Iruña Veleia y sus "revolucionarios" grafitos IX: El auto de apertura de juicio oral

La jueza finaliza la instrucción del caso Veleia. Atribuye delitos de daños y estafa a Gil y sus colaboradores

La magistrada pone fin a ocho años de instrucción con la ratificación de que los grafitos y piezas excepcionales supuestamente halladas en las excavaciones de Álava eran «falsas»

Fuente: Diariovasco.com | David González | Vitoria | 3 mayo 2017 

La jueza de Instrucción número 1 de Vitoria ha dado carpetazo este mismo miércoles a la instrucción de uno de los casos más veteranos del Palacio de Justicia alavés, el referente a la supuesta falsedad de las inscripciones halladas en cerámicas y grafitos encontrados en el yacimiento de Iruña Veleia por el equipo de Eliseo Gil, un caso que estalló en 2008 tras presentarse en sociedad piezas «excepcionales» y que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera. La magistrada ha puesto fin a la larga instrucción con un auto en el que ratifica las sospechas de falsedad de las piezas objeto de la investigación y abre la posibilidad de la apertura de juicio oral. Los investigados son Eliseo Gil, director de Lurmen, la empresa que gestionaba el yacimiento alavés; y sus colaboradores Óscar Escribano (geólogo) y Rubén Cerdán, uno de los más estrechos lugartenientes de Gil. La jueza les atribuye sendos delitos de daños continuados y de estafa continuada.

El caso de los grafitos supuestamente falsos de Iruña Veleia saltó a la luz pública en 2008 [sic], cuando un grupo de investigadores y expertos alaveses [sic] puso en duda los excepcionales hallazgos presentados en sociedad por el equipo de Eliseo Gil. No eran descubrimientos humildes. Se trataba de inscripciones en piezas que venían a revolucionar conceptos del cristianismo e incluso del euskera. Entre esas piezas, se presentaron un calvario (representación de la muerte de Cristo), que el equipo de Gil dató en el siglo III y de leyendas en euskera datadas en piezas de los siglos IV al VI, todo un hito en la historia de la lengua vasca.

Pero todo era, a juicio de la magistrada que ha investigado el caso, una burda mentira. En el auto, la jueza señala que la «falta de autenticidad de estos grafitos viene acreditada» por diversos informes del Instituto de Patrimonio de España y de la Escuela de Conservación y Restauración de Bienes Culturales. «La trazabilidad de los fragmentos con grafitos no es demostrable y el tratamiento recibido no ha garantizado su integridad física necesaria para que los análisis sean concluyentes. Por motivos expuestos, los autores no pueden avalar la autenticidad de los grafitos», señalan estos informes.

La jueza desmonta también la serie de informes (tres) que los arqueólogos presentaron para avalar la autenticidad. Y atribuye igualmente un interés y un modus operandi a GIl y sus colaboradores. «Los encausados (…), puestos de común acuerdo y con el ánimo de obtener no solo un beneficio económico sino también prestigio y reconocimiento profesional (…) procedieron a realizar con diversos instrumentos inscripciones, entre otras en euskera, aplicando posteriormente y de manera intencionada un material de relleno para cubrir los trazados de los grafitos efectuados por ellos mismos». Una vez falsificadas las piezas, agrega la magistrada, las colocaron «de manera que fueran descubiertas después del lavado de los materiales por parte de los empleados de Lurmen». Por este motivo, añade, las piezas calificadas como excepcionales nunca fueron encontradas en los yacimientos, sino en el proceso posterior de lavado.

El caso estalló dos años después, cuando la Diputación alavesa, con la diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle al frente, decidió abrir una investigación pública sobre unos hallazgos cuya autenticidad ya había sido puesta en tela de juicio por expertos vinculados a la Universidad del País Vasco [sic] (1) La comisión científico-asesora de la institución foral ratificó las sospechas y el caso entró en vía judicial.

