Foto: "Salvator Mundi"  ha sido autentificada como una pintura perdida de Leonardo.

 

Vía: The Wall Street Journal| 29 de junio de 2011 | Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae

 

Una obra maestra perdida de Leonardo da Vinci ha sido descubierta en una colección privada estadounidense y se dará a conocer públicamente por primera vez por la National Gallery de Londres a finales de este año, según fuentes cercanas a la institución.

"Salvator Mundi" (Salvador del Mundo) -una representación de Cristo con su mano derecha levantada en señal de bendición- ha sido autentificado como un cuadro de Leonardo, el cual desapareció después de ser propiedad de Carlos I y Carlos II de Inglaterra, según informan los expertos. La última vez que un cuadro importante de Leonardo fue descubierto ocurrió hace un siglo.

La Galería Nacional, que planea una gran exposición sobre el maestro del Renacimiento en el otoño, declinó hacer comentarios

"Salvator Mundi" -un óleo sobre panel de madera que mide 66 por 47 cm- es una obra de devoción comparable en tamaño y tema al "San Juan Bautista" de Leonardo que se encuentra en el Louvre, París.

 



Foto: "San Juan Bautista", de Leonardo da Vinci

Según una persona familiarizada con la historia de la pintura, los restauradores comenzaron a trabajar sobre el "Salvatore Mundi" con la esperanza de que podría ser de alguien estrechamente relacionado con Leonardo debido a las comprobaciones de estilo. La mano de Leonardo fue confirmada después de la eliminación de capas de barniz descolorido y repintes aplicados por intentos de restauración anteriores.

Esta persona dijo que la idea de encontrar un Leonardo perdido "no era algo que una persona racional creyera realmente" La composición era conocida a partir de un grabado de 1650 realizado por Wenceslaus Hollar.

La identidad del propietario no es conocida.

ARTnews magazine, que informó sobre el descubrimiento a principios de esta semana, sugiere una cifra de 200 millones de dólares el valor de la pintura.

ARTnews informó, así mismo, que el director de la National Gallery, Nicholas Penny, invitó a cuatro expertos en Leonardo -incluyendo a Carmen C. Bambach, conservadora del Metropolitan Museum of Art de Nueva York y a Martin Kemp, profesor emérito de Historia del Arte en la Oxford University-, al estudio y conservación de la institución. Ellos salieron convencidos de que habían visto el descubrimiento de una obra importante de Leonardo.

De acuerdo con ARTnews, después de que la obra estuviera en propiedad de Carlos II, el paradero de "Salvator Mundi" se desconoce, hasta que se registra en la colección de Sir Francis Cook, un coleccionista británico del siglo XIX, aunque sólo aparece como "Escuela de Milán (c. 1500)". En 1958, los fideicomisarios de Cook lo vendieron como una obra de  Boltraffio, quien había trabajado en el estudio de Leonardo.

La exposición la National Gallery, que tendrá lugar desde el próximo 9 de noviembre de 2011 hasta el 5 de febrero 2012, concentrará obras de Leonardo realizadas para el duque Ludovico Sforza de Milán. Las obras prestadas incluyen "La bella Ferronière" (Louvre, París) y "La dama del armiño" (Museo Czartoryski, Cracovia).

Visitas: 4909

Respuestas a esta discusión

Creo que lo que le hace femenino son las cejas,tan altas y finas; un amigo retratista me dijo que las cejas altas producen impresión de sensibilidad y de naturaleza nerviosa.

Parece un tanto milagroso que el cuadro quede tan distinto después de restaurado.....

si Servan;he releído el foro(me doy cuenta de que me salté la primera página ) y me doy cuenta de que he dicho varias cosas que habíais comentado ya.

De las fotos de abajo,la de la izquierda ¿de donde es?

en cuanto a los rostros en general,según me han dicho nunca hay simetría total ;si miramos cualquier foto nuestra de frente veremos que hay  ligeras diferencias.

Además de los planteamientos  intelectuales de Leonardo sobre la androginia y la  perfección,creo que era una elección instintiva suya;Miguel Angel,por el contrario,hace a las mujeres casi como hombres

Gracias;es que el montaje de la izquierda me  resulta más cercano al ideal de belleza de Leonardo(rasgos más finos ,por ejemplo,los labios y el óvalo).

