Mandíbula de 'Ursus etruscus' de Dmanisi. / Bienvenido Martínez-Navarro (IPHES)

El yacimiento de Dmanisi en Georgia es conocido por haber proporcionado los fósiles más antiguos de homínidos registrados fuera de África. Varios cráneos excavados a finales del siglo XX y principios del XXI revelan la presencia hace 1,8 millones de años del género Homo en esta zona geográfica que linda entre Asia y Europa.

El buen estado de conservación de los fósiles humanos y de otros mamíferos lo convierten en un yacimiento excepcional para estudiar las relaciones entre estos primeros humanos y otros grandes mamíferos que habitaron en esta zona, especialmente los carnívoros.

Ahora, un estudio liderado por investigadores del Institut Català de Paleoecologia Humana y Evolució Social (IPHES) con la participación del investigador del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP), Joan Madurell (izquierda), analiza gracias a un fósil de mandíbula la taxonomía y la dieta de los osos que coexistieron con estos humanos allí hace casi dos millones de años.

Las conclusiones del estudio publicados en la revista Scientific Reports revelan además que, a diferencia de lo que se creía hasta ahora, hay una única especie de oso en esta zona: Ursus etruscus (derecha).

“El registro fósil siempre es incompleto y muy a menudo es difícil saber si dos restos parecidos pertenecen a una misma especie o especies distintas”, explica Madurell. A partir del análisis estadístico, los investigadores demuestran que las diferencias observadas en los restos de Ursus etruscus se pueden explicar por el dimorfismo sexual.

“Pensamos que los machos de esta especie eran mucho más grandes que las hembras, como ocurre con los osos pardos actuales”, comenta el investigador. El estudio también revela que los huesos de Dmanisi corresponden a los primeros representantes del linaje de los osos de las cavernas, un grupo muy conocido en cronologías posteriores en Europa.

¿Qué comían los osos?

El estudio ha inferido la dieta de estos osos a partir del análisis de las microabrasiones que producen los alimentos en el esmalte dental.

“Cada tipo de alimento deja una marca característica en los dientes. Comparándolas con las de animales actuales de los que conocemos su dieta podemos inferir de qué se alimentaban especies extintas”, explica el investigador del ICP. En el caso del oso de Dmanisi, se ha podido determinar que tenía una dieta omnívora donde el pescado y la carne tenían una presencia importante.

Análisis de las microabrasiones en piezas dentales del 'Ursus etruscus'.

Por otra parte, en Dmanisi, humanos y osos debían hacer frente a una estacionalidad más marcada de la que había en África subtropical y es posible que esto condicionase su dieta. “Seguramente ambas especies tenían que alimentarse de carroña en algunas épocas del año, cuando los vegetales eran más escasos”, indica Joan Madurell.

“Es posible que compitieran por determinados recursos, pero no hasta el punto de impedir la coexistencia”, afirma. Hay que tener en cuenta, también, que los osos hibernan durante los meses más fríos, por lo que, cuando las condiciones eran más duras, no competían por los recursos con los humanos. 

El estudio también revela que los jabalíes de la zona se extinguieron con la llegada de los humanos, probablemente porque la competencia por los recursos era más feroz que con los osos.

Fuente:agenciasinc.es| 29 de noviembre de 2019

Visitas: 77

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2019   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más