Desubren en Turquía 400 tumbas de cámara excavadas en piedra, llenas de pinturas murales y tesoros de entre los siglos II al IV d.C.

Las tumbas presentan imágenes de enredaderas, flores y patrones geométricos, así como figuras mitológicas. Archivo del Proyecto de Excavación Arqueológica Blaundos.

Un equipo de arqueólogos en Turquía ha descubierto 400 tumbas de cámara excavadas en la roca que datan de hace 1.800 años y forman parte de una de las necrópolis excavadas en la roca más grandes del mundo.

El equipo encontró las tumbas en la antigua ciudad de Blaundos (también deletreada Blaundus), ubicada a unos 180 kilómetros al este del Mar Egeo en lo que hoy es Turquía. La ciudad fue fundada durante la época de Alejandro Magno y existió durante los períodos romano y bizantino.

Las tumbas están llenas de sarcófagos, muchos de los cuales contienen múltiples personas fallecidas, una pista de que las familias usaron estas tumbas para entierros durante muchas generaciones, dijo Birol Can, arqueólogo de la Universidad de Uşak, en Turquía, y director del Proyecto de Excavación Blaundos.

"Pensamos que las cámaras de la tumba de Blaundos excavadas en la roca, en las que hay muchos sarcófagos, se utilizaron como tumbas familiares, y que las tumbas se volvieron a abrir para cada miembro de la familia fallecido, a fin de llevar a cabo una ceremonia de entierro y se volvía a cerrar", dijo Can a Live Science en un correo electrónico.

"La ciudad de Blaundos se asienta sobre una colina rodeada por un valle, que en realidad es una rama de los vastos cañones de Uşak, uno de los sistemas de cañones más largos del mundo", dijo Can. La gente de Blaundos construyó la necrópolis en las laderas del cañón. "Debido a la naturaleza rocosa de las laderas que rodean la ciudad, la técnica de entierro más preferida fueron las tumbas en forma de cámara excavadas en las rocas sólidas", añade. 

Aunque los arqueólogos conocían la necrópolis desde hace más de 150 años, nunca han realizado una excavación sistemática de Blaundos, razón por la cual el equipo de Can comenzó un proyecto de excavación en 2018 con el objetivo de documentar las ruinas y preparar proyectos de conservación.  Hasta ahora han identificado dos templos, un teatro, un baño público, un gimnasio, una basílica, las murallas de la ciudad y una puerta, acueductos, un santuario dedicado a un antiguo héroe griego o romano conocido como Heroon, y cámaras en las tumbas cortadas en la roca.

"Aparte de todo ello, sabemos que hay todavía muchas estructuras religiosas, públicas y civiles bajo tierra", subraya Can.

Panorámica del cañón donde los antiguos residentes de la ciudad excavaron las tumbas. Archivo del Proyecto de Excavación Arqueológica de Blaundos

El trabajo de restauración revela los diseños pintados en los techos de las tumbas talladas en piedra. (Crédito de la imagen: Archivo del Proyecto de Excavación Arqueológica Blaundos).

Tumbas del valle

En 2018, al excavar una de las tumbas de cámara excavadas en la roca, los arqueólogos encontraron huesos humanos que datan de los siglos II a IV d.C. Por lo tanto, en 2021, el equipo se centró en la necrópolis. "Como resultado de este trabajo, que ha sido peligroso en ocasiones, se ha completado la documentación de aproximadamente 400 tumbas de cámara excavadas en la roca que se pueden observar en la superficie", dijo Can.

Sin embargo, la necrópolis fue un punto de acceso para los ladrones de tumbas, los cuales destruyeron algunas mientras robaban joyas preciosas y otros artefactos a lo largo de los siglos. Los arqueólogos han encontrado muchos objetos que permiten saber que los fallecidos datan de la época romana. Por ejemplo, fragmentos de cerámica y monedas descubiertos así lo indican. “Además, la técnica de las pinturas murales que cubren las paredes, bóvedas y techos de las tumbas, y el estilo de las escenas vegetales y figurativas que se representan en ellas, muestran características romanas”, apunta Can.

"El equipo encontró diferentes tipos de tumbas de cámara excavadas en la roca, incluidas cámaras de una sola habitación, así como"estructuras complejas formadas por la disposición de las habitaciones una tras otra", señala Can. "Estas habitaciones no fueron creadas de una sola vez. Se entiende por las huellas en las paredes que estas tumbas fueron diseñadas originalmente como una habitación individual. Sin embargo, con el tiempo, cuando no había lugar para más enterramientos en esta habitación individual, la misma se fue expandiendo hacia adentro y se agregaron la segunda, la tercera y luego la cuarta habitación".

Algunas tumbas todavía tenían artefactos que probablemente estaban destinados a ayudar a los fallecidos en el más allá. Este ajuar funerario incluyó espejos, diademas, anillos, brazaletes, horquillas, instrumentos médicos, cinturones, vasos y lámparas de aceite, todo lo cual arroja luz sobre las personas enterradas en las tumbas, como su sexo, ocupación, hábitos y fecha de entierro.

Una tumba de cámara excavada en la roca en Blaundos. (Crédito de la imagen: Archivo del Proyecto de Excavación Arqueológica Blaundos)

Hermosas pinturas

Las paredes y los techos de estas cámaras funerarias estaban decoradas con pinturas coloridas e intrincadas, aunque muchas se han deteriorado a lo largo de los milenios. Los murales en 24 de estas cámaras aún son visibles, pero están en mal estado. 


"Algunas de estas tumbas fueron utilizadas como refugios para animales por los pastores hace mucho tiempo", dijo Can. "Los frescos estaban cubiertos de una densa y negra capa de hollín, debido a los incendios que se producían en esa época". Pero el equipo de restauración-conservación ha podido limpiar algunas de las pinturas, revelando las vibrantes escenas florales, geométricas y figurativas pintadas en las paredes. 

"Enredaderas, flores de varios colores, coronas, guirnaldas, paneles geométricos son los motivos más utilizados", dijo Can. "Además de estos, figuras mitológicas, como Hermes (Mercurio), Eros (Cupido) y Medusa, hay animales como pájaros y perross inlcuidos en los paneles anchos".

"Aunque hay cientos de tumbas más por excavar, todas las pinturas murales se revelarán con las excavaciones que se realizarán en la necrópolis en los próximos años", advierte Can.

Ruinas de piedra en el sitio arqueológico de Blaundos. Klaus-Peter Simon a través de Wikimedia Commons bajo CC BY 3.0.

El equipo también planea hacer estudios químicos y de ADN, los cuales revelarán la ascendencia de las personas fallecidas, así como su sexo, edad y hábitos nutricionales, concluye Can.

Blaundos está abierto a los turistas. A medida que las excavaciones revelan más espacios de la ciudad, Can espera proteger los nuevos hallazgos y compartirlos con el mundo.

Fuentes : livesciece.com | smithsonianmag.com | 15 de octubre de 2021