El Museo Británico muestra que Gran Bretaña es un paraíso para los detectoristas de tesoros

Foto: Empuñadura de cuchillo romano en la que se representa una escena erótica. Hallado en Lincolnshire, centro de Inglaterra. REUTERS/Plan de Antigüedades Portátiles.

 

Vía: Artdaily.org | Reuters | Stefano Ambrogi| 27 de mayo de 2011 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

 

Gran Bretaña está llena de antiguos tesoros enterrados y las masas han sido, irónicamente, picadas por el insecto de la excavación, y con la plena aprobación de los principales museos y del gobierno.

Las últimas cifras publicadas por el British Museum, el pasado miércoles, muestran un "enorme" incremento del número de antigüedades y objetos espectaculares clasificados como "tesoros", los cuales han sido encontrados por ciudadanos de a pie que tienen pasión por la historia.

En 2010, más de 90.000 objetos arqueológicos fueron informados a los museos de todo el país -un aumento del 36% respecto a 2009- a través de lo que se conoce como Plan de Antigüedades Portátiles [en inglés: Portable Antiquities Scheme (PAS)]


El plan, que según los expertos es suficiente únicamente para Gran Bretaña, también permitió que 859 objetos quedaran separados del concepto de "tesoro" (vagamente definido como objetos que contienen oro y plata, o como alijos de monedas antiguas), al ser legalmente descubiertos, lo que supuso un aumento del 10% en el pasado año.

El proceso, en última instancia, permite que objetos importantes, a veces de enorme valor histórico, queden salvaguardados para la nación, en lugar de ser vendidos en  secreto a los coleccionistas privados o en el mercado ilegal de antigüedades.

La sorprendente variedad de los objetos desenterrados en los campos de los agricultores, o que se encuentran en alguno de los muchos ríos del país, van desde piedras prehistóricas, broches romanos, cinturones anglosajones, y monedas medievales, hasta un conjunto de dientes postizos posteriores al Medievo.

 

Foto: Tesoro de monedas "starters" de la Edad del Hierro, hallado en Suffolk, sureste de Inglaterra, en 2008.

 

Elementos destacados, expuestos en el Museo Británico, incluyen un alijo de monedas de oro de la Edad del Hierro, llamados "staters" ("pesos"), que datan de los años 15 al 20 d. C. El alijo de 840 monedas, encontrado por un detectorista de metales en el sureste de Inglaterra, es sumamente significativo, porque representa el mayor tesoro hallado en Gran Bretaña desde 1849.

De igual importancia es un único mango de cuchillo romano en el que se representa una escena erótica perversa en la que participan dos hombres y una mujer, con una de las figuras sosteniendo una cabeza decapitada. Sólo un puñado de empuñaduras de cuchillo con diseños eróticos han sido hallados en Gran Bretaña.

La iniciativa del Plan de Antigüedades Portátiles comenzó en 1997 (sobre la cual el ministro de Cultura, Ed Vaizey, dijo a los periodistas que es "la envidia del mundo"), y permite a un ejército de detectoristas de metales excavar en Inglaterra y Gales en busca de artefactos con el pleno respaldo de la ley.

 


Foto: Diversas partes de un medallón medieval de oro hallado en Rolleston, Nottinghamshire, en 2008

 

Mientras los objetos o artefactos no sean clasificados como "tesoro", los entusiastas detectoristas, ridiculizados por los arqueólogos en el pasado por sus prácticas no científicas, tienen la posibilidad de conservar su botín una vez que es fotografiado y revelado el lugar del hallazgo.

Michael Lewis, jefe adjunto del Plan de Antigüedades Portátiles, manifestó a Reuters que el plan difiere notablemente de la forma en que una excavación es regulada en el resto de Europa, a la cual calificó de "draconiana" en comparación. "La detección está prohibido en la mayoría de los países, y usted, ciertamente, no puede conservar lo que encuentre".

 

Neil MacGgregor, director del Museo Británico y gestor del plan, dijo: "Lo que es verdaderamente emocionante es que estos descubrimientos están siendo realizados por el público (en la mayoría de los casos), no por arqueólogos, transformando así el mapa arqueológico de Gran Bretaña".

