Iruña-Veleia y sus "revolucionarios" grafitos: Un triste y anunciado final

Paso a reflejar a continuación las principales noticias que se han producido hoy (19-11-2008) tras la comparecencia oficial, ante las Juntas Generales de Álava, de la Sra. Diputada de Cultura, y de la Comisión de expertos nombrada al efecto hace unos meses, para explicar sus conclusiones sobre "el caso de los óstraka de Iruña-Veleia", que, con daños aún no bien previsibles para el buen crédito que merece el resto de la arqueología vasca, ha venido finalmente a unirse al "caso Zubialde".

No obstante, en aras de la verdad, conviene en este preciso momento recordar y reconocer, pues seguramente ello no conste en el informe final de la Comisión, ni en las actas de la comparecencia, ni en la prensa que se ocupe ahora de este tema, el decisivo papel que en este resultado final jugaron las muchas personas, expertos y no, que a partir del mismo día siguiente de la presentación oficial de los hallazgos (8 de junio de 2006) empezaron a ver anomalías e imposibilidades en unas piezas que, respaldadas por el mundo oficial implicado (quizá impresionado por unos análisis de laboratorios de renombre que parecían inapelables), estaban siendo muy generalmente aceptadas y aplaudidas, a pesar, por ejemplo, de unos "jeroglíficos egipcios" que no se podían leer como tales (Edmund S. Meltzer, comentario del 16 de junio de 2006, aquí en Terraeantiqvae), de un euskera que movía al escepticismo el mismo día 9, de aquel intragable R.I.P. sobre el crucifijo o un "ANQVISES" y unas flechas dobles que no tenían un pase en epígrafes de verdad... Y todo eso se presentó como "equiparable a Pompeya y Vindolanda", y avalado por una nutrida comisión de expertos. Así que no: si las falsificaciones hubieran sido tan "palmarias", "burdas" y "cómicas" como ahora se dice, no habrían pasado las primeras cribas académicas, y no habríamos llegado hasta este punto.

Me refiero, naturalmente, a la impagable labor del foro "Iruña-Veleia I" (8 de junio de 2006) en www.celtiberia.net, y a partir de él de otros nueve, hasta el "Iruña-Veleia X" (2 de julio de 2008), donde durante más de dos años se fueron analizando y desmigando cada uno de los pocos óstraka que fueron presentados gráficamente al público, sólo siete (si mal no recuerdo), más los tres que, por vericuetos, fueron "capturados" para su análisis por el respetable, como el famoso (e increíble) hueso de "Nefertiti/Nefertari", o el grafito con la P y R en caligrafía del siglo XX, en el interesante "Iruña-Veleia VII" (10 de enero de 2008). Y todo ello salpicado por miles de comentarios, paralelos y noticias, entre las cuales incluso algunas que revelaron, hace ya meses, la forma, lugar y momentos en los que realmente "aparecían" los grafitos.

Creo por todo ello y más, que es justo decir que lo que hizo levantar inquietud y sospecha sobre los hallazgos, y lo que obligó a que se llegara a este resultado final, ha sido en buena parte una obra colectiva, donde muchos contribuyeron a que otros reflexionaran y tuvieran que obligarse a revisar los tan aparentemente seguros y "revolucionarios" hallazgos. Cuique suum, que decían los clásicos. Pasemos ahora a ver lo que se consiguió. Aunque no se crea que con satisfacción, sino todo lo contrario...


LA DIPUTACIÓN RETIRA A LURMEN DE VELEIA ANTE LA FALSEDAD DE LOS "SORPRENDENTES" HALLAZGOS DE 2006

EFE - Actualizado 19-11-2008 21:47 CET

Vitoria.- La Diputación de Álava revocará el permiso de ocupación y de excavación del yacimiento de Iruña-Veleia, concedido a Lurmen SL, ante la "falsedad" de los "sorprendentes" hallazgos de 2006, según concluye el informe encargado por la institución foral a un comité de expertos.

Además, la Diputación no descarta poner los hechos en conocimiento del Ministerio Fiscal si se descubren indicios de delito o falta penal en Lurmen SL, que está representada por el arqueólogo Eliseo Gil.

La diputada foral de Euskera, Cultura y Deporte, Lorena López de Lacalle, ha hecho este anuncio en una comparecencia en las Juntas Generales donde ha presentado el informe encargado sobre estos descubrimientos a una comisión de expertos, quienes también han comparecido para explicar sus conclusiones.

Los expertos han sido concluyentes y han negado veracidad a los descubrimientos que en su día se calificaron como "históricos" puesto que entre otras cosas, adelantaban al siglo III la aparición del euskera y la entrada del Cristianismo.

Expertos en lingüística, filología vasca, historia antigua, arqueología y química han enumerado esta tarde en las Juntas Generales las "incoherencias" y "contradicciones" que han encontrado en los óstracas o grafitos que fueron presentados al público en el verano de 2006 y les han negado veracidad alguna.

