Hallan en la cueva Foradada de Calafell (Tarragona) herramientas chatelperronienses que cambian el mapa de las culturas neandertales en la península ibérica

Cuchillas retocadas halladas en la Cueva Foradada. ayb) muestran retoque discontinuo a lo largo del borde. c), un borde totalmente retocado. d), modificación medio-distal de una cuchilla  (Foto: PLOSONE)

Antes de que los neandertales desaparecieran, hace unos 30.000 años, desarrollaron la llamada cultura chatelperroniense, caracterizada por la fabricación de cuchillos y puntas de lanza distintivos. El chatelperroniense supuso la transición del Paleolítico medio hacia el superior, y coincidió con el momento en que los neandertales entraban en contacto con los Homo sapiens, que se estaban expandiendo por Europa desde Oriente Medio.

En la península ibérica, hasta ahora solo se habían encontrado restos de chatelperroniense en los Pirineos y la costa cantábrica. De hecho, se considera que el territorio peninsular permaneció como un refugio para los neandertales, que vivieron en ella unos miles de años más sin contacto con el Homo sapiens conservando las tradiciones materiales propias del Paleolítico medio. Ahora, sin embargo, expertos del Seminario de Estudios e Investigaciones Prehistóricas (SERP) de la UB (Catalunya, España) han descubierto en la cueva Foradada (Calafell) restos de entre 40.000 y 41.000 años de antigüedad que son las muestras de cultura chatelperroniense encontradas más al sur de Europa hasta el momento.

Vista de las diferentes partes de la Cova Foradada: a) Vista general de la entrada inferior de la cueva y la terraza exterior antes de su excavación en 2014; b) el interior de la cueva desde la entrada inferior durante la excavación de la Capa I en 2006; c) Vista de la entrada superior de la cueva. 

En un artículo publicado en la revista PLOS ONE, los investigadores explican la relevancia del hallazgo y cómo «la cueva Foradada se convierte así en una importante referencia geográfica y cronológica para entender la desaparición de los neandertales y la expansión de los humanos modernos».

 

«El hallazgo implica una expansión hacia el sur muy significativa del chatelperroniense en Europa, más allá del área que tradicionalmente habían establecido los investigadores», explica el primer autor del artículo y director de la excavación, Juan Ignacio Morales (izquierda), investigador del programa Juan de la Cierva adscrito al SERP.

El artículo de PLOS ONE señala que la cueva Foradada está situada cerca de la depresión del Ebro, que varios investigadores han calificado de barrera a los flujos de población y culturales durante la primera expansión del Homo sapiens por la Península. También se explica que no se han encontrado restos de las culturas de transición como el chatelperroniense más al sur del Ebro. En definitiva, Morales concluye que «Con el descubrimiento se amplía hasta la depresión del Ebro el territorio en que se produjo el cambio del Paleolítico medio al superior hace 40.000 años y posiblemente la interacción entre las dos especies de humanos, los neandertales y los Homo sapiens». Como señala Morales, «La cueva Foradada fue probablemente uno de los últimos emplazamientos donde tuvo lugar el contacto directo, o al menos la influencia mutua, entre los neandertales y los Homo sapiens».

 

Los restos de la cueva Foradada incluyen ocho láminas de sílex características del chatelperroniense, que técnicamente se conocen como puntas de Châtelperron, y que pueden usarse como puntas -seguramente de lanza- pero también como cuchillos para cortar. En el yacimiento se han encontrado herramientas de piedra y de cuerno pertenecientes al Homo sapiens de hace unos 38.000 años, correspondientes al Auriñaciense inicial, y de hace 31.000 años, del periodo Gravetiense. 