(1) El señor periodista olvida decir (o quizá no sabe) que esos dos expertos de la UPV (los Prof. Gorrochategui y Santos Yanguas) eran los mismos que en 2006 formaban parte del equipo de Eliseo Gil, y los que se presentaron con él ante la prensa a ratificar, con gran entusiasmo, la autenticidad de las piezas (junto con P. Ciprés y E. Knörr, aunque éste luego prefirió fecharlos en la Edad Media), y sobre todo "las «inequívocamente» en euskara" (Gara, 16-6-2006).

¡Peccata minuta que fueran los mismos! (y oficialmente fueron del Equipo Veleia hasta octubre de 2008). Que se olvidaran y se sepultaran aquel enorme bochorno y aquellas fotos y vídeos es lo que ellos y su "entourage" de la UPV se afanaron después en conseguir, y parece obvio que lo han conseguido, al menos de cara al gran público y a parte de la prensa. Pero aquí no nos olvidamos, porque su falta de profesionalidad en aquel momento crucial fue también culpable de que hayamos llegado hasta aquí, 11 años después.

Véase en TA el amplio dossier "El caso Iruña Veleia: Documentos y debates", desde el 8 de junio de 2006 hasta ahora mismo.

:::::::::::::::::

Nueve años desde que estalló el escándalo

El equipo de las excavaciones de Iruña-Veleia presentó como verdaderas unas inscripciones en piezas que revolucionaban la historia de Álava, del euskera y del cristianismo

 

Fuente: Diariovasco.com | SERGIO CARRACEDO | 3 mayo 2017 

El "caso Iruña-Veleia" ha concluido su instrucción tras más de 8 años. Cayó en manos de la titular del Juzgado de Instrucción 1 de Vitoria en marzo de 2009, meses después de que una comisión de expertos de la UPV y de otras universidades españolas –entre los que se encontraban lingüistas, historiadores y arqueólogos– emitieran a instancias de la Diputación de Álava, propietaria del yacimiento, un informe acerca de las 450 piezas de origen romano halladas por los ahora encausados entre 2005 y 2006.

Los fragmentos contenían textos en latín y euskera, símbolos e iconografía cristianos y escenas cotidianas datados por sus descubridores entre los siglos II a V, lo que las convertiría en algo excepcional. El caso estalló en 2008 tras presentarse en sociedad estas «excepcionales» piezas que presuntamente iban a revolucionar la historia de Álava, del cristianismo y del euskera.

Sin embargo, los expertos universitarios dieron su dictamen en 2009. «Son falsos». Las inscripciones son «infantiles», «ilógicas», «inverosímiles» e «imposibles», argumentaron. La diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle, encargó el análisis de los grafitos después de que catedráticos como Gorrochategui y Lakarra hiciesen públicas sus dudas sobre la autenticidad de unas "ostracas" que se dieron a conocer al mundo en junio de 2005 [fue en 2006, la presentación de 2005 a la prensa había pasado desapercibida por falta de "pesos pesados", y de piezas en euskera].

Eliseo Gil e Idoia Filloy, socios de Lurmen, encargada de la excavación, fueron apartados de la gestión del yacimiento, aunque siguieron defendiendo la antigüedad de los grafitos y denunciaron una campaña de derribo «mediática y académica». También surgió la plataforma de apoyo SOS Iruña-Veleia, que organiza congresos y promueve estudios, artículos y foros. Y se sumaron a la defensa de la autenticidad de las piezas los colectivos Euskeraren Jatorria y Martin Ttipia.

Euskotren y Eusko Trenbide, patrocinadores de las excavaciones, se querellaron contra Lurmen, pero sus denuncias fueron archivadas. Sólo se ha mantenido la doble demanda presentada por la Diputación. Durante 2009 y 2010, Lurmen, que también entregó nuevos estudios, pidió a la juez analíticas de laboratorios internacionales. Se solicitó un peritaje a la Guardia Civil, pero ésta aludió falta de medios y el caso pasó a la Ertzaintza. En enero de 2014 técnicos del Instituto de Patrimonio Cultural de España determinaron que 35 piezas que analizaron «presentan suficientes anomalías como para que los grafitos que contienen sean considerados contemporáneos».