Tanto los grafitos con iconografía supuestamente cristiana como los que contenían palabras en lengua vasca son "falsos", según los expertos y según las investigaciones realizadas, hay indicios de que han sido manipulados "quizás en el momento mismo de su aparición".

Los expertos han llegado a esta conclusión tras hallar elementos de escritura muy posteriores a la época romana, como por ejemplo el uso de una letra minúscula moderna, errores históricos en la denominación de emperadores romanos, el uso de nombres "imposibles" en la edad clásica, menciones a deidades "inexistentes" o representaciones de mujeres con vestimentas muy posteriores a esa época.

El catedrático de Historia Juan Santos también ha opinado que las letras de algunos grafitos hallados rotos han sido escritas en un momento posterior a su rotura. Asimismo, se han encontrado referencias a reinas egipcias como Nefertiti, que era desconocida en la época romana.

La diputada foral de Euskera, Cultura y Deportes de Álava, Lorena López de Lacalle (2i) y el presidente de las Juntas Generales de Álava, José Antonio Zárate (2d); con los miembros de la comisión científico-asesora para el estudio e investigación del yacimiento de Iruña-Veleia. (Foto EFE)

En los óstracas o grafitos con textos supuestamente en lengua vasca, los lingüistas han detectado numerosos "errores" fonéticos, morfológicos y de sintaxis y términos "inverosímiles" para el siglo III, como "arraina harrapatu", los cuales llevan a pensar que "estamos ante una clara falsificación".

"Las imposibilidad de autenticidad de los supuestos materiales lingüísticos vascos examinados no es ni casual ni parcial, ni dudosa, y además no se refiere sólo a la época que va de siglo III al V, tales materiales tampoco corresponden al siglo IX, XI ni al XVI ni al XIX", ha afirmado Joseba Lakarra (catedrático de Filología Vasca de la UPV).

En el caso del conjunto de los óstracas o grafitos latinos, los expertos han asegurado que las "evidencias de falsedad son aún más "palmarias", siendo las máximas en latín inscritas las que constituyen "las pruebas más evidentes de falsificación".

Lakarra se ha preguntado hasta dónde llega la falsedad de estos materiales analizados y ha opinado que el volumen "es tal" que otros colegas arqueólogos deberían revisar "hasta dónde llega la contaminación".

A la vista de estos datos, la diputada foral de Cultura ha anunciado la revocación del permiso de ocupación temporal y de excavación anual concedido a Lurmen SL y ha dicho que, a partir de ahora la Diputación foral asumirá la gestión y control directo del yacimiento, para el que ha anunciado un plan integral, y una financiación para 2009 superior en doce veces a la actual (140.000 euros).

Fuente: http://www.soitu.es/soitu/2008/11/19/info/1227127631_978118.html
Más en: http://www.soitu.es/soitu/2008/11/19/info/1227118876_709528.html

………………………..

LOS EXPERTOS CALIFICAN DE FALSAS LAS INSCRIPCIONES DE IRUÑA-VELEIA
Se ha producido "una falta de rigor"
La diputada foral de Cultura anuncia la revocación del permiso de excavación a la empresa Lurmen, la toma de las riendas de la investigación del yacimiento por la Diputación y la presentación de los hechos a la Fiscalía
19.11.08 - 20:46 -
María José Carrero | Vitoria

Demoledor. El informe presentado esta misma tarde por los científicos sobre el conjunto epigráfico de Iruña-Veleia es categórico. Los cientos de inscripciones encontrados en el yacimiento son falsos. A esta conclusión ha llegado la comisión de expertos conformada por la Diputación hace ahora diez meses.

Álava no tiene el calvario más antiguo del mundo, ni es la 'cuna' del euskera. Casi dos años y medio después de darse a conocer una serie de hallazgos, que revolucionaron las teorías hasta ahora existentes sobre la implantación del cristianismo en el País Vasco, los expertos han concluido que no existe base científica que avale la autenticidad de los grafitos grabados en piezas cerámicas de los siglos III y V después de Cristo encontradas en el yacimiento situado a unos diez kilómetros de Vitoria.

La diputada foral de Euskera, Cultura y Deportes de Álava, Lorena López de Lacalle y el presidente de las Juntas Generales de Álava, José Antonio Zárate; posan con los miembros de la comisión científico-asesora para el estudio e investigación del yacimiento de Iruña-Veleia, antes de comparecer hoy en Vitoria ante el Legislativo foral para explicar el desarrollo de sus investigaciones.. /Blanca Castillo

En el informe han participado lingüistas, arqueólogos, epigrafistas, egiptólogos, historiadores, físicos y químicos. Aunque los estudiosos, que han consultado también con colegas de prestigiosas universidades de todo el mundo, eluden hablar de "estafa", sostienen que se trata de inscripciones contemporáneas, es decir, realizadas hace escasas fechas. Para llegar a esta conclusión ponen varios ejemplos de anacronismos, como la presencia del nombre propio "Descartes", junto al filósofo "Arsitóteles", o la reina "Nefertiti", de la que no se tuvo conocimiento hasta el siglo XX. Por si fuera poco, algunas de las piezas aparecen pegadas con pegamento instantáneo. Además, los textos en latín y euskera están llenos de faltas de ortografía.