Y alabando tal plan, el ministro de Cultura, Vaizey, reafirmó: "Realmente, es increíblemente eficaz ..., y funciona".

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

Personalmente siempre he visto con un cierto escepticismo ambivalente la legislación británica respecto a la permisividad que otorgan a los buscadores de tesoros que usan detectores de metales.

Por un lado, se diría que tal concesión es un atentado contra los yacimientos arqueológicos que aquéllos pudieran excavar, pues muchos de los datos contextuales de los mismos se pierden, en la mayoría de los casos, de modo irreversible. Pero, por otro lado, viendo los resultados británicos (donde no parece que estén muy preocupados con esta posibilidad -si bien hay fuertes detractactores y denuncias al respecto), y constatando lo muy felices que se hayan las autoridades responsables del patrimonio arqueológico británico con los efectos de su legislación, entran ciertas dudas sobre quién estará acertando en cuanto a la regulación de este tipo de actividad arqueológica.


Si no recuerdo mal, la legislación inglesa exige que, ante el descubrimiento de un yacimiento arqueológico de cierta entidad e importancia, se dé cuenta de ello a las autoridades oportunas, y el descubridor se inhiba de realizar ninguna acción en el mismo. Posteriormente, se le recompensa crematísticamente por su conducta a tenor de los artefactos hallados. Luego, la actividad del detectorista de metales debe limitarse, por tanto, a lo que encuentre casualmente casi a ras de suelo, y, aún así, debe también dar cuenta oportuna de sus descubrimientos.

Pero comoquiera que, en este último caso, la legislación británica es muy efectiva y rápida en su ejecución para recompensar a los detectoristas de metales, no es de extrañar que estén proliferando notablemente, y tanto más cuanto que, en los últimos años, se han descubierto tesoros o artefactos verdaderamente espectaculares que sirven a modo de ejemplo o imitación de conducta.

En el resto de Europa, tal como dice el ministro de cultura británico, Ed Vaizey, la legislación sobre el particular es draconiana, lo que no impide que en España, por ejemplo, asistamos a continuos expolios, sean en yacimientos importantes o de menor cuantía, por así decir. Me pregunto hasta qué punto no sería conveniente ensayar aquí el modelo legislativo británico. No creo que salieramos perdiendo mucho, habida cuenta, como digo, de que la plaga de los expolios está continuamente al cabo del día. Claro que también, para eso, habría que quizá cambiar, así mismo, otra serie de condicionamientos legislativos autonómicos que lastrarían la puesta en marcha de ese modelo inglés.

En fin, en cualquier caso, cada vez tengo más para mí que bien se puede decir que los británicos han encontrado una fórmula que no les va nada mal. No sé si es para tenerles envidia, como así comenta también su ministro de cultura, pero algo sí que se queda uno cavilando al ver que hasta el director del Museo Británico no sólo encuentra emocionante que el público aficionado a los tesoros (ignoro hasta qué punto por la arqueología y la historia) se dedique a buscarlos por doquier, sino que también ello suponga una transformación del mapa arqueológico de Gran Bretaña.

 

En resolución, si este contexto que describen no se ve que les preocupe, sino que, al contrario, lo aprecian de modo positivo y feliz, francamente, quizás haya que concluir que ellos están acertados y nosotros no.


Visitas: 3635

Comentario por Carmen L. el mayo 30, 2011 a las 12:56am

Pues estoy de acuerdo con Teresa y con quienes opinan que quizá nuestra forma de (no)actuar -es decir: la de nuestro Estado- es mucho peor que lo que hacen los británicos, que no consiste sino en "devolver la aqueología a las personas"...y en hacer un uso mejor de los recursos financieros para estas cosas.

Para muestra, estos artículos sobre una excavación llevada a cabo por una comunidad local, no solamente arqueólogos y ayudantes, sino un pueblo entero, nenes del Primaria incluidos.

http://www.pasthorizons.com/index.php/archives/04/2011/fin-cop-hill...

http://irisharchaeology.ie/archives/23

http://www.guardian.co.uk/sc...

