¿Tenían los primeros 'Homo sapiens' las habilidades lingüísticas de los neandertales?

Fuente: Dicyt.com| 15 de julio de 2014

No hubo una separación total entre los primeros hombres y los neandertales. El hallazgo de evidencia genética ha demostrado que el cruce entre ambos no solo fue viable, sino -probablemente- común. El doctor Antoni Gomila  (izquierda), investigó uno de los enigmas que surgieron a partir de este descubrimiento.

Para entender mejor este hallazgo científico, “imaginemos que un grupo de Homo sapiens secuestró a una mujer neandertal para tener más capacidad de reproducción”, comenta Gomila. Si estas especies coexistieron e, incluso, pudieron cruzarse, ¿tenían entonces las mismas capacidades de comunicación?


El genotipo lingüístico no existe

La búsqueda de “genes del lenguaje” despierta, cada vez más, el interés de investigadores de las ciencias naturales y sociales. Cuando se halló la evidencia de ADN neandertal en los primeros Homo sapiens, Gomila agrupó, en dos escenarios, las hipótesis sobre el rol de la genética en la evolución del lenguaje. La reproducción conjunta de ambas especies apoya el escenario temprano: si la separación de los primeros hombres y los neandertales fue parcial, el lenguaje no es una propiedad evolutiva única de nuestra especie.


Esto no quiere decir, necesariamente, que los neandertales hayan compartido las mismas habilidades lingüísticas de nuestros primeros ancestros. Gomila argumenta que el hecho de compartir ADN no significa que se tenga el mismo “genotipo lingüístico”, pues este ni existe ni es plausible.


La primera razón es que si bien cada capacidad mental requiere de una estructura genética, esto no implica que haya una parte específica de nuestro ADN que constituya un “genotipo lingüístico”. La segunda: si un bebé necesita estar en contacto con el lenguaje para desarrollar capacidades lingüísticas, un “genotipo lingüístico” no es plausible. La interacción siempre es necesaria.


“El cerebro es el resultado del aprendizaje y viceversa. Nuestras experiencias cotidianas modifican nuestro cerebro. Cuando aprendemos algo, una parte de nosotros cambia de manera permanente: los circuitos cerebrales se reorganizan y los patrones de reacción hormonal se modifican”, agrega Gomila.


Hacer nudos es como construir oraciones

Así, el enigma inicial no puede resolverse solo con la evidencia genética. El factor social es ineludible. Por un lado, Gomila declara que la evidencia arqueológica y forense señala que, culturalmente, los neandertales y los sapiens eran similares.


Pero, por otro, la evidencia indica que los bebés neandertales maduraban mucho más rápido que los bebés Homo sapiens; es decir, que los primeros tenían menos tiempo para construir relaciones complejas dentro de su comunidad.


Otra diferencia: en los sitios donde se encontraron restos de hombres neandertales, no se halló evidencia arqueológica de técnicas para hacer nudos. Los primeros sapiens sí las tenían. Así como las oraciones, estas técnicas requieren de la capacidad de estructurar de manera jerárquica y de identificar y crear patrones.


Lo que nos hace ser sapiens


El doctor Gomila afirma que el lenguaje es un medio muy poderoso para acumular el conocimiento y la experiencia humana, para poder transmitir esto a las nuevas generaciones y ordenar y regular la propia conducta.


Además, el lenguaje permite representar nuestra experiencia de modos cada vez más abstractos: “Identificar el color de un objeto es representar una característica superficial. Los pájaros también pueden hacerlo. Pero, gracias al lenguaje, nosotros somos capaces de representar algo de su función y relación con nosotros. También colocamos nuevas etiquetas lingüísticas a las experiencias nuevas”, explica.


Gomila agrega que, si bien los animales también pueden tener señales para indicar peligro (por ejemplo), los humanos podemos comunicar el por qué hay peligro. Otro ejemplo: “Los primates pueden responder a imperativos como ‘haz esto’, ‘toma esto’. Pero, nosotros, además, podemos describir esas acciones”.


La capacidad del lenguaje es lo que separa a los humanos de los animales. Y esta capacidad, elevada y desarrollada en otros niveles, es lo que separó a los primeros sapiens de los neandertales. El análisis de la evidencia arqueológica lo señala. Así, lo más probable es que el enigma inicial tenga un “no” como respuesta.


El doctor Gomila visitó la Universidad para dirigir talleres sobre cognición y evolución, organizados por el grupo Mente y Lenguaje.

Posts de Terrae Antiqvae relacionados:

El descubrimiento de rasgos neandertales en el cráneo de un 'Homo s... (09/07/2014)

Visitas: 201

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Enter your email:

Courtesy of FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Lo más visto

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en Redes Sociales: Facebook y Twitter

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2021   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más