Todas estas cuestiones han sido explicadas esta tarde en las Juntas Generales de Álava por cinco de los expertos que integran la comisión de investigación. La diputada foral de Cultura y Deporte, Lorena López de Lacalle, impulsora de este estudio, anunció que a la vista de lo sucedido revoca el permiso de excavación a la empresa Lurmen, a cuyo frente se encuentra Eliseo Gil.

A partir de ahora, la Administración foral tomará las riendas de la investigación de este yacimiento, que cuenta con una subvención de Euskotren y del Gobierno central. Además López de Lacalle comunicó a los partidos políticos que pone los hechos en conocimiento del Ministerio Fiscal por si fueran constitutivos de delito.

..........

EXPERTOS DE LA DIPUTACIÓN CONCLUYEN QUE LOS HALLAZGOS DE IRUÑA-VELEIA SON FALSOS

Unai Etxebarria. 19.11.2008

- Sentencian que las inscripciones en euskera del yacimiento arqueológico alavés "están manipuladas".
- Se desbarata así la teoría de que ya se hablaba euskera en el siglo III.
- El Gobierno central y Euskotren subvencionan la excavación.

Ni Iruña-Veleia contiene las inscripciones en euskera más viejas que se conocen, ni en este lugar está el calvario más antiguo del mundo. Una comisión de expertos formada por la Diputación de Álava ha concluido que no hay base científica para corroborar que los hallazgos realizados en esta excavación a 10 kilómetros de Vitoria datan de los siglos III y V después de Cristo.

El comité formado por lingüistas, arqueólogos, epigrafistas, físicos y químicos eludieron este miércoles hablar de "estafa", pero afirmaron que en Iruña-Veleia hay "manipulación". Sostienen que ha habido "falta de rigor" en las excavaciones.

De ser ciertas, la historia vasca se revolucionaría, pues la hipótesis más consensuada es que el euskera llegó en el siglo VIII aproximadamente.

Euskotren y el Gobierno central pagan subvenciones a la empresa que excava en Iruña-Veleia.

Fuente: http://www.20minutos.es/noticia/430184/0/iruna-veleia/arqueologia/e...

…………………..

SON UNA 'BURDA MANIPULACIÓN'

Los expertos concluyen que los grafitos en euskara del siglo III son 'totalmente falsos'
- Todo apunta a una manipulación de los originales por algún miembro del equipo de excavación
- Las falsedades eran tan palmarias que en algunos casos resultaban cómicas

Actualizado miércoles 19/11/2008 21:57 - Maximiliano Vega Gallego

ÁLAVA.- Todo falso. Las inscripciones en euskara, la iconografía cristiana, las palabras en hebreo y los jeroglíficos egipcios hallados en el yacimiento de Iruña Veleia (Álava) son totalmente falsos.

Ésa es la conclusión a la que han llegado los 26 especialistas que han estudiado las distintas secciones en las que se podrían dividir los centenares de óstracas y grafitos que en verano de 2006 se dieron a conocer como un hallazgo excepcional.

"Una burda manipulación", "incoherente", textos y palabras "incorrectos e inexistentes" son algunas de las expresiones que han utilizado los especialistas que han comparecido ante las Juntas generales de Álava para explicar las conclusiones de los diez meses de trabajo que han tardado en analizar los centenares de fragmentos de cerámicas con inscripciones supuestamente hallados entre los restos de la ciudad romana de Iruña-Veleia, la más importante de la romanización del País Vasco.

En el verano de 2006 se informó del hallazgo durante las campañas de excavaciones de ese año y del anterior de centenares de piezas de cerámica con inscripciones y dibujos. Nada novedoso para un yacimiento arqueológico de una ciudad romana asentada en las proximidades de Vitoria entre los siglos I y VI de la era actual.

La bomba científica era que entre esas inscripciones aparecían palabras y expresiones en euskara, lo que implicaría adelantar los primeros vestigios históricos de la lengua vasca varios siglos. Pero había más. También aparecían jeroglíficos egipcios nunca hallados en la península Ibérica; calvarios e iconografía cristiana que también adelantaban la cristianización del norte de España. De haber sido cierto, toda una revolución histórica, lingüística e incluso religiosa.

Todo apunta a una manipulación de piezas originales de cerámica llevada a cabo por algún o algunos miembros del equipo de excavación que tenía la concesión del yacimiento, encabezada por el arqueólogo Eliseo Gil Zubillaga. Todos los especialistas han llegado a la misma conclusión sin lugar a dudas.