Sobre Leonardo y  Miguel Angel,es interesante que el primero no tenía  padre legítimo (es decir:tenía un padre ausente )y el segundo tenía un padre muy autoritario y exigente.

Servan:

 

Por lo que leo en internet, el experto historiador del arte de Leonardo, Frank Zöllner, guarda todavía reservas sobre la autenticidad de este "Salvator Mundi", y dice que hay que esperar a ver cómo aguanta la hipótesis que se ha creado en torno a ello, al tiempo que se pregunta si se han realizado análisis de los pigmentos, lo cual es una pregunta -y una exigencia- lógica.

Y de otro lado, si bien reconoce que la mano que bendice está realizada con una extraordinaria precisión, y que la luz es también muy sugerente, en cambio se pregunta, curiosamente, si la larga nariz que ostenta la figura se corresponde con el perfeccionismo de Leonardo.

Es curioso que este experto se pregunte por la larga nariz del Salvator Mundi, cuando precisamente se pueden comprobar varios ejemplos de nariz larga en otros figuras de Leonardo. ¿Será cuestión de milímetros tales apreciaciones?

 

También he leído (no recuerdo ahora dónde y he perdido el enlace) que los ojos presentan un ligero color rojizo, como si tuvieran cierta conjuntivitis. Un aspecto que parece posible (y de significado inquietante). No cabe duda que hay que mirar el cuadro con lupa y sumo detalle.

 

María:

 

La ceja derecha es más redondeada, más masculina. Mientras que la ceja izquierda es ligeramente más horizontal, tal como la suelen modelar las mujeres. Al mismo tiempo, la curvatura del párpado de arriba del ojo derecho está más arqueado, mientras que el párpado de arriba del ojo izquierdo su curvartura tiende a ser más horizontal. Item más: el párpado de abajo del ojo derecho está más sombreado (a pesar de que el foco de luz proviene precisamente de la derecha) que el párpado de abajo del ojo izquierdo. Y para más inri, el cabello de la parte derecha baja más vertical que el de la parte izquierda, el cual baja de forma más ondulada. Y nótese lo que ya dije también al principio: la comisura derecha de los labios está más sombrada de forma más acusada que la de la izquierda.

Es decir, son todas ellos sutiles diferencias que hacen precisamente que veamos un rostro un tanto ambiguo, andrógino, masculino a la derecha y femenino a la izquierda.

El cuadro ‘Salvator mundi’ se subastará en Londres por 85 millones de euros

Cinco siglos contemplan el Salvator Mundi de Leonardo. Un periplo histórico tan fascinante que no es descartable su incursión a modo de trama en uno de esos thrillers superventas aún por escribir. Sumen la que podría ser una de las más icónicas figuras de la historia del arte —un Cristo salvador provisto de oráculo— al pincel del que se considera el artista más importante de la historia y ya lo tienen.

La subasta corre a cargo de Christie’s y el precio de salida, sobra decir, resulta descabellado. Hablamos de la friolera de 85 millones de euros por un cuadro que algún afortunado compró por 50 euros cuando todavía se consideraba obra de uno de sus discípulos o imitadores. Ocurrió en 2005 en una pequeña subasta regional estadounidense y el revuelo no se hizo esperar. Se habló del mayor descubrimiento artístico del siglo XXI, los más eufóricos se remontaron incluso a 1909, fecha en que se autentificó La Madonna de Benois, el último Leonardo conocido hasta la fecha.

El 'Salvator Mundi' de Leonardo

Y de ese “último” en lugar de “único” se infiere que podría haber nuevos descubrimientos. Nadie pone la mano en el fuego, pese a que si bien Leonardo (1452-1519) dejó cientos de dibujos y manuscritos, no pintó más de una veintena de obras. Se entiende, por tanto, el entusiasmo mostrado por Dianne Dwyer Modestini, la conservadora estadounidense que, en 2007, y tras los primeros trabajos de restauración llegó a la conclusión que estaba ante los trazos del maestro. “Mis manos temblaban”, llegó a decir. “Cuando llegué a casa, no estaba del todo segura si había perdido la cabeza”.