Los defensores de la autenticidad calificaron el documento como de «auténtico despropósito» y «atentado contra el sentido común y la arqueometría», y acusaron a los responsables del Museo de Arqueología de haber alterado «voluntaria o involuntariamente» las piezas en las que los técnicos del Ministerio encontraron restos de metales modernos como el acero inoxidable.

Con el cierre de la instrucción, se abre ahora el juicio oral por el presunto fraude de los hallazgos del yacimiento de Iruña-Veleia por presuntos delitos continuados de estafa y daños contra el patrimonio histórico causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento.

............................................

También de interés, ayer en EITB (añadido por S. Cuesta en el post VIII):

Abren juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de Iruña-Ve...

La magistrada cree "acreditado" que los responsables de la excavación falsificaron piezas para presentarlas como "extraordinarias".

Siguen más o menos la nota oficial, pero son los únicos hasta ahora en reproducir esto:

"...En el auto se indica que los daños causados por las inscripciones efectuadas sobre los restos romanos hallados en el yacimiento se pueden cuantificar en unos 600 euros por pieza. En su día, los responsables de la excavación aseguraron que se habían localizado entre 400 y 450 ejemplares "extraordinarios"." 

(A mi juicio se trata de una valoración económica sorprendente)

- La noticia apareció el mismo día 3 en otros medios, pero sin grandes novedades unos sobre otros:

ABC (de EFE): La jueza ve indicios de estafa y daños continuados en el caso de Ir...

Elperiodico.com: La juez abre juicio oral por la presunta estafa del yacimiento de I...

...............................................

Nota final

He comenzado y terminado este post con dos de mis ostraka (pues epigráficamente éstos no son "grafitos", nombre con el que sin embargo se han quedado) veleianos favoritos, el de "Porky" y el de "Deidre", porque ambos contienen casi todas las claves, tanto arqueológicas como epigráficas e históricas, que son aplicables para demostrar la falsedad del conjunto.

Como epigrafista de larga profesión que, con su nombre y apellidos, dio en 2006 la primera voz de alarma en el portal Celtiberia.net, nada más aparecer las primeras y escasas fotos y a pesar de la euforia general, añadiendo a lo largo de días, meses y años diversas críticas, y muchas observaciones técnicas básicas (varias luego muy repetidas por todos, como el 14-6-2006 la del imposible "RIP" o la del también increíble "ANQUISES", con la "probabilidad estadística", tan usada por Gorrochategui cuando cambió de bando...) que apuntaban a una falsificación, y más bien torpe (lo que a su vez -con algún otro dato- alarmó a los "expertos" de la UPV, hasta hacerles vacilar, y luego cambiar de opinión y de acera), además de informar a algunas autoridades que no sabían dónde estaba Iruña-Veleia, o qué pasaba allí (habría tanto para contar...), espero que este auto termine por fin de aclarar un suceso tan lamentable, que ha hecho daño en primer lugar a la venerable historia del euskera, que no necesitaba de esto para una mayor antigüedad y más bien le perjudicó, como entendieron por fin muchos medios y periodistas abertzales, durante mucho tiempo entusiasmados con los supuestos hallazgos.

También a mí, que -dejando aparte tantos insultos gratuitos de los "veristas", pues no sólo defendí mientras pude el "wait and see" en favor de Eliseo Gil, sino que jamás le ofendí ni le insulté (como sí lo hicieron otros, y terriblemente)- nunca he querido más que que se llegara a la verdad, tras unas conocidas amenazas a mi familia en 2011 (también les pasó a otros), tuve que abandonar el tema casi del todo, y he sentido como un riesgo inasumible -y no para mí- cualquier pequeño comentario que añadiera. A todas estas cosas simplemente no hay derecho.

Tengo mis dudas de que el juicio se llegue a celebrar pero si ocurre será bueno, porque aún faltan, como he dicho muchas veces, testigos y datos que el gran público todavía no conoce.

Y en él Eliseo Gil e Idoia Filloy tendrían por fin la oportunidad de defenderse que tanto han reclamado.

