Nuestros antepasados masculinos se quedaban en casa, mientras que las hembras se trasladaban a otros grupos

Una vista del área donde se recogieron muestras de plantas (uno de los co-autores del trabajo, Daryl Codron, en primer plano). Este lugar se encuentra cerca de donde se hallaron los fósiles del Australopithecus Sediba (u homínido de Malapa). Foto: Sandi Copeland, Universidad de Colorado, Denver.

 

Vía: LiveScience | Marlene Cimons | 18 de noviembre de 2011 (Traducción: G.C.C. para Terrae Antiqvae)

 

Al principio, los investigadores querían aprender algo sobre cómo los homínidos antiguos utilizaban su paisaje, es decir, si cubrían grandes distancias o se quedaban más cerca de su hogar. El objetivo era descubrir si sus hábitos de viaje contribuyeron a que se hicieran bípedos, ya que moverse sobre dos piernas es mucho más eficiente y consume menos energía que usando cuatro patas.

Pero, como suele ocurrir con la ciencia, se encontraron con algo inesperado, una visión novedosa sobre el comportamiento social de nuestros primeros ancestros humanos. Resulta que los machos de dos especies de homínidos bípedos que vagaban por la sabana sudafricana hace más de un millón de años eran los tipos que se quedan en casa, en comparación con las hembras errantes, las cuales se iban por su propia cuenta dejando a los machos detrás.

Este sorprendente hallazgo no necesariamente puede ser una indicación de las primeras inclinaciones humanas feministas, ni una declaración de la independencia femenina, aunque podría serlo, dijo la investigadora principal, Sandi Copeland (foto a la izquierda), profesora visitante  de la Universidad de Colorado, Denver, quien también está afiliada al Instituto Max Plank de Antropología Evolutiva, en Leipzig, Alemania.

¿Damas a la fuga?

"Nuestros resultados no implican necesariamente que las hembras fueran de carácter fuerte y se apartaran por su propia cuenta, en la edad adulta, en busca de nuevos compañeros, pero es, de hecho, una posibilidad", dijo ella. "En la mayoría de los primates las hembras no se trasladan, pero los machos sí lo hacen. Sin embargo, en las pocas especies en las que las hembras son las que se van, generalmente lo hacen bajo circunstancias en las que el hogar del grupo de primates entra en contacto con otra comunidad".

En lugar de que las hembras se queden completamente solas -y se conviertan en posibles objetivos para los depredadores- ellas, por lo general, se trasladan directamente a un nuevo grupo, según Copeland: "Las hembras parecen haber sido las que dejan la comunidad para encontrar nuevos compañeros, mientras que los machos no se marchan, si bien este patrón se encuentra también en los modernos chimpancés, nuestros parientes más cercanos".

"En los chimpancés el patrón no es tanto resultado del poder de la hembra como de una reacción al poder masculino, en el que los machos optan por quedarse en casa y defender su territorio con sus parientes del mismo sexo", dijo. "Las hembras son indirectamente obligadas a abandonar la comunidad para encontrar otros machos como pareja".

Las hembras chimpancés son independientes y, aunque son parte de una "comunidad", a menudo viajan por sí mismas con sus hijos dentro del territorio de la propia comunidad, dijo Copeland.

"En el modelo o patrón que hemos encontrado de los homínidos hembra -pero no en los machos- la dispersión en realidad sugiere ... que tal vez las hembras de homínidos eran bastante independientes, al igual que las hembras de chimpancé", sostiene Sandi Copeland. "En ese caso, tal vez ellas lo hicieron, marchándose literalmente y aventurándose en nuevos territorios en busca de otros compañeros. También es posible que la comunidad estuviera más unida, y que las hembras se trasladaran directamente a otros grupos como parte de las reuniones de la comunidad grande".

Los científicos describen su trabajo en el número 2 de junio de la revista Nature. Además de Copeland, los co-autores son Matt Sponheimer, profesor de antropología en la Universidad de Colorado Boulder; Darryl de Ruiter, de la Universidad A & M de Texas; Julia Lee-Thorp, de la Universidad de Oxford; Daryl Codron, de la Universidad de Zurich; Petrus le Roux, de la Universidad de Ciudad del Cabo (foto a la izquierda); Vaughan Grimes de la Universidad Memorial-St.John, Terranova; y Michael Richards de la Universidad de la Columbia Británica, en Vancouver.

