicio comparada con lo que ha soltado por las redes es de estudiar. Bueno, es de entender, pero qué pena que no lo hayan investigado más.

Comentario por Percha el febrero 20, 2020 a las 8:49am

IRUÑA-VELEIA, EPAIAREN ZAIN

20/02/2020 BERRIA [Berria]



FISCALÍA Y DIPUTACIÓN CONCLUYEN QUE GIL Y SU SOCIO TENÍAN «UN PLAN ...

20/02/2020 EL CORREO [El Correo Español-El Pueblo Vasco (Ed. Álava)]


Comentario por Percha el febrero 20, 2020 a las 8:51am

La Fiscalía y la Diputación de Álava mantienen en el final del juic...

El acusado, el arqueólogo Eliseo Gil, insiste en su inocencia y su abogado alimenta la existencia de una teoría de la conspiración Las piezas romanas "excepcionales" de Iruña-Veleia tenían restos de acero inoxidable, inventado en el siglo XX


Pieza extraída en Iruña-Veleia con una supuesta representación de la última cena

Pieza extraída en Iruña-Veleia con una supuesta representación de la última cenaELDIARIONORTE.ES




Visto para sentencia. La magistrada Isabel María Díez Pardo tiene ya sobre la mesa todos los elementos para resolver sobre las supuestas piezas “excepcionales” del yacimiento romano de Iruña-Vel.... Aparecieron en 2005 y 2006 y se publicitaron como joyas que iban a cambiar la historia del cristianismo y del euskera y que incluso contenían jeroglíficos de la época dorada de Egipto. Acusado de daño patrimonial –o alternativamente de falsedad- y de estafa porque los soportes de las inscripciones y dibujos eran originales del siglo III, el responsable de las excavaciones, Eliseo Gil, termina tres semanas de juicio como las empezó, exponiéndose a un máximo de siete años y medio de prisión, si bien la sanción económica se ha modulado porque la estimación final de las piezas aparentemente manipuladas sería de 291 y no de 476. En el juicio se ha escuchado por boca de la Ertzaintza que podría s.... También que eran piezas “burdas” por su contenido y errores de bulto. Gil, hasta el final, ha mantenido su inocencia. Su letrado, además, ha alentado la teoría de la conspiración y ha criticado la “fuerza” política, social y mediática que quiere tapar un supuesto tesoro histórico.

En la última sesión del juicio se han escuchado las conclusiones de todas las partes, dos acusaciones, Fiscalía y Diputación de Álava –que inició la investigación al ser la titular de Iruña-Veleia- y dos defensas –la de Gil y la de Rubén Cerdán, a quien contrató el arqueólogo para que hiciera informes que validaran los hallazgos y que se enfrenta a una petición menor de cárcel-. Ha abierto fuego la Fiscalía, que no tiene dudas de que existió una falsificación. Sin embargo, ante la posibilidad de que no quede acreditada con pruebas concluyentes la autoría de Gil, ha planteado una doble vía para lograr una condena y ha introducido la posible responsabilidad por “omisión”. “No hace falta demostrar que ha hecho personalmente las inscripciones para llegar a la conclusión de que es el autor. Tanto es autor quien falsifica como quien se beneficia si tiene dominio del acto. Por su posición de director del yacimiento, tenía contacto y acceso a las piezas. Si no hubiera sido él el autor, lo que le recomendaban era que cambiara el método. Lejos de ello, inició una huida hacia adelante. Eso demuestra que estaba totalmente al tanto lo que estaba ocurriendo con las piezas”, ha argumentado el fiscal Álvaro Delgado, que junto a Andrea Suárez ha llevado el caso.

Más agresivo en el tono ha sido el letrado de la Diputación, Francisco Javier Villarrubia. También es más dura su petición de penas, siete años y medio frente a los cinco años y medio que demanda el ministerio público. “Nadie podría esperar que se cometiese tal barbaridad en un yacimiento arqueológico con una remuneración importantísima de 3,7 millones de euros”, ha dicho en el arranque de su alegato. “La autoría es clara, clarísima. Y de propia mano. Es una acción que está premeditada. El señor Gil concibe hacer esto y lo lleva a cabo mediante actos y omisiones. Existe prueba plena y múltiples indicios con los que se puede armar una sentencia de condena”, ha dicho Villarrubia, que ve “clavadas” las inscripciones y dibujos de las piezas respecto a la prueba “indubitada” que ha servido de comparación estos años, la reproducción de una letrina con garabatos y grafitos realizados por Gil.

Ambas acusaciones han coincidido en rechazar que se haya vulnerado la cadena de custodia y que los informes -que son numerosos y de diferentes especialistas- que apuntan a la falsedad no hayan analizado las piezas tal y como se presentaron públicamente en 2005 y 2006. En este sentido, el análisis más concluyente es el del Instituto de Patrimonio Cultu..., que ha encontrado restos de metales modernos en los surcos de las inscripciones que rompen la pátina que se acumula con el paso de los siglos. Además, hay evidencias de que las frases aparentemente antiguas que quedan incompletas por la rotura de su pieza de soporte no continúan cuando se junta la parte contigua. En otros casos hay rastros de grabado en los cantos, cuando aparentemente la rotura tendría que haber sido posterior a las inscripciones. Da hasta “vergüenza” los “millones” que ha habido que gastar para analizar las piezas y comprobar su falsedad a pesar de lo “burdo” de algunas de ellas, según la Diputación.

