Solar donde se ha realizado la excavación en la calle Concordia. :: Brígido 

El suelo sobre el que los fundadores de Emérita Augusta comenzaron a construir la ciudad ha salido a la luz en las excavaciones realizadas por el Consorcio en un solar de la calle Concordia. En esta parcela ha aparecido un tramo de la muralla romana de Mérida y una piqueta de tienda de campaña de esta misma época sobre un suelo limpio y bien conservado que deja entrever claramente lo que sería la superficie a partir de la que se empezó la construcción la villa romana.

Este hallazgo se ha producido tras el derribo de una casa. Los trabajos realizados han dejado al descubierto un tramo de cinco metros de la muralla de la ciudad cimentado en una superficie de suelo que, intramuros, ocupa todo el solar. En ese espacio se ha encontrado además una piqueta de tienda de campaña romana, clavada in situ, que habría sido dejada allí olvidada o abandonada. Los arqueólogos la encontraron inclinada, justo en la posición en la que se encontraría cuando se estaba construyendo la muralla.

Se trata de uno de los pocos lugares de Mérida en los que se puede documentar el suelo que pisaban quienes estaban construyendo la ciudad, explica el arqueólogo del Consorcio responsable de la excavación, Santiago Feijoo. Destaca además que sobre esta superficie se empieza a construir la muralla, que es lo primero que se hacía en el pasado para fundar una ciudad.

Detalle de una piqueta romana clavada en el suelo / HOY

La aparición en esta superficie de la piqueta de tienda de campaña romana, tal cual estaría clavada allá por el año 25 antes de Cristo, es un hallazgo importante al indicar que en esta zona no había edificación alguna y, por lo tanto, sería la época de la fundación de la ciudad. La pieza se ha conservado porque durante la creación de la villa se aterrazó esta parte con echadizos de roca fragmentada que la cubrieron. Después, esta zona funcionó como un espacio abierto durante siglos, sin cortes ni cimentaciones romanas, visigodas o islámicas.

Además, en esta misma parcela de la calle Concordia ha aparecido una tubería romana subterránea de unos cuatro metros que debía formar parte de la conducción general del agua, por sus grandes dimensiones y el lugar donde se encontraba, cercano al Castellum Aquae. Estaba apoyada en una roca, sobre la cual se encuentra un nivel de tierra con algunos cantos rodados de cuarcita del Paleolítico que, al cortarlo, descubrió el tramo de la muralla.


El arqueólogo Santiago Feijoo junto a la tubería hallada / HOY

Es una tubería de plomo de las más grandes encontradas en Mérida, que seguramente servía para llevar agua a alguno de los acueductos, explica Santiago Feijoo. Esta tubería y la piqueta romanas son los únicos vestigios encontrados en la superficie excavada de unos 80 metros cuadrados, de los cien que mide el solar de la casa donde se realizaron estos trabajos hace dos meses.

Una ausencia significativa

Sobre este suelo que los investigadores han encontrado limpio y perfecto, en el sentido de tal cual estaría en el siglo I antes de Cristo, no se ha encontrado ningún vestigio más hasta los restos de la casa que se ha derribado ahora y que se construiría entre los años 1878 y 1903, como el resto de viviendas de esta parte de la ciudad.

«De la excavación no ha salido prácticamente nada, salvo la tubería y la piqueta, y esa ausencia es muy importante», explica el arqueólogo responsable de la excavación, Santiago Feijoo, pues indica que este fue un espacio público y abierto, como podría ser por ejemplo una plaza, de aquella época.

En cuanto a la tubería romana, se trata de una conducción que seguramente llevaba el agua del Acueducto de Los Milagros o el de San Lázaro, o de los dos si se mezclaba, y desde allí llegaba al cerro del Calvario, el de Los Milagros y el de Las Abadías para su distribución por toda la ciudad. Tiene 17 centímetros de diámetro y un grosor de 8 milímetros. «No se ha encontrado nada igual en los últimos treinta años», apunta Santiago Feijoo. No ha aparecido, sin embargo, el sello o inscripción que este tipo de conducciones suelen llevar con información sobre su fabricación, lo que permitiría situarla en una fecha más concreta.

Esta pieza, que hubo que sacar de la excavación con una grúa por sus «dimensiones a lo romano», se encuentra en el almacén del consorcio para su limpieza y restauración. Además, se comprobará si aún tiene sello de fabricación, lo cual es bastante probable porque la tubería se conserva muy bien, indica el arqueólogo.

También está en el almacén del Consorcio la piqueta de tienda de campaña romana para su conservación, estudio y posible restauración. Más adelante podrá también valorarse su exposición o si continúa en el almacén para posteriores estudios.