Molares poderosos

Los investigadores, cuyo trabajo fue financiado por la National Science Foundation, el Instituto Max Plank y la Universidad de Colorado Boulder, estudiaron piezas dentales a partir de dos sistemas de cuevas adyacentes en el sur de África. Los dientes pertenecían a un grupo de especies extintas de Australopithecus africanus y Paranthropus robustus, los cuales son parte de una línea de parientes humanos cercanos conocida como australopitecinos, y que incluye a fósiles de Etiopía, como Lucy, estimada aproximadamente en 3,2 millones de años y considerada la matriarca de los humanos modernos.

Mientras que el Australopithecus africanus (foto a la izquierda) puede ser un antepasado directo de los humanos modernos, el Parantropus robustus, y su pariente cercano, el Parantropus boisei, han sido una rama lateral del árbol genealógico de los homínidos que no tuvo desarrollo por razones aún desconocidas, según los investigadores.

El equipo utilizó una analítica de alta tecnología conocida como Ablación por láser, a fin de medir las proporciones de isótopos de un elemento llamado estroncio que se encuentra en el esmalte dental. El estroncio se halla en rocas y suelos, y es absorbido por las plantas y animales. Dado que las señales únicas de estroncio están vinculadas a determinados sustratos geológicos -como el granito, basalto, cuarcita, arenisca y otros- pueden ayudar a identificar las condiciones específicas de paisaje en el que los antiguos homínidos crecieron. Las señales isotópicas de estroncio se encuentran encerradas en los molares de los mamíferos, al final de la formación del esmalte dentario para los homínidos, probablemente a la edad de ocho o nueve años, cuando viajaban con sus madres.

Dado que los homínidos machos, al igual que los seres humanos masculinos, eran más grandes que las hembras, los investigadores utilizaron el tamaño molar para determinar el sexo. "Al elegir los valiosos dientes fósiles para analizarlos, elegimos específicamente los dientes más grandes y más pequeñas, con el fin de ser capaces de establecer las posibles diferencias entre machos y hembras", dijo Copeland. El equipo comprobó 19 dientes que datan alrededor de 2,7 hasta 1,7 millones de años, y encontró que más de la mitad de los dientes de las hembras se caracterizaban por haber estado fuera de su área local.

Aislando isótopos

Sin embargo, la medición de los isótopos de estroncio en las muestras dentales fue el menor de los problemas del equipo. Había un trabajo de fondo considerable que requiere mucho tiempo antes de que se pudieran examinar los mismos, y existía cierta incertidumbre sobre si se tendría acceso a los dientes totalmente.

En primer lugar, el equipo tuvo que establecer las proporciones "locales" de isótopos de estroncio de las diferentes zonas geológicas dentro de un radio de 50 kilómetros a partir de los  lugares rupestres donde los individuos murieron. Para lograr esto, los investigadores trataron de recolectar plantas y pequeños animales en áreas representativas no alteradas de cada una de las muchas zonas geológicas locales, definidas como zonas con diferentes rocas subyacentes.

"Parte de nuestro plan inicial era atrapar a roedores en cada zona, pero esto resultó ser mucho más difícil de lo esperado", dijo Copeland. "Pusimos en marcha 20 trampas para roedores en tres áreas diferentes para tres noches en una fila. En los dos primeros sitios no cogimos nada, y en el tercer lugar encontramos un ave en una trampa, una rana en otra y una desventurada rata en otra más. Eso era apenas suficiente para establecer una muestra estadísticamente significativa de los ratios de isótopos de estroncio "locales" sobre la base de animales que con seguridad viven en esa área y obtienen sus alimentos de las plantas y otros animales del lugar".

Los investigadores se dieron cuenta de que habían puesto "muy pocas trampas para un tiempo demasiado corto, y, además, era la época de lluvias, cuando hay más comida natural en el entorno para los roedores y, por tanto,  menos probabilidad de que vayan a las trampas", manifestó Copeland. Como resultado de ello "terminamos dependiendo casi exclusivamente de las muestras de plantas", explicó. "Después de todo, las plantas se pueden recoger en cualquier lugar y no requieren de trampas, y parecen reflejar con precisión los valores de isótopos de estroncio locales".

En segundo lugar, el equipo necesitaba estar seguro de que el nuevo método que estaban utilizando -que se basa en un láser que toma una muestra del diente directamente de forma mucho menos destructiva para estos preciados fósiles- producía resultados precisos. Lo lograron mediante la realización de estudios de isótopos de estroncio de los roedores hallados bajo el nido de un  búho moderno, y comparándolos con las proporciones de isótopos de estroncio ya establecidos de la región, a sabiendas de que un búho caza dentro en un radio de unos cinco kilómetros desde su nido. "El método funcionó", aseguró Copeland.