Y, encima, ¡oh gran pecado anarco-capitalista! excavación financiada con subvenciones de la Loteria Nacional.

IMPOSIBLISIMO en nuestro país, amigos, donde quejarse muy indignadamente tiene premio, pero arremangarse, hincar los codos y actuar no. Y no, no es solo una cuestión de "educación" o de enseñanza, sino de inteligencia política.

¡Bien por los british! (y los irish, qué xxx)

Comentario por Roberto el mayo 30, 2011 a las 8:23pm

La gente que usa detectores de metales busca torfeos que llevarse a casa. Salen con su aparato, el aparato pita, ellos hacen una agujero, encuentran algo y siguen excavando por si hay más recuerdos. Resultado, el registro arqueológico al garete. No veo diferencia con los cazatesoros marinos, seguramente también usen detectores de metales, llegan aspiran el fondo, destrozan todo el registro y de paso la madera si queda y se quedan con los metales.

No creo que si alguien quisiera aficionar a los niños al vuelo les ponga a pilotar aviones y a mi también me gustaría volar pero no pido que me dejen pilotar un avión de pasajeros bajo la supervisión de un piloto, hago mi carrera, me preparo y después vuelo. Como va esto o me dejais excavar por las buenas o vengo con mi detector y lo hago a mi manera y además la culpa es vuestra.

Claro que el patrimonio es un coñazo, pero de que iba a vivir Mérida si no. Mérida tiene cincuenta mil habitantes y no cinco mil porque tiene un sector servicio orientado al turismo muy importante y por que es la sede de la Junta. Y entre otras cosas es la sede de la junta por su patrimonio y su historia. Y por favor que nadie de Mérida se ofenda, que no pretendo falta a nadie, pero lo mismo pasa en Toledo, Sevilla, Segovia, que incluso cuando quieren hacer un hotel en el centro y no pueden hacerle garaje todo son quejas, a pesar de el fin del hotel sea alojar a quien viene a ver el patrimonio de esas ciudades.

Comentario por Juan Carlos Méndez Madrid el mayo 30, 2011 a las 8:33pm

La legislación británica al respecto me parece aberrante. Aquí debatimos sobre ello hace unos meses:http://terraeantiqvae.com/profiles/blogs/cazatesoros-halla-52000?xg...

¿Cómo se puede hablar de "buenos resultados" sin entrar a valorar las piezas que NO se declaran (imposible de computar) o la cantidad de secuencias arqueológicas destruidas por conseguir restos sin interés (el interés arqueológico y el pecuniario no tienen por qué ir juntos)?

Comentario por Roberto el mayo 30, 2011 a las 10:14pm

No pretendo hacer demagogia, aunque lo que digo es evidentemente una exageración para tratar de explicar que para muchos la arqueología o la historia no es una profesión, es un hobby y además molesto.

Habrá muchos detectores que solo barran la superficie y solo sirvan para recoger lo que los arados han removido, pero por lo que he visto por ahí hay bastantes que alcanzan del metro en adelante y seguirán evolucionando, y en cuanto levantes la tierra, adios al registro.

Eso de que lo que no puedes ver no existe es lo que siempre dicen los cazadores de tesores para llevarse todo por delante, total estaba en el fondo del mar y nadie lo veía. Esto lo único que prima es el interes económico. Prefiero jugar a la loteria de que haya cosas que no se encuentren antes que arriesgarme a perder toda la información que un objeto pueda aportar. Esto es como preferir descubrir un colgante de oro antes que un libro (papiro, pergamino, etc), está claro cual ofrece más información (y ya se que un libro no es algo que aparezca en las excavaciones en España) pero es que el oro brilla tanto..

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el mayo 30, 2011 a las 10:56pm

Tal como ya he dicho en mi comentario al post, a medida que ha ido pasando el tiempo, y comprobado que en Gran Bretaña la legislación que tienen sobre el particular les funciona estupendamente, no tengo más remedio que concluir que su sistema es mucho mejor que el que se ostenta en otros países.