Existen muchas evidencias que prueban la falsedad inequívoca de la casi totalidad de los óstracas", en palabras de Joaquín Gorrochategui, catedrático de Lingüística de la Universidad del País Vasco. "La voluntad de falsificación no puede ser más manifiesta", dijo Joseba Lakarra, también catedrático de Lingüística.

Las falsedades eran tan palmarias que en algunos casos resultaban cómicas, como por ejemplo la inscripción de los nombres de grandes filósofos clásicos, como Sócrates, Séneca y Virgilio y junto a ellos el del francés Descartes, del siglo XVI, supuestamente escrito por un hombre que vivió entre los siglos III y VI.

La consecuencia inmediata es que la Diputación Foral de Álava, propietaria del yacimiento, ha firmado la revocación del permiso de ocupación de los terrenos y de la autorización de actividad arqueológica a la empresa de Eliseo Gil. Además, se inicia un expediente jurídico para tratar de ver si existe algún tipo de delito o falta penal que se pondrían en conocimiento de la Fiscalía si se hallase.

La diputada de Cultura, Lorena López de Lacalle, tuvo que reconocer que el yacimiento recibe un "un golpe" con este engaño, pero que está dispuesta a reconducir el proceso, primero haciéndose cargo del yacimiento directamente, a través del servicio foral de Arqueología y además, inyectando 140.000 euros para continuar con la labor de excavaciones y educativa que en el se desarrollaba.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/11/19/cultura/1227128228.html

------------

Algo para el final: Los resultados actuales no autorizan a titulares como el citado de "20 minutos": "Se desbarata así la teoría de que ya se hablaba euskera en el siglo III.". Hasta ahí podíamos llegar... Y ello me lleva a lo segundo: Qué enorme disgusto se habría llevado hoy el científicamente tan honrado Henrike Knörr...

P.D.- Gracias a José Luis Santos por las noticias de prensa de hoy que sigue allegando, útiles para este post. Véanse las añadidas por él en la barra de la derecha de la página.

Visitas: 11171

Comentario por Lakorzana el diciembre 18, 2008 a las 6:51pm
Por fin encuentro algo que había leído esta mañana y no sabía dónde (la cabeza...):

El asunto de Iruña Veleia se encuentra actualmente en manos de la Fiscalía, que ha requerido más documentación al departamento foral encabezado por Lorena López de Lacalle después de que ésta entregara el pasado día 5 una denuncia en la que figura un delito «de ataque contra el patrimonio cultural». Según fuentes de la Diputación, la demanda de la Fiscalía se debe a que habían entregado material resumido para evitar filtraciones y que actualmente se encuentran ampliandolo debido a esa misma petición. Preven, de todas formas, entregar toda la documentación necesaria antes de mañana.

http://www.gara.net/paperezkoa/20081218/112281/es/El-PSE-insinua-q...


Estupendo...o no se fía del fiscal porque igual filtra algo (!), o éste ha tomado por "resúmenes" los "contundentes" informes que le entregó el día 5:

La diputada de EA acompañó la denuncia [el día 5] con los informes de los expertos que han calificado de «engaño» las inscripciones [...] Un portavoz autorizado de Lorena López de Lacalle señaló que la Diputación hará llegar a la Fiscalía los informes requeridos a lo largo de esta semana.

http://www.elcorreodigital.com/alava/20081216/sociedad/fiscal-pide-...

Si ya ha entregado los informes de los miembros de la Comisión ¿qué más va a darle ahora al fiscal? Ardo en deseos de saberlo.¿están trabajando con nuevos materiales o documentos? ¿son, sencillamente, insuficientes los informes de la Comisión para que la denuncia prospere? Teóricamente la excusa de la denuncia es por lo que no hacen públicos los informes...
Comentario por Armando Besga el diciembre 18, 2008 a las 8:42pm
"Ahora es cuando llega la "lluvia de dinero" y no cuando Lurmen anunció los descubrimientos. ¿Esto es normal? Con qué facilidad aparece ahora el dinero...y pocos yacimientos tendrán nunca tanto. ¿Qué criterios y condiciones se aplicarán ahora?"
Lakorzana: Dése cuenta de que Ud. ha publicado la noticia de que el Ministerio de Cultura concedió 200.000 euros a Lurmen en 2007, que son más que los 140.000 que promete la Diputación y los 50.000 del envite del PP.
Comentario por Alicia M. Canto el diciembre 22, 2008 a las 8:40am
A debate El caso de Iruña-Veleia

APRENDER DEL DESASTRE

22.12.08 - José Ramón Díaz de Durana | Catedrático de Historia Medieval de la Universidad del País Vasco

El escandaloso fraude en torno a las excavaciones realizadas en la vieja Iruña-Veleia sitúa otra vez a los ciudadanos ante la obligación de enfrentarse a la vergüenza de haber sido engañados por quienes no sólo han dilapidado dinero del contribuyente, sino que, además, tal y como han demostrado los investigadores de la Universidad del País Vasco que han puesto en evidencia el timo (1), han pensado que somos estúpidos. Todos esperamos que los tribunales, a iniciativa de las instituciones competentes, tomen cartas en el asunto y, en su caso, castiguen a los culpables de tanta vileza y de tanta estupidez.