Herramientas líticas recuperadas en la cueva: a), cuchilla no retocada con rectificación de la cresta distal. b) y c), fragmento distal y conjunto de puntas gravetienses con respaldo abrupto en un borde y retoque invasivo directo en el borde opuesto. d), cuchilla de doble respaldo fragmentado. e), pequeña punta gravetiense con retoque de respaldo bipolar y retoque directo que da forma a la parte proximal del borde derecho. f), perforador inversamente retocado. g), fragmento proximal de una cuchilla con retoque plano inverso en el borde sin respaldo.

Los restos del yacimiento indican que tanto los últimos neandertales como los primeros Homo sapiens usaban la cueva Foradada para actividades relacionadas con la caza. En ella se realizaban estancias muy cortas y se reparaban herramientas, al tiempo que se dejaban las que ya eran inservibles.

 

Las excavaciones en la cueva Foradada comenzaron en 1997. Actualmente, la dirección de la excavación está a cargo de Juan Ignacio Morales y de Artur Cebrià. El estudio arqueológico de este yacimiento está incluido tanto en el proyecto del SERP financiado por el Departamento de Cultura de la Generalitat como en el subvencionado por el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades, encabezados ambos por el catedrático de la UB y director del SERP Josep M.ª Fullola. (Fuente: U. Barcelona)

Herramientas de asta. a-d) fragmentos de puntas basadas ​​en una división; a y c) fotografías de las herramientas; byd) vistas sin texturas extraídas de los modelos en 3D donde las superficies de fractura se pueden observar mucho más claramente. e), fragmento distal de un punzón óseo. f), asta en blanco.

Fuentes: noticiasdelaciencia.com |abc.es | 17 de mayo de 2019

Visitas: 136

Respuestas a esta discusión

     Neandertales, sapiens y la Cova Foradada de Calafell

Ubicación de la Cova Foradada y de los principales yacimientos de la Península Ibérica que contienen conjuntos paleolíticos de transición o anteriores. 1-Cueva Morín, 2-Aranbaltza, 3-Labeko Koba, 4-Ekain, 5-Isturitz, 6-Cova Gran, 7-Abric Romaní, 8-Cova del Gegant, 9-Canyars, 10-Teixoneres, 11-L'Arbreda. Facilitado por Juan I. Morales.

La desaparición de los neandertales y la llegada de Homo sapiens a Europa es uno de los momentos más interesantes para los que estudiamos el Paleolítico. Intentando explicar el proceso, los investigadores han planteado muchas hipótesis diferentes. Además, el debate se intensifica con cada nuevo descubrimiento publicado.

Este momento de la Prehistoria se conoce como la Transición del Paleolítico medio al superior. Tuvo lugar gradualmente entre hace 48.000 y 38.000 años, y sucedió desde Oriente Próximo hasta la Península Ibérica. Entender cómo fue el contacto entre neandertales y sapiens trasciende del mundo académico, y ha llegado a la sociedad a través de películas, novelas y numerosas obras de divulgación.

¿Por qué despierta tanto interés?

El interés que despierta este momento y la incertidumbre que lo rodea se debe a una serie de problemáticas que forman una especie de tormenta perfecta.

En primer lugar, en algunos yacimientos aparecen nuevas formas de hacer herramientas de piedra, son las llamadas Industrias de Transición. Estas no son como las que los neandertales llevaban haciendo más de 100.000 años, pero tampoco como las que Homo sapiens realizará posteriormente. Los pocos restos humanos encontrados sugieren que fueron obra de los neandertales, pero todavía se sigue debatiendo  sobre que especie las realizó.

En segundo lugar, los datos genéticos dibujan un escenario complejo. Hace 10 o 15 años muchos investigadores creían que el contacto entre neandertales y sapiens no fue muy intenso. Así, la desaparición de los neandertales podía deberse sólo a dinámicas internas o relacionadas de forma indirecta con la llegada de Homo sapiens.

En la actualidad, sabemos que ambas especies convivieron e interactuaron en algunas zonas. No solo eso, sino que se hibridaron produciendo descendencia fértil. Hoy en día nuestro genoma contiene entre un 1 % y un 4 % de herenci....