Hay un aspecto sumamente revelador: no he visto nunca a los arqueólogos británicos, autoridades académicas, investigadores, historiadores, etc. etc., protestar de modo airado y reiterado (aun cuando supongo que alguien no estará conforme) por la legislación que tienen en este sentido (sólo recuerdo que se pidió que se modificara The Treasure Act para impedir que objetos de valor histórico, que no caían bajo la consideración de "tesoro" -por no ser de oro o plata-, no pudieran ser subastados libremente  -con el consiguiente peligro que pudieran ir a parar a otro país- por su descubridor, pues privaba así a los museos nacionales de acceder a los mismos si no disponían del dinero suficiente para la puja).

 

Una gran mayoría de los que tienen algo que decir en el mundo de la arqueología británica, ven con buenos ojos los resultados de su legislación al respecto, reitero. Para mí, incluso, es definitivo que el propio director del British Museum haya dicho que está encantado con los efectos del Portable Antiquities Scheme (que no hay que confundir con The Treasure Act, cuyos objetivos son distintos, si bien se complementan). Y si está encantado, él, el ministro de Cultura, y todos los demás, es porque sencillamente no se producen tantos deterioros contextuales arqueológicos como se presume o se teme.

Yo no sé si habéis echado una mirada a la página web de dicho Plan de Antigüedades Portátiles. Todo el planteamiento del mismo me parece magnífico, en orden a instruir y asesorar a aquellos que han hallado algún objeto o artefacto  (y no necesariamente  a través un detector de metales). Se invita a todos los posibles descubridores o detectoristas a registrar el objeto u objetos que hayan encontrado, se les asesora sobre cómo actuar, cómo proceder para no causar daños al yacimiento (si éste se aprecia de importancia) dando cuenta a las autoridades responsables de custodiar el patriominio (de las cuales se facilita la forma de contacto), se les reconoce como descubridores y se les permite que obtengan una recompensa si lo hallado tiene valor. Al mismo tiempo, organizan eventos informativos por distintos lugares del país, y a través de esta web todo el mundo sabe a qué atenerse, cómo estar informado y cómo proceder si se ha topado con algo interesante y de valor.

Si a todo ello le sumamos que, aparte de la legislación en sí misma, se puede apreciar que funciona muy ágilmente (porque una cosa es legislar y otra muy distinta que esas leyes sean realmente operativas) y que sus objetivos no se pierden en un magma de burocracia, pues no tengo más remedio que felicitar -y envidiar- a los british, como dice Carmen L.

Aquí estamos -y estaremos- a años luz de tener algo parecido.

Comentario por Ituci el mayo 31, 2011 a las 12:17am
Yo no puedo aportar nada porque Fran lo ha dicho casi todo. Tan solo dirigiros a la opinión de un Veterano Arqueólogo:http://www.publico.es/agencias/efe/281052/veterano/arqueologo/denun...
Comentario por Juan Carlos Méndez Madrid el mayo 31, 2011 a las 8:32pm
Creo que es una actitud "miope" no reflexionar acerca del hecho de que lo que se publica en los medios y por lo tanto, a lo que tenemos acceso el gran público, son solo aquellos casos en los que se actúa de modo correcto y se entregan y notifican los hallazgos. Pero preguntémonos: ¿Cuántas decenas de miles de agujeros (con la alteración de secuencias y la privación de información que conlleva) ha provocado esta legislación de los cuales no tenemos constancia?. Me temo que el daño ha de ser importante y obviarlo de cara a una valoración justa me parece un error. Por no hablar de los bienes recuperados (de carácter público y propiedad de todos) que siguen yendo en UK al "mercado negro" al intuirse que no será el Estado el mejor postor.
Pensaba que habíamos superado la época del anticuarismo por el cual lo importante era el objeto bonito sin importar el contexto. Lo importante es la información que un yacimiento puede aportar de cara al conocimiento de nuestro pasado. ¿Acaso hay un servicio de Arqueología público que se encarga de excavar con metodología científica los yacimientos de los que se sacan estos hallazgos?. Eso parece que da igual, lo importante es que tenemos una olla llena de monedas o un puñado de clavos oxidados conseguidos a costa de estar un par de días agujereando un yacimiento... eso sí, evitando que se pierda información con ello (explíquenme cómo).
El Patrimonio es finito y no va a estar siempre ahí permitiéndonos aplicar el método de ensayo y error, protejámoslo actuando lo mínimo posible sobre él y de forma controlada.
Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el mayo 31, 2011 a las 10:24pm
Supongo, amigo Juan Carlos, que, antes de que los ingleses pusieran en marcha The Treasure Act  y su Portable Antiquities Scheme, habrían tenido en cuenta las consideraciones y temores que Ud. subraya. Pero, curiosamente, las mismas, no les han impedido poner en vigor ambos textos legislativos, y que, a día de hoy, se muestren, como ya hemos dicho, muy satisfechos y ufanos con ellos.