Pero, mientras la Justicia concreta los detalles de la estafa, más allá del plano estrictamente académico, felizmente resuelto por universitarios competentes (1), o del ámbito mediático, al que el responsable de la excavación acude para proclamar a los cuatro vientos una conspiración universitaria, eludiendo así su responsabilidad, hay otros planos en los que este asunto debe desplegarse en toda su extensión. Me referiré en esta ocasión a dos de esos niveles. El primero, y fundamental, es el político. ¿Cómo es posible que una misma institución -la Diputación Foral de Álava- sea capaz de generar dos modelos de gestión tan distantes de nuestros bienes patrimoniales? Uno, el de la Catedral de Santa María, bien gestionado, entregado a profesionales de prestigio, exitoso en sus resultados, una referencia sobre cómo pueden y deben hacerse las cosas en materia de gestión del patrimonio histórico. Por el contrario, el de Iruña-Veleia, entregado a una empresa privada y gestionado por individuos más preocupados por lo mediático que por lo académico, ha conducido al desastre. Gracias al primero, después de un trabajo serio durante muchos años, se han recibido premios internacionales. Por el segundo, en un tiempo récord, se ha pasado a ser noticia en medio mundo por haber generado la más burda y estúpida falsificación que se recuerda, eso sí, después de Zubialde.

La señora diputada de Cultura ha hecho lo que cualquier político responsable debe hacer y lo ha hecho bien. Albricias, ¡alguien hace su trabajo! Pero otros, es obvio, no lo hicieron en su momento y el resultado de su lamentable gestión ha sido este desastre. No aprendieron nada de lo que había pasado en el escándalo de la cueva de Zubialde. Como si de una subcontrata se tratara -signo de los tiempos- entregaron la licencia de excavación del yacimiento más importante del territorio alavés hoy conocido a una sociedad limitada, Lurmen, a la que una sociedad pública del Gobierno vasco, Euskotren, había concedido una cantidad de dinero astronómica para lo que es usual en otras iniciativas de excavación. Ese modelo de gestión se ha demostrado funesto para los intereses de todos. Alguien debiera explicarnos cómo se tomaron aquellas decisiones, qué requisitos de solvencia académica se exigieron a la empresa Lurmen para concederle la licencia de excavación, porqué Euskotren decidió invertir en Veleia y no en mejorar el transporte público en Álava, quiénes protagonizaron los acuerdos o por qué no se consultó con los especialistas que desde la Universidad hubieran dirigido la excavación con la solvencia académica exigible a un encargo de tal envergadura. Todas estas preguntas quizá debieran responderse en una comisión de investigación en las Juntas Generales de Álava o, en su caso, en el propio Parlamento vasco -considerando las implicaciones del Departamento de Cultura del Gobierno vasco y de Euskotren- y, una vez conocidas las respuestas, dar lugar a la petición de disculpas públicas a los ciudadanos o quizá, para variar, a alguna dimisión o algún cese de cualquiera de los responsables que en el ámbito político han participado de uno u otro modo en el asunto.

El otro plano en el que debe considerarse este asunto está estrechamente relacionado con el anterior pero afecta, a mi juicio, a la escala técnica directamente encargada de la gestión del patrimonio arqueológico provincial en la Diputación Foral de Álava. Todos estamos perplejos con dos hechos sobre los que conviene reflexionar. El primero, más inmediato, es el excesivo tiempo que ha tardado todo este embrollo en desenmarañarse. Quizá, la gestión política ha ralentizado las decisiones, pero alguien técnicamente preparado debiera haberse dado cuenta en la propia casa de lo que en medios académicos era un clamor hace mucho tiempo (1). Y, de nuevo, nos topamos con la gestión del patrimonio: ¿Quién custodiaba los materiales que aparecían en Iruña?, ¿Cuándo se depositaban en el Museo de Arqueología? Es evidente que los titulares de la empresa eran capaces de aceptar 'RIP' como animal de compañía, pero ¿acaso la dirección del Museo de Arqueología no emitió ningún informe en el que se cuestionara semejante barbaridad? Me alegraría saber que esos informes han existido o que, al menos, en el momento en el que se dieron a conocer los hallazgos, si no había expertos en el Museo, se consultó a profesionales externos conocedores de los temas sobre los que los especialistas se planteaban dudas. Pero cabe temer -y éste es el segundo hecho- lo peor. Esto no es la primera vez que sucede, los responsables del Museo también aceptaron como genuinas las pinturas de Zubialde, que más tarde resultaron ser una burda falsificación.

