Los restos fósiles del pie de un neandertal hallado en la cueva Amud (Israel) arroja luz sobre su género y modo de vida

Fósiles de Amud 9. Crédito: Osborjn M. Pearson y Adrián Pablos.

Adrián Pablos Fernández, científico del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) colidera un trabajo publicado en PaleoAnthropology, revista oficial de la PaleoAnthropology Society, sobre la morfología y anatomía de un pie parcial recuperado hace más de 25 años en la cueva de Amud (Israel), que confirma que el individuo Amud 9 fue una mujer neandertal del Pleistoceno superior, con una estatura de unos 160-166 cm y 60 kg de peso.

En la cueva de Amud se encontraron a lo largo de varias excavaciones llevadas a cabo en el siglo XX restos de al menos 15 neandertales. El estudio minucioso y detallado de uno de estos individuos, Amud 9, ha permitido establecer que posee los caracteres habituales relacionados con los neandertales en los diversos elementos del pie: tarsos, metatarsos y falanges, que difieren de los humanos modernos, tanto fósiles como recientes.

“La mayoría de estos caracteres se relacionan con la gran robustez habitualmente observada en el esqueleto postcraneal, esto es, de cuello para abajo, en la mayoría de los neandertales”, explica Adrián Pablos (izquierda).

Sexo, peso y estatura

Las estimaciones de sexo, peso y estatura en poblaciones fósiles normalmente se realizan en función de las dimensiones de los huesos largos de las piernas. Pero de Amud 9 solo se conserva un fragmento de tibia, el astrágalo o hueso del tobillo, un metatarso o hueso del empeine y varias falanges.

Al no hallarse huesos largos de las piernas los investigadores han aplicado diversas estimaciones matemáticas a partir de los huesos del pie obteniendo así una aproximación a importantes parámetros paleobiológicos.

“Conocer parámetros como el tamaño del cuerpo y el sexo de este individuo nos ayudan a saber un poco más cómo eran los neandertales” afirma Adrián Pablos.

En este trabajo, titulado A partial Neandertal foot from the Late Middle Paleolithic of Amud cave, Israel, han participado investigadores de España (CENIEH), Estados Unidos (University of New Mexico y Arizona State University), y de Israel (Tel Aviv University y The Hebrew University of Jerusalem).

Fuente: cenieh.es | 22 de julio de 2020

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Foto: entrada de la cueva Amud, Israel.

Los restos de un pie de neandertal encontrado en la cueva de Amud en Galilea han proporcionado información sobre la vida de la población prehistórica de la región hace más de 55.000 años.

Como se explica en un artículo publicado en el número más reciente de la revista Paleoanthropology, la cueva es un sitio clave para preguntas relacionadas con la transición entre el Paleolítico Medio y Superior en el Levante.

“La cueva de Amud estuvo habitada entre 70,000 y 55,000 años atrás, obviamente con una secuencia de muchas ocupaciones durante este tiempo”, dijo a The Jerusalem Post la profesora Erella Hovers (izquierda), de la Universidad Hebrea de Jerusalén y coautora del estudio. “Las huellas de presencia humana son numerosas e incluyen herramientas de piedra que se hicieron en el sitio o se introdujeron en él”.

Entre los hallazgos de diferentes períodos de excavación, incluidas tres temporadas de trabajo de campo realizadas en un proyecto conjunto de la Universidad Hebrea, la Universidad de Tel Aviv y el Instituto de Orígenes Humanos de la Universidad Estatal de Arizona entre 1991 y 1994, se encontraron los restos de 15 homínidos, incluido el pie analizado en el estudio.

El estudio destaca que, debido a la intensidad de la ocupación del sitio y a la riqueza de los hallazgos, los investigadores aún están analizando, después de casi tres décadas, lo que se descubrió.

Los resultados de las diferentes líneas de estudios han ofrecido a los arqueólogos varias ideas sobre la vida de sus habitantes prehistóricos.

“Según el trabajo del Dr. Ravid Ekshtain, de la Universidad Hebrea, sabemos que la mayor parte de la materia prima para fabricar las herramientas se obtuvo localmente, probablemente a no más de unos pocos kilómetros de la cueva”, dice Hovers. “Pero también hay algunos indicios en todos los horizontes de ocupación de importaciones de materia prima desde distancias mucho más largas. Las herramientas de piedra se tallaban y se usaban en el sitio”.

Los investigadores también analizaron hogares (fuegos), así como numerosos restos de animales, como gacelas, gamos y cabras.

“La profesora de la Universidad Hebrea, Rivka Rabinovich, identificó numerosas marcas de corte hechas con herramientas afiladas de piedra en muchos de los huesos”, dijo Hovers. “Del trabajo isotópico del Dr. Gideon Hartman, de la Universidad de Connecticut, también aprendimos que los animales eran cazados en diferentes áreas de Galilea y a diferentes distancias de la cueva, lo que atribuyó a los cambios en el clima”.

“Por supuesto, también están los restos de los propios humanos, al menos algunos de los cuales creemos que fueron enterrados de modo intencional y agrupados en un área de la cueva”, agregó.

Los especímenes esqueléticos de los neandertales pertenecían a los últimos miembros conocidos de esta especie que vivían en la región, en la víspera del período en que se cree que se produjo el cruce entre los neandertales y los Homo sapiens.

Tibia distal derecha de Amud 9: A) anterior; B) posterior; C) medial; D) vista inferior

Los autores del artículo creen que el pie analizado pertenecía a un individuo femenino de unos 160-166 centímetros de altura que pesaba alrededor de 60 kilos. Los restos parciales de la pierna y el pie derechos incluyen secciones de la tibia distal, el astrágalo, el primer metatarsiano, la primera falange proximal y una falange media y distal.

Los resultados del análisis respaldan estudios previos que sugieren que el clima, justo antes de la desaparición de los neandertales en la región, “no fue un momento de estrés para ellos, y no podemos atribuir su desaparición directa o exclusivamente a los cambios en el medio ambiente”, dijo Hovers.

Cuando le preguntaron sobre las ideas que ofrece esta parte de la investigación con respecto a la relación entre los neandertales y los humanos modernos, ella dijo: “Es complicado”.

“Los habitantes de este yacimiento muestran muchas características morfológicas de los neandertales”, afirma Hovers. “En Europa, los neandertales son los únicos actores de la cultura material del Paleolítico Medio, y fueron seguidos por humanos modernos que fabricaron diferentes tipos de herramientas de piedra y llevaron a cabo muchas actividades en las que los neandertales no participaron [arte rupestre, por ejemplo].

“Sin embargo, en nuestra región, la imagen siempre ha sido más complicada, porque algunos fósiles fueron identificados como humanos modernos, y algunos de los rasgos anatómicos de los neandertales en los individuos del Cercano Oriente han sido menos claros que los de los neandertales europeos.

“Desde el punto de vista de la cultura material, los grupos en el Levante no pueden separarse. En los últimos años, hemos aprendido de los estudios paleogenómicos de otros lugares, ya que en nuestra región las moléculas no parecen preservarse bien. Durante mucho tiempo hubo cruces entre poblaciones de humanos antiguos. En el Levante, estas poblaciones pueden haberse encontrado y cruzado, lo que podría explicar la mezcla de características anatómicas”, dijo Hovers.

Fuente: enlacejudio.com | 22 de julio de 2020

Visitas: 124

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2020   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más