Rocas con aspecto de gigantesco bivalvo en cuya base se halla el conjunto de elementos.

     Dos cazoletas y una docena de hoyuelos en torno a ellas, en curiosa dispersión, podrían haber servido de base a prácticas de adivinación durante la Edad Media.

     Los referidos elementos se hallan dos kilómetros y medio al oeste de la salmantina localidad de Villavieja de Yeltes, en el denominado "caozo de la Hoya", poza situada en el arroyo Bogajuelo (afluente del río Yeltes por la izquierda), cuya agua se mantiene durante los meses de verano.

     Semiesféricas e idénticas, de 14 cm de diámetro, las cazoletas, y de 2-4 centímetros los hoyuelos, se hallan en unas rocas cuya forma se asemeja a la de un enorme molusco bivalvo, abierto hacia el Mediodia. Un curioso y espectacular conjunto de elementos mágico-rituales que presumo destinado a las prácticas adivinatorias medievales por sus características y situación, pues se halla en el entorno de los asentamientos altomedievales de la Dehesilla y los Verdugales, situados a caballo del referido arroyo, en el punto de coordenadas: 40º 52´ 48" N y 6º 30´ 2" W. 

Aspecto general del conjunto de elementos.

Practica legendaria. La adivinación o conocimiento de las cosas futuras se ha practicado en todos los lugares y épocas, incluida la actual, por medio de los adivinos, brujos, magos, médium, hechiceros, videntes, druidas, sacerdotes, oráculos, chamanes, sibilas, pitonisas, etc., etc., personas todas ellas, hombres o mujeres, a las que se atribuía especiales poderes provenientes de los dioses o de determinados espíritus, buenos o malos. Todas las naciones, afirmaba Cicerón, civilizadas o bárbaras, creen que existen indicios sobre el futuro y personas capaces de interpretarlos por distinto tipo de técnicas.          

     Al parecer, Cicerón dividía la adivinación en NATURAL, la no enseñada y que no requiere habilidad; y ARTIFICIAL. En la natural, que incluía los sueños, el adivinador era un sujeto pasivo cuya inspiración y consecuente predicción procedía de un supuesto poder interior para invocar a los espíritus; mientras que la ARTIFICIAL o enseñada basaba sus vaticinios en signos existentes en la naturaleza o producidos por el hombre (astros, aves, viento, fuego, movimiento del agua, arrojar huesos, piedras, figuras, palos, dados, etc., echar suertes, analizar vísceras, etc.) que debían ser observados y analizados por el adivinador. Una enorme variedad de métodos que unidos a una descomunal maraña de supersticiones de los distintos pueblos tenían por objeto predecir el futuro.

     En la antigua Grecia los adivinos eran tenidos en gran estima y asistían a las asambleas públicas; los romanos, tenían colegios oficiales de augures y arúspices y no se comenzaba la guerra ni se enviaba fuera colonia alguna sin consultar a los dioses. Un estornudo, una palabra adversa, etc. podían, en momentos críticos, constituir un presagio positivo o negativo.  

     Con los primeros años del cristianismo la adivinación, en especial la NATURAL, perdió gran parte de su poder, pues sus practicantes podían llegar a ser castigados con la pena de muerte, pero siempre contó con numerosos adeptos, creciendo progresivamente desde la Edad Media hasta nuestros días, en especial la nigromancia o espiritismo debido principalmente a la curiosidad e interés de muchas personas por conocer el futuro y al deseo de ganancia o ventaja personal de otras (la adivinación-enciclopedia católica).

Peña y elementos vistos desde el este.

Probable cronología medieval. Aunque nunca podremos estar seguros de la finalidad de estos elementos, mágico-rituales supuestamente, aparecidos en Villavieja de Yeltes, es bastante probable que hubiesen servido a los adivinos, brujos, videntes, etc. medievales de turno, para realizar predicciones por el llamado método artificial, quizás arrojando sobre ellos los correspondientes huesos, piedras, u otros elementos realizados al efecto. Como ahora ocurre con las cartas, los hoyuelos y cazoletas existentes tendrían un significado para el adivinador ocurriéndoseme que los dos mayores, alineados de fuera adentro de la peña, podrían representar dos astros (el sol y la luna); dos fuerzas (el bien y el mal), dos personas (hombre y mujer), el día y la noche o lo que es lo mismo, la luz y la oscuridad, etc. PERO LA DISCUSIÓN QUEDA ABIERTA.          