Varios fueron los indicios que llevaron a refrendar la autoría del maestro italiano. Las pinceladas son propias de un zurdo, los pigmentos de cuarzo a los que recurría el pintor, la posición de las manos de Cristo que el autor fue modificando a la par que pintaba (algo propio de Da Vinci) y, lo que es más importante, el oráculo que sostiene en su mano izquierda, cuya factura técnica a principios del 1500 solo estaba al alcance del genio renacentista.

Mucho menos científico, pero igualmente útil según los expertos, es ese misterio cautivador que rezuma el lienzo, una especie de “profundidad psicológica, pero también de misterio, de algo que no termina de conocerse. Algo a lo que el pintor te expone sin ofrecer respuestas… Esa extrañeza propia de las últimas pinturas de Leonardo”, como explicaba en su día el profesor de Historiador del Arte de la Universidad de Oxford, Martin Kemp.

'Salvator Mundi'

Un peregrinaje histórico

El Salvator Mundi se registró por primera vez en la colección del rey Carlos I de Inglaterra (1600-1649) y se cree que permaneció expuesto en el palacio de su esposa Enriqueta María de Francia en la localidad inglesa de Greenwich. Se mantuvo entre las colecciones reales hasta 1763, fecha en que el cuadro fue vendido por Charles Herbert Sheffield, hijo ilegítimo del rey Carlos II. Azarosa casualidad sobre todo si tenemos en cuenta que el propio Leonardo era hijo ilegítimo de un notario de la época.

Su rastro se pierde hasta que en 1900 reaparece, pero ya sin los créditos reales que lo identificaban como obra del maestro florentino. Fue entonces adquirido por Sir Charles Robinson, una figura clave del arte victoriano, grabador aficionado y erudito en arte, quien lo adquirió pensando que era de un discípulo del maestro llamado Bernardino Luini. El rastro se pierde de nuevo hasta 1958, cuando salió a subasta por el módico precio de unos 50 euros volviendo a la clandestinidad hasta 2005.

Pero no termina aquí la aventura del lienzo. Ocho años después, y tras ser autentificado como obra del genio, fue adquirido por el magnate ruso Dmitry Rybolovlev por 107 millones de euros, pasando así a formar parte de una de las colecciones de arte privadas más importantes del mundo. Tuvo que ser su divorcio —el más caro de la historia— el que pusiera el Salvator Mundi de nuevo en el candelero. En concreto los 564 millones de euros que el multimillonario tendrá pagar a su ex mujer Elena Rybolovleva. Una cantidad a la que Dmitry pretende hacer frente con la venta de un Cristo que vagó por la clandestinidad del arte durante siglos. 

Además del Salvator Mundi de Da Vinci, Christie's ofrecerá el Sixty last suppers (1986) de Andy Warhol, un tributo a La última cena de Da Vinci. Está considerado como uno de los mejores ejemplares de la última serie de pinturas del célebre artista estadounidense. El cuadro, que sale a subasta por primera vez, fue ejecutado por Warhol un año antes de su muerte en febrero de 1987 y tiene cerca de 10 metros de largo.

“Sixty last suppers es una indiscutible pieza magistral del último periodo de Warhol. Al estar delante de este lienzo monumental, el espectador se adentra totalmente en la visión de Leonardo, pero desde los ojos de Andy Warhol”, ha explicado el representante de Christie's Alex Rotter.

Fuentes: publico.es | elpais.com | 13 de octubre de 2017

Salvator Mundi, del maestro del Renacimiento Leonardo Da Vinci, se convierte en la obra más cara de la historia en una sorprendente subasta en Nueva York: 450 millones de dólares

En una emocionante puja en la sede neoyorquina de Christie’s que se alargó durante casi veinte minutos, Leonardo Da Vinci destrozó todos los récords del mercado del arte. Salvator Mundi, una representación de Jesucristo como ‘salvador del mundo’ ejecutada hacia el año 1500, se vendió ayer por 450,3 millones de dólares.

Es, de lejos, el mayor precio de venta en la historia para una obra de arte. El cuadro del maestro renacentista duplica con creces el anterior récord, que estaba en manos de Pablo Picasso. Les Femmes d’Alger se vendió por 179,4 millones de dólares en mayo de 2015, también en la sede que la casa de subastas tiene en Rockefeller Center, en el corazón de Nueva York. Se especula que algunas ventas privadas -por ejemplo, de cuadros de Paul Cézanne y Paul Gauguin- han estado alrededor de los 250-300 millones de dólares, a mucha distancia de lo que ayer se pagó por Salvator Mundi.