Los dientes reveladores

Finalmente, los científicos tuvieron que convencer a renuentes funcionarios de museos para que les prestaran los dientes. Muchos de los mismos, excavados hace décadas, residen en la "cámara de los homínidos" del Museo Ditsong (anteriormente conocido como Museo Transvaal) de Historia Natural de Pretoria, a 1.500 kilómetros de la Universidad de Ciudad del Cabo, donde se encuentra también el equipo de láser.

"El museo solía ser muy generoso con los préstamos de dientes fósiles para su análisis", dijo Copeland. "Sin embargo, algunos contratiempos recientes les hicieron ser más cautelosos -por un problema con uno de los investigadores que se negó a reconocer que su tiempo de estudio con piezas dentales había sido excesivo- y existía una moratoria sobre los fósiles de los homínidos que habían adoptado al margen del propio museo. Afortunadamente, la conservadora a cargo de los mismos, Stephany Potze, era una colega desde hacía mucho tiempo, y accedió a llevar ella mismoa los dientes de los especímenes fósiles hasta Ciudad del Cabo y sentarse a ver cómo analizábamos las muestras para asegurarse de que no se producía ninguna dificultad".

Potze trajo el primer grupo de dientes en el año 2007. "Nos dieron permiso para analizar  15 dientes, pero varios tenían grandes trozos de brecha -la roca en la que estuvieron enterrados- todavía pegada a ellos, lo que los hacían demasiado grandes como para caber en la cámara del láser", advirtió Copeland. "No hubo nada que pudiéramos hacer al respecto, por lo que no fueron analizados".

No apreciaron ninguna diferencia aparente entre las dos especies en los dientes de los primeros diez individuos que midieron, "pero comenzamos a ver que un patrón emergía entre los dientes más pequeños, los dientes probablemente femeninos, mostrando signos de haber venido de zonas alejadas de los sitios rupestres donde murieron", dice Copeland

Dos años más tarde el equipo recibió permiso para examinar muestras adicionales. Analizaron nueve más. "A medida que llegaron los resultados, vimos que la pauta no-local de las hembras se veriificaba, y que la localidad de los machos se confirmaba", dijo. "Esto fue increíble".

"Hicimos una elección específica de dientes muy pequeños y muy grandes para poder observar las diferencias entre machos y hembras", explica Copeland. "Sin embargo, pensamos que había verdaderamente pocas posibilidades de ver algún patrón en ese sentido. Así que fue una sorpresa muy agradable cuando se encontró".

 

 


Visitas: 1058

Comentario por Guillermo Caso de los Cobos el noviembre 26, 2011 a las 5:47pm

No, Servan. Sólo lo confirma con nuevos datos.

Comentario por wilfrido tsuchida martinez el noviembre 27, 2011 a las 5:14pm

confirma la teoria de que el hombre es solo territorial y la mujer no da dos crias con el mismo macho, por ello la competencia femenina es mas cruel que la del varon, y la bonita inclusive puede ser destruida en una comunidad de mujere so los machos las prefieren...

Comentario por Inna P el noviembre 28, 2011 a las 1:47am

Tal como hacen los chimpances.

Comentario por wilfrido tsuchida martinez el noviembre 28, 2011 a las 4:35pm

pero somos parecidos solo en un 94% en genetica.. hyse sabe q el chimpance noe snuestro antepasado.. solo un eslabon no conectados con nuestros antepasados, se investiga mas el origen roedor... tal ves por ello el humano es tan parasito y depredador...

 

Comentario por Inna P el noviembre 28, 2011 a las 6:29pm

No se confunda Wilfrido.  Se investiga a cierto tipo de animal similar a la musaraña (sorcidae), de notable parecido con roedores, como ancestros de los mamíferos en general; pero  no como ancestro particular de los homínidae.  Como posible ancestro homínido se investiga al Darwinius massilliae, primate con cierto parecido a los lemures y que está relacionado con la evolución de los antropoides, lo que incluye monos, simios y humanos.  Los chimpancés son primos evolutivos del hombre, no así los roedores 

Comentario por wilfrido tsuchida martinez el noviembre 29, 2011 a las 11:18am

gracias por agregar al comentario.. lo lei en forma somera dado q mucho no especificaba.. y no No tengo mucha nformacion sobre el tema.. si posee algun informe agradeceria que lo comparta... 

Aun asi es parte de la cadena ancestral. que el chimpance seria parte de la trama y no ancestros...

SALUDOS..

Comentario por wilfrido tsuchida martinez el noviembre 29, 2011 a las 11:20am

Habia leido sobre cierto animal parecido al lemur o bien a la zarigueya... luego en otro mas serio que mencionaba a la musaraña..agradeceria si tiene algo sobre esto...