Es necesario, por tanto, una vez descubierto el fraude, que el asunto se aclare, pero no sólo en el plano judicial. Debemos saber, para que no se repita el mismo error en el futuro, cómo pudo acumularse tal cantidad de fallos en la concesión inicial de la licencia y por qué ninguna autoridad pública se interesó por las fundadas dudas de algunos especialistas que cuestionaban los hallazgos. Deberían producirse también cambios normativos y una profunda reforma en los servicios de la Diputación que se ocupan de la gestión de los yacimientos arqueológicos. Todo ello para asegurar en el futuro una correcta gestión de nuestro patrimonio y evitar así que volvamos a ser engañados. Finalmente, dos ruegos. Primero: háganse públicos los informes de los investigadores que han puesto en evidencia el timo. Es el único modo de que el responsable de la excavación deje de cuestionar a científicos competentes y honrados como Joaquín Gorrochategui, así como a la propia Universidad del País Vasco, y todo el mundo se dará cuenta de la vileza y la estupidez de los autores del fraude. Segundo: los políticos deben estar a la altura de las circunstancias en la oposición, durante su mandato y cuando lo abandonan. No ha habido, como mantienen algunos, precipitación en la presentación de los informes de los expertos y, frente a lo que afirman otros, no es de recibo comparar un comité de especialistas universitarios con un tribunal de la inquisición. A no ser que esos políticos tomen partido y nos demuestren que no tienen -con todo respeto- ni puñetera idea de lo que amparan.

Fuente: El Correo digital

(1) (Las llamadas a nota son mías). Es irremediable que llame la atención el recurrente interés que se percibe en muchas manifestaciones públicas, como ésta, para que se borre por completo de la memoria colectiva el hecho cierto de que también algunos miembros de la Universidad del País Vasco tienen una cuota de responsabilidad inicial en "el desastre", tanto por acción como por omisión. Es de esperar que, aunque no se mencione en el artículo, también de ello resulte algún "aprendizaje".
Comentario por Armando Besga el diciembre 22, 2008 a las 10:21am
Por fin se publica un artículo con la dureza y claridad (y no sólo hacia Lurmen) que requiere lo sucedido.
Ahora se dirá que ha aparecido en El Correo, que el autor tiene intereses, que no se ha demostrado todavía la falsificación, que no respeta la presunción de inocencia, que huele mal, etc.
Comentario por Elpater el diciembre 22, 2008 a las 11:13am
Efectivamente, Armando. Es que así es. A no ser que en ese "la vergüenza de haber sido engañados por quienes no sólo han dilapidado dinero del contribuyente" se incluya a los profesores de la Universidad del País Vasco que dieron potencia mediática a la presentación incial de los hallazgos.

Y sí, el asunto huele mal. Claro que siempre hay a quien el olor del dinero le parece aroma del Jardín del Edén. En ese caso comprendo que no estén de acuerdo conmigo. Pero la ciencia huele a otra cosa, créame. Y ese olor, el de la ciencia, no se desprende en absoluto ni del artículo que alaba, ni del affaire en sí. Para mi que ni está, ni se le espera.

Claro que siempre puede tratarse de Ciencia Vasca de la Universidad del País Vasco, diferente de la Ciencia de la Universidad. En ese caso nada digo.
Comentario por José Luis Santos Fernández el diciembre 22, 2008 a las 1:03pm
Un fraude evitable

FÉLIX M. GOÑI | CATEDRÁTICO DE LA UPV-EHU, JAKITUN

Vía: El Correo Digital.com, 22 de diciembre de 2008

Nuestros conciudadanos viven estas semanas con asombro el episodio de Veleia: lo que inicialmente era un descubrimiento arqueológico sensacional, ahora resulta ser un fraude. El público se pregunta, con mucha razón, cómo es posible que se den estos engaños, y aun sospecha si toda la investigación científica no estará teñida de esta lacra. Estas preguntas tienen una explicación sencilla, y, desde luego, tranquilizadora: los fraudes científicos son muy escasos, y es muy difícil llevarlos a cabo. si se toman unas medidas elementales y universalmente aceptadas en el mundo del conocimiento. Vamos a explicar ahora en qué consisten esas medidas y qué es lo que ha fallado en este caso.

Sea en arqueología, en biología o en matemáticas, si uno cree haber llegado a un descubrimiento importante, lo primero que hace (o sea, lo primero que debe hacer) es publicarlo en una revista profesional. En estas revistas especializadas, ninguna de las cuales se vende en los kioscos, cuando se recibe un manuscrito que describe un descubrimiento, el director lo envía a dos o tres expertos de cualquier parte del mundo, los cuales estudian el artículo y aconsejan sobre su aceptabilidad en la revista. Sólo si los expertos evaluadores (cuyos nombres no se dan a conocer al autor) están convencidos de la calidad del descubrimiento, autoriza el director su publicación. Éste es el procedimiento que los anglosajones llaman 'peer review', o sea, evaluación por los pares, por los que son iguales en conocimiento y experiencia científica al autor del artículo. En las grandes revistas el porcentaje de originales que supera esta barrera en inferior al 10%, y un porcentaje de rechazo del 30% al 50% es de lo más habitual. Las revistas que utilizan un sistema fiable de 'peer review' se dan a conocer en bases de datos asequibles a todo el mundo por Internet, de manera que nadie se puede llamar a engaño. Cuando un artículo está aceptado para su publicación en una de estas revistas, y sólo entonces, se puede dar el descubrimiento como inicialmente válido.
Naturalmente los evaluadores no son infalibles, y pueden cometer errores, pero los 'goles' que les cuelan son efímeros, pues más pronto que tarde la comunidad científica descubre el error o, en su caso, el fraude.