La identidad del comprador es todavía un misterio, aunque la iconografía religiosa no suele ser el tema favorito de los coleccionistas asiáticos o de Oriente Medio, entre los más activos en el mercado del arte. Sí se sabe que pujó por teléfono y que su voz en la sala fue la de Alex Rotter, el codirector de arte contemporáneo del gran rival de Christie’s, Sotheby’s.

La venta fue un toma y daca espectacular. El precio de salida fueron 70 millones de dólares, pero estaba claro que iría mucho más arriba. Christie’s tenía asegurado un precio mínimo garantizado de cien millones de dólares con un tercero en caso de que no pasase esa barrera, que hasta ayer solo habían franqueado once obras en subasta en toda la historia. La puja avanzaba en incrementos de diez millones de dólares hasta sobrepasar el umbral de los doscientos millones. Para entonces, quedaban cinco coleccionistas -cuatro a través del teléfono y uno en la sala- en la pelea. La subasta se enzarzó en incrementos más bajos hasta que, cuando transitaba los 370 millones de dólares, el comprador se cansó y subió de una tacada hasta los 400 millones. Quedó claro que nadie iba a poder con él y el maestro de ceremonias, Jussi Pyikkanen, dejó caer su mazo y le declaró vencedor. Con la comisión que se lleva Christie’s, el precio final fue de 450,3 millones.

La emocionante puja en Christie's - EFE

De 10.000 dólares a 400 millones

El resultado sorprendió al mercado del arte. Todo el mundo esperaba un precio por encima de los cien millones de dólares, pero no el fenomenal récord que batió Leonardo da Vinci. Sobre todo porque se trata de una obra lastrada de problemas. En 2005 se vendió en una subasta por menos de diez mil dólares. Por entonces, no se había atribuido al genio renacentista. Un grupo de marchantes consiguió que un estudio de expertos determinara que su autor era Da Vinci y su precio se disparó. No solo por la categoría del artista, sino porque apenas han sobrevivido quince cuadros suyos. Salvator Mundi es el único que está en manos privadas.

La obra dio varias vueltas hasta caer en manos del multimillonario ruso Dmitry Rybolovlev, que pagó 125,7 millones de dólares por ella. El coleccionista se enfrascó en una batalla legal con el marchante Yves Bouvier, al que acusaba de haberle cobrado demasiado por esta y otras obras (ya no podrá decir lo mismo de Salvator Mundi).

La obra, bajo custodia en Christie's - AFP

A pesar de que Christie’s asegura que hay un consenso generalizado sobre la pertenencia a Da Vinci del cuadro, hay expertos que dudan de que fuera él el artista, o lo determinan como un cuadro de su estudio, en el que quizá solo tuvo una participación limitada. El estado del lienzo también es un problema, con una superficie abrasada por una restauración equivocada en el pasado, que ha afectado sobre todo a parte del rostro y del pelo de la imagen de Jesucristo.

Nada de eso ha importado. Christie’s desarrolló una campaña descomunal de promoción de la obra, a la que llamó ‘el Santo Grial’ del arte y ‘el último Da Vinci’ y lo comparó con el descubrimiento de un nuevo planeta. Además, colocó el lienzo en la subasta de arte contemporáneo, entre obras de Jean-Michel Basquiat, Mark Rothko o Andy Warhol. Para ponerlo delante de las narices de los coleccionistas con los bolsillos más llenos. Uno de ellos los vacío ayer por completo.

Fuente: ABC.es|  de noviembre de 2017

La gran restauración del cuadro más caro del mundo: ¿Es realmente un Da Vinci?

La restauración del «Salvator Mundi», el cuadro más caro de la historia, está rodeada de polémica. Algunos dicen que fue excesiva, que supuso repintar el cuadro. El crítico de arte Jerry Saltz contaba a «Vulture» que «el 90% del cuadro había sido pintado en los últimos cincuenta años». De hecho, opinaba que se trataba de «una versión soñada de un Da Vinci perdido».