Aspecto del "Caozo de la Hoya", cuya agua se mantiene durante los meses de verano.  

Visitas: 782

Respuestas a esta discusión

Hola, buenos días, Sr. Serna.  No es que me disguste su artículo, al contrario, me ha entusiasmado por novedoso.  Pero, quisiera saber qué es lo que le ha hecho pensar que, efectivamente, este enclave podría ser un lugar de adivinación artificial, y no, por ejemplo, un lugar de juego.  Muchas gracias.  Saludos.

Gracias a usted María Jesús, por su interés,... pues también podría ser eso que usted dice y aún alguna otra cosa más. Esto, como dije al final de mi exposición, además de mostrar este curioso y espectacular conjunto de elementos, marco natural incluido, es una discusión abierta destinada a que cada cual exprese su opinión sobre cualquier aspecto del tema y, en tal sentido, la suya me parece muy respetable. Un saludo y celebro que le haya gustado el tema.    

Entiendo, es muy amable.  Yo pensaba que ud. sabía algo más sobre ese uso -que no lo había mencionado en el artículo-, y mi curiosidad me ha movido a interrogarle sobre ello.  Quiero animarle a que, si le es posible, siga aportando más información sobre las prácticas de la adivinación y el entorno.  Muchas gracias. Un cordial saludo.

Los Verdugales, en cuyas inmediaciones se encuentran los elementos referidos, es un yacimiento altomedieval que debió alcanzar cierta importancia. Se documentaron varias tumbas excavadas en roca pero yo encontré algunas otras y sobre todo varios elementos de posible finalidad mágico ritual: varios conjuntos de hoyuelos y cazoletas difícilmente encuadrables en actividades lúdicas, posibles altares rupestres,... (algunos de los cuales cito en "piedras sagradas medievales" de Terrae), cosas que, además de más ocultas, no han despertado ningún interés hasta tiempos muy recientes.

La Dehesilla es otro asentamiento altomedieval muy próximo al anterior, que yo descubrí,... existen varias tumbas excavadas en roca y conjuntos de hoyuelos y cazoletas de similares carácterísticas a los de los Verdugales,... y lo mismo se da en el también inmediato asentamiento del Caño viejo, también descubierto por mí, situado a las puertas de Villavieja de Yeltes. En general, por su situación y características, es poco probable que estuviesen destinados a juegos,... pero tampoco se debe descartar esta opción. Le muestro el último que he descubierto este verano sobre una pequeña roca con forma de lomo de animal en medio de un humedal, que presenta una curiosa punta de flecha en un extremo.

Luego, sobre las prácticas adivinatorias, sobre todo las artificiales, hay mucho escrito: exámen de vísceras de personas o animales, presagios de vuelos de aves, vientos, etc. etc. pero en todo eso no quiero meterme más de lo que refiero en mi entrada y prefiero dejarlo a los interesados en este asunto,... que me gustaría dé mucho de si. Un saludo María Jesús. 

Recuerdo un pasaje del Cantar de Mío Cid, en el Cantar primero, en que dice:

"Allí piensan de aguijar,   allí sueltan las riendas.

A la exida de Bivar   ovieron la corneja diestra

e entrando a Burgos   oviéronla siniestra.

Meció mio Cid los ombros   e engrameó la tiesta:

-¡Albricia, Álbar Fáñez,   ca echados somos de tierra!-

Ya tenemos aquí un presagio -adivinación artificial- sobre el modo de vuelo de las aves.  Todos conocemos el desenlace.

La Celestina está plagada de la práctica de estas artes también.

    Pero no es cómo cultivar estas artes lo que me interesa, ni en qué consisten -pues las conozco-, sino los lugares en los que podrían practicarse, que no están próximos a mi territorio.  Gracias, de nuevo.  Un saludo.

Pues verá, María Jesús, yo, como al parecer afirmaba Cicerón, creo que las prácticas adivinatorias, como ocurre hoy, se produjeron en todas partes (incluido el territorio donde usted se encuentra) conviviendo con las religiosas, más o menos revueltas con éstas e incluso llevadas a cabo por las mismas personas,... esto lo dicen otras personas que parece que entienden bastante del asunto, aunque eso no garantice su veracidad. Seguimos en el asunto,... un abrazo María.  

Jejeje.  Me río porque los lugares de mi territorio los tengo más o menos pillados; la novedad estriba en los territorios que no conozco.

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2022   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más