Por supuesto que la publicación en la prensa general, y la solicitud de fondos para seguir investigando, se deben producir sólo después de la publicación en una revista científica. Digámoslo claramente: el comunicar a los medios resultados científicos no contrastados por el filtro de una revista profesional es, si no directamente fraudulento, una actividad muy cercana al fraude. Nadie puede estar seguro de la validez de su descubrimiento antes de que éste sea contrastado con las opiniones de los expertos. Y, por supuesto, ninguna entidad financiadora pública ni privada debería tomarse en serio un supuesto descubrimiento no depurado por el 'peer review'.

l mensaje tranquilizador a nuestros conciudadanos es que, salvo alguna excepción, como la que nos ocupa, los subsidios de investigación no se conceden sino después de una selección cuidadosa. Tanto los programas de investigación del Ministerio de Ciencia e Innovación como los del Departamento de Educación del Gobierno vasco requieren, para empezar, que el solicitante tenga el título de doctor y que esté trabajando en una institución reconocida.

Además, el proyecto de investigación que presenta el solicitante va necesariamente acompañado de sus publicaciones anteriores sobre el tema. El proyecto y las publicaciones son, también en este caso, evaluadas por expertos externos. Sólo si el proyecto pasa el filtro del 'peer review' recibe la subvención solicitada (que, por cierto, en ningún caso que yo conozca llega ni de lejos a la generosidad mostrada en este caso por Eusko Tren).

La creciente influencia de los medios de comunicación de masas en nuestras vidas privadas se cobra alguna víctima a costa de la ética científica. Cada vez más vemos en los periódicos a científicos 'mediáticos' anunciando a bombo y platillo no lo que han descubierto, sino lo que van a descubrir, las enfermedades que van a curar, y los bienes de todo tipo que nos van a deparar sus investigaciones. Pero lo sorprendente es que instituciones públicas que debieran tener mejor criterio les subvencionen y hasta jaleen en público estas 'gracias'. Dígase lo mismo de los medios de comunicación que dan pábulo a estas fantasías. El periodismo científico ha mejorado, en los últimos treinta años, en paralelo con la mejora de la ciencia española, o sea, muchísimo.

Nuestros periodistas científicos saben muy bien, afortunadamente, lo que es el 'peer review'. Cuando, como en el caso que nos ocupa, se da a conocer un descubrimiento sensacional no contrastado, los medios pueden cumplir su misión social informadora y atender a sus lícitos intereses económicos publicando la noticia, pero deben al mismo tiempo, sea quien sea el investigador, recordar a los lectores que los resultados en cuestión no han sido aún revalidados por la comunidad científica.

En resumen, en el fraude grotesco de Veleia es censurable la actitud de los arqueólogos, dando a conocer resultados no contrastados, es criticable la credulidad de los medios de comunicación, que no confirman la veracidad de esta noticia, como sin duda habrían hecho con una política o económica de parecido calibre, y es reprobable, a la vez, que incomprensible, la actuación de las entidades públicas que, ignorando los procesos de evaluación utilizados en las políticas científicas de todo el mundo, han utilizado el dinero de todos para atraer el oprobio sobre una parte de la ciencia, y para hacer planear la sombra de la duda sobre toda ella. Sólo una pequeña dosis de respeto a los procedimientos instituidos nos habría ahorrado a todos este bochorno. y esos euros.
Comentario por Elpater el diciembre 22, 2008 a las 1:27pm
Pues sí que cada vez suena más esto a una movida UPV-Correo para asalto a los fondos de fundaciones. Nuevamente nos muestra un profesor de la UPV una deliciosa película de buenos y malos, en la que de John Wayne hace la UPV y de Liberty Valance todos los demás.

Lo que se olvida, también, de decir es que la presentación de los hallazgos fue hecha por un arqueólogo de empresa, pero acompañado no ya de pares, sino de "superiores": dos catedráticos y medio de la UPV, según tengo entendido. Dos catedráticos y medio que no exigieron la revisión de los pares, ni la de los nones: allí estuvieron, y estuvieron durante meses. ¿No merecen cuando menos, en aplicación de unos protocolos que a la hora de la verdad brillan por su ausencia en muchos casos, un pequeño tirón de orejas? ¿Es tan cínica, tan hipócrita la UPV que no va a hacer ni un mínimo mea culpa?