Ante las dudas que ya suscitaban las piezas en origen –los hallazgos aparecían siempre en el lavado y arqueólogos que trabajaban para Gil han declarado que nunca vieron las inscripciones extraordinarias al extraer las piezas-, se encargaron informes al coacusado, Rubén Cerdán. Fueron tres dictámenes. Los dos primeros se pagaron con dinero público, unos 12.000 euros. Concluyen que son piezas auténticas. Pero las acusaciones subrayan que ni Cerdán tenía titulación ni capacitación para hacer las pruebas y que tampoco se llegaron a hacer los exámenes de pátinas. Parte de los informes están aparentemente plagiados de datos de una empresa alemana, concretamente de un informe de ejemplo de un software. “Los dos juntos, con un plan preconcebido, han dañado el patrimonio y han estafado, porque han sacado dinero de ello”, ha remachado el letrado de la Diputación.

La abogada de Cerdán ha querido desvincularse de lo ocurrido en Iruña-Veleia y ha indicado que su cliente simplemente recibió un “encargo” de Lurmen, la empresa de Gil, y que la titulación es indiferente en este juicio porque no está sobre la mesa el delito de intrusismo. Cerdán –ha seguido- realizó un trabajo de “consultoría” y, a partir de ahí, entiende que la “interpretación” de los resultados y si se usaron o no para validar una falsificación es ajeno al consultor. Además, ha indicado que los 12.000 euros percibidos por los informes son sólo el 0,3% de los 3,7 millones de presupuesto de Lurmen, lo que a su juicio prueba que no hubo ni un plan ni un ánimo de lucro ilícito. “Es el abono de un servicio. Simple y llanamente”, ha concluido la abogada, que ha criticado el tono burlón con el que se ha dirigido a ella el abogado de la Diputación, quien a su vez ha protestado por el tono faltón de las defensas.

Ertzaintza: En Álava se dio la mayor falsificación de un yacimiento romano

Eliseo Gil, con alguno de sus allegados en el Palacio de Justicia EFE



Más extenso ha sido el alegato final de Javier Martínez de San Vicente, defensor de Gil. A pesar de considerar que no hay “ni un solo argumento o indicio” que demuestre la falsedad de las piezas y mostrarse aparentemente tranquilo de que llegará una sentencia absolutoria sí o sí, ha vuelto a pedir la “nulidad” total del procedimiento. ¿Cuál es el temor de que la magistrada pueda valora las pruebas si ninguna lleva a pensar que los hallazgos arqueológicos de Iruña-Veleia no sean verdaderos? Incluso, como tercer as en su manga, ha hablado del principio de ‘in dubio pro reo’, es decir, que si hay dudas razonables de la autoría de las piezas no puede condenarse a nadie, sin que quepa la interpretación "por omisión" de la Fiscalía.

“En 28 años de ejercicio de este letrado, no he visto menor rigor jurídico” como en este caso, ha añadido el letrado de Gil. Sin embargo, no hace tanto, en la misma sala de vistas, otro abogado, el de Alfredo de Miguel (ex ‘número dos’ del PNV de Álava), dijo lo mismo de aquel procedimiento, que acabó en duras condenas por corrupción política. Lo llegó a comparar con un asunto de Cuarto Milenio, el programa de.... También entonces se vertieron muchas críticas a la investigación y se esbozaron todo tipo de teorías sobre la cadena de custodia de las pruebas, pero la Audiencia de Álava ratificó que la instrucción había sido riguro....

Al término de los alegatos, su señoría ha dado un último turno de palabra a los acusados. Cerdán ha declinado el ofrecimiento pero Gil sí que ha realizado algunas consideraciones. “He acudido [a este juicio] con una gran curiosidad, prácticamente científica, y algo he aprendido. Ha supuesto sufrir infinitamente: he visto representar mi vida profesional como una burda caricatura de lo que fue. Pero entré en la sala con dos convicciones, mi inocencia y mi confianza en la Justicia. Con esas dos mismas convicciones salgo de esta sala”, ha solemnizado. Las personas que le han acompañado en estos días de juicio le han regalado un último abrazo de apoyo, algunas de ellas entre lágrimas.

Comentario por Jose de Teresa el febrero 20, 2020 a las 1:46pm

Un verista integral me ha dicho que el 'porky' podría representar una osa. Veo que esta salida permite explicar la presencia de una flecha. Pero al mismo tiempo ¿se nos pide admitir un oso con esa jeta y esa pata trasera? ¿Y qué decir de la pezuña hendida? En fin, no consigo creerlo aún esforzándome. Para mí claramente es un cerdo, ni siquiera un jabalí descolmillado. Entonces ¿qué puede decirse de la flecha? Es pregunta. 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más