Visitas: 47969

Comentario por Percha el diciembre 1, 2018 a las 12:14pm

No me había contestado, Koenraad. Había cuestionado mi "honestidad intelectual” porque lo de Lancia era era una retirada mecánica de los resultados de una excavación manual, y eso no es cierto. Miente. 

Y, Koenraad, los 95.000 euros son anuales, y no son únicamente para esas necesidades del parking y demás, porque si no no se entiende el incremento en 20 personas del equipo arqueológico (sólo para hacer un parking y un centro de interpretación?) Calculamos los 95.000 a 5 euros el metro cúbico?

 Y no le vengo con lo de la muralla, es que lo ponen ellos, y todas esas intervenciones, que son arqueológicas (la muralla también), suman casi tres millones de euros al año. Y seguro, seguro que incluía movimientos de tierra y excavaciones con elementos mecánicos, aunque usted lo niegue. De hecho Lurmen parece que había usado maquinas en las estructuras para retirar estratos arqueológicos en el recinto de Parmenio. ¿Por qué no iba a hacerlo entonces?

Del ara paso de entrar en sus repugnantes insinuaciones, es evidente que es una foto in situ y que se ven las letras, y seguramente habrá más fotos.

Comentario por antton erkizia el diciembre 1, 2018 a las 12:51pm

Salvador Cuesta, otro que "sale un momento de su silencio", harto de ir dando sus "ubérrimas" opiniones en este y otros foros. Bienvenido a esta tertulia a cara descubierta.

Dice usted que por qué no habré consultado un diccionario y tal para ver de dónde sale ese "AQUILEUS". Cierto. Pero no tengo demasiada disponibilidad ni habilidad quizás. Yo, sumisamente, he seguido las indicaciones de la profesora Alicia M. Canto, allí donde ella misma nos ponía ayer:

Alicia M. Canto: Le dejo los enlaces pertinentes en un buen diccionario de latín, a ver si por lo menos en este tema sale Ud. del error:

Para "aquila"

Para "Achilles"

Para "Anchises"

y abrí "Aquila" y ahí no pone ningún derivado en "Aquileus". De ahí mi añadido de "¿no nos habrá hecho una trampita"? No creo". (sic.)

Usted, Salvador, nos trae ahora otra referencia de "Aquileus: Nigro e fuscho" y se imagina un alfarero de nariz aguileña... Ubérrima imaginación.

Me extraña (solo reflexiono, no pontifico), me extraña que un alfarero firme su obra con "el negro, el rústico". ¿Qué le parece?. ¿No le parece que lo más sencillo es pensar en una firma "AQUILEUS" como nombre propio, que existió, que existe: "AQUILEUS RUSTICUS" = "AQUILES EL RÚSTICO" y ya?

No. ¿No, quizás, porque NO cuadra con las teorías pre-existentes y de autoridad? (Otra vez).

Comentario por Koenraad Van den Driessche el diciembre 1, 2018 a las 1:23pm
Comentario por Salvador Cuesta el diciembre 1, 2018 a las 1:43pm
Vamos que poco le importa antes de exponer sus teorías comprobar los datos que aporta. Así les va …
Extrae lo que le da la gana y lo pone como si tal… Si Aquileus Rusticus tiene que ser Aquiles el Rústico, pues será Aquiles el Rústico, a pesar de todo, de los diccionarios, de la lógica y por supuesto de la autoridad. Sobre todo eso.
Podría ser también que este Aquileus llevara el diminutivo –leus, como Datuleus, Herculeus, Romuleus… (The Latin Cognomina, Iro Kajanto).
Comentario por Koenraad Van den Driessche el diciembre 1, 2018 a las 2:01pm

Sin ninguna gana de seguir de argumentar punto por punto tu lista Percha, te señalo que no existe ningún guión entre VE/NUS.

Si para ti QU[I]MERA, CESAR y ENEAS son errores de ortografía y no reflejos de un idioma en evolución, pues te dejo en tu mundo de falsedades y sobre todo de seguridades. Esta tarde no lo vamos a poder aclarar.