Pues vaya circo, oiga.

Pero no cuela, no, no cuela...

Y otra: ¿se habrá enterado el buen profesor (dicho sin ironía alguna) que desde 1985 se ha ido creando, con toda la protección y promoción oficial posible, una nueva actividad económica que es la arqueología profesional, derivada de las exigencias de la Ley 16/85? El planteamiento que hace es viejo cuando menos de dos décadas...
Comentario por Armando Besga el diciembre 22, 2008 a las 10:02pm
Sinceramente, Elpater, no entiendo sus críticas a la UPV, ni su referencia a la Ciencia Vasca, ni a qué profesor se refiere. Pero no me voy a meter en ese charco, cuando he decidido ya tratar de superar mi adicción del último mes al escándalo de Veleia, que me está llevando casi todo el tiempo libre. En realidad, entré aquí más bien para enterarme de más detalles del asunto, porque en la prensa apenas te enteras de lo que ha pasado (pese a lo que se ha dicho del linchamiento de Gil, bulo que el mismo propaló; ha habido que esperar a hoy para ver unos artículos duros). Nunca pensé, cuando envié el primer mensaje, que me metería en tantos charcos. Así que vuelvo a mi propósito inicial. Y pregunto:
¿No se ha excavado poco en Veleia desde 1994 habida cuenta de los medios invertidos, sobre todo, desde el 2001? Publicado se ha publicado muy poco. Pero esto último me parece una práctica habitual en un país en el que hay una desmesurada desproporción entre lo que se excava y se publica. Sinceramente, había pensado que la superficie excavada era mucho mayor que la que es. ¿No se habrá intentado compensar con calidad la cantidad?
Comentario por Armando Besga el diciembre 22, 2008 a las 10:09pm
Sin haber completado el mensaje, cuando quería sangrar el inicio del párrafo, lo enviado sin querer (es la segunda vez que me pasa). Y quería hacer otra pregunta.
¿Qué hay de cierto en la existencia de un proyecto de urbanización "Veleia Nova" de una empresa que colabora con LUrmen? Es algo que sólo he visto en los foros. Veleia Nova, recuerdo, es otro de los hallazgos revolucionarios de Veleia.
Comentario por Elpater el diciembre 22, 2008 a las 11:31pm
Creo, Armando, que no es difícil de entender. El profesor (de Medicina, por cierto) Dr. Goñi sostiene que una presentación pública sin haber pasado antes por el control de los pares es síntoma de casi fraude. No seré yo quien niegue lo poco acertado de tal conducta, si bien más que de fraude hablaría de mala ciencia o ciencia patológica (tampoco pseudociencia, para nada).

Pero es de obligación recordar que en aquella primera presentación pública, el arqueólogo de empresa iba acompañado de tres catedráticos de la UPV (si no recuerdo mal). Quiiere esto decir que Eliseo Gil sí presentó previamente sus hallazgos, no ya a los pares, sino a los superiores en rango académico.

Así pues, lo que puede haber de mala ciencia o ciencia patológica (de fraude o casi fraude, según el Dr. Goñi) hay que achacarlo no a Eliseo Gil, sino a los catedráticos de la UPV que, sin haber sometido el asunto a la revisión de sus pares, lo avalaron y lo hicieron suyo. El arqueólogo cumplió el protocolo. ¿Lo cumplileron los catedráticos?

En consecuencia, quienes metieron la pata hasta el colodrillo fueron los catedráticos de la UPV que acompañaron a Gil. Fueron ellos, no Gil, o como mucho además de Gil, los que se precipitaron. Y por eso mismo no es de recibo poner a la UPV y a sus miembros como el colmo de las bondades del mundo.

Y menos todavía cuando esa maniobra de pura propaganda, no ajustada a los hechos de forma esférica, es decir, se mire por donde se mire, no la escribe un arqueólogo, un epigrafista, un historiador o un filólogo, sino un catedrático de medicina, en un inmoderado alarde de cómo meterse en zapatos de otros mientras se mea fuera del tiesto. Claro que cuando uno se siente mediáticamente protegido, da un poco igual.

No tengo ni idea de si se ha excavado poco o mucho, porque ni sé cuánto se ha excavado en superficie, ni conozco el volumen y la complejidad de la secuencia estratigráfica. Me suena que al hablar de los tropecientos sondeos hechos alguien habló de más de mil metros cuadrados, pero no me fío de mi memoria. ¿Hay datos al respecto en algún lugar?

De todas formas es muy difícil estimar el "rendimiento adecuado" de una excavación. No sólo por la forma de excavar (no es lo mismo vaciar espacios a pico y pala que intentar detectar la menor mancha en el terreno), sino sobre todo por el grado de minuciosidad del registro. Cuanto más se dibuja, cuanto más se mide, cuantas más coordenadas se toman de las piezas halladas, más se ralentiza el trabajo de campo. Pedir minuciosidad y velocidad al mismo tiempo es pedir lo imposible.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más