Por su parte, Michael Daley, director de ArtWatch UK, confesó a «The Guardian» el mes pasado que «no había suficiente base para atribuirlo a Leonardo da Vinci». El asesor artístico Todd Levin resumió el fenómeno «Salvator Mundi» en «The New York Times»: «Ha sido un triunfo aplastante del ‘branding’ y el deseo sobre el conocimiento y la realidad».

 

Fuente: ABC.es | 21 de noviembre de 2017

--------------------------------------------------------------------------------------------------------

El inexplicable error óptico del «Salvator Mundi» que cuestiona la autoría de Leonardo

Fuente: ABC.es | 17 de noviembre de 2017

Crecen las dudas sobre la autoría del «Salvator Mundi» de Leonardo

Pocos meses después de que la venta por subasta del «Salvator Mundi» pulverizara todos los récords monetarios y se convirtiera en el cuadro más caro de la historia, un importante experto cuestiona la autoría del genio italiano.

El cuadro más caro de la historia no se libra de la polémica. Meses después de que «Salvator Mundi» pulverizara todos los récords del mercado del arte al ser vendido por 450 millones de dólares, un nuevo investigador vuelve a cuestionar su atribución a Leonardo da Vinci. Se trata de  Matthew Landrus (izquierda), un historiador de la Universidad de Oxford y experto en el genio renacentista ha publicado numerosos libros sobre el artista (su último, Leonardo da Vinci, se publica en septiembre) y sostiene que la pintura fue realizada por Bernardino Luini, según él, asistente del estudio de Leonardo.

«Esta es una pintura de Luini. Al observar las diversas versiones de las obras de los alumnos de Leonardo, se puede ver que Luini pinta igual que el trabajo que se ve en “Salvator Mundi”», explicó Landrus al diario británico The Guardian. La tesis no es poca cosa: las obras de Luini apenas alcanzan el millón de libras en subasta, un precio 346 veces inferior al que pagó el príncipe saudí Bader bin Abdalá bin Mohamed bin Farhan al Saud para llevárselo al  Louvre de Abu Dabi.

Landrus insiste en que puede probar que Luini pintó la mayor parte de la pintura, y describe a este como  uno de los más talentosos asistentes de Leonardo. «Es el único candidato razonable para la mayoría de la autoría del cuadro», aseveró. De hecho, el cuadro ya había sido atribuído a Luini en 1900, cuando Sir Charles Robinson se hizo con él. Sin embargo, el experto también recordó que, siguiendo la nomeclatura tradicional, podríamos decir que «Salvator Mundi» es «una pintura del estudio de Leonardo». El genio habría pintado entre el 5 y el 20 por ciento de la obra, pero Luini sería el responsable del resto.

Voces críticas contra la autoría de Da Vinci

La de Landrus no es la primera voz que se alza contra la autoría del cuadro, tan célebre como polémico, que se bautizó definitivamente como un Da Vinci en 2011, cuando Luke Syson (izquierda), el entonces consevador de la National Gallery de Londres, incluyó la obra en cuestión en la retrospectiva «Leonardo da Vinci: pintor en la Corte de Milán», organizada por la pinacoteca británica. Desde entonces, son muchas las voces que han criticado esta decisión, máxime después de la venta millonaria de Christie’s, que siempre ha defendido que se trata de un Leonardo, argumentando, entre otras cosas, que el sfumato de la pintura solo podría haber nacido de su mano.

Sin embargo, para  Nicola Barbatelli (derecha), director científico del Museo delle Antiche Genti di Lucania, esta no sería una prueba concluyente: «No es suficiente el supuesto encanto de unos ojos de sueño y algunos agotadores intentos de emular la genialidad del 'sfumato' de Leonardo para elevar una obra de calidad mediocre de los pantanos», afirmó.

Falta de pruebas

Por su parte, el restaurador y experto en Da Vinci  Jacques Franck (izquierda) advirtió que no existían documentos sobre la realización de la obra: «No hay referencia histórica alguna, ni recuento de alguno de sus asistentes, de que Da Vinci hubiera estado trabajando en un “Salvator Mundi”». Lo mismo opina  Michael Daley (derecha), director de «ArtWatch UK», que sostiene que no hay evidencias suficientes para decir que es un Leonardo.