Finalmente, un proceso de 10.000 años puede parecer una eternidad, pero a escala natural no es más que un rápido pestañeo. Especialmente si coincide con los límites del método de datación por Carbono 14. Para hacernos una idea, si se quiere saber la edad de huesos o carbones de hace 7.000 años, el margen de error de las dataciones puede ser de unos 60 años. Sin embargo, cuando nos vamos a eventos ocurridos hace más de 35.000 años este margen puede superar los 1.500 o 2.000.

En definitiva, el paso del Paleolítico medio al superior tiene lugar en un escenario en el que:

  1. Pudieron coexistir grupos de neandertales, de humanos modernos y poblaciones mixtas o híbridas, con la complejidad cultural que esto puede generar.

  2. Aparecen unas innovaciones tecnológicas que no tenemos claro quién las ha realizado ni qué significan.

  3. La precisión del carbono 14 nos da una idea general del proceso, pero no podemos ordenarlo con el detalle que nos gustaría. 

  4. El resultado final, sin embargo, ya lo conocemos. Los neandertales desaparecen como especie, y en Europa las poblaciones de Homo sapiens dan inicio al Paleolítico superior.

Los neandertales y la Península Ibérica

Durante esa transición, la Península Ibérica tiene algunas peculiaridades que la diferencian de otros lugares. Al fin y al cabo, es el extremo más meridional y occidental del continente.

Hasta ahora, las Industrias de Transición únicamente se habían encontrado en puntos aislados de la Cornisa Cantábrica y Pirineos, como el yacimiento de Aranbaltza (Vizcaya). Un territorio parecido al de las presencias más antiguas de Homo sapiens. Su localización más al sur puede ser el Abric Romaní  (Barcelona).

De esta forma se ha planteado un modelo de poblamiento dual. Los primeros sapiens frenaban su expansión en la zona norte, mientras que los últimos neandertales pudieron seguir viviendo durante algunos milenios más en el centro y sur.

La importancia de Cova Foradada

Cova Foradada es un yacimiento situado en una pequeña cueva de Calafell, en la provincia de Tarragona. Las excavaciones de la Universidad de Barcelona empezaron en el año 1997. Unos niños encontraron casualmente dos cráneos humanos mientras jugaban en la cueva. Estos hallazgos eran de una época más reciente, de hace unos 4 000 años, pero permitieron conocer el yacimiento que ha proporcionado las evidencias más meridionales de la Transición Paleolítico medio - superior.

Los niveles antiguos de la cueva están datados entre 41 000 y 38 000 años. Durante este tiempo era utilizada por los carnívoros como refugio y lugar de cría. Existen restos de hienas, leones, leopardos, osos, grandes aves rapaces, pero sobre todo linces, muchos linces.

Los grupos humanos que se movían por el territorio también la utilizaron ocasionalmente. Acudían durante las partidas de caza, y permanecían durante una o dos noches mientras reparaban o sustituían sus herramientas.

Esas pequeñas ocupaciones dejaron tras de sí las puntas y cuchillos de sílex que demuestran que hace 41 000 años las industrias de Transición habían penetrado en la Península mucho más de lo que se creía. Que avanzaron más allá de la Cornisa Cantábrica y los Pirineos, llegando hasta la costa mediterránea.

De momento, Cova Foradada es el punto de máxima expansión de esta posible interacción neandertales y sapiens. Por su posición en el mapa es un yacimiento clave, una bisagra entre el norte y sur peninsular. Es el hilo del que hay tirar para buscar nuevos yacimientos en nuevos territorios.

El objetivo final es conocer si la Península fue realmente el lugar donde los neandertales encontraron su último refugio, o si, por el contrario, la llegada de Homo sapiens propició su desaparición al mismo tiempo que en el resto de Europa.

Fuente: theconversation.com | 6 de junio de 2019

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más