Comentario por wilfrido tsuchida martinez el noviembre 29, 2011 a las 11:21am

Gracias por su aporte Señor Servan...

Comentario por wilfrido tsuchida martinez el diciembre 5, 2011 a las 1:08pm

http://www.soitu.es/participacion/2009/05/20/u/paleofreak_124281179...

Sí, como de costumbre los periodistas han hecho titulares estúpidos sobre el primitivo primate Darwinius masillae y han metido en sus artículos una buena cantidad de morcillas de cosecha propia científicamente absurdas.

Fósil del Darwinius

Un ejemplo es esta frase de La Razón(de Argentina): "Se trata del esqueleto fosilizado de un mono lemur de 47 millones de años que podría probar la teoría evolucionista y la conexión entre los mamíferos y el ser humano"

Pero esta vez tampoco podemos culpar exclusivamente a los periodistas que elaboran las noticias en los periódicos. De hecho, en varios casos los medios se han dado cuenta de la jugada de los científicos y se han mostrado tan críticos como algunos blogueros con la montaña de humo propagandística.Matthew C. Nisbet tiene razón cuando dice "esto empezó con el equipo científico y sus patrocinadores, que han suministrado el lenguaje, las imágenes y el roll out".

Casi al mismo tiempo que el trabajo científico se preparaba la ceremonia, eldocumental, el sitio web interactivoun libro, y una campaña publicitaria propia de una estrella del pop. Ésa era la idea: como ha dicho J. H. Hurum, científico coautor del trabajo sobre el Darwinius, "Todas las bandas de música pop lo hacen. Los atletas lo hacen. Tenemos que empezar a pensar de esa forma en la ciencia"

Según parece, "pensar de esa forma en la ciencia" justifica hacer exageraciones ridículas sobre la importancia del fósil: "la octava maravilla del mundo""revolucionará nuestra comprensión de la evolución humana""esto cambia todo""es un asteroide cayendo a la Tierra""Piedra Rosetta de la evolución de los primates"

Según parece, justifica pedir al reputado David Attenborough que narre el documental diciendo bobadas como "esta pequeña criatura nos va a mostrar nuestra conexión con el resto de los mamíferos; con las vacas y las ovejas, con los elefantes y los osos hormigueros", o "El eslabón que hasta ahora decían que faltaba, ya no falta"

Es la estrategia perfecta para que los lectores y televidentes desconfíen de toda esta parafernalia y sospechen que se les está queriendo vender una moto. Es maravilloso para que los anticientíficos nos sigan acusando de manipular y engañar a la gente con los fósiles. Es ideal para que las personas interesadas en las noticias científicas piensen que se les está tomando por imbéciles.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae para añadir comentarios!

Participar en Arqueologia, Historia Antigua y Medieval - Terrae Antiqvae

TRANSLATE BY GOOGLE

Busca en Terrae Antiqvae

Recibe en tu correo los últimos artículos publicados en Terrae Antiqvae -Boletín Gratuito-

Introduce tu email:

Gentileza de FeedBurner

 

Donaciones

Terrae Antiqvae es una Red Social sin ánimo de lucro. Necesitamos tu apoyo para el mantenimiento del sitio. Apadrina esta Comunidad 

¡Gracias por tu ayuda!

Contacto con el editor:

Publicidad by Google

 

Patrocinador: SMO Sistemas

Nuestro Canal de Vídeos en YouTube. ¡Suscríbete!

Síguenos en las Redes Sociales: Facebook, Twitter y Google+

¡Gracias por visitarnos! ¡Bienvenid@!

Estadísticas: del 3 de enero de 2005 al 11 de febrero de 2014 12,4 millones de visitas. Nuevas estadísticas desde 21 de marzo de 2014. 300 mil visitas a 6 de junio de 2014.

* De 6/6 a 12/11 sin datos.

Estadísticas desde 12 de noviembre de 2014.

relojes para blogger html clock for websites contador de usuarios online

contadores web relojes para blogs

Temperatura y Hora en Madrid:

 

Derechos de Autor:
Licencia de Creative Commons
Terrae Antiqvae® is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported License.

Información legal: Terrae Antiqvae® es Marca registrada por José Luis Santos Fernández. Marca nº 2.679.154 - Clase 41, Madrid, España. Reservados todos los Derechos. En Internet desde Julio de 2001.

Normas de la Comunidad (Aviso Legal):  Netiqueta - Términos de servicio

© 2017   Creado por José Luis Santos Fernández.   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más