Es posible que en Gran Bretaña haya otra sensibilidad y otra educación en la ciudadanía respecto a valorar y proteger su patrimonio arqueológico (los mismos textos legislativos mencionados tienden a propiciar esta circunstancia) y quizá allí no ocurra, a pesar de la persimividad que se otorga a los detectoristas de tesoros, que se produzcan tantos expolios clandestinos como consecuencia de ello, o bien se considera que su número es asumible y preferible (a tenor del gran número de hallazgos -incluso mucho de ellos importantes- que son registrados legalmente por tales aficionados, detectoristas o no).

Otro buen ejemplo, aparte de los que puso Carmen L., de colaboración entre detectoristas de tesoros y arqueólogos profesionales puede verse en este enlace. Es un ejemplo más de la muy diferente situación que existe en Gran Bretaña y el resto de Europa (no digamos ya en España) en relación a lo que venimos debatiendo.

Es evidente que en el país anglosajón no sólo se conforman con tener, al respecto, una legislación más versátil y permisiva, sino que ponen los medios para que sea sustancialmente eficaz, tanto en la percepción que de la misma puedan tener los buscadores de tesoros, como en orden a informar y asesorar a éstos de cómo deben llevar a cabo su praxis y cómo deben de actuar si encuentran algo valioso. Sólo con ver las estadísticas que proporciona el Bristish Museum en este sentido, y los resultados que de ello se derivan, sintiéndolo mucho, no queda más remedio que concluir que su sistema legislativo funciona y es mucho mejor que otros.

No creo que perdiéramos demasiado si en este país tratáramos de poner en marcha una legislación y unos medios semejantes. Lo que hay ahora es evidente para todos que es totalmente ineficaz (con miles de expolios y tráficos clandestinos a diario). Y entre la ineficacia probada, y la posibilidad de poner en marcha algo que tiene ya constatada cierta idoneidad (y digo 'cierta' porque, como es natural, nunca hay nada perfecto y para siempre), la elección es clara.

Saludos cordiales

Comentario por ALIADO el junio 1, 2011 a las 12:08am

¿Y por qué en lugar de perder el tiempo en promulgar leyes, las cuales, en su mayor parte ni las conoce nadie, ni se cumplen, por qué no subvenciona el Estado un montón de equipos de arqueólogos para que tengamos una idea del inmenso patrimonio que tiene este país?

 

Yo creo que éso nos beneficiaría a todos y dejaría de haber tantos aficionados con detectores. De paso, solucionaría el paro que existe en esta profesión.

 

Saludos.

Comentario por Ituci el junio 1, 2011 a las 6:00pm

Al final ALIADO va a parecer que tus post son más en defensa de una profesión más que del patrimonio.

Puesto a`presentar propuestas ¿Por qué no se obliga a los detectoristas a portar un GPS y registrar todos los hallazgos y el tipo de pieza, publicarlos mesualmente y así completar el mapa arqueológico de España? Además gratuito para el estado, no hay mal que por bién no venga. Si encima nos referimos a numerario y ceca, imaginate que mapa más completo. Con excaso movimientos de tierras, sin tener que agotar yacimientos. Tan solo habría que cambiar la ley y la mentalidad "Profundidad 50 cm, hacia abajo zona arqueologica en todos los terrenos, por encima sin interes profesional". Saludos

 

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más