Incluso el célebre biógrafo de Da Vinci,  Walter Isaacson (izquierda), negó la autoría del cuadro. ¿El motivo? El error óptico que se ve en la bola de cristal, donde la mano debería verse por arriba. En su opinión, un científico como Leonardo nunca hubiera pasado ese detalle por alto.

Más allá de los detalles técnicos, los críticos también denuncian que la venta se trató, en realidad, de una operación de marketing que se inventó un Da Vinci donde había un cuadro de su taller, todo ello a través de una polémica restauración y de mucha, mucha publicidad.

Así lo cree el historiador italiano  Carlo Pedretti (derecha), que considera que la venta del «Salvator Mundi» fue «una sofisticada operación de marketing». Y el asesor artístico  Todd Levin, que lo explicó así a The New York Times: «Ha sido un triunfo aplastante de la promoción y el deseo sobre el conocimiento y la realidad».

Sostenía lo mismo el crítico de arte Jerry Saltz (izquierda) cuando contaba en Vulture una de las bromas que circulaban por Nueva York días antes de la venta sobre por qué Christie’s había colocado «Salvator Mundi» en la subasta de arte contemporáneo: «Porque el noventa por ciento del cuadro ha sido pintado en los últimos cincuenta años».

Fuente: abc.es | 6 de agosto de 2018

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una nueva investigación pone en duda el «linaje» del «Salvator Mundi»

Fotos: Fila superior: Primero a la izquierda, una copia grabada de 1650 de Wenceslaus Hollar de un Salvator Mundi atribuido a Leonardo en la colección de Carlos I. Segund a la izquierda, una fotografía de 1913 del presente Salvator Mundi cuando estaba en la Colección Cook, Inglaterra. Tercero a la izquierda, el Salvator Mundi cuando llegó al estudio de Modestini en 2005. Derecha, el Salvator Mundi en 2007 después de haber sido reparado y limpiado.

Fotos: Fila inferior: Primero a la izquierda, el Salvator Mundi en 2007 después de haber sido reparado y limpiado. Segundo a la izquierda, el Salvator Mundi en 2008, después de su primera restauración y cuando estaba a punto de ser llevado a la Galería Nacional. Tercero a la izquierda, cuando se exhibió en la National Gallery en 2011. Derecha, como esaba cuando se vendió en Christie's en noviembre de 2017.

Desde que se convirtiese en la obra más cara de la historia, el «Salvator Mundi» de Da Vinci no ha dejado de generar un gran interés entre los investigadores. Muchos de ellos han puesto en duda su autoría, y ahora un nuevo estudio duda de su procedencia.

La obra fue realizada por encargo para el rey francés Luis XII y su esposa Ana de Bretaña, allá por el año 1500. En el siglo XVII, la encontramos ya en posesión del rey Carlos I de Inglaterra. Hasta ahora, se pensaba que el la había adquirido a través de su esposa, Henrietta Maria, y que el cuadro se había quedado en los apartamentos de Greenwich de la pareja hasta 1649, momento de su ejecución. Sin embargo, según recoge The Art Newspaper, el investigador  Jeremy Wood (izquierda) ha revelado que entre el 1638 y 1641 el «Salvator Mundi» estaba en otro lugar: en la residencia de Jacobo Hamilton, primer Duque de Hamilton, en Chelsea. Esto plantea la pregunta de cómo podría estar la imagen en dos lugares a la vez: la casa Chelsea de Hamilton y en los armarios de Greenwich de Henrietta.

Según la experta  Margaret Dalivalle (derecha), citada por el mismo medio, «se trata de un descubrimiento emocionante». ¿El motivo? Que la precisión del inventario del Hamilton respecto al «Salvator Mundi» es inusualmente rara, lo que indica el valor de la obra. Además, fue colocado en una importante colección veneciana.

Sin embargo, según señala Dalivalle, existen al menos 20 variantes del «Salvator Mundi», por lo que es imposible determinar si la del Duque de Hamilton es la que ahora cuelga del Louvre de Abu Dabi.

Afortunadamente, todas las piezas caerán en su lugar a tiempo para la exposición Leonardo del Louvre en París el año que viene (desde el 24 de octubre de 2019), cuando la pintura será más investigada y catalogada.

Fuente: abc.es | 31 de agosto de 2019

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más