Si para ti cualquier resto de metales modernos en un surco es prueba de modernidad del surco le dejo en su mundo feliz de seguridades.

Entre las piezas de Nieto y Elorza encuentro por lo menos 5 piezas con II aunque desconozco su edad. En cualquier yacimiento tardorromano aparecen grafitos con II, aquí algunas y omito las dos bien conocidas.

Yo me quedo en mi mundo de pátinas y costras...

Comentario por antton erkizia el diciembre 1, 2018 a las 2:26pm

Yo he dicho: "Me extraña (solo reflexiono, no pontifico), me extraña que un alfarero firme su obra con "el negro, el rústico". ¿Qué le parece?. ¿No le parece que lo más sencillo es pensar en una firma "AQUILEUS" como nombre propio, que existió, que existe: "AQUILEUS RUSTICUS" = "AQUILES EL RÚSTICO" y ya?". Literal.

Salvador Cuesta: ¿dónde he dicho que "tiene que ser Aquiles"?.

Creo que son ustedes los que dicen que ese "Aquileus (Rusticus)" tiene que ser de "Aquila". Y para ustedes cualquier otra reflexión, por muy lógica que sea, es una irreverencia "para con la autoridad" y/o sus Enciclopedias (antes se llamaba Biblia).

Comentario por Koenraad Van den Driessche el diciembre 1, 2018 a las 2:28pm

EIsabel Velazquez p. 16:

"ANQUI/SIIS ET VE- (signo de separación de palabra a final de línea)/NUS =>

ENE/AS ET CRE/VSA => IVLIO (impensable, además, esta forma por Iulius)."

Una costra no es un guión...

Velazquez no ha hecho su trabajo bien...

Comentario por Percha el diciembre 1, 2018 a las 2:32pm

Le he indicado la diversa importancia, a mi entender, y al de los comisionados, de cada error, pero esto está llegando a unos niveles de surrealismo preocupantes. Nos enseña el guión y nos dice que no es un guión.

Comentario por Koenraad Van den Driessche el diciembre 1, 2018 a las 3:06pm

Es una costra Percha!

Comentario por Koenraad Van den Driessche el diciembre 1, 2018 a las 3:14pm

Dice Velazquez sobre la QU

"Por este motivo, en este tipo de usos lo que no se da es la grafía QV exclusivamente para la k griega /k/ y menos aún para la [letra chi], es decir la gutural aspirada, transcrita en latín por CH. Así pues, la grafía con -qu- de Anquises responde, en definitiva, a la actual pronunciación castellana del nombre (cf. n°s 11422, 11416, 11423, 11424, 11425)."

Cuando Alicia Satué aportó su QV[I]MERA, Cisonten-Gorrochategui tuvo un momento de lucidez, aunque borró luego por razones obvios su comentario, pero lo tenemos registrado:

"Tienes razón, Alicia. A mí no me duelen prendas en reconocer que me he equivocado. Un Anquises en el primer milenio es, teóricamente, posible. Podría recurrir al argumento fácil de que yo pedía un Anquises, pero en lugar de ello prefiero reconocer mi error, e incluso subrayarlo: argüí con claridad que un -qu- por gr. -ch- ante -i- no podría aparecer en el primer milenio y ello no es cierto. Diré más: no soy epigrafista latino, hablé de lo que no sabía y metí la pata. Es lo que suele pasar cuando uno habla de campos que no conoce en profundidad (con independencia de que se sea catedrático, interino, o aficionado): se tienen altísimas probabilidades de cometer errores. "

Y por el resto, Alicia Canto ignora los ejemplos de Q en lugar de CH en varias inscripciones antiguas mencionados en varios informes. Abajo dos más: Quius y Eutiqus, nombres cuya escritura “correcta” es Chius y Eutychus.

publication: CIL 04, 08743a EDCS-ID: EDCS-24700711
province: Latium et Campania / Regio I place: Pompei
Quius

publication: RAC-1930-199
dating: 1 to 100 EDCS-ID: EDCS-52800082
province: Roma place: Roma
Eutiqus(!)

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más