Fuente: hoy.es| 9 de julio de 2018


Visitas: 510

Respuestas a esta discusión

¡Qué hallazgo tan oportuno y providencial! En 80 m2 lo único que se encuentra es una modesta piqueta de hierro, clavada y en pie, de la que ya parece saberse que es de una tienda militar, y más precisamente una de los "fundadores" de Mérida, naturalmente en el 25 a.C., un trozo de tubería (considerable, eso sí) y otro de muralla. Sin saber más datos, la foto misma de la piqueta, que parece lo más importante de todo, no nos deja saber si está embutida en algo que la ayudara a mantener tan milagroso equilibrio vertical, sobre todo después de caerle encima "echadizos de roca fragmentada que la cubrieron"... pero sólo lograron "inclinarla". Una piqueta bien corajuda ;-) En fin, "wait and see".

Felicidades, claro. Aunque la verdad es que se echa en falta que en otras ocasiones no se anuncien a la prensa hallazgos para mí al menos igual de sensacionales, como el ocurrido en el verano de 2014, durante uno de los tradicionales cursos de verano del Consorcio, por cierto que dirigido por el propio -y estimado- Santiago Feijoo. Por entonces se encontró en el anfiteatro un pavimento de opus signinum (o sea, bastante antiguo, más bien republicano) que se remetía por debajo de la misma muralla supuestamente fundacional... Eso fue hace 4 años, pero tengo entendido que el dato sigue inédito, y, por mucho que busqué, no encontré en la prensa nada sobre ello. Vaya.

En todo caso, volviendo a la "piqueta", y sin haber hecho la mili ni nada parecido ;-) , se puede ver que la forma que tiene, como romboidal y con un agujerito central y más bien pequeño, no favorece precisamente poder sujetar en ella los vientos, tensarlos, y que la tienda se mantenga en pie.

Suelen ser más largas y en disminución, sean de sección cilíndrica o rectangular, para poder clavarlas bien en la tierra, y que quede visible de ellas sólo la anilla de sujeción. De hecho, las romanas habituales que conocemos, cuando no son de madera (lo más frecuente) sino metálicas, son más bien como éstas de Quintanis, en Germania (foto Wikipedia), con las anillas estructurales y a un lado:

o como ésta de Mogontiacum (Mainz), con anilla superior aparte, engarzada por arriba en la estaquilla, y que tampoco se ensancha por el centro (foto de livius.org):

Las hay en muchos otros lugares militares más o menos temporales, como en Tracia (fig. 8.4).

Bueno, yo diría que la emeritense no se parece mucho a ellas. Pero, claro, no soy experta en el mundo militar (ni nunca me gustó). Sólo me ha llamado la atención, desde el punto de vista de la lógica práctica, su forma tan poco adecuada para el fin que se nos asegura y, sobre todo, que ya se sepa hasta su uso concreto: "una piqueta de tienda de campaña romana, clavada in situ, que habría sido dejada allí olvidada o abandonada", y su fecha casi exacta, "tal cual estaría clavada allá por el año 25 antes de Cristo".

De hecho, toda la información de la noticia parece encaminarse al mismo fin: sería una nueva prueba de que Mérida era un verdadero solar antes de Augusto, como un páramo. Vamos, la tesis tradicional desde el tercer tercio del siglo XX. Porque valga recordar que por ejemplo a D. Maximiliano Macías o a D. José Ramón Mélida les parecía lo más normal que en Mérida hubiera población estable desde mucho antes de Augusto...

Una se queda con pequeñas curiosidades arqueológicas, como, si después no hubo nada allí: y "después, esta zona funcionó como un espacio abierto durante siglos, sin cortes ni cimentaciones romanas, visigodas o islámicas", cómo puede saberse si no pudo ser ya eso mismo en un tiempo anterior. Minucias. De la espléndida tubería, en cambio, espero que nos dé más luz y, si fuera epigráfica, mejor que mejor.

Pronto aparecerán, espero, las actas de la IX Mesa Redonda de Lusitania romana (2016) en donde me explayo con nuevos argumentos sobre la muy probable fundación cesariana de la ciudad, y en la que presentaré alguna sorpresa que hará necesarias algunas piquetas más para poder sujetar a Augusto y que no se vuele de su tradicional papel de conditor ex novo de Mérida (lo cual ni siquiera él mismo lo recuerda en sus Res Gestae, por cierto). Mientras tanto, puede verse en el canal Youtube del MAN el vídeo de aquella ponencia, donde no está todo pero sí casi todo.

Y quizá sería pertinente enlazar aquí este post en Terrae Antiqvae de noviembre pasado, en ocasión de un seminario internacional organizado por el MNAR sobre el mismo tema. Lo llamé "¿Hay novedades sobre la fundación de Augusta Emerita?" . Como tuve la curiosidad de asistir al seminario como oyente, puedo decir que no, que no hubo ninguna novedad sobre la fundación, o al menos que yo pudiera oír.

Pero ahora parece que ya la hay... ;-)

RSS

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2018   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más